Hoteles transparentes para ver las estrellas

Fuera el techo y fuera las paredes. Descubrimos algunos hoteles con encanto en los que disfrutarás de la naturaleza por los 4 costados

1 / 5
The-Starlight-Room-Dolomites. The Starlight Room Dolomites

1 / 5

The Starlight Room Dolomites

Dolomitas italianos

Al norte de Italia, sobre una ladera de los Dolomitas, cada año el Refugio Col Gallina levanta una impresionante habitación en cristal y madera desde la que divisar las cumbres de esta sección de los Alpes Occidentales. Desde su interior el huésped tiene localidades privilegiadas para ver el espectáculo que son las noches, cuando la cúpula celestial se llena de estrelladas, y los amaneceres, cuando los matices del púrpura, naranja y amarillo rompen el resplandor matutino. Esta habitación sólo está disponible de diciembre a marzo y tiene un precio de 550 € en el que se incluye el transporte, la cena y el desayuno.

Foto: Rifugio Col Gallina

Skylodge-Adventure-Suites. Skylodge Adventure Suites

2 / 5

Skylodge Adventure Suites

Perú

Si eres de los que le gusta la aventura, este es tu lugar. El Skylodge Adventure Suites está formado por tres módulos de cristal colgados, literalmente, de una pared vertical a 400 metros de altura sobre el Valle Sagrado de Perú. Con capacidad para 4 personas y con un baño privado cada uno de ellos, el acceso se realiza a través de una via ferrata y un puente colgante o a través de una tirolina, el huésped elige. El precio parte de los 1335 soles (332€) y en él está incluido el acceso acompañado por un guía, así como la cena y el desayuno.

Foto: Skylodge Adventure Suites

Igloos-view-from-air-Kakslauttanen-JPG. Kakslauttanen Arctic Resort

3 / 5

Kakslauttanen Arctic Resort

Laponia Finlandesa

Este es uno de los hoteles más icónicos de la Laponia Finlandesa. Los 45 iglús de cristal del Kakslauttanen Artic Resort se ubican en medio de un bosque y desde ellos, sin salir de la cama, se pueden contemplar en invierno las auroras boreales que surcan los cielos. Este maravilloso y sorprendente fenómeno atmosférico se da en estas latitudes desde finales de agosto hasta abril -época de apertura del hotel-, aunque la mejor época para verlo es la de los meses de invierno, entre finales de diciembre hasta marzo. Estos iglús tienen una capacidad de entre dos y cuatro personas y tienen incluso una ducha interior y un precio que parte de los 621€ para dos personas por noche.

Foto: Kakslauttanen Arctic Resort

Aire de Bardenas

4 / 5

Aire de Bardenas

Navarra

En medio de un campo de trigo, en las inmediaciones de la localidad de Tudela y muy cerca del Parque Natural de las Bardenas Reales, las burbujas de Aire de Bardenas parecen pompas de jabón en medio de la nada. Diseñadas por Pierre Stéphane Dumas, son portátiles y su diseño no perturba el entorno, por otro lado, perfecto para disfrutar de los cielos limpios y estrellados del parque eólico que tienen en las inmediaciones. El precio de una noche en estas burbujas parte de los 265€.

Foto: Aire de Bardenas

Les Cols Pavellons

5 / 5

Les Cols Pavellons

Girona

Calificado como hotel rural, este lugar es pura magia. Situado muy cerca del paraje volcánico de la Garrotxa, en la finca de una típica masía catalana del siglo XII, Les Cols Pavellons está formado por 5 módulos o pabellones levantados en cristal con capacidad para dos personas desde donde formar parte de la naturaleza que lo rodea. Los arquitectos que realizaron este proyecto son RCR, ganadores del Permio Pritzker en 2017, considerado el Nobel de la Arquitectura. En cuanto al precio, una noche en este alojamiento cuesta 360 €.

Foto: Les Cols Pavellons

Aire de Bardenas

Hoteles transparentes para ver las estrellas

En medio de la nada, rodeados por una paz infinita y con la naturaleza por única compañía. Es en este entorno donde encontramos alojamientos de los más apetecibles. Son hoteles sin paredes ni techos que impidan la contemplación de la naturaleza más brutal. Burbujas, iglús, cápsulas… En definitiva, alojamientos diferentes a los habituales y que permiten al huésped aislarse del mundanal ruido y pasar la noche -y el día- en consonancia con el medio que le rodea.

Desde estos alojamientos se pueden vivir experiencias que no ofrecen aquellos ubicados en ciudades. Porque, ¿a quién no le gustaría contemplar las auroras boreales desde la cama?, ¿o el gran Valle Sagrado de Perú desde las alturas y con una vista privilegiada? y ¿qué decís del impresionante cielo estrellado de las Bardenas Reales? Y es que el lujo, la mayoría de las veces es esto, disfrutar sin complejos ni cortapisas de lo que nos rodea y lo que nos ofrece la naturaleza.

Pero es más, con las vistas que ofrecen estos hoteles y la ubicación en la que se localizan, el remolonear en la cama es una asignatura obligatoria. Porque ver amanecer o contemplar las estrellas tumbado desde la cama no es una posibilidad sino una necesidad. Eso sí, no al alcance de todos los bolsillos.

Un hotel de lujo en la Antártida

Más información

Un hotel de lujo en la Antártida

12

Fotografías

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?