El esplendor medieval de Brujas

El paseo por esta ciudad de Flandes discurre entre plazas con casas gremiales, canales y tiendas de bombones

1 / 5
Canal Brujas

1 / 5

Canal Brujas

En el antiguo muelle de Rozenhoedkaai, el río Djiver traza una fotogénica curva, justo donde antes atracaban los barcos que transportaban los prestigiosos paños de Brujas. Al fondo de la imagen emerge la Torre Belfort, que guarda un carrillón de 43 campanas.

Getty Images

Chocolate Belga. El placer del chocolate

2 / 5

El placer del chocolate

En Brujas las chocolaterías con pralinés y bombones artesanos en los escaparates se cuentan por decenas. La Ruta del Chocolate enlaza las más famosas y acaba en el museo dedicado al cacao de la calle Vlamingstraat. Algunas tiendas muestran el proceso de elaboración de estas delicias

ACI

Sala Gotica Ayuntamiento de Brujas. Sala Gótica del Ayuntamiento de Brujas

3 / 5

Sala Gótica del Ayuntamiento de Brujas

El Ayuntamiento de Brujas (siglo XV) es uno de los más antiguos del país. La Sala Gótica presenta pinturas murales y una bóveda policromada.

Getty Images

Parque Minnewater

4 / 5

Parque Minnewater

En un extremo del parque se conservan las casitas del Beaterio de Brujas. Fundado en 1245, posee un pequeño museo.

AGE Fotostock

Plaza Mayor Brujas. Plaza Mayor de Brujas

5 / 5

Plaza Mayor de Brujas

Considerada el alma de Brujas, la Grote Markt es una plaza siempre animada gracias a su mercado de los miércoles y a los restaurantes que la rodea. Está rodeada por edificios gremiales, culminados con su característico hastial triangular.

Getty Images

Sala Gotica Ayuntamiento de Brujas

El esplendor medieval de Brujas

Me cuesta imaginar un lugar más hermoso para la construcción de una ciudad. Estoy en el Rozenhoedkaai (Muelle del Rosario), el germen de Brujas y uno de sus rincones más encantadores. Los vikingos crearon aquí un asentamiento en el siglo IX, junto a uno de los cursos fluviales, el río Djiver, que comunican el interior de Flandes con el mar. Contemplo los edificios medievales y su reflejo en el agua. Dicen que el nombre de Brujas (Brugge en flamenco) deriva del nórdico brygga («embarcadero»).

Los paseos en barca por los canales de Brujas ofrecen vistas magníficas.

Durante tres siglos, del XIII al XV, la ciudad prosperó. Los avispados mercaderes compraban lana inglesa que transformaban en unos paños codiciados en toda Europa. Para agilizar el transporte de las mercancías surcaron la ciudad con canales, en cuyas orillas alzaron esbeltos almacenes. Ese tráfago propició la existencia de multitud de oficios especializados. Para garantizar la capacidad de los profesionales y para proteger sus derechos se crearon gremios, cuyas casas se alinean en la cercana Grote Markt o plaza del Mercado.

Paseo por la Grote Markt

Ese gran espacio transmite un mensaje trascendente: esta fue una ciudad de hombres libres, orgullosos de su prosperidad y celosos de su independencia. Se comprueba en el Belfort (campanario), la torre cívica que no solo ofrece espléndidas panorámicas desde su atalaya, a 83 metros o 366 peldaños del suelo, sino que custodió los Privilegios Ciudadanos durante siglos.

8 rituales que te harán volver a tu ciudad favorita

Más información

8 rituales que te harán volver a tu ciudad favorita

8

Fotografías

Cerca se abre la plaza del Burg, con el vistoso Stadhuis o Ayuntamiento de 1421, estandarte del gótico civil, el estilo arquitectónico que triunfó en el medievo flamenco. Merece la pena visitar las salas Gótica e Histórica donde los burgueses exhibieron su opulencia. La plaza reúne otros edificios notables, como la Antigua Escribanía con su fachada renacentista o la Basílica de la Santa Sangre, donde se guarda un frasco con la sangre de Cristo traída de Jerusalén.

La artística Basílica de la Santa Sangre, construida en el siglo XII, preside la plaza del Burg

Continúo el paseo hasta la cercana Casa Ter Beurze, en el número 35 de la calle Vlamings. En esta antigua posada, situada en el que fue el barrio financiero medieval, se reunían los banqueros del siglo XIII para intercambiar valores y cerrar tratos. Ahí mismo nació la moderna bolsa de valores, que adoptó el nombre del citado señor Beurze. También me acerco a explorar la plaza Oosterlingenplein, donde estaba la sede de la Liga Hanseática de Brujas, y las calles de los comerciantes españoles, Spaanse Loskaai y Spanjaard, sin duda más sencillas. La decepción se me pasa al descubrir el Bacchus Cornelius, un local con más de 450 cervezas belgas distintas. La afición a esta bebida tuvo que ver con su mayor fiabilidad sanitaria respecto al agua en el medievo.

Mecenas del arte

Aquellos mercaderes invertían parte de sus ganancias en arte. Su mecenazgo posibilitó la eclosión de una escuela primitiva flamenca de pintura, caracterizada por un detallismo minucioso y por la representación precisa de la luz. Brujas fue uno de los impulsores de ese movimiento artístico, algunas de cuyas creaciones se guardan en el Museo Groeninge: lienzos como La Virgen del canónigo Van der Paele, de Jan van Eyck, El juicio de Cambises, de Gérard David, o el Tríptico de Guillaume Moreel, de Hans Memling.

Escapada a Flandes

Más información

Escapada a Flandes

10

Fotografías

Llego a la iglesia de Nuestra Señora, un templo construido en ladrillo en el siglo XIII y con una torre altísima. Acoge una maravillosa madonna creada por Miguel Ángel en mármol de Carrara, la única escultura de Buonarroti que salió de Italia en vida del artista. Como curiosidad, detrás del templo hay un busto dedicado al pensador valenciano Juan Luis Vives (1493-1540), que residió y murió en la ciudad.

Casi enfrente está el Hospital de San Juan que en el medievo ofrecía cama y comida a peregrinos y a menesterosos. Una parte del recinto acoge un museo dedicado al pintor flamenco del siglo XV Hans Memling, con obras como la Arqueta de Santa Úrsula o el Tríptico de San Juan Bautista y San Juan Evangelista.

Chocolates y otros dulces

Algo saturado de arte y espiritualidad decido darme un respiro carnal en The Chocolate Line, otro santuario, este consagrado al chocolate. Lo dirige el chef de Brujas Dominique Persoone, quien proyecta sus dos pasiones en el establecimiento: los pralinés y el rock’n’roll. La existencia de ese comercio en la ciudad no es una anécdota: Brujas tiene medio centenar de tiendas especializadas en chocolate, además de un museo monográfico: Choco Story. La devoción belga por el manjar se remonta a la época colonial, cuando el país gestionaba plantaciones de cacao en África.

Acabando mi paseo llego al Beaterio, con sus casitas a la sombra de los álamos. Comunidades de mujeres laicas vivieron aquí a partir de 1245, consagradas a Dios, aunque sin someterse a poderes eclesiásticos ni patriarcales. Su autonomía suscitó la hostilidad de las autoridades religiosas, que las acusó de herejía. Finalmente, el papado prohibió su existencia. Las de Flandes fueron las únicas autorizadas a seguir en activo. En 1928 murió la última de las beatas. El recinto lo habitan hoy monjas benedictinas.

Ciudades medievales de Flandes

Más información

Ciudades medievales de Flandes

9

Fotografías

La puerta sur del beaterio conduce al Minnewater, un enorme lago artificial que, en la Edad Media, llegó a acoger hasta cien embarcaciones. Las crónicas cuentan que el tráfico mercantil de la época exigió la apertura de este espacio para que los barcos maniobrasen y atracasen. Hoy las naves han desaparecido, reencarnadas en multitud de bellos y serenos cisnes.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?