Neolítico

1 / 59
dolmensuiza1. Restos del dolmen

1 / 59

Restos del dolmen

Vista general del dolmen descubierto en el sitio de Don Bosco, en Sion. 

Foto: ARIA SA, Sion

dolmensuiza2. En proceso de excavación

2 / 59

En proceso de excavación

Los arqueólogos seguirán excavando el monumento funerario con el fin de determinar su fecha de construcción y si hay algún tipo de grabado en sus losas.

Foto: ARIA SA, Sion

dolmensuiza3. Losas de piedra

3 / 59

Losas de piedra

Extracción de las losas de piedra del dolmen neolítico. 

Foto: ARIA SA, Sion

dolmensuiza4. Petit-Chasseur

4 / 59

Petit-Chasseur

El modelo de la necrópolis dolménica de Petit-Chasseur tal y como está expuesto en el Museo de Valais, en Sion. 

Foto: Musées cantonaux du Valais, R. Barradi.

ladraga1. Señales de carbonización

5 / 59

Señales de carbonización

Ejemplar de Ganoderma adspersum con señales de carbonización. El hongo yesquero se utilizaba para prender las chispas que se desprendían de golpear una roca silícea contra un mineral rico en sulfuro férrico, como la pirita o la marcasita.

Foto: equipo Draga / UAB

ladraga2. Ejemplares de hongos

6 / 59

Ejemplares de hongos

Ejemplares de hongos recuperados en el yacimiento de La Draga. A: Daedalea quercina, B: Daldinia concentrica, C: Coriolopsis gallica.

Foto: equipo Draga / UAB

ladraga3. 'Ganoderma adspersum'

7 / 59

'Ganoderma adspersum'

Ejemplares de Ganoderma adspersum recuperados en el yacimiento neolítico de La Draga.

Foto: equipo Draga / UAB

ladraga4. Excavación del sector B

8 / 59

Excavación del sector B

Vista general de la excavación del sector B de La Draga, donde han aparecido los hongos yesqueros.

Foto: equipo Draga / UAB

recintoneolitico3. Fragmentos de cerámica

9 / 59

Fragmentos de cerámica

Fragmentos decorados de cerámica hallados durante las excavaciones arqueológicas.

Foto: Wessex Archaeology

recintoneolitico1. Recinto monumental

10 / 59

Recinto monumental

El recinto monumental parece tener forma ovalada, con un posible perímetro de 500 metros.

Foto: Wessex Archaeology

recintoneolitico2. Restos óseos

11 / 59

Restos óseos

Restos óseos hallados en uno de los fosos del recinto monumental neolítico.

Foto: Wessex Archaeology

vinoneolitico1. Jarra neolítica

12 / 59

Jarra neolítica

Una jarra neolítica posiblemente usada para fermentar vino, procedente del sitio neolítico de Khramis Didi Gora y expuesta en el Museo Nacional de Georgia.

Foto: Judyta Olszewski

vinoneolitico2. Gadachrili Gora

13 / 59

Gadachrili Gora

Imagen aérea de las excavaciones arqueológicas en el asentamiento neolítico de Gadachrili Gora, en Georgia, donde se han hallado las evidencias más antiguas de vinificación.

Foto: Stephen Batiuk

vinoneolitico3. Base de una jarra neolítica

14 / 59

Base de una jarra neolítica

Base de una jarra neolítica preparada para ser analizada en busca de residuos.

Foto: Judyta Olszewski

vinoneolitico4. Presencia de ácidos

15 / 59

Presencia de ácidos

Los métodos de extracción química más recientes han confirmado la presencia de ácido tartárico, además de tres ácidos orgánicos asociados (el málico, el succínico y el cítrico).

Foto: University of Toronto

perros4. Cueva del Cerezo

16 / 59

Cueva del Cerezo

Interior de la Cueva del Cerezo (Alemania) con el cráneo del perro de 5.000 años de antigüedad, de finales del Neolítico, que fue utilizado en la secuenciación del genoma completo.

Foto: Timo Seregely

perros5. Cráneo de perro

17 / 59

Cráneo de perro

Cráneo de perro de 5.000 años de antigüedad utilizado en el laboratorio para secuenciar su genoma completo.

Foto: Amelie Scheu

gobekli1. Modificaciones craneales

18 / 59

Modificaciones craneales

Modificaciones craneales artificiales que pueden ser observadas a simple vista, sin la ayuda de un microscopio: fragmento de un hueso frontal con incisiones (A), fragmento de un hueso parietal izquierdo con una perforación (B), fragmento de un hueso parietal derecho con incisiones (C) y fragmento de un hueso frontal con incisiones (D). 

Foto: Julia Gresky, DAI

gobekli2. Dibujos esquemáticos

19 / 59

Dibujos esquemáticos

Dibujos esquemáticos de los cráneos hallados en Göbekli Tepe (los elementos conservados aparecen en gris y las modificaciones craneales en rojo): vista frontal, superior y posterior del cráneo 1 (A), vista frontal, superior y lateral del cráneo 2 (B) y vista frontal, superior y lateral del cráneo 3 (C). 

Imagen: DAI

gobekli3. Göbekli Tepe

20 / 59

Göbekli Tepe

Sitio arqueológico de Göbekli Tepe: localización del sitio arqueológico en el sureste de Turquía (A), vista general de las zonas excavadas y de las ubicaciones de los cráneos 1 (a), 2 (b) y 3 (c) (B), y ruinas de Göbekli Tepe con sus edificios monumentales circulares u ovalados y sus característicos pilares monolíticos en forma de "T" (C). 

Foto: Erhan Küçük, Göbekli Tepe Archive, German Archaeological Institute (DAI) / Nico Becker, Göbekli Tepe Archive, DAI

gobekli4. Representaciones antropomórficas

21 / 59

Representaciones antropomórficas

Representaciones antropomórficas de Göbekli Tepe: estatuilla humana de unos 60 centímetros de altura intencionalmente decapitada (A), el portador de ofrendas, de 26 centímetros de altura, sostiene una cabeza humana entre sus manos (B) y pilar 43 del edificio D con un bajorrelieve de un individuo itifálico (con el falo erecto) sin cabeza y con un brazo elevado (abajo a la derecha) (C). 

Foto: Nico Becker, Göbekli Tepe Archive, DAI / Dieter Johannes, Göbekli Tepe Archive, DAI / Klaus Schmidt, Göbekli Tepe Archive, DAI

gobekli5. Reconstrucción del cráneo 1

22 / 59

Reconstrucción del cráneo 1

Reconstrucción imaginaria del cráneo 1. La perforación en la parte superior del cráneo se utilizó para colgarlo con una cuerda y las incisiones se realizaron con el propósito de estabilizarlo e impedir que resbalara la cuerda. 

Imagen: Juliane Haelm, DAI

covabonica3. Excavaciones arqueológicas

23 / 59

Excavaciones arqueológicas

Los restos humanos, pertenecientes a un mínimo de seis individuos, desde los tres hasta los 35 años de edad, se encontraban desarticulados, sueltos, y en un espacio inferior a los dos metros cuadrados.

Foto: Oms, Daura, Sanz, Mendiela, Pedro y Martínez

covabonica4. Piel clara, ojos marrones y pelo oscuro

24 / 59

Piel clara, ojos marrones y pelo oscuro

Un estudio previo de ADN, del diente de una de las mujeres, indicó que "eran intolerantes a la lactosa, tenían la piel clara, los ojos marrones y el pelo oscuro", según Montserrat Sanz. 

Foto: Oms, Daura, Sanz, Mendiela, Pedro y Martínez

covabonica5. Cova Bonica

25 / 59

Cova Bonica

La Cova Bonica es un yacimiento arqueológico ubicado en Vallirana, en la provincia de Barcelona.

Imagen: Oms, Daura, Sanz, Mendiela, Pedro y Martínez

covabonica1. Restos arqueológicos

26 / 59

Restos arqueológicos

Los arqueólogos han excavado restos de cerámica cardial, punzones de hueso, útiles de piedra y conchas marinas perforadas de la especie Columbella rustica

Foto: Oms, Daura, Sanz, Mendiela, Pedro y Martínez

covabonica2. Cova Bonica

27 / 59

Cova Bonica

Entrada de la Cova Bonica, en la provincia de Barcelona. 

Foto: Oms, Daura, Sanz, Mendiela, Pedro y Martínez

escocia5. Sala neolítica

28 / 59

Sala neolítica

Los arqueólogos excavan los restos de una sala neolítica en Carnoustie.

Foto: GUARD Archaeology Ltd

escocia7. Sala neolítica

29 / 59

Sala neolítica

Fotografía aérea de la sala neolítica excavada en Carnoustie.

Foto: GUARD Archaeology Ltd

jericho5. Reconstrucción del rostro

30 / 59

Reconstrucción del rostro

Cada músculo del rostro ha sido reconstruido.

Foto: RN-DS partnership

jericho6. Reconstrucción del rostro

31 / 59

Reconstrucción del rostro

Aplicación de una capa final de plastilina que recrea la correcta profundidad de la piel, el tejido y los músculos.

Foto: RN-DS partnership

jericho7. Resultado final

32 / 59

Resultado final

El resultado final corresponde a un hombre que murió con más de cuarenta años de edad.

Foto: RN-DS partnership

jericho1. Cráneo de Jericó

33 / 59

Cráneo de Jericó

El Cráneo de Jericó, fechado entre el 8200 y el 7500 a.C., se exhibe en el Museo Británico de Londres.

Foto: The Trustees of the British Museum

jericho2. Cráneos modificados

34 / 59

Cráneos modificados

Fotografía de 1953 de National Geographic que muestra a la arqueóloga Kathleen Kenyon (a la derecha) con los cráneos modificados hallados cerca de Jericó. Detrás está el del Museo Británico.

Foto: David Boyer, National Geographic

jericho3. Estructura del cráneo

35 / 59

Estructura del cráneo

Imagen computarizada que muestra la estructura del cráneo por debajo del revestimiento de yeso.

Foto: Crispin Wiles

jericho4. Agujero y relleno de tierra

36 / 59

Agujero y relleno de tierra

El cráneo presenta un agujero que fue hecho para rellenarlo con tierra y para que no se desmontara por el peso del yeso.

Foto: Trustees of the Natural History Museum

figurillaneolitica. Estatuilla neolítica de 8.000 años de antigüedad (Turquía)

37 / 59

Estatuilla neolítica de 8.000 años de antigüedad (Turquía)

En septiembre se descubrió una figurilla de mármol en el antiguo asentamiento neolítico de Catal Hüyük, al sureste de Konya, en Turquía. La estatuilla, de más de 8.000 años de antigüedad, representa a una mujer obesa con las manos bajo los pechos. Tiene los ojos rasgados y unos pechos, vientre y nalgas desproporcionados en comparación con las manos y los pies. "Las manos están colocadas bajo los senos, que están separados hacia los lados como si la figura estuviera acostada", destacaba el arqueólogo Ian Hodder, director del Proyecto de Investigación de Çatalhöyük. Más información aquí.

 

Foto: Jason Quinlan and the Çatalhöyük Research Project

figurilla1. Figurilla neolítica

38 / 59

Figurilla neolítica

Figurilla neolítica de mármol que representa a una mujer desnuda, descubierta en el antiguo asentamiento neolítico de Catal Hüyük, al sureste de Konya, en Turquía.

Foto: Jason Quinlan and the Çatalhöyük Research Project

figurilla2. ¿Un depósito ritual?

39 / 59

¿Un depósito ritual?

La estatuilla fue descubierta acostada en la tierra y probablemente fue colocada así con una finalidad ritual.

Foto: Jason Quinlan and the Çatalhöyük Research Project

figurilla3. ¿Diosa o anciana?

40 / 59

¿Diosa o anciana?

La mujer fue representada con la cabeza calva y los ojos rasgados o alargados. Las últimas teorías sugieren que estas figurillas no eran diosas de la fertilidad, sino que representaban a mujeres ancianas de la élite.

Foto: Jason Quinlan and the Çatalhöyük Research Project

raqueta1. Unos 5.800 años de antigüedad

41 / 59

Unos 5.800 años de antigüedad

La raqueta de nieve más antigua que se conoce ha sido fechada entre el 3800 y el 3700 a.C., hace unos 5.800 años.

Foto: Clara Roman / Provincia Autonoma di Bolzano

raqueta2. Una rama de abedul

42 / 59

Una rama de abedul

La raqueta fue elaborada al doblar en círculo una rama de abedul de 1,5 metros de longitud y sujetarla con unas tiras que permitían apoyar el pie y que han mantenido su forma circular.

Foto: Clara Roman / Provincia Autonoma di Bolzano

raqueta3. Para caminar por la nieve

43 / 59

Para caminar por la nieve

Las raquetas de nieve puede que fueran utilizadas durante batidas de caza, para viajar o pasear por la nieve, en ceremonias religiosas o para huir de los enemigos.

Foto: Clara Roman / Provincia Autonoma di Bolzano

raqueta4. Se exhibirá en un museo

44 / 59

Se exhibirá en un museo

La pieza se exhibirá junto a la momia de hielo en el Museo de Arqueología de Bolzano.

Foto: Clara Roman / Provincia Autonoma di Bolzano

neolitico1. Cráneo fracturado

45 / 59

Cráneo fracturado

Cráneo fracturado de un hombre.

Foto: Michel Christen, Inrap

neolitico2. Pelvis de un hombre

46 / 59

Pelvis de un hombre

Punta de flecha alojada en la pelvis de un hombre.

Foto: Philippe Lefranc, Inrap

neolitico3. Fracturas en el brazo

47 / 59

Fracturas en el brazo

Numerosas fracturas en el brazo de un individuo adulto.

Foto: Philippe Lefranc, Inrap

neolitico4. Miembro superior izquierdo

48 / 59

Miembro superior izquierdo

Miembro superior izquierdo de un adolescente de entre 12 y 16 años.

Foto: Philippe Lefranc, Inrap

neolitico5. Fracturas en las tibias

49 / 59

Fracturas en las tibias

Hombre boca abajo y con múltiples fracturas en las tibias.

Foto: Michel Christen, Inrap

neolitico6. Silo 124

50 / 59

Silo 124

Vista general del silo 124.

Foto: Philippe Lefranc, Inrap

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?