MIT

1 / 5
Lenguas de caucho

1 / 5

Lenguas de caucho

Hosoi y sus colegas crearon modelos de lenguas velludas utilizando tiras de caucho de las cuales sobresalían pelos gomosos de 2.7 milímetros de longitud. Después de sumergir las lengüetas en aceite de silicona, calcularon la cantidad de fluido que capturó cada lengua.

Foto: Felice Frankel

Plantas nanobiónicas

2 / 5

Plantas nanobiónicas

Iluminación de un libro con las plantas nanobiónicas emisoras de luz, en este caso dos especímenes de berro de 3 semanas y media.

Foto: Seon-Yeong Kwak / MIT

Un tatuaje viviente

3 / 5

Un tatuaje viviente

Para probar el parche, los investigadores untaron varios compuestos químicos en el dorso de la mano de un sujeto y luego presionaron el parche de hidrogel sobre la piel expuesta. Durante varias horas, las ramas del árbol del parche se iluminaron cuando las bacterias detectaron sus correspondientes estímulos químicos.

Foto: Xuanhe Zhao et al / MIT

La resistencia de las bacterias

4 / 5

La resistencia de las bacterias

Las células de mamíferos son demasiado débiles y se rompen fácilmente. Las células bacterianas, sin embargo, tienen paredes celulares resistentes que pueden sobrevivir a condiciones relativamente duras, como las fuerzas aplicadas a la tinta cuando se empuja a través de la boquilla de una impresora. Además, las bacterias, a diferencia de las células de mamíferos, son compatibles con la mayoría de los hidrogeles, materiales semejantes a los geles que están hechos de una mezcla de agua y una mezcla de polímeros.

Foto: Xuanhe Zhao et al / MIT

Combustible a partir de CO2

5 / 5

Combustible a partir de CO2

El investigador Xiao Yu Wu con el reactor que su equipo usó para la investigación. Los investigadores del MIT han desarrollado un nuevo sistema que podría usarse para convertir las emisiones de dióxido de carbono de una planta de energía en combustibles útiles.

Foto: Tony Pulsone / MIT

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?