Meteorología

1 / 47
Hodonin. República Checa

1 / 47

Hodonin. República Checa

Foto: Cordon Press

Fotografía de tormentas del año. Finalista.

2 / 47

Fotografía de tormentas del año. Finalista.

Extraña captura de un tornado y un arcoíris en la misma foto.

Foto: Melanie Metz / Storm Photo Contest 2021

Fotografía de tormentas del año. Finalista.

3 / 47

Fotografía de tormentas del año. Finalista.

Una manga marina avanza, paralela a la caída de un rayo,  hacia el puerto de Génova

Foto: Julien Stephant / Storm Photo Contest 2021

Fotografía de tormentas del año. Finalista.

4 / 47

Fotografía de tormentas del año. Finalista.

Una de las imágenes más poderosas de un tornado que jamás hayas visto. Los escombros llenan el aire cuando este tornado de broca por poco arrasa las granjas de la derecha de la imagen.

Foto: Scott Peake / Storm Photo Contest 2021

Fotografía del tormentas del año. Ganador absoluto.

5 / 47

Fotografía del tormentas del año. Ganador absoluto.

La imagen que se hizo con el primer premio en la categoría Foto del año fue capturada cerca de Ashby, en Minnesota, por el cazador de tormentas estadounidense Scott Peake. Se trata de un tornado increíblemente lento y fotogénico donde la ausencia de lluvia brindó al fotógrafo una oportunidad única de capturar el tornado de cerca junto a un arco iris y una carretera debajo. También se puede distinguir la trayectoria del tornado de derecha a izquierda; una composición absolutamente perfecta.

Foto: Scott Peake / Storm Photo Contest 2021

Fotografía del tormentas del año. Segundo premio.

6 / 47

Fotografía del tormentas del año. Segundo premio.

"La imagen que obtuvo el segundo premio en la clasificación fue la fotografía más bella que vimos" cuentan los jueces de la competición. Una hermosa composición de Michael Morgan de un árbol solitario, una vaca pastando y un relámpago distante contra un cielo tormentoso.

Foto: Michael Morgan / Storm Photo Contest 2021

Fotografía del tormentas del año. Tercer premio.

7 / 47

Fotografía del tormentas del año. Tercer premio.

Danijel Palčić ocupó el tercer lugar con una hermosa lluvia al atardecer en la que dos poderosos rayos se abrían camino en un cielo de colores increíblemente hermoso a lo largo de la costa de Croacia.

Foto: Danijel Palčić / Storm Photo Contest 2021

Región de Twer, Rusia

8 / 47

Región de Twer, Rusia

Imagen de la serie de Vladimir Alekseev: Fotógrafo de viajes de año

El rayo es otro elemento de luz en la naturaleza. Ni siquiera tienes que viajar lejos de casa para atrapar uno. Solo tienes que esperar tu momento.

Canon 5D Mark III, 24-70mm lens, f8, 15 sec, ISL 100

Foto: Vladimir Alekseev / www.tpoty.com

Stormy Days

9 / 47

Stormy Days

Fotografía galardonada con un premio de oro en la categoría: Classic Landscapes

 

Vía: [p] Photo Publicity

Foto: Better Photography Magazine Photo of the Year 2020 / Kay Cypher

Tormenta vista desde la ISS

10 / 47

Tormenta vista desde la ISS

Foto: ESA/NASA

11 / 47

La temperatura del agua del mar

La primera condición necesaria para la formación de un huracán es que las aguas del océano superen los 26ºC, pues a partir de este valor se produce una evaporación significativa y un aporte de humedad al sistema tormentoso que hace que llegue a tener una constitución sólida y acabe formando un huracán. Por debajo de este valor los huracanes no se formarán o se debilitarán rápidamente una vez se muevan en aguas por debajo de este umbral.

Foto: CordonPress

12 / 47

Distancia al ecuador

No hay huracanes en el ecuador y esto es debido a la fuerza de Coriolis ya que sin ella los huracanes no se formarían. Dicha fuerza de Coriolis aparece debido a la rotación terrestre sobre su eje y dado que esta es máxima en los polos y mínima en el ecuador, los huracanes no pueden formarse alrededor de los 5º norte y sur del ecuador. Esta fuerza es la responsable de que las bajas presiones —y huracanes— giren en sentido antihorario y los anticiclones en sentido horario en el hemisferio norte. 

Foto: NASA

13 / 47

La cizalladura del viento

La cizalladura del viento es básicamente la diferencia en la velocidad o dirección de este entre dos puntos en la atmósfera. Para que pueda formarse y mantenerse un huracán es necesario que exista una baja cizalladura, especialmente en las capas altas, puesto que, sino ocurre, la parte inferior se desacopla de la superior.

Foto: CordonPress

14 / 47

Huracán Dorian

Foto: ESA / Copernicus Sentinel data

15 / 47

Cumulonimbos

Se trata de uno de los tipos de nubes más famosas que existen. Se forman cuando el Sol calienta la superficie terrestre, calentándose igualmente el aire que más cercano al suelo. Ese aire más cálido asciende al ser menos denso, y al subir. Cuando asciende, se encuentra con temperaturas mas bajas condensa su vapor de agua formando una nube. Esas corrientes ascendentes son intensas, fruto del calentamiento diurno, y crean una gran nube de desarrollo vertical que puede llegar hasta la tropopausa (la separación de la troposfera con la estratosfera). Son nubes que van asociadas con tormentas eléctricas, granizo, viento y fuertes lluvias. Pueden medir mas de 10 kilómetros de longitud en la vertical, pueden verse a cientos de kilómetros y tienen una característica forma de yunque.

foto: iStock

16 / 47

Estelas de condensación dejadas por un jet a propulsión

Quién se refiere a los chemtrails, lo está haciendo a las estelas dejadas por los aviones, por usar del mismo modo un término inglés, lo que denominaríamos como un contrail o nube de condensación, que no es más que nubes lineales producidas por el escape del motor de un avión o por cambios en la presión del aire.

Foto: AgeFotostock

17 / 47

Estelas condensadas sobre un paisaje helado

Dependiendo de la temperatura y la cantidad de humedad en el aire estas estelas se evaporan rápidamente -si la humedad es baja- o persisten y crecen, en caso contrario, si la humedad ambiente es más acusada. De hecho, el escape del motor a reacción de los aviones proporciona solo una pequeña porción del agua que forma hielo en el caso de las estelas persistentes, que están compuestas principalmente por el agua presente de forma natural en la atmósfera a lo largo de la trayectoria de vuelo del avión.

Foto: AgeFotostock

18 / 47

El gigantesco huracán Florence desde el espacio

Espectacular imagen tomada por el astronauta Alexander Gerst el 12 de septiembre de 2018, desde la Estación Espacial Internacional (ISS), a 400 km de altura. Tras realizarla comentó: "¡Cuidado, América! El huracán Florence es tan enorme que solo pudimos capturarla con un objetivo súper gran angular desde la Estación Espacial Internacional, a 400 km directamente sobre el ojo. Prepárense en la costa este, es una pesadilla que se dirige hacia vosotros".

Foto: ESA

19 / 47

El ojo del huracán Florence

Espectacular imagen del ojo del huracán categoría 4. Como comentó el autor de la foto, el astronauta Alexander Gerst, desde la ISS, "¿Alguna vez has mirado por el ojo de un huracán de categoría 4? Es escalofriante, incluso desde el espacio".

Foto: ESA

20 / 47

Un huracán categoría 4

A finales de agosto de 2018 las aguas del Atlántico se calentaron, generando un caldo de cultivo perfecto para la gestación de los huracanes. La consecuencia fue este enorme huracán, Florence, que puso en alerta a Estados Unidos.

Foto: ESA

21 / 47

El huracán Patricia se aproxima a México

Foto: NASA / Scott Kelly

22 / 47

Okayama, Japón

Foto: Gtres

23 / 47

El huracán Harvey

El satélite GOES-Este de la NOAA nos proporciona una imagen en luz visible de la tormenta tropical Harvey el miércoles 30 de agosto de 2017 tras alcanzar tierra firme al oeste de Cameron, en el estado de Louisiana, Estados Unidos.

Foto: NASA / NOAA GOES Project

24 / 47

Desde la Estación Espacial Internacional

Fotografía tomada por el astronauta de Randy Bresnik desde la Estación Espacial Internacional el 28 de agosto de 2017.

Foto: NASA

25 / 47

illuminate

Tercer premio en la categoria: Paisajes

 

Una tormenta eléctrica de verano desata la ira de los rayos sobre el borde sur del Gran Cañón del Colorado.

Foto: Mike Oblinski / National Geographic Nature Photographer of the Year 2017

26 / 47

Electric Sunset

Primer premio por votación popular en la categoría: Paisajes

"Esta tormenta produce vientos de más de 90 kilómetros por hora. Cuando hice la foto la tempestad se estaba acercando. En 15 minutos la tormenta llegó y tuvimos que dejar el lugar lo más rápido posible".

Foto: Marcio Cabral / MontPhoto 2017

27 / 47

Esperando el tornado

28 / 47

"Flying"

Categoría: Natural World

 

Éramos los últimos en llegar a un pequeño avión que nos llevó desde Sochi a San Petersburgo. Poco sabíamos lo que nos esperaba arriba. Me senté en el asiento de la ventana...no esperaba ver mucho, ya que lloviznaba sobre el avión. ¡Pero cuando despegamos quedó claro que tenía el mejor asiento!

Foto: Lina Samoukova / Smithsonian Photo Contest

29 / 47

Destellos azules en la alta atmósfera

Foto: ESA / NASA

30 / 47

Sierra de Grazalema, Cádiz

Foto: Andrés M. Domínguez

31 / 47

Una espiral de humo y vapor de agua

Foto: NASA

32 / 47

Staines-upon-Thames, Inglaterra

Las inundaciones de 2014 «fueron surrealistas», dice Jeff Waters, quien posa con su esposa, Tracy, en el jardín de su casa de Staines-upon-Thames, Inglaterra. El agua quedó a unos milímetros del umbral de la vivienda.

Foto: Gideon Mendel

33 / 47

Khairpur Nathan Shah, Pakistán

Ahmed, un residente de Khairpur Nathan Shah (Pakistán) que solo dio su nombre de pila, es retratado en el centro de la ciudad durante las inundaciones de 2010. Las autoridades gubernamentales encargadas de la gestión del desastre las calificaron como las peores de la historia de Pakistán y cifraron el número de afectados directos en 20 millones.

Foto: Gideon Mendel

34 / 47

Igbogene, Nigeria

Joseph y Endurance Edem, con su hijo Godfreedom y su hija Josephine, posan delante del portalón de su casa de Igbogene, en Nigeria. En 2012 este país africano sufrió las peores inundaciones que se han registrado en medio siglo. «Tenía miedo –confiesa Josephine–. Creía que íbamos a ahogarnos todos.» La catástrofe natural se cobró al menos 360 víctimas mortales.

Foto: Gideon Mendel

35 / 47

Bayelsa, Nigeria

Aquel mismo año, en el estado de Bayelsa, situado en el sur de Nigeria, Hope y Victor America posaron delante de su casa inundada.

Foto: Gideon Mendel

36 / 47

Muzaffarpur, Bihar, India

Las aguas de inundación rodean una casa y una escuela en las inmediaciones de Muzaffarpur, en el estado indio de Bihar. La población describe las inundaciones de 2007 como las peores que se recuerdan. Se cerraron escuelas, hubo millones de afectados y más de 1.000 personas perdieron la vida.

Foto: Gideon Mendel

37 / 47

Los monzones en Tailandia

Entre julio de 2011 y enero de 2012, 65 de las 77 provincias de Thailandia fueron declaradas zona catastrófica. Las inundaciones de origen monzónico que anegaron el hogar de Sakorn Ponsiri cerca de Bangkok «algo tenían que ver con el cambio climático –dice–. Podría repetirse. Tendremos que estar mejor preparados».

Foto: Gideon Mendel

38 / 47

Marigot, Haití

Marie Miracle Andris, de 75 años, posa delante de su casa en Marigot, en el sudeste de Haití. Su hogar se inundó durante el huracán Gustav, uno de los cuatro huracanes y tormentas tropicales que anegaron la isla durante cuatro semanas de la temporada de huracanes de 2008.

Foto: Gideon Mendel

39 / 47

Moorland, Inglaterra

Más al oeste, en Moorland, Shirley Armitage corrió peor suerte: la casa, que levantó su padre en 1955, quedó anegada por más de un metro de agua.

Foto: Gideon Mendel

40 / 47

Wilaiporn Hongjantuek, Tailandia

Las inundaciones de Tailandia de 2012, las peores en 50 años, anegaron el pueblo de Wilaiporn Hongjantuek, pero así y todo ella fue a la tienda para abastecer a los suyos.

Foto: Gideon Mendel

41 / 47

Somerset, Inglaterra

Los temporales que azotaron las islas Británicas durante el invierno de 2013-2014 hicieron que se registraran lluvias e inundaciones generalizadas en Inglaterra. En la zona de Somerset Levels, un área muy llana, miles de hectáreas de tierra agrícola, como la explotación de Roger Forgan, quedaron anegadas durante meses.

Foto: Gideon Mendel

42 / 47

Burrowbridge, Somerset, Inglaterra

En Burrowbridge, un pueblo de Somerset, Dave Donaldson y su hija Heather, de 12 años, posan en su casa inundada. Aunque el resto de la familia fue evacuada temporalmente, Dave se quedó para intentar salvar el ganado de una devastación que, en palabras suyas, «parecía la escena de una extraña película de catástrofes».

Foto: Gideon Mendel

43 / 47

Lordsburg, Nuevo México

Semejante a la nube en forma de hongo de una explosión nuclear, una tormenta descarga un diluvio sobre el desierto. La base de la nube podría estar a unos 3.000 metros de altura.

www.mitchdobrowner.com

Foto: Mitch Dobrowner

44 / 47

Lago Ginebra, Suiza

La rociadura helada procedente del lago Ginebra sepulta árboles, coches y una vía pública durante una ola de frío intenso en febrero de 2012. Un inusual desplazamiento hacia el sur de la corriente en chorro polar, que llegó hasta África, llevó aire ártico y fuertes nevadas a Europa y causó cientos de muertes.

Foto: Martial Trezzini, European Pressphoto Agency/Landov

45 / 47

Nashville, Tennessee, Estados unidos

Jamey Howell y Andrea Silvia acababan de enterarse de que la misa había sido cancelada cuando la riada sumergió su todoterreno cerca de Nashville, Tennessee, el 2 de mayo de 2010. Pasaron más de una hora agarrados a la baca del vehículo y después, ante la mirada impotente de sus padres, se soltaron. Tras ser arrastrados aproximadamente un kilómetro por la corriente, los jóvenes llegaron vivos a la orilla.

Foto: Rick Murray

46 / 47

Glasgow, Montana, Estados Unidos

 Un diluvio se precipita desde el corazón de una tormenta cerca de la localidad de Glasgow, Montana, en julio de 2010. «Sentí que si hubiese podido situarme justo debajo, al mirar hacia arriba habría visto el paraíso», recuerda el fotógrafo Sean Heavey.

 

 

Foto: Sean R. Heavy, Barcroft Media / Landov

47 / 47

Phoenix, Arizona, Estados Unidos

La mayor tormenta de polvo que se recuerda se abate sobre Phoenix, capital del estado de Arizona, el 5 de julio de 2011, y reduce a cero la visibilidad. La actividad tormentosa sobre el desierto levantó una pared de polvo y arena de 1,5 kilómetros de altura.

 

Foto: Daniel Bryant