Virus

1 / 25
Oruga infectada con un baculovirus

1 / 25

Oruga infectada con un baculovirus

Oruga infectada por un baculovirus que expresa simultáneamente dos proteínas fluorescentes (roja y verde)

Foto:Salvador Herrero

Esperanza contra el Ébola

2 / 25

Esperanza contra el Ébola

Más de 40 años después de que surgiera la amenaza del Ébola, el mundo finalmente está mejor preparado para lidiar con el virus. En medio del brote más mortal de la enfermedad en la historia de la República Democrática del Congo, científicos identificaron dos medicamentos que reducen drásticamente las tasas de mortalidad causadas por la enfermedad. Ambos son anticuerpos: uno aislado de un superviviente del brote que tuvo lugar en 1996, y el otro una mezcla de tres anticuerpos producidos en ratones con sistemas inmunes humanizados. 

 

Foto: iStock

3 / 25

Clean Up

Fotografía finalista en la categoría: Outbreak

Durante la crisis del Ébola de 2014, el Hospital Connaught fue el principal centro de referencia en Sierra Leona. Hubo una oleada abrumadora de pacientes, y muchos miembros del personal se infectaron e incluso murieron. El hospital casi se vio obligado a cerrar, pero gracias al coraje y el compromiso de numerosos trabajadores de la salud como este, se mantuvo abierto. 

Cuando pensamos en cómo los hospitales salvan vidas, no siempre nos imaginamos al limpiador. Pero sin protocolos rigurosos de desinfección y esterilización, los hospitales pueden poner en riesgo las vidas que intentan salvar. Y durante una gran epidemia, el trabajo del personal de limpieza se vuelve vital para minimizar los índices de infección.

Foto: Michael Duff, Wellcome Photography Prize

4 / 25

Virus Hunters

Fotografía finalista en la categoría: Outbreak

Científicos en Kenia examinan a un babuino para detectar signos de enfermedad. Están estudiando una gran variedad de animales, incluidos primates, murciélagos y pequeños carnívoros, para tratar de comprender mejor cómo se transmiten las enfermedades entre animales y humanos. Este conocimiento ayudará a los investigadores, trabajadores de la salud y al gobierno a prepararse para infecciones emergentes y permitirá respuestas rápidas en caso de darse el brote de alguna epidemia

Una enfermedad zoonótica es una enfermedad que puede transmitirse de animales a los seres humanos, ya sea directa o indirectamente, como la rabia o la tuberculosis.

 

Foto: David Chancellor, Wellcome Photography Prize

5 / 25

Hold Me Mother

Fotografía finalista en la categoría: Outbreak

João nació con microcefalia: tiene una cabeza más pequeña de lo normal y un cerebro poco desarrollado. Esta condición, que alguna vez fue rara, se está volviendo más común en Brasil debido a los brotes de Zika. Muchas familias luchan para hacer frente a las necesidades de los niños con microcefalia, pero estos cada vez más son abandonados con más frecuencia. Es el caso de Joao, que .ás tarde fue adoptado por Marilene. 

En octubre de 2015, Brasil informó sobre un vínculo entre las infecciones por Zika en mujeres embarazadas y los casos de microcefalia en sus bebés recién nacidos. La condición puede causar discapacidades físicas a largo plazo, pero los investigadores han descubierto recientemente que ciertos tratamientos dentro de los primeros seis meses de infancia, como la fisioterapia, pueden reducir estos efectos.

Foto: Felipe Fittipaldi, Wellcome Photography Prize

6 / 25

Virus del VIH en el torrente sanguineo

Foto: AgeFotostock

7 / 25

Genoma gigante

El de la imagen es un Tupanvirus gigante recién descubierto, que se encuentra en las amebas, tiene la cola más larga y el mayor conjunto de genes involucrados en la producción de proteínas de cualquier virus conocido.

Foto: J. Abrahão et al./Nat. Comun.

8 / 25

El germen homicida

La gripe está causada por varios virus muy parecidos entre sí, pero solo una cepa (el tipo A) está relacionada con las epidemias mortales. La pandemia de 1918 la causó un virus del tipo A conocido como H1N1, probablemente de origen aviar. En esta imagen se observan partículas de ese virus reproducidas en un laboratorio.

FOTO: SPL / AGE Fotostock

9 / 25

Tejido infectado

Bloques de parafina con tejido de víctimas de la pandemia de gripe de 1918.

FOTO: SPL / AGE Fotostock

10 / 25

La gran pandemia

La relación entre virus y bacterias, y demás especies con las que interactúan tiene un matiz peculiar. Y es que su desarrollo a lo largo de la historia esta ligado en un proceso que se conoce como co-evolución. A través de este proceso un virus puede afectar a sus hospedadores hasta el momento en que estos, como especie, a causa de la selección natural, por ejemplo, desarrollan una resistencia natural a sus efectos. Es entonces cuando, para medrar, el virus está obligado a mutar. De este modo, esta nueva mutación del virus, puede resultar extremadamente agresiva si los efectos del virus en cuestión son mortales, y el sistema inmunológico de sus hospedadores no está preparado para combatirlo. Es de este modo como se han producido las grande pandemias en la historia de la humanidad, diezmando en algunas ocasiones a la población. Hawking sostenía que uno de los posibles finales, y no muy lejano quizá, para nuestra especie, puede venir de la mano de un virus.

Foto: Gtres

11 / 25

Una gran victoria para la medicina

Los directores del Programa de Erradicación Mundial de la Viruela anuncian en 1980 el éxito de la campaña.

Foto: Public Health Image Library

12 / 25

Virus aislado

Montaje fotográfico que simula un virus aislado. 

Imagen: Manuel Martínez / UPF

13 / 25

Equipo de investigadores

Los doctores Manuel Martínez García, a la derecha, líder el proyecto junto con el doctor Óscar Fornas, experto en citometría de flujo.

Foto: Manuel Martínez / UPF

14 / 25

Recogiendo agua de mar

El estudiante de doctorado Francisco Martínez Hernández, a la izquierda, el principal autor del estudio, recogiendo agua de mar para separar los virus.

Foto: Manuel Martínez / UPF

15 / 25

SIDA o VIH, una enfermedad mortal

16 / 25

Biosensor contra el VIH

El biosensor combina estructuras micromecánicas de silicio con nanopartículas de oro para conseguir una detección temprana del VIH.

Foto: Joan Costa / CSIC

17 / 25

Detección en menos de 5 horas

“El tiempo total del ensayo es de cuatro horas y 45 minutos. Es realmente rápido, por lo que, para confirmar el diagnóstico se podría incluso repetir las pruebas y los resultados clínicos podrían estar el mismo día del control médico” explica Javier Tamayo.

Foto: Joan Costa / CSIC

18 / 25

Un tamaño muy reducido

El biosensor tan solo mide medio milímetro de longitud, un tamaño realmente reducido, como se puede observar en la imagen.

Foto: Joan Costa / CSIC

19 / 25

Otras aplicaciones

La tecnología está siendo aplicada tanto para la detección del VIH como para detectar de manera precoz algunos tipos de cáncer.

Foto: Joan Costa / CSIC

20 / 25

Manipulación del biosensor

Trabajos de laboratorio con el biosensor en el Instituto de Microelectrónica de Madrid.

Foto: Joan Costa / CSIC

21 / 25

Investigación y patente

Javier Tamayo, científico del CSIC, muestra los biosensores en su laboratorio.

Foto: Joan Costa / CSIC

22 / 25

"Victims of the Zika virus"

Categoría: Contemporary Issues. Historias. Segundo premio.

Marcela observa a sus hermanas en el regazo de su madre en la casa de una familia rural de Areia, Brasil. Las hermanas gemelas Heloisa, -izquierda, y Heloá, nacieron a los siete meses con microcefalia causada por el virus Zika.

Foto: Lalo Almeida / World Press Photo 2017

23 / 25

Máscaras protectoras

Un cazador de una aldea de la República Democrática del Congo (RDC) se ajusta la máscara que llevará durante la partida. El consumo de carne de animales salvajes infectados es una de las vías por las que el virus del Ébola llega a los seres humanos.

Foto: Pete Muller

24 / 25

Solo en el mundo

Después de pasar varias semanas en el centro Hastings cercano a Freetown, Molai Kamara se encuentra solo en el mundo. Según los médicos del centro, el chiquillo perdió a toda su familia por el Ébola y, a pesar de estar libre del virus, él todavía sufre ulceraciones.

Foto: Pete Muller

25 / 25

Centro Hastings de tratamiento del ébola, Sierra Leona

Personal del centro Hastings de tratamiento del ébola, en Sierra Leona, ayuda a un paciente que, víctima de los delirios típicos de esta enfermedad, había tratado de saltar el muro. Falleció 12 horas más tarde, una muerte más de un total que hoy supera las 11.000.

Foto: Pete Muller