Arata Isozaki en España

El nuevo premio Pritzker tiene en este país uno de sus territorios fetiche. Este es un viaje por sus obras, obsesiones, y aportaciones del que es uno de los arquitectos claves de la contemporaneidad ibérica.

1 / 5
palau-sant-jordi. Palau Sant Jordi, Barcelona

1 / 5

Palau Sant Jordi, Barcelona

Diseñado por Arata Isozaki, fue inaugurado el 21 de septiembre de 1990, dos años antes de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Barcelona. Considerado una obra maestra de la arquitectura brutalista y la ingeniería moderna, se convirtió en la obra que popularizó al arquitecto en España.

Foto: AgeFotostock

Casa del Hombre-La Coruña. Casa del Hombre, La Coruña

2 / 5

Casa del Hombre, La Coruña

El edificio de Domus, la Casa del Hombre, se encuentra en un promontorio rocoso frente a la fachada marítima de La Coruña.  Es el primer museo interactivo del mundo dedicado en exclusiva al ser humano. Tiene más de 200 módulos interactivos para conocer y reflexionar sobre las características de la especie humana. Destaca por la fachada curva que da al mar y su organización interior.

Foto: AgeFotostock

Isozaki Atea-Bilbao. Isozaki Atea, Bilbao

3 / 5

Isozaki Atea, Bilbao

"Puerta Isozaki", así  es como se conoce a este complejo de siete edificios diseñado por Arata Isozaki con colaboración del arquitecto bilbaíno Iñaki Aurrekoetxea. Se trata de dos torres gemelas, rodeadas por cinco edificios más bajos, ubicados en el distrito de Abando, en Bilbao. 

Foto: AgeFotostock

Acceso al CaixaForum Barcelona

4 / 5

Acceso al CaixaForum Barcelona

La antigua fábrica modernista, designada como patrimonio cultural del país en el año 1976, propiedad de Casimir Casaramona i Puigcercós se rehabilitó de forma extraordinaria en un nuevo proyecto para adecuarla al uso museístico. Entre otras actuaciones, se urbanizó el aceso, situado en una ladera de la colina de Montjuïc. Arata Isozaki colaboró con el diseño la monumental estructura de vidrio y acero, en forma de árbol que se ha convertido en todo un icono. 

Foto: AgeFotostock

Pabellón polideportivo en Palafolls

5 / 5

Pabellón polideportivo en Palafolls

Está situado dentro de la población. Como en la mayoría de sus obras, en ésta, la forma de la cubierta obedece a las necesidades y ubicación del proyecto, adecuándose las dimensiones y volumen requeridos por las diferentes normativas deportivas así como el volumen necesario para la zona del público… En cierto modo, esta cubierta es una réplica de la del Palau Sant Jordi: una espectacular malla compuesta por 1.717 nudos y 7.298 barras, soportada por una estructura triangulada formada por columnas de acero apoyadas sobre pilares de hormigón armado revestidos con ladrillo.

 

Foto: AgeFotostock

Casa del Hombre-La Coruña

Arata Isozaki en España

El arquitecto, urbanista, ingeniero y teórico japonés Arata Isozaki, de 87 años, ha recibido el Premio Pritzker 2019 (conocido popularmente como "el Nobel de Arquitectura") por toda una carrera que ha sido resultado de un "profundo compromiso con el arte del espacio", según el fallo del jurado, anunciado en Chicago (EEUU). También se le ha reconocido la superación del marco de la arquitectura "para plantear cuestiones que trascienden eras y fronteras".

Arata Isozaki siempre ha tenido a punto la maleta y su portarrollos. Es la viva imagen del arquitecto viajero. Fue un adelantado en establecer lazos con otros colegas occidentales: "Isozaki fue uno de los primeros arquitectos japoneses en construir fuera de Japón”, reconoce el fallo del galardón. Así, puede enorgullecerse de tener un centenar de importantes obras repartidas por Europa, Asia, América y Australia… Algunas, icónicas del S. XX.

Siempre en movimiento, inquietud que él justifica por haber nacido en un Japón destruido por la Segunda Guerra Mundial -tenía doce años cuando las bombas atómicas cayeron en Hiroshima y Nagasaki-, conoció desde pronto el cambio permanente, algo que también se plasma en su larga trayectoria. Como lo definió el crítico japonés, Akira Asada, "el arquitecto postmoderno es visto como un irónico sofisticado. No tiene la más mínima creencia en ninguno de los estilos que utiliza -ni siquiera en los suyos propios. Para él están ya muertos o acabados desde un principio”.

El cambio significa constancia. Paradójicamente, esto se convirtió en mi propio estilo

Así, a lo largo de toda su obra, en Arata Isozaki (Oita, 1931) se encuentran estilos de diferentes escuelas arquitectónicas de la segunda parte del S.XX. Desde el brutalismo combinado con la tradición japonesa de la biblioteca que levantó en su ciudad natal, pasando por el pop tecnológico de la Biblioteca Kitakyushu (1974) hasta propuestas más high tech como la sorprendente sala de conciertos inflable Ark Nova, diseñada en 2013 junto al artista indio Anish Kapoor, para ser instalada en regiones de Japón afectadas por el tsunami de 2011.

Del Palau Sant Jordi a la modernización de Bilbao

Muchos recuerdan aún el proceso por el cual se elevó la cubierta del Palau Sant Jordi. Toda una estructura, constituida por una malla espacial de tubos de acero con articulaciones, que elevó en pocas horas desde el suelo como si flotara. El proceso deslumbró tanto que convirtió a Arata Isozaki en toda una estrella mediática en el país.

Posteriormente, vendrían más proyectos. También en Barcelona, el pabellón polideportivo en Palafolls (1987-1996), la intervención en el acceso al CaixaForum Barcelona (1999-2002) o, más recientemente, el parque de oficinas, Distrito 38. Hay que destacar igualmente, la Casa del Hombre (1993-1995), en La Coruña, el Parque Universitario (1995), en Santiago de Compostela, los siete edificios de Isozaki Atea (1999-2009), en Bilbao. En Madrid, se puede ver la mano de Arata Isozaki en la planta 10 del hotel Puerta América (2003-2005).

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?