Tradiciones

1 / 188

1 / 188

Bnei Brak, Tel Aviv, Israel

Foto:AP

2 / 188

Béjar, Salamanca, España

Foto: AP

3 / 188

Rosenthal, Alemania

Foto: AP

4 / 188

Caravaca de la Cruz, Murcia, España

Foto: AP

5 / 188

Éfort, Alemania

Foto: AP

6 / 188

El gran desfile de San Patricio

El tradicional y gran desfile es el colorido evento con el que culmina el Festival de San Patricio. Cada año congrega a miles de participantes y espectadores.

Foto: Turismo de Irlanda

7 / 188

Moscú, Rusia

Foto: AP

8 / 188

Venecia, Italia

Foto: AP

9 / 188

Las cubanitas

Fotografía finalista en la categoría: Contemporary Issues

Pura recorre su vecindario en un convertible rosado de la década de 1950, mientras la comunidad se reúne para celebrar su decimoquinto cumpleaños en La Habana, Cuba.
Celebrar "la quinceañera" de una niña -decimoquinto cumpleaños- es una tradición en parte del mundo latino que marca la mayoría de edad y la transición de una niña hacia una condición de mujer. Es un específico para cada género,  pero tradicionalmente para las mujeres muestra la pureza y la disposición de una niña para contraer matrimonio. Las familias hacen un gran gasto, a menudo celebrando el festejo con una fiesta lujosa. La niña se viste como una princesa, viviendo una fantasía y una idea percibida de la feminidad. En Cuba, la tradición se ha transformado en una actuación que involucra tomas de fotos y vídeos, y a menudo documentada en un fotolibro. La quinceañera de Pura tenía una especial conmoción, ya que algunos años antes, al haber sido diagnosticada con un tumor cerebral, le dijeron que no viviría más allá de los 13 años.

Foto: Diana Markosian / Magnum Photos / World Press Photo 2019

10 / 188

Dordoña, Francia

Los castillos que salpican a esta región de Francia deslumbran a todo el resto; pero tal vez el verdadero tesoro no resida únicamente en estas fantasías hechas arquitectura, sino que esté en toda la riqueza cultural de la Dordoña. Y a ello se dedica, precisamente, la Félibrée, una celebración anual por todo lo alto de la cultura del occitano, incluida la comida, la música, la danza y la langue d’oc (el idioma occitano). Éste año será especial, pues los días 5, 6 y 7 de julio se celebrará el centenario de  la Félibrée en el pueblo de Périgueux. Además, el viajero se va a encontrar con casi una decena de restaurantes con estrellas Michelin, 15 sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO, amén de algunos hoteles de lujo y campos de golf

 

Foto: AgeFotostock

11 / 188

Vevey, Suiza

¿Cuántos años estás dispuesto a esperar una fiesta? En la pequeña ciudad de Vevey, en el cantón de Vaud, entre la montaña y el lago Léman, esperan hasta 20 años. O lo que es lo mismo: la Fête des Vignerons se celebra sólo cinco veces por siglo. Se trata de una fiesta, reconocida como Patrimonio Cultural Inmaterial por la UNESCO, para homenajear las tradiciones y culturas del vino de la región de Lavaux, famosa por sus caldos blancos. Se organizó por primera vez en Vevey en 1979 y si te la pierdes el próximo año, ¡tendrás que esperar hasta el 2039!

 

Foto: AgeFotostock

12 / 188

Salvador de Bahía, Brasil

Dejad que Río de Janeiro se lleve la fama, que el alma musical de Brasil está en Salvador de Bahía. Aquello es una rica sopa de múltiples géneros musicales, como la bossa nova, la samba o tropicália, que nacieron en esta vibrante ciudad fundada por los portugueses en 1549. Con este pedigrí entre los destinos musicales del mundo era difícil que la UNESCO no la designara Ciudad de la Música en 2016. Tal vez, entre los movimientos musicales más populares que se pueden escuchar en Salvador de Bahía se encuentra el Axé, que se encarga de la banda sonora de "la fiesta callejera más grande del mundo": el Carnaval de Salvador (del 27 de febrero al 5 de marzo). Precisamente, la ciudad abrió puertas en 2018 de la Casa del Carnaval, para dar a conocer la cultura carnavalesca a todos aquellos viajeros que no puedan viajar en las fechas de su celebración.

Foto: AgeFotostock

13 / 188

Tamborrada de Calanda y provincia de Teruel

Los pueblos de la provincia de Teruel se llevan la parte más ruidosa de esta tradición. En gran parte de ellos se celebra la Semana Santa con potentes tamborradas. Tal vez la más famosa sea la de Calanda; pero se celebra también en pueblos como Híjar, Alcañiz, Alcorisa, Andorra o Urrea de Gaén. Cada localidad tiene su propio toque y los vecinos se visten con túnicas de diferentes colores. Pero todos comienzan a darle a la percusión a partir de las doce de la noche del Jueves Santo, con la señal de Romper la Hora. En Aragón, las fiestas de los pueblos que conforman la Ruta del Tambor y el Bombo están declaradas todas como de Interés Turístico Nacional.

Foto: AgeFotostock

14 / 188

Baena (Córdoba)

La bella ciudad de Baena, alzada sobre el cerro, vive con fervor cada Semana Santa una sonada tamborrada. Casi 6.000 participantes, "judíos" que según el color de las crines de su atuendo son "Coliblancos" o "Colinegros", desfilan entre imágenes religiosas dándole fuerte a los tambores. ¡Imaginad el estruendo que sale de las sinuosas calles del municipio!

Foto: AgeFotostock

15 / 188

Alcora (Castellón)

Con la rompida de la Hora, en Alcora, más de mil tambores y bombos retumban en el mediodía del Viernes Santo. Cada año, en la popular plaza de España, un invitado famoso es el encargado de iniciar esta fiesta tradicional. Tras la rompida, se inicia una procesión que pasa por las vías más importantes del municipio.

Foto: Turisme de l'Alcora

16 / 188

Alzira (Valencia)

La Semana Santa de Alzira, declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional en 1988, se remonta a la época medieval. En el marco de la misma, se celebra la Jornada de Exaltación del Tambor y el Bombo Ciudad de Alzira, declarada, a su vez, como declarada Bien de Interés Cultural Inmaterial por la Generalitat Valenciana en Enero del 2012. Hay incluso, una estatua en honor a los miles de tamborileros llegados de toda España. Con ésta ya son dos las fiestas alcireñas que logran el reconocimiento internacional de la Unesco, pues el conjunto de Fallas valencianas ya fueron inscritas como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2016.

Foto: AgeFotostock

17 / 188

Tobarra (Albacete)

En la provincia de Albacete, las tamborradas que han pasado a estar englobadas como Patrimonio Inmaterial han sido las de Agramón, Hellín y Tobarra. Ésta última es quizá la más mediática después de que en varios años hayan llegado a no hacer al cambio horario de verano hasta un día después que el resto de la Península. Y es que la tradición es la que manda: con la Semana Santa de Tobarra, declarada de Interés Turístico Nacional, hay tamborrada durante 104 horas -de las 16.00 horas de Miércoles Santo a las 21 horas de Domingo de Resurrección—.

Foto: AgeFotostock

18 / 188

Moratalla y Mula (Murcia)

En la Región de Murcia, las tamborradas de Moratalla y Mula son las recogidas como Patrimonio Inmaterial. En Mula se sigue la tradición desde las doce de la noche del Martes Santo hasta las cuatro de la tarde del Miércoles Santo. Es la Noche de los Tambores, declarada de Interés Turístico Nacional. Mientras que en Moratalla, se trata del Jueves Santo, el Viernes Santo y el Domingo de Resurrección a partir del mediodía y hasta las doce de la noche.

Foto: AgeFotostock

19 / 188

Belén de arena de Las Canteras

Vuelve uno de los eventos navideños más especiales de Gran Canaria con el belén de la playa de Las Canteras. En ésta su decimotercera edición, dedicada  a la infancia y a los derechos de las niñas y los niños, se ha contado con la participación de ocho artistas de prestigio internacional de seis países diferentes. Ya está todo listo para que en el primer fin de semana de diciembre se abra a todos los visitantes.

Foto: Turismo Islas Canarias

20 / 188

El Belén de arena de Canarias

Son las más de 2.000 toneladas de arena y figuras que pueden llegar hasta los cuatro metros de altura para representar diferentes escenas del nacimiento lo que hacen de este belén uno de los más espectaculares de España. Otro de los elementos es el clima, ya que no deja de ser un privilegio poder disfrutar de una Navidad con temperaturas que oscilan entre los 21ºC y los 27ºC.

Foto: Turismo de Las Palmas de Gran Canaria

21 / 188

Mercadillos navideños y fin de fiesta en Dublín

¡Es la gran fiesta! O el cierre perfecto a tu escapada navideña a Irlanda. En Dublín celebran por todo lo alto el Festival de Nochevieja de Dublín (New Year’s Eve Festival). Las luces se vuelcan en las fachadas de los monumentos más icónicos y las calles secundarias se convierten en un verdadero carnaval. Antes, pero (los días 6–9 y 13–16 de diciembre), en el Dublin Flea Christmas Market podrás hacerte con la mejor decoración navideña. Allí, diseñadores, artesanos, artistas y coleccionistas en general exponen sus productos en más de 280 puestos.

Foto: Turismo de Irlanda

22 / 188

mercadillo navideño de Belfast

El mercadillo navideño de Belfast es uno de los más especiales de Irlanda. Comienza el 17 de noviembre y no cierra hasta el 22 de diciembre. Mientras tanto, entre sus puestos y cabañas decoradas, podrás probar diferentes platos tradicionales y gastronomía internacional. Para entrar en calor, lo mejor una taza caliente de Glühwein. Y mientras das sorbos al vino caliente, déjate tentar por los diferentes artículos de decoración que se exponen.

Foto: Turismo de Irlanda

23 / 188

Magia en el carrusel

Las luces y la música girando hacen del carrusel una de las postales navideñas más pintorescas de Madrid. Un nuevo año, hasta el 13 de enero, esta atracción vintage en Plaza de Oriente hará soñar a los más pequeños de la familia. Pero no será el único, en la Plaza de Santa Cruz, también hay la posibilidad de vivir la magia de un carrusel.

Foto: istock

24 / 188

Celebración del Obon en Fukukoa

Foto: Eric Lafforgue/Getty Images

25 / 188

Katmandú, Nepal

Foto: AP

26 / 188

Mujer de la tribu indígena bereber de los Amazigh

Foto: AP

27 / 188

Fira de Tots Sants en Cocentaina (Alicante)

Un Privilegio otorgado en 1346 por parte del rey de Aragón hace de ésta, la celebración de Todos los Santos documentada como más antigua de España. Lo amplio de su zona comercial (más de 135.000 m2), las actividades culturales y la historia la han convertido en Fiesta de Interés Turístico Nacional. Está dividida en varios espacios, y hay un mercado medieval, actividades infantiles, exposiciones y este año como novedad un espacio tecnológico.

Foto: Fira de Tots Sants

28 / 188

La Noche de Finaos en Canarias

“Finaos” es una forma muy canaria de referirse a los finados; es decir, a los difuntos. La Noche de Finaos es una tradición eminentemente familiar, porque se trata de recordar a los más próximos y que ya no están. Algo así como un paso previo a la visita de los cementerios del día siguiente, por Todos los Santos. Se pasaba la noche así, entre historias, con castañas asadas, nueces, higos y alguna copa que otra de vino o anís dulce. Esta tradición aún sigue viva en muchos pueblos y barrios de Islas Canarias.

Foto: NachoG. Oramas

29 / 188

Tradiciones VS Halloween

La noche del 31 de octubre se celebra la Víspera de Todos los Santos, más conocida en el mundo anglosajón como Halloween. Ya sabéis, esa noche entre terrorífica y divertida con disfraces, calabazas decoradas y niños viviendo aventuras. Hasta hace poco, sólo lo veíamos en las películas; pero ya se celebra también por aquí. Y está bien disfrutarla; aunque conviene no olvidar las tradiciones… Algunas, además, son mucho más curiosas.

 

Foto: AgeFotostock

30 / 188

Panallets en la castañada catalana

No hay celebración popular sin alianza con la cocina. Por eso, gran parte de la gastronomía española se basa en el calendario de fiestas y tradiciones. Así, en Cataluña, en la noche del 31 de octubre, para celebrar la Castanyada, además de las acostumbradas castañas asadas se comen los panellets, acompañados de moscatel. Los panellets son unas bolitas hechas de masa de boniato y azúcar con piñones. ¡Están deliciosos!

Foto: AgeFotostock

31 / 188

El Festival de las Ánimas de Soria

Todos los Santos es una jornada perfecta para las leyendas… Eso lo sabía bien Bécquer quien, además de preguntar qué era la poesía mirándonos a la pupila, escribió unas cuantas leyendas que perduran a día de hoy, como la El Monte de las Ánimas, ambientada en Soria. La Noche de las Ánimas comienza con un paseo nocturno a las 20 h. por la ciudad y la lectura de la leyenda a los pies del Monte de las Ánimas, en la ribera del río Duero. Otro de los escenarios del Festival de las Ánimas son las ruinas del monasterio de San Juan de Duero.

Foto: AgeFotostock

32 / 188

El fuego y las castañas del Magosto

El Magosto es tan genial que se celebra más o menos de igual forma en diversos lugares de España; sobre todo, en Galicia; pero también en Cantabria, Asturias, la provincia de León, Zamora y Salamanca. Incluso llega a algunas zonas de Portugal. ¿Qué en qué consiste? Básicamente en asar castañas y comérselas mientras se vela a los difuntos. Por eso el fuego, que tradicionalmente en el campo gallego se dejaba encendido toda la noche para que los espíritus de los difuntos pudieran calentarse. Lo más común era pasar la noche en lareiras (cocinas) y acompañar a las castañas con chorizo y vino. El olor a leña, la noche, el fuego, hacen del Magosto una celebración perfecta para las buenas historias de aparecidos. Como dato curioso: el Magosto está muy vinculado con la tradición celta, por lo que si ves calabazas iluminadas no creas que es por imitar la decoración de Halloween.

Foto: AgeFotostock

33 / 188

Don Juan Tenorio Alcalá de Henares

El mito de Don Juan llega cada año a Alcalá de Henares de la mano de Zorrilla. Las historias de cementerios, aparición de espectros y amores imposibles le vienen muy bien a la noche de Todos Los Santos. Eso lo saben muy bien en la localidad madrileña que cada noche del 31 de octubre reúne a un público de miles de personas que quieren ver la representación de José Zorrilla en la Huerta del Palacio Arzobispal. Su importancia y valor cultural fue reconocido en el año 2018 al ser declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional.

Foto: Gtres

34 / 188

Gaztañerre Eguna (País Vasco y Navarra)

El “día de las castañas asadas” es una tradición gastronómica que se celebra en el País Vasco y también Navarra. La noche de Todos los Santos, amigos y familiares se juntan para comer castañas. La diferencia con otras celebraciones similares en otras partes de España es que en el País Vasco éstas se acompañan con caracoles en salsa y motokil (una masa hecha con harina de maíz).

Foto: AgeFotostock

35 / 188

Tosantos en Cádiz

En Cádiz tiene una forma muy particular de celebrar el 31 de octubre con los Tosantos (y no, no se trata de ninguna errata). Los gaditanos, prácticos y festivos, encontraron una forma muy suya de referirse a  fiesta de Todos los Santos. También debieron pensar que como en España casi cualquier fiesta comienza en los mercados, pues que por qué no llevar la fiesta a los mercados y así fue como comenzaron a disfrazar a los conejos, pescados, cerdos o gallinas de los mercados de la ciudad. Cómo no aprovechan para hacer alguna que otra referencia a políticos de toda ralea o personajes de las revistas del corazón. Por supuesto, el concurso está regulado en diferentes modalidades ya sean los decorados a base de carnes, pescados, frutas o verduras.

Foto: Cádiz Turismo

36 / 188

Calaveras típicas de Día de Muertos

Las calaveras son uno de los símbolos que tienen en común todas las regiones mexicanas durante las celebraciones del Día de Muertos. 

Foto: CPTM

37 / 188

Altar de Día de Muertos en Oaxaca

Los altares son otro de los elementos comunes en la tradición de Día de Muertos. En ellos no puede faltar los pétalos de cempasúchil, majares adorados por el fallecido, copal, agua bendita, la imagen del santo más importante y la imagen de los difuntos.

Foto: CPTM

38 / 188

Cementerio de Oaxaca en Día de Muertos

Durante el Día de Muertos, los cementerios no son lugares tétricos. Muy al contrario son lugares de celebración, adornados para la ocasión.

Foto: CPTM

39 / 188

Esposos en el desfile de Día de Muertos en Ciudad de México

Creada por José Guadalupe Posada, la Catrina se ha convertido en el símbolo más reconocible del Día de Muertos de México.

Foto: Christian Palma

40 / 188

Desfile de Día de Muertos en Ciudad de México

El de Ciudad de México es uno de los desfiles más importantes del Día de Muertos en todo el país. En él participan unos 2.000 voluntarios para que todo salga a la perfección.

Foto: Christian Palma

41 / 188

Barcelona

En pleno barrio Gótico y rodeando la catedral se instala la tradicional Fira de Santa Llúcia que se viene celebrando desde 1786 en este mismo lugar. En la feria se encuentran todo tipo de objetos decorativos de Navidad, árboles, muérdago, figuritas con las que montar el pesebre y el tradicional “tió”, un tronco ataviado con elementos navideños que es apaleado en los hogares catalanes para que ofrezca muchos regalos. Otra de las tradiciones catalanas que se puede encontrar en los puestos de la feria es la figurita del “caganer”, un personaje escatológico (se lo representa agazapado haciendo sus necesidades) que forma parte del pesebre. Cada año, el “caganer” suele adoptar la imagen de algunos de los personajes de actualidad. Del 30 de noviembre al 23 de diciembre.

42 / 188

Belfast

La capital norirlandesa es una de las primeras de Europa en abrir su mercadillo navideño. En un entorno donde las creencias religiosas se enfrentan, este mercado tradicional es un punto de encuentro festivo y entrañable. A las típicas casetas con objetos y regalos navideños, en Belfast se añaden las visitas guiadas al Castillo que en estas fechas se amenizan con una deliciosa degustación de té y pastelitos tradicionales, puestos de artesanía y conciertos. Del 17 de noviembre al 22 de diciembre.

43 / 188

Estrasburgo

Las luces navideñas inundan las calles, plazas y plazoletas del casco histórico de la capital de Alsacia (este de Francia), declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1988. Por estas fechas, las fachadas y las tiendas de la Grande Île (Gran Isla), de estilo medieval y rodeada de canales, están engalanadas con infinidad de adornos y luces. Su mercado de Navidad, que data de 1570, es el más antiguo de Francia. Los olores de especias y canela flotan en el aire y los villancicos resuenan en el interior de las iglesias. Los comerciantes ofrecen artesanía alsaciana, golosinas, vino caliente, buñuelos, etc. Del 23 de noviembre hasta el 30 de diciembre.

Foto: Oficina de Turismo de Estrasburgo y su región

44 / 188

Colmar

La región de Alsacia, de raíces germánicas, tiene una gran tradición en mercadillos navideños. A su bella imagen de cuento, surcada por canales flanqueados por casas con entramados de madera, la Navidad añade una escenografía perfecta. Todo el casco antiguo se ilumina y se decora con la participación de sus ciudadanos, se organizan muchísimas actividades culturales y festivas y se convierte en un gran teatro al aire libre. Colmar organiza un total de cinco mercados navideños en distintos puntos de la ciudad, entre los que destaca el dedicado plenamente a los niños, en Petite Venice; el de la plaza de los Dominicos, presidido por los vitrales de siglo XIV de su iglesia y el mercado de la plaza de Juana de Arco, al que los habitantes de Colmar acuden a deleitarse con las especialidades gastronómicas típicas de esta época. Desde el 23 de noviembre hasta el 30 de diciembre.

Foto: Gtres

45 / 188

Cracovia

La Plaza del Mercado (Rynek Glowny), una de las más hermosas de Europa, suele estar nevada en esta época del año, lo que añade un mayor atractivo al mercadillo navideño que se organiza en ella. Este enorme espacio se llena de casetas de madera que ofrecen productos tradicionales, juguetes, puestos de comida y donde se degusta el clásico vino caliente especiado. Además, el mercado navideño de Cracovia tiene otro aliciente, pues al estar situado junto a la histórica Lonja de los Paños –el gran mercado de artesanía de esta ciudad polaca, donde se está muy calentito– permite combinar el recorrido exterior con el interior, cosa muy recomendable a causa de las temperaturas extremas de Cracovia. Del 30 de noviembre al 26 de diciembre.

46 / 188

Berlín

La capital alemana acoge unos sesenta mercados de Navidad en bulevares, plazas, calles estrechas y museos. Uno de los más famosos es el que se instala frente al palacio barroco de Charlottenburg. Con el castillo de fondo, es uno de los más bonitos de la capital alemana. En él se puede adquirir artesanía y bisutería de calidad y llama la atención porque en las casetas hay calefacción, hecho que se agradece en la navidad berlinesa. Del 26 de noviembre al 26 de diciembre.

47 / 188

Núremberg

Es uno de los grandes momentos de esta ciudad alemana que vive la Navidad con gran intensidad en su centro histórico. Además de un enorme y tradicional mercado, el Christkindlesmarkt, Núremberg organiza en estas fechas diversas exposiciones y espectáculos, sus restaurantes ofrecen menús tradicionales, las calles se llenan de puestos que ofrecen vino caliente y aromático, pan de especias y salchichas asadas. Entre los actos que tienen lugar en estas fechas destaca el desfile de más mil escolares con linternas realizadas por ellos mismos que va desde la plaza del Mercado hasta el Castillo donde escenifican la historia de la Navidad. También se organiza una ruta guiada por los distintos belenes artesanos que se exponen en todo el centro de la ciudad. Del 30 de noviembre al 24 de diciembre.

48 / 188

Roma

El principal mercado navideño de Roma se celebra en un escenario majestuoso, la plaza Navona, donde se situaba el antiguo estadio de Domiciano, y alrededor de las espléndidas fuentes creadas por Bernini, como la Fuente de los Cuatro Ríos, de 1651. El mercadillo está dedicado a la Befana, Mercatino della Befana, una bruja buena, y en sus variopintos tenderetes se pueden encontrar objetos de decoración y figuras para decorar el belén, juguetes, dulces navideños y caramelos. Por ejemplo, las calze della Befana, unas típicas calzas rellenas de golosinas que la Befana regala a los niños el día de Reyes. Aún no se sabe la fecha de apertura, pero se podrá visitar hasta el 6 de enero.

A.F.R.

49 / 188

Trento

La región italiana del Trentino, de claras influencias centroeuropeas, alberga multitud de mercados navideños a cuya estampa se debe añadir un entorno alpino incomparable. El Mercatino di Natale de la ciudad de Trento se ubica en su centro medieval y reúne un centenar de casetas de madera la mayoría de las cuales ofrecen delicias gastronómicas locales como apple strudel, polenta brustolada (polenta asada), tortel de patate (pastel de patata) y aromático vino caliente. Del 24 de noviembre al 6 de enero de 2019.

50 / 188

Río Tigris, Bagdad, Irak

Foto: AP