Paisajes

101 / 754

101 / 754

Cala Moresca, al noreste de Cerdeña

Su nombre alude a las incursiones de los piratas moriscos en el siglo VIII. Está cerca de la ciudad de Olbia.

Daniele Macis

102 / 754

Cascada de Piscina Irgas

Este salto de 45 metros de altura se localiza dentro del área protegida de Monti Mannu (Villacidro). Se llega por un sendero señalizado que atraviesa el bosque.

Marco Dajethy

103 / 754

Cala Coticcio

En La Maddalena, en la isla de Caprera, se encuentra esta salvaje playa que hace las delicias de los bañistas que se acercan a descubrirla.

Massimo Ripani / Fototeca 9x12

104 / 754

Cascada de Baus

El macizo kárstico de la provincia de Ogliastra, al norte de Santa María Navarrese, esconde rincones idílicos como esta cascada que cae sobre el mar

REDA &CO srl / AGE Fotostock

105 / 754

Cascada de Orbaneja del Castillo

Orbaneja del Castillo es uno de los pueblos más singulares de Burgos. Uno de sus atractivos turísticos es el complejo kárstico con cuevas como la del Barbancho, de la que brota una impresionante cascada que cuando veas no podrás parar de fotografiar. Destaca también la Cueva del Agua con visitas guiadas durante el verano. Además el conjunto histórico de Orbaneja del Castillo está catalogado como Bien de Interés Cultural.

Foto: AgeFotostock

106 / 754

Grotta della Poesia (Italia)

Con este nombre, ¿cómo no va a ser un lugar mágico? "La Grotta della Poesia" (“gruta de la poesía”) se encuentra en la población de Rocha Vecchia, en La Puglia, a unos 20 km. de la población de Otranto y junto a su famoso yacimiento arqueológico. Se trata de una cueva natural excavada por la acción del mar a lo largo de los siglos. Su nombre viene de la leyenda que explica que éste era el lugar favorito de una bella princesa, por lo que los poetas comenzaron a acudieron en tropel, según ellos, busca de inspiración. Hoy son muchos los visitantes que buscan también inspiración.

Foto: AgeFotostock

107 / 754

La piscina del diablo (Zambia)

¿Te atreverías a bañarte aquí? Ya solo el nombre tira para atrás… Esta piscina se forma en el río Zambeze, justo en el borde de las mismísimas Cataratas Victoria. Para llegar a la piscina, hay que cruzar el río, algo que se hace siempre con un guía y únicamente en temporada seca. Un baño de vértigo que raya la imprudencia. Sobre todo, si pensamos que en cualquier momento puede venir una crecida del río.

Foto: AgeFotostock

108 / 754

Pamukkale (Turquía)

Cuando llegas, el paisaje parece sacado de una fábula o algo así: se asemeja a un enorme castillo de algodón blanco. Y de hecho, su nombre significa “castillo de algodón”, en turco. Las piscinas que se han ido formando, además de garantizar un baño divertido y refrescante, son de aguas termales ya que contienen grandes cantidades de bicarbonato y calcio. Eso es, precisamente, lo que produce las capas gruesas de piedra caliza y travertino con su característico color blanco, como si el agua se hubiera congelado. Este lugar en Turquía ya era conocido desde la Antigüedad tal y como lo atestigua la ciudad romana colindante de Hierápolis. Hoy es lugar Patrimonio de la Humanidad.

Foto: AgeFotostock

109 / 754

Cataratas Havasu (Estados Unidos)

Estas maravillosas cataratas y sus pozas de espectacular agua azulada se producen en la desembocadura del río Havasu, en el río Colorado, en Arizona. La alta mineralización es la responsable de su particular color. Su curso y forma ha ido variando a lo largo del tiempo; pero se mantiene su belleza azul en contraste con lo desértico del entorno. El enclave donde se encuentran ha estado habitado históricamente por los indios Havasupai (“el pueblo del agua azul verdosa”).

Foto: AgeFotostock

110 / 754

La Garganta de los Infiernos (España)

Un lugar maravilloso en tierras de Extremadura. Por si le faltaba algo al Valle del Jerte, en Cáceres, aquí tienes estas piscinas naturales. La Garganta de los Infiernos, que pertenece a la "Red de Espacios Naturales Protegidos de Extremadura", se ha hecho famosa por sus refrescantes pozas. Dos son los lugares claves a visitar: la zona de Los Pilones, donde las “marmitas gigantes” (producidas por el efecto del agua en sobre el granito) son ideales para un buen chapuzón, y  el Chorrero de la Virgen, una espectacular cascada. Como en época estival, que es cuando más apetece bañarse aquí, puede estar su cauce seco, lo mejor es que visites la zona también en primavera.

Foto: AgeFotostock

111 / 754

Cataratas Kuang Si (Laos)

Kuang Si es un lugar paradisíaco próximo a Luang Prabang, en el norte de Laos. Su atractivo paisajístico es indudable, por lo que su cascada y bosque atraen a muchos viajeros que quieren disfrutar del espectacular salto de agua y las pequeñas piscinas que se forman de agua turquesa. Se han instalado merenderos y refugios para pasar el día, algo que a los laosianos les entusiasma hacer en los días festivos.

Foto: AgeFotostock

112 / 754

Piscina Hamilton (Estados Unidos)

Hamilton Pool es una piscina natural que se originó tras el derrumbe de la cúpula de una cueva tras varios años de sufrir la erosión de su río subterráneo. Se encuentra a unos 40 kilómetros de Austin, en Texas, en la reserva natural de Balcones Cayonlands. Como es un lugar protegido, hay que reservar día de visita previo pago de la entrada. Mejor informarse en la página web del lugar.

Foto: AgeFotostock

113 / 754

Laguna de Bacalar (México)

Se conoce como la laguna de los siete colores (aunque si observas con atención, probablemente verás incluso más tonos azules) y bañarse en ella es una experiencia mágica. Y es que Bacalar es uno de los pueblos mágicos del estado de Quintana Roo, en la península de Yucatán. La laguna se formó a partir de tres cenotes diferentes que se desbordaron. 

Foto: AgeFotostock

114 / 754

Charco Azul (España)

El charco Azul, en la isla de El Hierro, es una de las zonas de baño más espectaculares de las Islas Canarias. Nos parece una maravilla que la lava volcánica contribuyera de esta forma a nuestro baño. Entrar en la calma agua turquesa mientras escuchamos el mar siempre bravo romper de fondo es una de esas experiencias que no se olvidan nunca. Su acceso caminando es fácil y cuenta con espacio para relajarse tomando el sol.

Foto: AgeFotostock

115 / 754

Piscina natural To Sua (Samoa)

Parece salir de un escenario soñado; pero existe de verdad. Se trata de To Sua Ocean Trench, en la isla de Upolu, en el Océano Pacífico Sur. Esta maravillosa piscina de aguas color esmeralda se formó en un gran agujero de piedra caliza que alcanza treinta metros de altura. De hecho, “sua” se traduce también como “gran agujero”. La cavidad se llena del agua del océano a través de un túnel de lava y está rodeada de una exuberante selva tropical. 

Foto: AgeFotostock

116 / 754

El Gran agujero azul (Belice)

Este lugar, más que para darse un baño, es para algo más profundo: en concreto, para bucear. Casi una circunferencia perfecta que se encuentra a dos horas de navegación del cayo Caulker, en Belice. Fue Jacques Cousteau quien popularizó este espectacular agujero de un azul profundo. Aunque es uno de los sitios soñados por los buceadores, es desde el aire desde donde mejor se aprecia su magia.

Foto: AgeFotostock

117 / 754

Cascada de Agua Azul (México)

En medio de la selva Lacandona de Chiapas, al sur de México, se encuentra una de las cascadas más famosas del país. Se la conoce como Casacada de Agua Azul, por lo que es obvio que su color es espectacular, casi añil. El entorno es una combinación perfecta de vegetación y murmullo del agua. El encantador pueblo colonial de San Cristóbal de las Casas (a poco más de 100 km.) es una buena base desde la que visitar este lugar. El terremoto del 2017 casi secó el caudal del río; pero los vecinos lograron con sus propios medios recuperarlo.

Foto: AgeFotostock

118 / 754

La Laguna Azul (Islandia)

Vale que no sea del todo natural; pero eso no significa que no sea un lugar espectacuar para bañarse. El Blue Lagoon es un balneario geotermal ubicado en uno de los campos de lava de Islandia, a 45 minutos de su capital, Reykjavik. Este lago artificial se alimenta desde finales de 1970 de las aguas procedentes de la cercana central geotérmica de Svartsengi. Cuando se dieron cuentan de sus propiedades curativas, se abrieron al público como destino turístico.

Foto: AgeFotostock

119 / 754

Laguna de Apoyo (Nicaragua)

Esta laguna se encuentra en el centro de la cadena volcánica que atraviesa Nicaragua. Es de esos lugares tan bellos como amenazados por el turismo. La de Apoyo es una de las lagunas más bellas del pequeño país centroamericano. La encontramos muy cerca de la ciudad colonial de Granada y del departamento de Masaya. La laguna de Apoyo se originó al inundarse el cono invertido tras la explosión del volcán preexistente. Tiene una superficie de 2.110 hectáreas y una profundidad que se estima de algo más de 100 metros. Fue declarada reserva natural en 1991 por el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (MARENA). El agua es un poco salobre y los gases que el volcán expulsa puntualmente en algunos lugares generan fuentes de aguas termales muya atractivas.

Foto: AgeFotostock

120 / 754

Porto Moniz (Portugal)

Las aguas bravas rodean Maderia; pero en Moniz encontramos el puerto más seguro de la isla. Estas formaciones volcánicas posibilitaron un lugar de baño espléndido, uno de los más bellos de Portugal. Porto Moniz es una de las ciudades más antigua de la isla de Madeira. Se encuentra al noroeste y a  sus encantos propios, hay que sumar sus piscinas naturales, con todo tipo de infraestructuras y servicios, y el Bosque de Laurisilva, Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO.

Foto: AgeFotostock

121 / 754

Adansonia Grandidieri

Foto: AgePhotoStock

122 / 754

Gran Cañón del Colorado, Arizona, Estados Unidos

123 / 754

Nueva Zelanda

Es posible que en las antípodas se sientan lejos de todos y por ello sus gentes sean tan amables siempre. Es uno de los países con mayor calidad de vida y uno de los mejores para vivir de todo el mundo. El país kiwi tiene un estilo de vida que atrae. Es una sociedad muy acostumbrada a la multiculturalidad y por ello hacen gala de ser hospitalarios sin distinción de ningún tipo.

Foto: AgeFotostock

124 / 754

Cerro de los Siete Colores, Jujuy. Argentina

Uno de los mayores reclamos de esta zona del norte de Argentina es el pueblo de Purmamarca, situado a los pies del Cerro de los Siete Colores así como la colorida serranía de hornocal (en la imagen), cerca del famoso cerro. Pero la oferta de Jujuy no termina aquí. Antes de regresar debes haber conocido también sus raíces indígenas aymaras y quechuas, haber probado una empanada salteña y haber viajado en el tren de Salta, que recorre alguno de los tramos del trayecto a más de 4.500 metros casi hasta llegar a la frontera chilena. 

Foto: AGE fotostock

125 / 754

La unión de tierra y mar

La desembocadura del río Pas, río salmonero por excelencia, da vida al Parque Natural de las Dunas de Liencres, un lugar donde gracias al papel de las mareas el paisaje cambia cada seis horas.

Foto: Roberto González García

126 / 754

Explosión tras las lluvias

A pocos rincones de Cantabria les sienta mejor la lluvia y la nieve como al Parque Natural de los Collados del Asón. En la fotografía podemos observar la cascada Cailagua, nacimiento del río Asón, un lugar donde los valles fluviales están modelados por los glaciares y los procesos kársticos.

Foto: Roberto González García

127 / 754

Manto otoñal

En esta fotografía podemos observar uno de los infinitos rincones de Campoo, antaño morada de urogallos, engalanado con los colores del otoño antes de la llegada de las nieves.

Foto: Roberto González García

128 / 754

Cala Pregonda

A este rincón intacto del norte de Menorca solo se puede acceder en barco o a pie desde la playa de Binimel·là, por un sendero que bordea la costa. 

129 / 754

Lençóis Maranhenses, Brasil

Fotografía ganadora en la categoría: Aerial

Foto: Cristiano Xavier

130 / 754

Parque Nacional de las Montañas Ciucas, Rumanía

Fotografía ganadora en la categoría: Snow

Foto: Cosmin Stan

131 / 754

Parque Nacional de Veadeiros, Brasil.

Fotografía ganadora en la categoría: Long Exposition

Foto: Marcio Cabral

132 / 754

Southern Highlands, Islandia

Fotografía ganadora en la categoría: Mountains

Foto: Alex Nail

133 / 754

Patagonia, Argentina

Fotografía de la serie ganadora del primer premio en el International Landscape Photographer of the year 2018

Foto: Max Rive

134 / 754

Cerro Torre, Patagonia, Argentina

Fotografía de la serie ganadora del primer premio en el International Landscape Photographer of the year 2018

Foto: Max Rive

135 / 754

Patagonia, Argentina

Fotografía de la serie ganadora del primer premio en el International Landscape Photographer of the year 2018

Foto: Max Rive

136 / 754

Monte Fitz Roy, Patagonia, Argentina

Fotografía de la serie ganadora del primer premio en el International Landscape Photographer of the year 2018

Foto: Max Rive

137 / 754

Columbia Británica, Canadá

Fotografía de la serie ganadora del segundo premio en el International Landscape Photographer of the year 2018

Foto: Adam Gibbs

138 / 754

Fairy Lake, Port Renfrew, Vancouver Island, Columbia Británica, Canadá.

Fotografía de la serie ganadora del segundo premio en el International Landscape Photographer of the year 2018

Foto: Adam Gibbs

139 / 754

Natural Bridge, Yoho National Park, Columbia Británica, Canadá

Fotografía de la serie ganadora del segundo premio en el International Landscape Photographer of the year 2018

Foto: Adam Gibbs

140 / 754

Vancouver, Canadá

Fotografía de la serie ganadora del segundo premio en el International Landscape Photographer of the year 2018

Foto: Adam Gibbs

141 / 754

Parque Nacional de Yellowstone, Estados Unidos

Fotografía de la serie ganadora del tercer premio en el International Landscape Photographer of the year 2018

Foto: Huibo Hou

142 / 754

Bisti Wilderness Area, New Mexico

Fotografía de la serie ganadora del tercer premio en el International Landscape Photographer of the year 2018

Foto: Huibo Hou

143 / 754

Parque Nacional de Yellowstone, Estados Unidos

Fotografía de la serie ganadora del tercer premio en el International Landscape Photographer of the year 2018

Foto: Huibo Hou

144 / 754

Parque Nacional de Yellowstone, Estados Unidos

Fotografía de la serie ganadora del tercer premio en el International Landscape Photographer of the year 2018

Foto: Huibo Hou

145 / 754

Lofoten Islands, Norway

Fotografía de la serie ganadora del gran premio: Mobile Photographer of the Year 2018

Foto: Nan Deng / Mobile Photography Awards 2018

146 / 754

Iridescence of Youth and the Pink Swimming Togs

Fotografía ganadora en la categoría Water/Snow/Ice

Foto: Claire Doyle / Mobile Photography Awards 2018

147 / 754

Fairy Isles

Fotografía ganadora en la categoría Travel/Adventure

Foto: Nan Deng / Mobile Photography Awards 2018

148 / 754

Walking in the Cloud

Fotografía ganadora en la categoría Nature & Wildlife

Foto: Yongmei Wang / Mobile Photography Awards 2018

149 / 754

Red Peak

Fotografía ganadora en la categoría Landscapes

Foto: Nan Deng / Mobile Photography Awards 2018

150 / 754

La amenaza viene del aire

Los cascarones quedan desperdigados allí donde los dejaron los depredadores, entre ellos el págalo subantártico, que se alimenta primordialmente de otras aves. En la isla Salvaje del Oeste, las aves son la principal amenaza de los albatros y los pingüinos, cuyos adultos protegen los nidos hasta que los polluelos pueden defenderse por sí mismos.

Foto: Paul Nicklen

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?