Océanos

201 / 207

201 / 207

P. N. Mu Koh Similan (Tailandia).

El mar de Andamán alberga un mundo submarino sorprendente que parece concentrarse en el archipiélago de las Similan. El nombre tailandés significa «nueve islas», pero para ver sus tesoros naturales basta con visitar cuatro: Similan y Ba-ngu, que tienen arrecifes de coral de formas sorprendentes; Huyong, en cuya larga playa desovan las tortugas; y Miang, donde está la oficina del P. N. Mu Koh Similan. 

REINHARD DIRSCHERL / AGE FOTOSTOCK

202 / 207

Almadrabas

Pescadores españoles izan los atunes atrapados en el cerco de redes que han tendido en el Atlántico. Esta técnica ancestral, llamada almadraba, se extingue con la misma rapidez con que mengua la población de atún rojo. En el golfo de San Lorenzo, donde este gigante se alimenta, suele pescarse con sedal y carrete.

http://brianskerry.com

Foto: Brian Skerry

203 / 207

Tecnología punta

Los atunes son peces muy enérgicos, dotados de un equipamiento biológico puntero, altamente especializado, y cuya configuración hidrodinámica es prácticamente perfecta para su medio.

http://brianskerry.com

Foto: Brian Skerry

204 / 207

Un purasangre del mar

Auténtico purasangre del mar, el reluciente atún rojo del Atlántico posee una anatomía perfecta para nadar a gran velocidad, realizar largas migraciones y sobrevivir al frío gélido de las aguas profundas.

http://brianskerry.com

Foto: Brian Skerry

205 / 207

Víctima de las modas culinarias

Estos atunes rojos son engordados en una jaula submarina del Mediterráneo para abastecer el boyante mercado del sushi. Al estabular atunes salvajes, la potencial población en edad reproductora se reduce.

http://brianskerry.com

Foto: Brian Skerry

206 / 207

Depredador voraz,

El atún rojo se alimenta básicamente de pececillos, crustáceos y calamares. Pero también es presa de un depredador implacable, el ser humano, cuyo apetito por esta especie no deja de crecer.

http://brianskerry.com

Foto: Brian Skerry

207 / 207

El patín de Neuston

Esta especie de catamarán, llamado patín de neuston, es utilizado por los científicos marinos desde los años sesenta. En el centro lleva una fina malla destinada a rebañar la superficie del océano para recolectar organismos zooplanctónicos como los que ilustran este reportaje.

Foto: Joan Costa