Piratas

1 / 19

1 / 19

James Brooke, el rajá blanco

Llegó al sudeste asiático en busca de aventuras y allí luchó al lado del sultán de Brunei que lo nombró rajá del reino de Sarawak, en la isla Borneo. Apoyado por el imperio británico, fundó un reino independiente que fue gobernado por él y sus descendientes hasta 1946. Este óleo es un retrato de Brooke realizado por Francis Grant en 1847. 

FOTO: DEA / Album

2 / 19

«Encarnación»

Sellos de época colonial española.

© KINGSTON IMAGES / CAPTAIN MORGAN RUM

3 / 19

«Encarnación»

Herradura de una mula procedente del Encarnación.

© MEADOWS CENTER FOR WATER AND THE ENVIRONMENT

4 / 19

«Encarnación»

Una hoja de espada que formaba parte del cargamento del barco.

© KINGSTON IMAGES / CAPTAIN MORGAN RUM

5 / 19

«Encarnación»

Fotomosaico de la nave Encarnación.

© KINGSTON IMAGES / CAPTAIN MORGAN RUM

6 / 19

«Encarnación»

Uno de los cañones de Henry Morgan hallados por Fritz Hanselmann en el arrecife de Lajas, en Panamá.

© KINGSTON IMAGES / CAPTAIN MORGAN RUM

7 / 19

Piet Heyn

El corsario holandés que en 1628 capturó la flota de la plata reunida en La Habana.

MARY EVANS / ACI

8 / 19

El terrible Barbarroja

Hayreddín Barbarroja. Retrato de mediados del siglo XVI. Escuela italiana. Colección privada.

BRIDGEMAN

9 / 19

Asalto en el mar

«Es una cosa terrible verles con qué furor atacan un bajel», escribía un autor del siglo XVII sobre abordajes como el que representa este óleo de Van Eertvelt.

ALBUM

10 / 19

La lucha contra los piratas

Carlos v contra barbarroja. Dibujo para tapiz, de Jan Cornelisz. Siglo XVI. Museo de Historia del Arte, Viena.

ERICH LESSING / ALBUM

11 / 19

Recibimiento en Tolón

La flota de barbarroja es acogida en el puerto francés de Tolón en 1543. Miniatura por Matrakçi Nasuh. Museo de Topkapi, Estambul.

ART ARCHIVE

12 / 19

Cruel, avaro y lujurioso

Un cronista español de la época, López de Gómara, describía así a Barbarroja: «Era de buena disposición, si no engordara mucho; tenía las pestañas muy largas y perdió mucha vista. Ceceaba, sabía muchas lenguas y preciábase de hablar castellano [...]. Fue muy cruel, avariento sobremanera y muy lujurioso en dos maneras».

AKG / ALBUM

13 / 19

De corsario a pirata

Las correrías piráticas de Henry Morgan se concentraron en los años 1668-1671. Inicialmente estuvieron alentadas por el gobernador de Jamaica, Modyford, que concedió patentes de corso a bucaneros para atacar los intereses españoles. Pero en 1670 se firmó la paz entre Inglaterra y España, y cuando Morgan volvió de su gran expedición contra Panamá fue arrestado por el nuevo gobernador de Jamaica, Lynch, que lo acusó de piratería.

© EOSGIS

14 / 19

Morgan, el reclutador

Gracias a su fama de corsario de éxito, Morgan reclutaba fácilmente cientos de piratas. «No se daba mucha fatiga en buscar gente, antes bien le era preciso cerrar la puerta a los muchos que le querían seguir».

AGE FOTOSTOCK

15 / 19

Cartagena de Indias

Enclave mercantil perteneciente hoy día a Colombia, Cartagena fue uno de los objetivos más apetecidos para corsarios y piratas. El francés De Pointis la saqueó en 1697.

GABRIELE CROPPI / FOTOTECA 9X12

16 / 19

Defensa de Puerto Rico

El Morro de San Felipe, en San Juan de Puerto Rico, no pudo impedir la razzia que el pirata francés D’Ogeron y quinientos filibusteros lanzaron contra la isla caribeña en 1672.

WERNER BERTSCH / FOTOTECA 9X12

17 / 19

Batalla ante la ciudad

Exquemelin detalla casos de terribles torturas para lograr que los españoles capturados confesaran dónde estaban sus tesoros. A un pobre hombre que cogieron en casa de un rico propietario, le descoyuntaron los brazos, lo colgaron de los testículos, le cortaron narices y orejas, le quemaron paja en la cara y finalmente lo remataron de un lanzazo. En estos relatos, como en los referidos a violaciones de mujeres, quizás había un componente de animadversión personal por parte de Exquemelin. En todo caso, cuando Morgan volvió a Inglaterra y quiso rehabilitarse ante las autoridades, ganó un pleito por difamación a los editores del libro.

BRIDGEMAN

18 / 19

Incendio de Panamá

La expedición de Morgan contra Panamá es uno de los capítulos más emocionantes del libro Piratas de América, publicado por primera vez en 1679, la principal fuente sobre la piratería caribeña en el siglo XVII. Su autor, Alexandre Exquemelin, un francés que participó en la aventura, narra la épica travesía del istmo de Panamá, el combate en las afueras de la ciudad de Panamá y la conquista del enclave. Luego explica la búsqueda obsesiva de botín por parte de los piratas, incluso bajo las cenizas de la ciudad, donde no dejaron de hallar joyas escondidas por los españoles en pozos.

BRIDGEMAN

19 / 19

Captura de un galeón

El óleo de Jean-Antoine Gudin representa el abordaje de un navío español, frente a la costa de las Bahamas, por una banda de piratas franceses en el siglo XVII.

HERVÉ LEWANDOWSKI / RMN

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?