Okavango

1 / 15
GettyImages-468023423. El rey de las charcas

1 / 15

El rey de las charcas

El hipopótamo, el gran mamífero de las zonas inundadas, es fácil de observar durante las salidas en barca por el delta del Okavango.

Foto: Buena Vista Images / Getty Images

H44-10956400. Delta del Okavango

2 / 15

Delta del Okavango

Tras 1.400 kilómetros de recorrido, el río Okavango desaparece en medio de un tapiz de verdes y azules de 15.000 km2. 

Foto: Frommenwiler Fredy / Age Fotostock

 Imagen satélite del delta del Okavango

3 / 15

Imagen satélite del delta del Okavango

Foto: ESA / Copernicus Sentinel-2A

leopardos14. Acecho nocturno

4 / 15

Acecho nocturno

La llegada de la oscuridad no interrumpe la vida en el delta del Okavango. El leopardo caza a menudo por la noche y descansa durante el día. Se alimenta de mamíferos de tamaño mediano o pequeño, como monos, ciervos, chacales, antílopes o ganado, y también de aves.

Foto: Sergey Gorshkov

leopardos13. Acecho nocturno

5 / 15

Acecho nocturno

La llegada de la oscuridad no interrumpe la vida en el delta del Okavango. El leopardo caza a menudo por la noche y descansa durante el día. Se alimenta de mamíferos de tamaño mediano o pequeño, como monos, ciervos, chacales, antílopes o ganado, y también de aves.

Foto: Sergey Gorshkov

leopardos12. Los dominios de un príncipe

6 / 15

Los dominios de un príncipe

Es un animal territorial: este macho de unos seis años de edad controla un vasto territorio en el norte de Botswana, donde habitan tres hembras.

Foto: Sergey Gorshkov

leopardos11. Felino de los árboles

7 / 15

Felino de los árboles

El cuerpo del leopardo parece diseñado para adaptarse perfectamente a las sinuosas ramas de los árboles, donde el felino se siente a sus anchas.

Foto: Sergey Gorshkov

leopardos10. Estación lluviosa en el delta

8 / 15

Estación lluviosa en el delta

Durante la época de inundaciones estacionales el leopardo encuentra agua en abundancia en las numerosas charcas del delta del Okavango.

Sergey Gorshkov

leopardos08. Un atleta nato

9 / 15

Un atleta nato

Para un leopardo, un salto vertical de tres metros es un juego de niños. Este felino es capaz de levantar dos veces su propio peso corporal, por ejemplo, subiendo un impala adulto a un árbol.

Foto: Sergey Gorshkov

leopardos07. Esquivo animal

10 / 15

Esquivo animal

Los leopardos nunca comen en espacios abiertos. Ocultan su presa entre los arbustos o en lo alto de un árbol, evitando así el acoso de las aves carroñeras y otros depredadores. Para fotografiar una escena como ésta, se necesitan nervios de acero y un profundo conocimiento de los hábitos del animal. Hay que saber predecir con tiempo sus cambios de comportamiento para seguir sus movimientos sin ser atacado.

 

Foto: Sergey Gorshkov

leopardos06. Aepyceros melampus

11 / 15

Aepyceros melampus

Entre las presas del leopardo más habituales se cuentan los impalas.

 

Foto: Sergey Gorshkov

leopardos05. Prudencia excesiva

12 / 15

Prudencia excesiva

El leopardo raramente defiende la presa que ha cazado, y pocas veces ataca a su víctima si no está seguro de enfrentarse a ella con éxito. Cazador solitario, la más mínima agresión o contratiempo pueden llevar a este felino a renunciar a su pieza, aun cuando demasiados intentos de captura fallidos puedan significar la muerte.

Foto: Sergey Gorshkov

leopardos03. Delta del Okavango

13 / 15

Delta del Okavango

El delta del Okavango es uno de los mejores lugares de África para observar al leopardo: un conjunto de humedales poblados de cañas de carrizo y alfombrados de innumerables islotes, arroyos y canales de agua dulce y fresca permiten una explosión de vida salvaje. 

Foto: Sergey Gorshkov

leopardos02. En el puesto de vigilancia

14 / 15

En el puesto de vigilancia

El leopardo pasa mucho tiempo encaramado en los árboles. Es un refugio seguro donde dormir, descansar o dar cuenta de su alimento, y una buena atalaya desde la cual localizar posibles presas.

Foto: Sergey Gorshkov

leopardos01. Panthera pardus

15 / 15

Panthera pardus

En el noroeste de Botsuana, el delta del Okavango constituye un paraje de excepción para la vida salvaje, a salvo de la presión que el ser humano ejerce en otros ecosistemas africanos. Es uno de los mejores lugares para descubrir y conocer de cerca al leopardo.

Foto: Sergey Gorshkov

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?