Universo

9 / 210
Representación artística de una estrella de Wolf-Rayet

1 / 210

Representación artística de una estrella de Wolf-Rayet

Foto: ESO/L. Calçada

Representación artística de la galaxia NGP–190387

2 / 210

Representación artística de la galaxia NGP–190387

Foto: ESO/M. Kornmesser

Representación artística de SPT0311-58

3 / 210

Representación artística de SPT0311-58

Foto: ALMA / ESO/NAOJ/NRAO /S. Dagnello (NRAO)

Agua y monóxido de carbono en SPT0311-58

4 / 210

Agua y monóxido de carbono en SPT0311-58

Estas imágenes muestran las líneas moleculares y el continuo de polvo observados por ALMA para el agua y el monóxido de carbono en la pareja de jóvenes galaxias masivas jóvenes conocida como SPT0311-58.

Foto: ALMA / ESO/NAOJ/NRAO /S. Dagnello (NRAO)

GW Orionis observado por los telescopios ALMA (izquierda) y SPHERE

5 / 210

GW Orionis observado por los telescopios ALMA (izquierda) y SPHERE

Foto: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO), ESO/Exeter/Kraus et al.

California Dreamin' NGC 1499

6 / 210

California Dreamin' NGC 1499

Fotografía ganadora en la categoría: Stars and nebulae

La nebulosa de California, también conocida como NGC 1499, fue capturada durante siete noches en 2021 utilizando filtros de banda ancha y banda estrecha con un tiempo total de integración de 16,1 horas. Esta nebulosa de emisión está situada a unos 1000 años de distancia de nuestro planeta y mide alrededor de 100 años luz de largo. Se llama Nebulosa de California por su parecido con el contorno del estado norteamericano. Los datos en bruto se preprocesaron y las estrellas se eliminaron utilizando una herramienta llamada Starnet, luego se reemplazaron durante el posprocesamiento.

Takahashi FSQ130 telescope at f/5, Chroma Narrowband filters, Paramount ME mount, QHY600M camera, L-RGB-Ha-SII-OIII composite; 16.1-hours total exposure

Foto: Terry Hancock / Astronomy Photographer of the Year 2021

Beyond the Limb

7 / 210

Beyond the Limb

Fotografía ganadora en la categoría: Our moon

En una perspectiva que recuerda a las misiones Apolo, el horizonte lunar se muestra coronado por una silueta iluminada por el Sol. Sin embargo, esta no es la Tierra elevándose sobre la Luna capturada por una sonda que orbita nuestro satélite, sino Venus justo antes de que sea ocultada por la Luna tal y como se observó desde la Tierra el pasado 19 de junio de 2020.

Celestron C11 2800 mm telescope at f/10, iOptron iEQ30 mount, Basler ACA2500-14GC camera Occultation: 1 x 2.5-millisecond exposures Venus: 50 x 2.5-millisecond exposures Moon: 200 x 15-millisecond exposures

Foto: Nicolas Lefaudeux / Astronomy Photographer of the Year 2021

El núcleo de la Vía Láctea observado por el Telescopio Espacial Spitzer

8 / 210

El núcleo de la Vía Láctea observado por el Telescopio Espacial Spitzer

Esta imagen infrarroja del Telescopio Espacial Spitzer de la NASA muestra cientos de miles de estrellas apiñadas en el núcleo de nuestra galaxia espiral, la Vía Láctea. En imágenes de luz visible, esta región no podría observarse en absoluto debido al que el polvo y gas que se encuentra entre la Tierra y el centro galáctico bloquea nuestra vista".

Foto: NASA/JPL-Caltech/S. Stolovy (Spitzer Science Center/Caltech)

Representación artística de Júpiter y Ganímedes, una de sus lunas

9 / 210

Representación artística de Júpiter y Ganímedes, una de sus lunas

Foto: ESA/Hubble, M. Garlick, B. Jónsson

Star Watcher

10 / 210

Star Watcher

Mientras el fotógrafo conducía por la carretera de montaña a altas horas de la noche vio un montículo en el lado derecho de la carretera. Las montañas se alinearon con la Vía Láctea frente al fotógrafo, por lo que se detuvo y subió por el lado de la carretera, puso la cámara en automático y luego condujo de un lado a otro en esta curva.

Nikon Z 7II camera, 17 mm f/2.8 lens; Car lights and figure: ISO 1000, 2 x 25-second exposures; Sky and mountains: ISO 6400, 25-second exposure

 

Foto: Yang Sutie / Astronomy Photographer of the Year 2021

Saturn at its Best

11 / 210

Saturn at its Best

En esta imagen, Saturno se muestra cerca de su mejor momento de 2020, mostrando una gran cantidad de detalles de todo el planeta y el sistema de anillos. El famoso hexágono polar se puede ver alrededor del polo sur, en la parte inferior, mientras que muchos otros cinturones y zonas se ven claramente en todo el planeta.

ASA 500 mm Cassegrain telescope, SkyWatcher EQ-8 mount, ZWO ASI290MM camera, c.100,000 x 0.03-second exposures

Foto: Damian Peach / Astronomy Photographer of the Year 2021

Pleiades Sisters

12 / 210

Pleiades Sisters

Las Pléyades, también conocidas como las Siete Hermanas o Messier 45, es un cúmulo estelar abierto que contiene estrellas de mediana edad de tipo B caliente en el noroeste de la constelación de Tauro. Es el cúmulo estelar y objeto Messier más cercano a la Tierra y es el cúmulo más obvio a simple vista en el cielo nocturno. Los datos de esta imagen se procesaron en Deep Sky Stacker, Photoshop CC 17 y Gimps.

Takahashi FSQ-85ED telescope at 450 mm f/5.3, Astrodon filters, Avalon M-Uno mount, QSI 660WSG-8 camera, L-RGB-Ha composite, 3 hours 3 minutes total exposure

 

 

Foto: Jashanpreet Singh Dingra / Astronomy Photographer of the Year 2021

NGC 2024 – Flame Nebula

13 / 210

NGC 2024 – Flame Nebula

La Nebulosa de la Llama, designada como NGC 2024 y Sh2-277, es una nebulosa de emisión en la constelación de Orión situada entre unos 900 a 1.500 años luz de la Tierra. La brillante estrella Alnitak (justo fuera del campo de visión en la parte superior de esta imagen) es la estrella más oriental del Cinturón de Orión, y arroja luz ultravioleta energética en la Llama, lo que aleja a los electrones de las grandes nubes de gas hidrógeno que residen allí. Gran parte del resplandor se produce cuando los electrones y el hidrógeno ionizado se recombinan. El gas oscuro adicional y el polvo se encuentran frente a la parte brillante de la nebulosa, y esto es lo que causa la red oscura que aparece en el centro del gas brillante. La Nebulosa de la Llama es parte del Complejo de Nubes Moleculares de Orión, una región de formación estelar que incluye la famosa Nebulosa de la Cabeza de Caballo.

Planewave CDK 12.5" telescope at f/8, Astrodon and Baader filters, AP900GTO mount, SBIG STXL-1100 + AOX camera, L-RGB-Ha composite, 23 hours total exposure

 

Foto: Steven Mohr / Astronomy Photographer of the Year 2021

NGC 3981

14 / 210

NGC 3981

Esta es una imagen de NGC 3981, una galaxia espiral a unos 65 millones de años luz de distancia en la constelación del Cráter. Su aspecto, como azotada por el viento, se debe a que sus brazos exteriores le han sido despojados por la interacción con otra galaxia. La galaxia es parte del grupo NGC 4038, que también contiene las conocidas galaxias Antenas que interactúan con ella.

ASA RC-1000AZ telescope at f/6.8, Astrodon filters, ASA Alt-Azimuth Direct Drive Mount, FLI PL16803 camera, L-RGB composite, 34 hours total exposure

 

Foto: Bernard Miller / Astronomy Photographer of the Year 2021

NGC 6188 SHOrgb

15 / 210

NGC 6188 SHOrgb

Esta imagen, capturada por el equipo de Cielaustral, es un gran mosaico que cubre una amplia porción del cielo y nos permite admirar increíbles detalles en las estructuras gaseosas. El equipo adquirió imágenes de banda estrecha en líneas espectrales de hidrógeno alfa, oxígeno doblemente ionizado (OIII) y azufre ionizado(SII), así como imágenes de color natural utilizando filtros rojos, verdes y azules. El tiempo total de exposición de todos los fotogramas necesarios para componer estas majestuosas imágenes fue de 253 horas.

CDK 20" homemade telescope at f/6.8, Paramount ME2 mount, Moravian G4 16803 camera, RGB-Ha-SII-OIII composite, 253 hours total exposure

 

Foto: Cielaustral team / Astronomy Photographer of the Year 2021

NGC 6723, NGC 6726, NGC 6727 and NGC 6729 - Dark Molecular Cloud in Corona Australis

16 / 210

NGC 6723, NGC 6726, NGC 6727 and NGC 6729 - Dark Molecular Cloud in Corona Australis

La Nube Molecular Oscura, la cual se encuentra en la constelación de Corona Australis, se halla a unos 554 años luz de distancia de la Tierra. A la izquierda de la imagen, muy lejos, se encuentra el cúmulo globular NGC6723 que está a unos 28.400 años luz de distancia. NGC6723 reside justo dentro de la frontera de la constelación de Sagitario.

Planewave CDK 12.5" telescope at f/8, Astrodon and Baader filters, AP900GTO mount, SBIG STXL-11000 + AOX camera, L-RGB-Ha composite, 82.58 hours total exposure

 

Foto: Steven Moh / Astronomy Photographer of the Year 2021

Dolphin Head Nebula

17 / 210

Dolphin Head Nebula

Esta es una imagen bicolor de la Nebulosa de la Cabeza del Delfín, también denominada Sharpless 308 (Sh2-308); una región H-II en el centro de la constelación del Can Mayor. Se trata de una las imágenes favoritas del fotógrafo, la cual representa notablemente cómo los vientos y fuerzas interestelares han creado esta burbuja cósmica perfecta en el espacio exterior. La estrella responsable de crear esta burbuja cósmica es la estrella brillante cerca del centro de la nebulosa y está categorizada como una estrella Wolf-Rayet.

ASA 500N telescope at f/3.8, Astrodon filters, ASA DDM85 Premium mount, FLI PL16803 camera, Ha-OIII composite, 1.5 hours total exposure

Foto: Yovin Yahathugoda / Astronomy Photographer of the Year 2021

Bicolour Veil Nebula

18 / 210

Bicolour Veil Nebula

El complejo de la nebulosa de la Vela es el remanente de una explosión de supernova gigante. Esta imagen muestra sólo una parte del mismo, ya que toda la nebulosa tiene alrededor de 6 veces el diámetro de la Luna. Los objetos de este tipo se pueden fotografiar de forma muy eficaz con filtros de banda estrecha. Para obtener esta imagen, el fotógrafo procesó una foto bicolor a partir de imágenes monocromáticas de emisiones de hidrógeno-alfa y oxígeno.

SkyWatcher 200/800 Newton Astrograph telescope at f/4.6, Astronomik Ha and OIII filters, SkyWatcher NEQ6 Pro mount, Moravian G3-16200 Mark II camera, Ha-OIII composite, 12 hours total exposure

 

 

Foto: Péter Feltóti / Astronomy Photographer of the Year 2021

Representación artística del fenómeno de extracción por presión de ariete en la eliminación de gas de las galaxias satélite

19 / 210

Representación artística del fenómeno de extracción por presión de ariete en la eliminación de gas de las galaxias satélite

Foto: ICRAR, NASA, ESA, the Hubble Heritage Team (STScI/AURA)

Representación de las órbitas en resonancia de TOI-178

20 / 210

Representación de las órbitas en resonancia de TOI-178

Foto: ESO/L. Calçada

TOI 700

21 / 210

TOI 700 d

Foto: NASA

Sistema TOI 700

22 / 210

Sistema TOI 700

Foto: NASA

El primer plano de un objeto lejano

23 / 210

El primer plano de un objeto lejano

Los astrónomos ya habían descubierto hace mucho tiempo los miles de objetos que acechan en el cinturón de Kuiper, una región allende la órbita del planeta Neptuno, y la cual se cree, alberga material poco alterado de los primeros momentos del Sistema Solar. Sin embargo no ha sido hasta este año 2019 que, gracias a la sonda espacial New Horizonts de la NASA, los científicos han conseguido un primer plano de uno de estos objetos, el bautizado como Arrokoth. Su forma extraña y sus superficies homogéneas y no marcadas, respaldan una nueva teoría sobre la génesis planetaria. Según esta, los protoplanetas no crecen por colisión tras colisión. Más bien, poco después de que se formara el Sol, la electricidad estática reunió los granos polvorientos en piedras de un centímetro de tamaño; el remolino de la nebulosa primordial formada durante los comienzo de nuestro sistema solar provocaría a su vez que estos guijarros, cada vez más grandes, se juntaran en nubes y colapsaran gravitacionalmente en formaciones rocosas de hasta un kilómetro. 

Foto: NASA / Roman Tkachenko

24 / 210

Inflación Cósmica

Foto: Christine Daniloff / MIT, ESA / Hubble / NASA

25 / 210

Los cambios se deben a las manchas solares o a los rayos cósmicos

Las manchas solares son regiones de la superficie del astro que albergan una intensa actividad magnética y pueden ir acompañadas de erupciones solares. Si bien estas manchas poseen la capacidad de modificar el clima de la Tierra, desde 1978 los científicos han empleado sensores en satélites para obtener un registro de la energía solar que llega al planeta y no han observado la existencia de una tendencia ascendente, por lo que no pueden ser la causa del calentamiento global reciente.

Los rayos cósmicos son radiación de alta energía originada fuera del sistema solar, surgida, quizá, en galaxias lejanas. En alguna ocasión se ha señalado que estos rayos podrían ser uno de los motivos por los que se “fabrican” las nubes, por lo que si se redujera la cantidad de rayos que alcanzan la Tierra disminuiría el número de nubes, lo cual haría que se reflejase menos luz solar en el espacio y, como consecuencia, que el planeta se calentase.

Sin embargo, esta teoría tiene dos escollos. En primer lugar, la ciencia demuestra que los rayos cósmicos no son demasiado eficaces a la hora de crear nubes, y en segundo, a lo largo de los últimos 50 años la cantidad de radiación cósmica que alcanza la Tierra ha aumentado hasta establecer nuevos récords durante los últimos años. Si la hipótesis fuese correcta, los rayos cósmicos deberían enfriar el planeta, pero lo cierto es que está ocurriendo todo lo contrario.

 

Foto: NASA

26 / 210

Saturno

Foto: NASA / ESA / A. Simon (Goddard Space Flight Center) / M.H. Wong (U.C. Berkeley)

27 / 210

Exoplaneta K2-18b y su estrella anfitriona

Foto: ESA / Hubble / M. Kornmesser

28 / 210

La colisión de dos galaxias

Hace aproximadamente 100 millones de años, una galaxia más pequeña se hundió en el corazón de la galaxia de la Rueda del Carro, creando breves ondas de formación estelar. La primera ondulación que aparece como un anillo exterior azul brillante alrededor del objeto más grande, irradiando luz ultravioleta, fue visible para el telescopio GALEX. Los grupos de rosa a lo largo del anillo azul externo son rayos X (observados por Chandra) y radiación ultravioleta. Una combinación de luz visible e infrarroja captadas por el Hubble y el Spitzer, representan el anillo interno amarillo-naranja y el centro de la galaxia, y que conforman la segunda onda de choque, creada en la colisión. Los tonos verdes pertenecen a la luz visible de estrellas más antiguas y menos masivas. Aunque los astrónomos no han identificado qué galaxia colisionó con la galaxias de la Rueda del Carro, se pueden ver dos de las tres galaxias candidatas en esta imagen en la parte inferior izquierda del anillo, una como una burbuja de neón y la otra como una espiral verde

Foto: NASA/JPL-Caltech/STScI/CXC

29 / 210

El arcoíris del molinillo

Esta imagen de Messier 101, también conocida como la galaxía del Molinillo o M101, combina datos en infrarrojo, visible, ultravioleta y rayos X del Spitzer y otros tres telescopios espaciales de la NASA. Los colores rojos muestran la luz infrarroja, como la vio el Spitzer. Estas áreas muestran las zonas en la galaxia donde se forman las estrellas. El componente amarillo es la luz visible, observada por Hubble. La mayor parte de esta luz proviene de las estrellas, y trazan la misma estructura en espiral que las líneas de polvo que se ven en el infrarrojo. Las áreas azules son luz ultravioleta, emitida por estrellas jóvenes y calientes que se formaron hace aproximadamente 1 millón de años y que fueron observadas por GALEX. Las áreas más calientes se muestran en púrpura, donde Chandra observó la emisión de rayos X de las estrellas que explotan y mueren. M101 es un 70% más grande que nuestra Vía Láctea, con un diámetro de aproximadamente 170,000 años luz, y se encuentra a una distancia de 21 millones de años luz de la Tierra.

Foto: NASA/ JPL Caltech

30 / 210

Una araña espacial vigila a estrellas jóvenes

Ubicada a unos 10.000 años luz de la Tierra en la constelación del Auriga, la nebulosa de la Araña reside en la parte exterior de la Vía Láctea. Combinando datos del Spitzer y el Two Micron All Sky Survey (2MASS), la imagen muestra nubes verdes de polvo iluminadas por la formación de estrellas en la región. A la derecha, contra el fondo negro del espacio, se encuentra un brillante grupo de estrellas llamado Stock 8. La radiación de este cúmulo forma un cuenco en las nubes de polvo cercanas.

Foto:

31 / 210

Una obra maestra

Ubicada a 1.500 años luz de la Tierra, la nebulosa de Orión es el punto más brillante en la espada de la constelación de Orión. Cuatro estrellas masivas, denominadas colectivamente el Trapecio, aparecen como una mancha amarilla cerca del centro de la imagen. Los datos de las luces visible y ultravioleta del Hubble aparecen como remolinos de color verde que indican la presencia de gas calentado por la intensa radiación ultravioleta de las estrellas del trapecio. Estrellas más lejanas aparecen como manchas verdes y las estrellas en primer plano como manchas azules. Mientras tanto, la vista infrarroja de Spitzer expone las moléculas ricas en carbono conocidas hidrocarburos aromáticos policíclicos, que se muestran aquí como briznas de rojo y naranja. Los puntos de color amarillo anaranjado son estrellas jóvenes incrustadas en capullos de polvo y gas.

Foto: NASA/JPL-Caltech/STScI

32 / 210

El Spitzer revela humo estelar

Messier 82, también conocida como la galaxia del cigarro Cigarro o M82, es un semillero de estrellas jóvenes y masivas. En luz visible, aparece como una barra difusa de luz azul, pero en esta imagen infrarroja, los científicos pueden ver enormes nubes rojas de polvo expulsadas al espacio por los vientos y la radiación de esas estrellas. Messier 82 se encuentra a unos 12 millones de años luz de distancia en la constelación de la Osa Mayor.

Foto: NASA/JPL-Caltech

33 / 210

La galaxia espiral Messier 81

Esta imagen infrarroja de la galaxia Messier 81, o M81, revela carriles los de polvo iluminados por la formación estelar activa en los brazos espirales de la galaxia. Ubicado en la constelación norte de la Osa Mayor (que incluye el Big Dipper), M81 también está a unos 12 millones de años luz de la Tierra.

Foto: NASA/JPL-Caltech/K. Gordon (University of Arizona) & S. Willner (Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics)

34 / 210

Las nubes torturadas de Eta Carinae

La estrella brillante del centro de esta imagen es Eta Carinae, una de las estrellas más masivas de la Vía Láctea. Con alrededor de 100 veces la masa del Sol y al menos 1 millón de veces su brillo, Eta Carinae libera tal cantidad de energía que ha erosionado la nebulosa circundante. La visión infrarroja del Spitzer nos permite ver el polvo de la nebulosa, que se muestra en rojo, así como las nubes de gas caliente y brillante, que parecen verdes.

Foto: NASA/JPL-Caltech

35 / 210

El Spitzer espía al espectacular sombrero

Ubicada a 28 millones de años luz de la Tierra, Messier 104, también llamada la galaxia Sombrero o M104, es llamativa por su orientación hacia nuestro planeta. Las observaciones del Spitzer fueron las primeras en revelar el suave y brillante anillo de polvo -visto en rojo- que rodea la galaxia. La vista completa de Spitzer también muestra que el disco está deformado, resultado probablemente del un encuentro gravitacional con otra galaxia. Las áreas agrupadas que se ven en los bordes lejanos del anillo indican regiones de formación de estrellas jóvenes.

Foto: NASA/JPL-Caltech/STScI

36 / 210

Estrellas bebé envueltas en una manta de polvo cósmico

Las estrellas recién nacidas se asoman desde debajo de su manto de polvo en esta imagen de la nebulosa Rho Ophiuchi. Llamado "Rho Oph" por los astrónomos y ubicado a unos 400 años luz de la Tierra, es una de las regiones de formación estelar más cercanas a nuestro propio sistema solar. Las estrellas más jóvenes en esta imagen están rodeadas de discos polvorientos de material a partir del cual se están formando las estrellas y sus potenciales sistemas planetarios. Las estrellas más evolucionadas, que han perdido su material natal, son azules. La nebulosa blanca extendida a la derecha del centro es una región de la nube que brilla con luz infrarroja debido al calentamiento del polvo por estrellas jóvenes brillantes cerca del borde derecho de la nube.

NASA/JPL-Caltech/Harvard-Smithsonian CfA

37 / 210

Estrellas gigantes producen olas

Esta imagen del Spitzer muestra a la estrella gigante Zeta Ophiuchi y la onda de choque frente a ella. Visible solo con luz infrarroja, el arco de choque es creado por los vientos que fluyen desde la estrella generando ondas en el polvo circundante. Ubicada aproximadamente a 370 años luz de la Tierra, Zeta Ophiuchi eclipsa a nuestro Sol: es aproximadamente 6 veces más caliente, 8 veces más ancho, 20 veces más masivo y aproximadamente 80.000 veces más brillante. Incluso a su gran distancia, sería una de las estrellas más brillantes del cielo si no estuviera en gran medida oscurecida por las nubes de polvo que la rodean.

Foto: NASA/JPL-Caltech

38 / 210

Las 7 hermanas posan para el Spitzer

El cúmulo estelar de las Pléyades, también conocido como las Siete Hermanas, es un objetivo frecuente para los observadores del cielo nocturno. Esta imagen de Spitzer se acerca a algunos miembros de la hermandad. Vistas en el infrarrojo, las estrellas parecen flotar sobre un lecho de plumas. Los filamentos que rodean las estrellas son polvo, y los tres colores representan diferentes longitudes de onda de luz infrarroja. La porción más densa de la nube de polvo aparece en amarillo y rojo, y las afueras más difusas aparecen en tonos verdes.

Foto: NASA/JPL-Caltech

39 / 210

La nebulosa de la Hélice

Localizada a unos 700 años luz de la Tierra, la nebulosa de la Hélice, con forma de ojo, es una nebulosa planetaria, o los restos de una estrella similar al Sol. Cuando estas estrellas se quedan sin su suministro de combustible interno, sus capas externas se hinchan; la nebulosa se calienta por el núcleo caliente de la estrella muerta, llamada enana blanca, que no es visible en esta imagen, pero se encuentra en el medio del "ojo". Nuestro Sol se convertirá en una nebulosa planetaria cuando muera en unos 5 mil millones de años. Este espectacular objeto celeste, una estrella moribunda que se desenmaraña en el espacio, es por igual uno de los objetos favoritos de astrónomos aficionados y profesionales. Spitzer ha cartografiado la estructura exterior expansiva de esta nebulosa de seis años luz de ancho, y ha sondeado la región interior alrededor de la estrella muerta central para revelar lo que parece ser un sistema planetario que sobrevivió a la caótica agonía de su estrella anfitriona.

Foto: NASA/JPL-Caltech / J. Hora (Harvard-Smithsonian CfA)

40 / 210

Eta Carinae

Foto: NASA / ESA / N. Smith / J. Morse

41 / 210

Representación artística de un cuásar frío

Esta concepción artística representa un cuásar que ya ha despejado el centro de la galaxia de gas y polvo, y cuyos vientos ahora se están propagando a las afueras de la misma. Pronto, no quedará gas ni polvo, tan solo un cuásar azul luminoso.

Foto: Michelle Vigeant

42 / 210

Representación artística de un cuásar

Los cuásares se forman cuando el agujero negro situado en el centro de una galaxia comienzan a "engullir" toda la materia que se encuentra a su alrededor. Durante este proceso y formando lo que se conoce como un disco de acreción, todo el material que rodea al agujero negro súper masivo se precipita hacia su centro de un modo parecido al que lo haría el agua que se escapa por un sumidero. Y durante este proceso, las velocidades alcanzadas por la ingente cantidad de materia en movimiento dan lugar a la liberación de una descomunal cantidad de energía en forma de ondas de radio, luz, infrarrojo, ultravioleta y rayos X, que hacen de los cuásares los objetos más brillantes del universo conocido.

Foto: NASA

43 / 210

Recreación artística de una superfulguración solar

Foto: NASA / D. Player

44 / 210

Núcleo cristalizado de una enana blanca

Esta iIlustración muestra una enana blanca, el remanente muerto de una estrella como nuestro Sol, con un núcleo cristalizado y sólido. Las enanas blancas son los restos de estrellas medianas similares a nuestro Sol. Una vez que estas estrellas han quemado todo el combustible nuclear en su núcleo, arrojan sus capas externas, dejando atrás un núcleo caliente que comienza a enfriarse. Los datos capturados por la nave espacial de cartografía de galaxias de la ESA, Gaia, revelaron por primera vez cómo las enanas blancas se convierten en esferas sólidas a medida que la materia originalmente caliente dentro de su núcleo comienza a cristalizarse, volviéndose sólida

Foto: University of Warwick/Mark Garlick

45 / 210

La evolución de las estrellas

Representación artística de algunas de las posibles vías evolutivas para estrellas de diferentes masas :

Algunas protoestrellas, enanas marrones, nunca se calientan lo suficiente como para encenderse en estrellas de pleno derecho, y simplemente se enfrían y se desvanecen.
Las enanas rojas, el tipo más común de estrella, siguen ardiendo hasta que han transformado todo su hidrógeno en helio, convirtiéndose en una enana blanca.
Las estrellas similares al Sol se convierten en gigantes rojas antes de explusar sus capas externas formando coloridas nebulosas, mientras sus núcleos colapsan en una enana blanca.
Las estrellas más masivas colapsan abruptamente una vez que han quemado su combustible, provocando una explosión de supernova o una explosión de rayos gamma, y dejando atrás una estrella de neutrones o un agujero negro.

Foto: ESA

46 / 210

Representación artística del exoplaneta Barnard-b

La estrella única más cercana al Sol alberga un exoplaneta al menos 3,2 veces tan masivo como la Tierra, una llamada supertierra. Utilizando datos de un conjunto de telescopios de todo el mundo (incluyendo el instrumento cazador de planetas HARPS de ESO), se ha revelado la existencia de este mundo helado y débilmente iluminado. El planeta recién descubierto es el segundo exoplaneta conocido más cercano a la Tierra. La estrella de Barnard es la estrella más rápida del cielo nocturno.

Foto: ESO/M. Kornmesser

47 / 210

Mision Apolo XII

Foto: NASA / MSFC

48 / 210

Ilustración de un diluvio intergaláctico

En las profundidades del corazón del cúmulo de galaxias más brillante, Abell 2597, los astrónomos observaron por primera vez en 2016, un pequeño grupo de nubes de nubes gigantes de gas precipitando su contenido sobre el agujero negro central en forma de “lluvia”.

Foto: NRAO/AUI/NSF/ Dana Berry/SkyWorks / ALMA / ESO/NAOJ

49 / 210

Fuente galáctica en Abell 2597

Composición del cúmulo de galaxias Abell 2597 mostrando el flujo de gas en forma de fuente, alimentado por el agujero negro supermasivo de la galaxia central. Los datos de ALMA muestran en amarillo el gas frío. En rojo, los datos del instrumento MUSE, muestran el gas de hidrógeno caliente en la misma región. En color azul-púrpura se ve el gas caliente ionizado y extendido, tal y como lo reflejan los datos del Observatorio Chandra de rayos X.

 

Los datos amarillos de ALMA muestran material que cae y los datos rojos de MUSE material lanzado en un inmenso chorro impulsado por el agujero negro.

Foto: ALMA/ESO/NAOJ/NRA / Tremblay et al. /AUI /NSF / B. Saxton; NASA/Chandra /VLT

50 / 210

Rigel and the Witch Head-Nebula

Segundo puesto en la categoría: Stars and Nebulae

El cielo oscuro de Namibia era el lugar perfecto para capturar la maravilla de la Nebulosa Cabeza de Bruja y Rigel. La Nebulosa Cabeza de Bruja es una nube de gas molecular muy débil que está iluminada por la estrella supergigante Rigel, la séptima estrella más brillante del cielo y la estrella más brillante en la constelación de Orión.

Tivoli Southern Sky Guest Farm, Namibia

Takahashi FSQ 106 ED telescope, Astro-Physics 1200 GTO mount, Canon EOS 6D Cooling CDS Mod camera, 383-mm f/3.6 lens, ISO 1600, 1, 3 and 6 min, total 5 Hours exposure

Foto: Mario Cogo / Insight Investment Astronomy Photographer of the Year