Vida salvaje

1 / 110
5. ARDILLA

1 / 110

Ardilla

¿Quiere bolsa? No, tengo mofletes. La ardilla listada, uno de los miembros más pequeños de la familia de los esciúridos, puede llenarse las mejillas de alimento hasta tal punto que abulten casi tanto como su cuerpo. Para sobrevivir al invierno, este roedor crea en su madriguera una despensa, en la que acumula comida que transporta de este modo.

Foto: Aflo / Nature Picture Library

2. NUTRIA MARINA

2 / 110

Nutria marina

La fiambrera de la merienda. Las nutrias marinas presentan unas bolsas de piel floja debajo de los antebrazos. En ellas pueden guardar su piedra favorita para abrir mariscos y almacenar comida.

Foto: Jeff Wildermuth, National Geographic Image Collection

3. EQUIDNA

3 / 110

Equidna

Sal ya, que pinchas. La hembra protege al recién nacido que acaba de salir del huevo metiéndolo en una bolsa provisional que crea a base de contraer los abdominales. La cría vivirá en su interior hasta que desarrolle las afiladas púas que cubren su cuerpo.

Foto: Mitsuaki Iwago, Minden Pictures

4. WOMBAT

4 / 110

Wombat

Como una patena. Al igual que las hembras de otras especies de marsupiales, el wombat cuenta con una bolsa para sus crías. En su caso, esa bolsa abdominal se abre hacia atrás, para que al excavar no le entre tierra, que mancharía a los pequeños.

Foto: Gerry Ellis, Minden Pictures

1. CABALLITO DE MAR

5 / 110

Caballito de mar

Él hace el trabajo duro en las parejas de hipocampo, la hembra deposita los huevos en el interior del macho, que los guarda en una bolsa incubadora. Entre 14 y 28 días después da a luz a hasta 1.500 alevines en un parto en el agua.

Foto: George Grall

Treetop douc

6 / 110

Treetop douc

Fotografía galardonada con una mención de honor en la categoría: 11-14 Years Old

Cuando su padre planeó un viaje de negocios a Vietnam, Arshdeep investigó por Internet la vida silvestre que su progenitor encontraría. Fue después de leer sobre el langur jaspeado o de patas rojas en peligro de extinción que le pidió a su padre que lo llevara con él. La reunión tuvo lugar cerca de la reserva natural de Son Tra, la última selva tropical costera de Vietnam y un baluarte del langur. Encontrado solo en Vietnam, Laos y Camboya, este animal está amenazado por la pérdida de hábitat, la caza y el comercio ilegal de fauna. Los langures jaspeados se alimentan principalmente de hojas, semillas, flores y frutas y viven en el dosel arbóreo de la selva, todo un desafío para un fotógrafo. Arshdeep solo tenía tres días en Son Tra. El primero fue caluroso y los langures estaban a la sombra, pero al día siguiente su larga espera fue recompensada cuando un macho apareció en un árbol en la ladera opuesta. Fue una lucha mantener firme su teleobjetivo y disparar en un ángulo libre de hojas, y solo por un segundo. Entonces el langur lo miró: fue el momento por el que Arshdeep había ido a Vietnam.

Nikon D500 + 500mm f4 lens; 1/1600 sec at f4 (-0.7 e/v); ISO 560.

Foto: Arshdeep Singh / Wildlife Photographer of the Year 2020 / Natural History Museum, London

Serengeti, Tanzania

7 / 110

Serengeti, Tanzania

Mención de honor en la categoría: Travel Art

Al amanecer de nuestro segundo día de safari, este guepardo se subió a esta gran roca masiva para tratar de otear a su próxima víctima.

Nikon D800, 150-500mm lens, f5, 1/1000s, ISO 8000

Foto: Ted Lau / www.tpoty.com

Matching outfits

8 / 110

Matching outfits

Michel estaba en el Pantanal, Brasil, fotografiando jaguares. Una tarde, cuando estaba en el río Três Irmãos, una hembra y su cachorro cruzaron justo frente a su bote. Observó hipnotizado mientras salían del agua sosteniendo una anaconda con un patrón muy similar al suyo.

Foto: Michel Zoghzoghi / Wildlife Photographer of the Year 2019

The humpback calf

9 / 110

The humpback calf

Wayne vio a esta cría de ballena jorobada macho y a su madre mientras se zambullía en la isla Vava’u en el Reino de Tonga. El  pequeño mantuvo un ojo curioso sobre Wayne mientras giraba y giraba antes de regresar periódicamente a su madre para amamantar. Estaba relajada e inmóvil  a unos 20 metros por debajo.

Foto: Wayne Osborn / Wildlife Photographer of the Year 2019

Bon appétit

10 / 110

Bon appétit

Las caminatas nocturnas por la selva ecuatoriana son una de las actividades favoritas de Lucas. Con un gran interés en la herpetología, se alegró mucho al ver esta rana de la especie Pristimantis labiosus que abunda en la región. Acababa de atrapar una tarántula bebé y su expresión cómica decía "¡atrapado en el acto!"

Foto: Lucas Bustamente / Wildlife Photographer of the Year 2019

Training session

11 / 110

Training session

Cuando Stefan se encontró con esta pareja de pingüinos en la Bahía de Atka, en la Antártida, aparentemente con un huevo, se sorprendió porque era demasiado temprano en la temporada para la puesta de huevos. Tras una inspección más cercana, descubrió que el huevo era una bola de nieve. Tal vez la pareja diligente estaba practicando la transferencia de huevos para cuando llegara su huevo real. Esta es posiblemente la primera vez que se ha presenciado y documentado.

Foto: Stefan Christmann / Wildlife Photographer of the Year 2019

The unwelcome visitor

12 / 110

The unwelcome visitor

Durante varios meses, Salvador observó a diferentes especies de aves usar la espiga de flores muertas de este agave en Valencia, España, como una percha antes de descender a un pequeño estanque para beber. Un par de cernícalos comunes eran visitantes frecuentes, aunque cada vez que venían urracas los molestaban.

Foto: Salvador Colvée Nebot / Wildlife Photographer of the Year 2019

Tender play

13 / 110

Tender play

Fue a principios de marzo y Steve vio a esta madre oso polar y sus dos cachorros después de 10 días sin verlos. Recientemente habían salido de su guarida de parto en el Parque Nacional Wapusk, en Canadá, para comenzar el largo viaje hacia el hielo marino para que su madre pudiera alimentarse. Después de una siesta, los cachorros estaban de buen humor.

Foto: Steve Leviv / Wildlife Photographer of the Year 2019

Meeting place

14 / 110

Meeting place

Después de un duro viaje por mar hasta la remota isla Snow Hill, en la costa este de la Península Antártica, Yaz voló en helicóptero y luego atravesó la espesa nieve para llegar a la colonia de pingüinos emperador. Sus esfuerzos fueron recompensados ​​con esta increíble vista de toda la colonia.

Foto: Yaz Loukhal / Wildlife Photographer of the Year 2019

Winter’s tale

15 / 110

Winter’s tale

Valeriy se encontró con este manul mientras cazaba en los pastizales de Mongolia: la temperatura era de -42 °C pero la escena de cuento de hadas que capturó hizo que el frío desapareciera. Lo manules no son más grandes que un gato doméstico y acechan a pequeños roedores, pájaros y ocasionalmente insectos.

Foto: Valeriy Maleev / Wildlife Photographer of the Year 2019

What a poser

16 / 110

What a poser

En la Reserva Nacional Masai Mara de Kenia, Clement pasó un tiempo observando a este hermoso leopardo mientras absorbía los últimos rayos cálidos del sol. 

Foto: Clement Mwangi/ Wildlife Photographer of the Year 2019

Big ears

17 / 110

Big ears

Valeriy se encontraba en una expedición de verano en la parte mongol del desierto de Gobi cuando se topó con un jerbo de orejas largas. A medida que la sangre se mueve a través de las orejas de estos animales habitualmente nocturnos, el exceso de calor se disipa a través de la piel y el jerbo puede mantenerse fresco.

Foto: Valeriy Maleev/ Wildlife Photographer of the Year 2019

Inquisitive

18 / 110

Inquisitive

Desde un escondite en la costa del norte de Noruega, Audun tardó tres años en capturar a esta majestuosa ave de rapiña en su entorno costero. Después de un tiempo, el águila sintió curiosidad por la cámara y pareció gustarle estar en el centro de atención.

Foto: Audun Rikardsen/ Wildlife Photographer of the Year 2019

Spot the reindeer

19 / 110

Spot the reindeer

Las condiciones para fotografiar en el archipiélago noruego de Svalbard son extremas, pero la vida silvestre se ha adaptado al medio ambiente y a sus temperaturas heladas. Francis encontró esta composición de renos árticos blancos, que lo observaban, curiosos y encantadores.

Foto: Francis De Andres / Wildlife Photographer of the Year 2019

20 / 110

Oryx gazella

Foto: Cordon Press

21 / 110

Elefantes

Foto: iStock

22 / 110

Cool Drink

En una mañana muy fría en la isla japonesa de Hokkaido, Diana se encontró con una escena encantadora. Una bandada de mitos y carboneros se reunieron alrededor de un largo carámbano que colgaba de una rama, turnándose para mordisquear la punta. En esta imagen un mito de cola larga de Hokkaido se cierne durante una fracción de segundo sobre dicho tempano. Si salía el sol y se formaba una gota de agua, el carbonero siguiente en la cola sorbía en lugar de pellizcar. La rotación de la actividad era tan rápida que casi parecía coreografiada..

Nikon D500 + 300mm f2.8 lens + 1.7x teleconverter; 1/1600 sec at f8 (+0.3 e/v); ISO 1600; cable release; Gitzo tripod + Mongoose head.

Foto: Diana Rebman - Wildlife Photographer of the Year 2019

23 / 110

The Climbing Dead

En un viaje nocturno en la selva amazónica peruana, Frank vio a este gorgojo de aspecto extraño aferrado a un tallo de helecho. Sus ojos vidriosos mostraban que estaba muerto, y las tres proyecciones similares a antenas que crecían fuera de su tórax eran los cuerpos fructíferos maduros de un "hongo zombi". Extendiéndose dentro del gorgojo mientras estaba vivo, el hongo parásito había tomado el control de sus músculos y lo había obligado a trepar. Alimentado por el interior del gorgojo, el hongo comenzó a hacer crecer cuerpos fructíferos coronados por cápsulas que liberarán una multitud de esporas diminutas para infectar nuevas presas. Se sabe que "hongos zombis" similares parasitan a otros insectos. Disparando al gorgojo de frente, para mostrar su hocico alargado característico, Frank aisló el hongo contra un fondo suave para enfatizar las cápsulas. Al día siguiente, las esporas habían sido liberadas y el hongo se había marchitado, su misión cumplida.

Canon EOS 5D Mark II + 100mm f2.8 lens; 1 sec at f5.6; ISO 100; Triopo tripod + Feisol head.

 

Canon EOS 5D Mark II + 100mm f2.8 lens; 1 sec at f5.6; ISO 100; Triopo tripod + Feisol head.

Foto: Frank Deschandol / Wildlife Photographer of the Year 2019

24 / 110

Lucky Break

Un mapache asoma su rostro enmascarado de bandido sobre un Ford de la década de 1970 en una granja desierta en Saskatchewan, Canadá. Sus cinco juguetones retoños se entretenían excitados en el asiento trasero. Era un sentimiento compartido por Jason, que se mantenía a la espera y en silencio en un escondite cercano, ya que había estado aguardando esta oportunidad cada verano durante varios años. El único acceso al automóvil era a través del pequeño orificio en el vidrio de seguridad agrietado del parabrisas. La brecha era de bordes romos pero demasiado estrecha para un coyote -el principal depredador de mapaches en el área- lo que lo convertía en un lugar ideal para que una madre mapache criara a su familia. Esa noche la madre mapache se detuvo a la salida de su improvisada guarida para revisar los alrededores el tiempo suficiente para que Jason hiciera su fotografía de larga exposición durante el crepúsculo. Luego se escabulló para pasar la noche buscando comida para sus retoños, desde frutas y frutos secos, hasta huevos de invertebrados e incluso algunos pequeños vertebrados.

 

Nikon D810 + 70–200mm f2.8 lens at 145mm + polarizing filter; 0.4 sec at f2.8 (-0.7 e/v); ISO 800; cable release; Gitzo tripod + Wimberley head; hide.

Foto: Jason Bantle / Wildlife Photographer of the Year 2019

25 / 110

The Freshwater Forest

Los delgados tallos de un molino de agua euroasiático, con su espirales de hojas suaves y plumosas, se elevan hacia el cielo desde el lecho del lago Neuchâtel, en Suiza. Michel ha fotografiado regiones de agua dulce en todo el mundo, pero esta fue la primera vez que se zambulló en el lago más cercano a su casa. Estaba nadando cerca de la superficie, absorto en la belleza de las plantas y sus pequeñas flores rojizas, cuando vio como un enorme lucio desaparecía entre la masa de vegetación. Muy lentamente, se hundió para mirar más de cerca. Cuando llegó al fondo, se encontró inmerso en una "jungla submarina con una vista infinita". Esta hierba acuática de la familia de las haloragáceas es una planta originaria de Europa, Asia y África del Norte, pero se ha extendido por todo el mundo. Puede crecer a partir de fragmentos colonizando rápidamente estanques, lagos y aguas de movimiento lento, con un crecimiento denso que puede privar de luz a las especies nativas. Cuando Michel inspeccionó los tallos, extendiéndose varios metros, notó que algunos sostenían gruesos racimos de mejillones cebra. Originarios de Rusia y Ucrania, estos pequeños moluscos, con patrones de bandas característicos, son reproductores prolíficos que han invadido la mayor parte de Europa occidental y América del Norte. Su alimentación por filtración reduce significativamente las densidades de plancton, aumenta la claridad del agua y altera los ecosistemas. Maniobrando cuidadosamente su voluminoso equipo de buceo en la maraña de vegetación, Michel compuso su imagen con un gran angular para transmitir la sensación de estar mirando desde el suelo de un bosque entre una multitud de árboles altísimos.

Sony α7R + 16–35mm f4 lens at 16mm; 1/40 sec at f8; ISO 200; Nauticam housing.

Foto: Michel Roggo / Wildlife Photographer of the Year 2019

26 / 110

Last Gasp

Un hipopótamo recién nacido, de solo unos días de edad, se mantenía cerca de su madre en las aguas poco profundas del lago Kariba, Zimbabwe, cuando gran macho se cruzó con ellos de repente; persiguió a la madre y luego agarró al ternero con su enorme boca abierta con la clara intención de matarlo. Tras tratar de ahogarlo, trató de aplastarlo hasta la muerte. Durante todo ese tiempo, la madre angustiada no pudo hacer más que mirar. La rápida reacción de Adrian pudo inmortaliza el impactante drama.

El infanticidio entre los hipopótamos es raro, pero puede ser el resultado del estrés causado por el hacinamiento cuando se secan los humedales en los que descansan durante el día. Un macho también puede aumentar sus posibilidades de reproducción al matar a crías que no son suyas, lo que provoca que las hembras entren en celo, listas para aparearse con él. Los hipopótamos machos también son agresivamente territoriales, y las brutales peleas entre ellos no son infrecuentes. De hecho, si se sienten amenazados por un encuentro accidental, los hipopótamos también atacarán y matarán humanos.

Objetivo Nikon D750 + 400 mm f2.8; 1/2000 seg a f6.3 (-0.7 e / v); ISO 640; Monopod Gitzo.

Foto: Adrian Hirschi / Wildlife Photographer of the Year 2019

27 / 110

Lutra lutra devora a Anguilla anguilla

Foto: WildWonders

28 / 110

Gypaetus barbatus

Foto: WildWonders

29 / 110

Pelecanus crispus

Foto: WildWonders

30 / 110

La pareja de oro

Fotografía ganadora en la categoría: Animal Portraits y galardonada con el primer premio absoluto de la competición

Un par de langures chatos dorados de la subespecie endémica de las montañas Qinling descansa entre árboles. Esta subespecie se encuentra entre los primates más sorprendentes del mundo, pero están en peligro de desaparecer. Su número ha disminuido constantemente a lo largo de las últimas décadas y ahora quedan menos de 4.000 individuos.

Nikon D810 + Tamron 24–70mm f2.8 lens at 24mm; 1/320 sec at f8; ISO 1600; SB-910 flash

Foto: Marsel van Oosten / Wildlife Photographer of the Year 2018

31 / 110

Leopardo descansando

Jóven Fotógrafo de Fauna Salvaje del Año

Los leopardos de la Reserva de Caza de Mashatu son difíciles de fotografiar. Pero esta vez Skye tuvo suerte. Después de rastrear a estos felinos durante unas horas, se encontró con Mathoja, una hembra muy conocida. En un momento fugaz, justo antes de que se echara a dormir, capturó una imagen serena de esta majestuosa criatura.

Nombrado por guías locales, Mathoja significa "el que camina cojeando", un título que se le dio después de una grave lesión en la pata cuando era un cachorro. Aunque sus posibilidades de supervivencia eran escasas, ahora es un adulto sano. Ella es una de las afortunadas: esta especie ha sido clasificada como vulnerable y muchos leopardos son cazados ilegalmente por sus cotizadas pieles.

Canon EOS-1D X + 500mm f4; 1/80 segundos. f4; ISO 1250

 

 

Foto: Skye Meaker/ Photographer of the Year 2018

32 / 110

Pato de los sueños

Fotografía ganadora de una mención de honor en la categoría: 11–14 Years Old

Una mañana temprano, durante sus vacaciones de Semana Santa, Carlos se bajó de un costado del bote y se instaló en una escondite flotante; era el lugar perfecto para observar especies de aves del Ártico. Cuando amanecía, docenas de patos havelda emergieron, y cuando la luz se reflejó en el agua, Carlos capturó este retrato de uno dormitando. El mar de Barents alberga una de las mayores concentraciones de aves marinas del mundo, incluido el pato havelda. Este macho aún tiene su plumaje de invierno, una versión menos vibrante de sus colores veraniegos. Se piensa que su apariencia principalmente blanca podría ayudar a reducir la agresión entre los machos, que tienden a vivir juntos en grandes bandadas durante el invierno.

Nikon D7100 + 200–400mm f4 lens at 400mm; 1/320 sec at f4; ISO 1000

Carlos Pérez Narval/ Wildlife Photographer of the Year 2018

33 / 110

El árbol de las firmas

Fotografía ganadora en la categoría: Photo Story

En la jungla montañosa de la Sierra de Vallejo, México, un jaguar afila sus garras al rascar un árbol, dejando un olor acre. Estas marcas son una clara advertencia para los demás, no se permite la entrada ilegal. Los jaguares machos pueden recorrer más de 130 kilómetros cuadrados: le hicieron falta ocho meses a este gato para regresar al lugar y refrescar sus marcas.

Nikon D3300 + Sigma 10–20mm lens;; 1/200 sec at f9; ISO 200; Home-made waterproof camera box; Two Nikon flashes + plexiglas tubes; Trailmaster infrared remote trigger

Foto: Alejandro Prieto / Wildlife Photographer of the Year 2018

34 / 110

Sed de sangre

Fotografía ganadora en la categoría:  Behaviours Birds

Mientras trabajaba en una historia sobre el cambio climático, Thomas había conseguido un raro permiso para aterrizar en la Isla Wolf, una parte remota de las Islas Galápagos. Trepando sobre rocas sueltas para llegar a esta meseta, divisó una escena extraña: era un pinzón de tierra de pico afilado picoteando en las plumas de vuelo de un piquero de Nazca. Con las escasas alternativas alimenticias, había recurrido a beber sangre para sobrevivir. Rodeada por acantilados empinados, sin agua permanente y poca lluvia, Wolf Island es un lugar difícil para vivir. Mientras que los piqueros pueden pescar en el océano, los pinzones se limitan a un escaso suministro de semillas e insectos. Para sobrevivir, beben la sangre de los piqueros de Nazca, un comportamiento que puede haber evolucionado a partir de la alimentación de parásitos en sus plumas.

Nikon D5 + 16–35mm f4 lens; 1/200 sec at f20; ISO 160; Profoto B1X 500 AirTTL flash

Foto: Thomas P Peschak / Wildlife Photographer of the Year 2018

35 / 110

La visión

Fotografía ganadora en la categoría: black and White 

Desde el jardín de su hotel, Jan notó que cuando los colibríes giraban alrededor de las espigas de esta planta y cerraban sus colas por un momento, aparecia una hermosa cruz. Desde la posición baja de su silla de ruedas, tardó dos días y medio en obtener la toma perfecta, "sus movimientos rápidos simbolizan la libertad de nuestra imaginación", dice.

Endémico del Perú, el colibrí barbudo montañero pasa su día alimentándose de plantas dulces y ricas en néctar. A diferencia del colibrí, el llamativo y dramático lirio de antorcha que se ve aquí no es originario de la región, pero se ha convertido en una fuente de alimento popular para estos colibríes. Se sienten atraídos por el delicioso néctar de sus brillantes flores rojas y sus plumas.

Canon EOS-1D X Mark II + 500mm f4 lens; 1.4x III extender; 1/5000 sec at f5.6; ISO 4000; Gitzo tripod + Jobu gimbal head

Foto: Jan van der Greef / Wildlife Photographer of the Year 2018

36 / 110

Pato de los sueños

Fotografía ganadora de una mención de honor en la categoría: 11–14 Years Old

Una mañana temprano, durante sus vacaciones de Semana Santa, Carlos se bajó de un costado del bote y se instaló en una escondite flotante; era el lugar perfecto para observar especies de aves del Ártico. Cuando amanecía, docenas de patos havelda emergieron, y cuando la luz se reflejó en el agua, Carlos capturó este retrato de uno dormitando. El mar de Barents alberga una de las mayores concentraciones de aves marinas del mundo, incluido el pato havelda. Este macho aún tiene su plumaje de invierno, una versión menos vibrante de sus colores veraniegos. Se piensa que su apariencia principalmente blanca podría ayudar a reducir la agresión entre los machos, que tienden a vivir juntos en grandes bandadas durante el invierno.

Nikon D7100 + 200–400mm f4 lens at 400mm; 1/320 sec at f4; ISO 1000

Foto: Carlos Perez Naval / Wildlife Photographer of the Year 2018

37 / 110

Desmán ibérico

Galemys pyrenaicus

El desmán ibérico, desmán de los Pirineos, se distribuye entre las zonas montañosas del norte de la península ibérica y sur de Francia. Es un insectívoro semiacuático que habita las proximidades de riachuelos y torrentes, de hábitos principalmente nocturnos, y cuya seña de identidad más característica es su morro con forma de trompeta. Posee unas patas traseras robustas y ágiles y la parte delantera de su cuerpo se asimila a la de un topo, donde destacan unas fuertes patas adaptadas para escarbar. Posee una glándula de almizcle al comienzo de su cola por lo que en ciertos lugares también recibe el nombre de almizclera.  El hábitat del desmán ibérico es muy vulnerable; las principales amenazas son la contaminación del agua y la fragmentación de su hábitat debido a la construcción de centrales hidroeléctricas, embalses, y a la extracción de agua. En algunas zonas es perseguido por la errónea creencia de que es dañino para la pesca. La IUCN prevé que debido al cambio climático y al descenso de lluvias por debajo de los 1000 milímetros por metro cuadrado anuales en el futuro , el desmán podría extinguirse en gran parte de la península ibérica.

Foto: AgeFotostock

38 / 110

Visón europeo

Mustela nutreola

Conocido como visón europeo, este mamífero de la familia de los mustélidos es uno de los animales clasificados por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza como uno de los más amenazados de Europa. Así, hallándose en Peligro Crítico de Extinción, habita en escasas y pequeñas poblaciones aisladas desde España hasta los Montes Urales. El visón europeo siempre ha sido una especie muy perseguida por su pelaje. A principios de los años 90 el censo de población de la especie registraba tan solo unos 500 ejemplares en toda Europa. No obstante su gran declive ha estado motivado por la introducción con fines económicos en Europa de la especie americana, Neovison vison, más oportunista, clasificada en Europa como especie invasora y que, con capacidad de desplazar a la especie europea de su hábitat, es del mismo modo transmisora del llamado parvovirus de la enfermedad aleutiana del visón, mucho más agresivo para la especie europea. 

Foto: EfAston

39 / 110

Ballena Vasca

Eubalaena glacialis

La ballena franca glacial o ballena vasca, habita en casi la totalidad del Atlántico norte. Se trata de una ballena barbada, y una de las tres especies de ballenas francas pertenecientes al género Eubalaena. Estas ballenas fueron en el pasado uno de los objetivos mas codiciados de los balleneros vascos. En la actualidad, se encuentran entre las ballenas más amenazadas del mundo: existen alrededor de 400 ejemplares en el oeste del Atlántico Norte; al este del mismo la población es terriblemente escasa, por lo que los científicos creen que en la actualidad la especie podría estar funcionalmente extinta a este lado del océano. 

Foto: CC

40 / 110

Leones envenenados

Uno de los tres leones de la manada Marsh de Kenya muertos en 2015 tras comer los despojos de una vaca que habían sido rociados con carbosulfán, un insecticida, por pastores masáis. Los leones habían matado varias reses.

Foto: Charlie Hamilton James

41 / 110

Flechas mortales

Un método tradicional de matar animales es envenenar las puntas de flecha –como estas, hechas por masáis en Olpusi Moru, en la frontera de Kenya con Tanzania– con una sustancia extraída de la corteza del árbol Acocanthera.

Foto: Charlie Hamilton James

42 / 110

Garza enferma

Unos conservacionistas sostienen una garza real enferma y otras aves que murieron al fumigar los arrozales de Bunyala con un pesticida llamado fentión. Los lugareños recogen las aves y se las comen, aunque estén contaminadas.

Foto: Charlie Hamilton James

43 / 110

Carbosulfán

Un pastor masái enseña el carbosulfán que esconde cerca de su casa. La víspera utilizó el veneno para matar una hiena que había atacado a sus cabras.

Foto: Charlie Hamilton James

44 / 110

Prevención de intoxicación

El ornitólogo Martin Odino (a la derecha) y un ayudante incineran tórtolas engañosas envenenadas por un pesticida en los arrozales de Bunyala. Incinerarlas previene la muerte de otras aves y carroñeros que se alimentarían de los despojos. Las poblaciones de buitres de Kenya se han desplomado por culpa de los envenenamientos de animales salvajes.

 

Foto: Charlie Hamilton James

45 / 110

Efectos colaterales

Unos masáis llevan su ganado a la reserva Masái Mara, reduciendo así el alimento de la fauna salvaje, sobre la que depredan leones y hienas. Los depredadores matan ganado, y los pastores responden envenenando los despojos.

Foto: Charlie Hamilton James

46 / 110

Talleres para combatir el envenenamiento

En Masái Mara, unos lugareños participan con líderes comunitarios, guardas, veterinarios y miembros de ONG en un taller de tres días, patrocinado por el Endangered Wildlife Trust, sobre cómo actuar tras un envenenamiento. Aprenden a realizar exámenes forenses con restos como los de esta cabra y a revivir animales salvajes enfermos por acción del veneno.

 

Foto: Charlies Hamilton James

47 / 110

Ganado en declive

Hasta hace poco los masáis apacentaban decenas de miles de reses en la reserva Masái Mara. Las incursiones de ganado fluctúan según la subdivisión de las tierras aledañas, el crecimiento demográfico, las políticas locales y la sequía.

Foto: Charlie Hamilton James

48 / 110

Un insecticida legal y mortífero

El insecticida Marshal (extremo derecha de la foto), un producto legal, se consigue fácilmente en Kenya; por ejemplo, en esta tienda próxima a los parques nacionales de Amboseli y Tsavo Oeste. La tendera dice que no lo vendería a nadie que pretendiese usarlo para matar animales salvajes, pero lo cierto es que ha aparecido en despojos colocados como cebo para depredadores. FMC, la compañía estadounidense que fabrica el producto, asegura no conocer que se esté haciendo un mal uso de él y está investigando el asunto.

Foto: Charlie Hamilton James

49 / 110

Pastores contra leones

Los leones de la manada Talek suelen cebarse en el ganado masái. En este ataque mataron dos vacas e hirieron una tercera. Los pastores ahuyentaron a los leones, pero este macho joven murió meses después, seguramente a causa de una flecha envenenada.

 

Foto: Charlie Hamilton JAmes

50 / 110

Elefante huérfano

Este pequeño elefante, cuidado con todo el cariño en un refugio de Nairobi, quedó huérfano en Masái Mara cuando su madre fue abatida por una flecha envenenada.

Foto: Charlie Hamilton James