Paleontología

1 / 33
Pic 1 Blombos Cave drawing with ochre pencil on silcrete stone Credit Craig Foster . El dibujo más antiguo hecho por un humano

1 / 33

El dibujo más antiguo hecho por un humano

Detalle del dibujo hecho con ocre en una pieza de silcreta encontrada en la cueva de Blombos, Sudáfrica. Según los investigadores, la inscripción forma parte de un patrón más extenso, por lo que su tamaño podría ser mayor. Los investigadores se proponen descubrir cómo y con qué intención las dibujaron.

Foto: Craig Foster

Pic 3 The outside of Blombos Cave 2 Credit Magnus Haaland. Exterior de la cueva de Blombos, Sudáfrica

2 / 33

Exterior de la cueva de Blombos, Sudáfrica

Las excavaciones de la cueva de Blombos desvelaron otros secretos: como herramientas de hueso talladas y decoradas, cuentas hechas con conchas de caracoles marinos cubiertas de ocre, y otras piezas con inscripciones abstractas, algunas de ellas muy parecidas a otras previamente estudiadas.

Foto: Magnus Haaland

Pic 2 Inside Blombos Cave Credit Ole F Unhammer. Investigadores en el interior de la cueva de Blombos

3 / 33

Investigadores en el interior de la cueva de Blombos

El profesor Chris Henshilwood y su equipo trabajan en la cueva de Blombos, en Sudáfrica, donde fue hallada la roca silícea con la extraña inscripción hecha con ocre.

Foto: Ole Frederik Unhammer

Colección paleontológica Museo Nacional de Brasil. Colección paleontológica del Museo Nacional de Brasil

4 / 33

Colección paleontológica del Museo Nacional de Brasil

El Museo Nacional  de Brasil poseía una de las más importante colecciones paleontológicas de Latinoamérica con un total de 56.000 piezas, entre las cuales se encontraban algunos ejemplares únicos de dinosaurios.  

Foto: AgeFotostock

Huesos de bisonte

5 / 33

Huesos de bisonte

En una estrecha galería de la cueva de La Rexidora, Adrián Álvarez y Noelia Sánchez excavan un nivel de acumulación de huesos de bisonte . Este trabajo se lleva a cabo con gran delicadeza, utilizando utensilios de madera para no dañar los fósiles. A la izquierda se muestra la ubicación geográfica y la cronología, a escala del Cuaternario, de los yacimientos asturianos de La Rexidora y Jou Puerta.

Foto: Diego Álvarez Lao

Esqueleto de una hiena

6 / 33

Esqueleto de una hiena

El esqueleto completo de una hiena hallado en una sima de Asturias ofrece una información muy valiosa acerca de la fauna que pobló la cornisa cantábrica durante el Cuaternario.

Foto: Pau Fabregat

GPT-BC001260. Pinturas de la cueva de Chauvet

7 / 33

Pinturas de la cueva de Chauvet

Leones, renos, rinocerontes lanudos, bisontes, mamuts… Las pinturas de la cueva de Chauvet, en el sur de Francia, muestran las numerosas especies que poblaron la Europa occidental durante el Pleistoceno Superior. Representaciones paleolíticas como esta sugieren que los leones prehistóricos europeos carecían de la melena propia de sus actuales parientes africanos.
 

Foto: Compagnon Bruno / Age Fotostock

COVACIELLA-01R copy. Bisontes

8 / 33

Bisontes

Los bisontes de la cueva de La Covaciella, en el concejo de Cabrales, pintados hace unos 14.000 años, se cuentan entre los mejor conservados del arte parietal magdaleniense. Al igual que otras simas y cavidades de la cornisa cantábrica, la cueva fue descubierta por azar durante la construcción de una carretera.

Foto: Pedro Saura

7G5A2697069029030. Cráneo de una hiena

9 / 33

Cráneo de una hiena

La hiena europea del Pleistoceno Superior, también conocida como hiena de las cavernas por la costumbre de ubicar sus cubiles dentro de las cuevas, pertenecía a la misma especie que la hiena manchada africana actual, aunque presentaba una robustez visiblemente superior. El fuerte cráneo de la hiena alberga una poderosa musculatura que, en combinación con sus masivos molares y premolares, la dotan de uno de los aparatos masticadores más potentes de los mamíferos, permitiéndole triturar huesos con facilidad.

Foto: Pau Fabregat

7G5A2816100045046. Defensa de mamut lanudo

10 / 33

Defensa de mamut lanudo

Es, sin duda, el animal más icónico de las glaciaciones cuaternarias. Su tamaño, semejante al del actual elefante asiático, rara vez debió de superar los 3,5 metros de altura. Sus defensas, fuertemente curvadas, podían medir más de 4 metros. Las momias congeladas halladas en Siberia revelan que el mamut lanudo tenía el cuerpo cubierto por una espesa capa de pelo y lana. El ejemplar infantil recuperado en el yacimiento de Jou Puerta ha proporcionado esta pequeña defensa además de tres fragmentos de un molar.

 

Foto: Pau Fabregat

7G5A2833105051052. Mandíbula de rinoceronte lanudo

11 / 33

Mandíbula de rinoceronte lanudo

Compañero inseparable del mamut lanudo, esta especie presentaba una talla similar a la del rinoceronte blanco africano, pudiendo superar los 4 metros de longitud. Su cuerno nasal era muy largo y curvado, aplanado lateralmente, como un sable. Los hallazgos de Siberia confirman que el cuerpo del rinoceronte lanudo, como el del mamut, estaba cubierto por una espesa capa de pelo.
Sus molares y premolares, con altas coronas y complejos repliegues en el esmalte, estaban bien adaptados a una dieta a base de vegetación herbácea esteparia, muy abrasiva. Las cuevas de Jou Puerta y La Rexidora han proporcionado restos de diversos individuos, como esta mandíbula (arriba) que conserva un premolar de leche, lo que indica que corresponde a un ejemplar joven.

Foto: Pau Fabregat

7G5A2719077034035. Cráneo de león

12 / 33

Cráneo de león

El león que vivía en la Europa del Pleistoceno Superior era de mayor talla y robustez que los leones actuales. Algunos autores consideran la forma prehistórica euroasiática una especie diferente, Panthera spelaea. Los restos de leones son relativamente comunes en los yacimientos ibéricos del Pleistoceno Superior, aunque los hallazgos de esqueletos más o menos completos son excepcionales.

Foto: Pau Fabregat

Recreación de la especie Megachirella watchleri.  Megachirella watchleri

13 / 33

Megachirella watchleri

Los restos fósiles del ancestro de todos los saurios y ofidios, Megachirella watchleri fueron encontrados en los Alpes italianos hace 20 años atrás y descritos en 2003. Se estima que este reptil no excedía los 15 centímetros de longitud.

Ilustración: Davide Bonadonna/AFP/Getty Images

Pruebas de fracturación

14 / 33

Pruebas de fracturación

Las imágenes corresponden al experimento realizado con huesos de elefante, cuya finalidad fue determinar los patrones de fractura de los huesos, al utilizar para su rotura las piedras encontradas en el yacimiento de Cerutti Mastodon.

Foto: Kate Johnson / San Diego Natural History Museum

Detalle de las cabezas de fémur

15 / 33

Detalle de las cabezas de fémur

Vista de dos cabezas del fémur del mastodonte, una boca arriba y otra boca abajo.

Foto: San Diego Natural History Museum

Yacimiento de Cerutti mastodon. Yacimiento de Cerutti Mastodon

16 / 33

Yacimiento de Cerutti Mastodon

El paleontólogo del Museo de Historia Natural de San Diego, Don Swanson, apunta a un fragmento de roca cerca de una gran pieza horizontal de colmillo de mastodonte.

Foto: San Diego Natural History Museum

Huesos intactos

17 / 33

Huesos intactos

Costillas y vértebras de mastodonte intactas entre las que se incluyen una vértebra con una gran espina neural bien conservada.

Foto: San Diego Natural History Museum

Concentración de huesos fósiles y rocas

18 / 33

Concentración de huesos fósiles y rocas

Las posición de las cabezas del fémur, quebradas de la misma manera y una al lado de la otra, son inusuales en los yacimientos arqueológicos. Los molares del mastodonte se encuentran en la esquina inferior derecha junto a una gran roca compuesta de andesita que está en contacto con una vértebra rota. En la parte superior izquierda se aprecia una costilla inclinada hacia arriba descansando sobre un fragmento de pegmatita granítica.

Foto: San Diego Natural History Museum

montaje spinosaurus barcelona 2. El complicado montaje del Spinosaurus

19 / 33

El complicado montaje del Spinosaurus

Varios operarios montan el Spinosaurus en las entrañas del Museo de Ciencias Naturales de Barcelona.

 

 

 

Foto: Museo de Ciencias Naturales de Barcelona

montaje spinosaurus barcelona 3. El enorme Spinosaurus en detalle

20 / 33

El enorme Spinosaurus en detalle

Detalle de la reconstrucción a tamaño real del gigantesco Spinosaurus que podrá verse en Barcelona, el dinosaurio carnívoro más grande descubierto hasta el momento.

Foto: Museo de Ciencias Naturales de Barcelona

mamut1. Un hallazgo fortuito

21 / 33

Un hallazgo fortuito

Los restos óseos del mamut, hallados fortuitamente el pasado mes de diciembre durante la construcción de un sistema de drenaje.

Foto: Mauricio Marat, INAH

mamut2. Colmillos curvados

22 / 33

Colmillos curvados

Sus colmillos curvados o defensas miden 1,3 metros de largo y casi 18 centímetros de diámetro.

Foto: Mauricio Marat, INAH

mamut3. Conjunto de huesos

23 / 33

Conjunto de huesos

Los investigadores han recuperado partes grandes como la pelvis y el cráneo y también más de diez costillas, una decena de vértebras, escápulas, húmeros, cúbitos, radios, fíbulas y un fémur.

Foto: Mauricio Marat, INAH

mamut4. Excavación arqueológica

24 / 33

Excavación arqueológica

La posición desordenada de los huesos sugiere, según Córdoba Barradas, que el animal pudo quedar varado en un lago poco profundo debido al fango y a su enorme peso y finalmente fue apresado por un grupo de humanos o depredadores, que lo despedazaron o destazaron.

Foto: Mauricio Marat, INAH

mamut5. A dos metros y medio de profundidad

25 / 33

A dos metros y medio de profundidad

La osamenta ha aparecido a unos dos metros y medio de profundidad, por debajo de la calle La Saucera, en Tultepec.

Foto: Mauricio Marat, INAH

Cráneo T.rex

26 / 33

Cráneo T.rex

Cráneo perteneciente a un Tyrannosaurus rex adulto.

AMNH

Hans Sues

27 / 33

Hans Sues

Hans Sues, presidente del departamento de paleobiología de Museo Nacional de Historia Natural Smithsonian, sostiene en su mano derecha el molde de un diente de Tiranosaurio rex. En comparación, podemos apreciar en su mano izquierda uno de los dientes pertenecientes al nuevo fósil encontrado de Timurlengia euotica encontrado en el desierto de Kyzylkum, Uzbekistan

James Di Loreto, Smithsonian

Reconstrucción de un esqueleto de Timurlengia euotica

28 / 33

Reconstrucción de un esqueleto de Timurlengia euotica

Los huesos marcados en rojo corresponden a los restos fosilizados encontrados en el desierto de Kyzylkum, Uzbekistan. Las piezas en blanco corresponden a otros huesos aún por encontrar; pertenecen a otras especies de tiranosaurio relacionadas.

Proceedings of the National Academy of Sciences

Recreación de Timurlengia euotica en su habitat. Recreación de Timurlengia euotica en su hábitat

29 / 33

Recreación de Timurlengia euotica en su hábitat

Acompañado de dos reptiles voladores de la especie Azhdarcho longicollis, la ilustración recrea la vida del nuevo tiranosaurio descubierto, Timurlengia euotica, en su ambiente hace 90 millones de años.

Original painting by Todd Marshall

Recreación del cocodrilo de dientes gigantes Lohuecosuchus megadontos.

30 / 33

Recreación del cocodrilo de dientes gigantes Lohuecosuchus megadontos.

Los dientes desproporcionadamente grandes hacen que su maxilar se proyecte lateralmente y hacia debajo, lo que le da una forma  muy característica.

Javi Godoy

Spino skeletal mount. Perdido y encontrado

31 / 33

Perdido y encontrado

El holotipo de Spinosaurus de Stromer, hallado en Egipto en 1912, resultó carbonizado durante un bombardeo aliado que se produjo sobre Múnich en la Segunda Guerra Mundial. Los paleontólogos han utilizado estas escasas fotografías para reconstruir digitalmente los huesos perdidos. 

Foto por cortesía de Nizar Ibrahim, Universidad de Chicago; fotografías originales de la Colección Estatal de Paleontología y Geología de Baviera, Múnich

Ernst in Wste2. Stromer, pionero de la paleontología

32 / 33

Stromer, pionero de la paleontología

Ernst Stromer exploró el Sahara oriental en vísperas de la Gran Guerra. Sus hallazgos, entre ellos Spinosaurus, arrojaron luz sobre el cretácico africano, un momento crucial en la historia de la Tierra marcado por la escisión del supercontinente Gondwana.

Foto: Stromer Family Trust

MM8284 131118 07246. Nizar Ibrahim, detective de huesos

33 / 33

Nizar Ibrahim, detective de huesos

El Explorador Emergente de National Geographic Nizar Ibrahim siguió el rastro de un esqueleto de Spinosaurus hasta el punto exacto del sudeste de Marruecos del que años antes lo había extraído un buscador de fósiles aficionado. 

Foto: Mike Hettwer

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?