Marihuana

1 / 15

1 / 15

Adolescente fuma marihuana en una pipa

Foto: Gtres

2 / 15

«El cannabis me habla»

Phillip Hague, horticultor jefe de Mindful, una empresa productora de cannabis afincada en Denver, huele las raíces de una planta para comprobar si su crecimiento se realiza en las mejores condiciones. Lleva la mayor parte de su vida cultivando cannabis y ha viajado por todo el mundo para investigar sus numerosas variedades. Le interesa desarrollar variedades nuevas con una mayor concentración de los compuestos menos conocidos de la marihuana que podrían tener aplicaciones médicas. «El cannabis me habla», afirma Hague.

Foto: Lynn Johnson

3 / 15

Lily Rowland recibe una dosis de un aceite derivado del cannabidiol

El cannabidiol (CBD), es una sustancia no psicoactiva presente en la marihuana. Antes sufría cientos de ataques de violentas convulsiones al día. Su familia se mudó al estado de Colorado, que en 2012 aprobó la legalización de la marihuana, para que la niña pudiera comenzar el tratamiento.

Foto: Lynn Johnson

4 / 15

La ayuda del CBD

El fármaco no es eficaz en todos los casos, pero hoy la pequeña Lily, de nueve años, pasa muchos días sin convulsiones y, en los peores momentos, tiene solamente un ataque o dos al día.

Foto: Lynn Johnson

5 / 15

Más THC

En Noho’s Fines, un dispensario de marihuana médica de Los Ángeles, Damaris Díaz comprueba el aroma y la untuosidad de sus productos. Gracias a la hibridación se han obtenido potentes variedades nuevas con un contenido en THC –la sustancia psicoactiva– muy superior al de décadas pasadas, lo que preocupa a las autoridades sanitarias, ya que la investigación demuestra que el consumo prolongado de variedades con alto contenido en THC puede ser perjudicial para el cerebro en desarrollo.

Foto: Lynn Johnson

6 / 15

Cultivo de cáñamo

Cultivo de cáñamo en un campo de regadío al este de Denver, discretamente oculto tras un maizal. En este caso, se trata de una variedad que contiene poco tetrahidrocannabinol (THC) y por lo tanto no es psicoactiva. Sus resistentes fibras se utilizan desde tiempos antiguos para fabricar cuerdas, papel y tela, pero la planta también es rica en compuestos con posibles propiedades médicas. Parte de esta cosecha se usará para producir aceite de cannabidiol (CBD), cuya demanda para el tratamiento de convulsiones infantiles ha aumentado considerablemente.

Foto: Lynn Johnson

7 / 15

Una plantación medicinal

Jordan Stanley (a la izquierda) corta las plantas de marihuana y Michael Atchley las recolecta. Jordan y su hermano Jared cultivan unas 36.000 plantas, la mayoría de ellas son variedades desarrolladas para producir elevadas concentraciones de CBD, un compuesto muy preciado por su uso terapéutico. Los hermanos creen que su cosecha ayudará a las miles de familias que buscan un aceite rico en CBD.

Foto: Lynn Johnson

8 / 15

Marihuana contra la ansiedad

En el norte de California, Nicholas y Richard López hacen fotos de sus plantas para colgarlas en Internet. Los dos hermanos han iniciado una nueva vida, tras cumplir sendas condenas de cárcel y rehabilitarse de la adicción a las metanfetaminas. Están orgullosos de su pequeña producción de marihuana, que consumen para aliviar los episodios de ansiedad, secuela de su anterior adicción.

Foto: Lynn Johnson

9 / 15

Women of Weed

Las integrantes de una asociación de empresarias del cannabis de Seattle llamada Women of Weed se reúnen para compartir secretos del oficio y un rato de charla distendida. Desde 2012 el consumo recreativo de marihuana es completamente legal en el estado de Washington, así como en los de Colorado, Alaska y Oregón.

Foto: Lynn Johnson

10 / 15

En efectivo

El pago en efectivo es la norma en las transacciones relacionadas con el cannabis, incluso en Colorado, ya que los bancos son reacios a aceptar dinero del comercio de la marihuana. Jayson Emo, directivo de una empresa de Denver que produce máquinas para extraer diferentes compuestos del cannabis, protege sus beneficios a la antigua usanza: con la fuerza de las armas.

Foto: Lynn Johnson

11 / 15

Un mercado que se reinventa

En un concurso de cannabis en Santa Rosa, California, una joven entusiasta se convierte en mujer anuncio para una empresa que vende vaporizadores de la sustancia. En California está autorizado el uso médico de la marihuana, pero no su consumo con fines recreativos. Mientras los emprendedores intentan beneficiarse del movimiento favorable a la legalización, el sector de los accesorios está en pleno crecimiento y recurre a una estética sofisticada y atractiva para vender de forma generalizada productos que antes solo se encontraban en las tiendas especializadas.

Foto: Lynn Johnson

12 / 15

Negocio familiar

En el estado de Washington, donde los votantes legalizaron la marihuana en 2012, el cannabis es un negocio familiar para Ben y Megan Schwarting y sus tres hijas. En este hermoso terreno en Gig Harbor, con vistas al Puget Sound, Megan fabrica lociones y Ben, aceites concentrados. Megan empezó a elaborar productos derivados del cannabis a finales de la adolescencia, época en que Ben cultivaba marihuana en Dakota del Sur. «Teníamos cada uno una lámpara para el cultivo de plantas, y eso es lo que aportamos a la relación», bromea Megan.

Foto: Lynn Johnson

13 / 15

Mari cultiva María

La madre de Ben Schwarting, Mari, cultiva marihuana en el sótano, y a veces sus nietas la ayudan a preparar la tierra.

Foto: Lynn Johnson

14 / 15

CBD contra la epilepsia

Según Kim Clark, el aceite de CBD ha obrado milagros con su hijo menor, Caden, de 11 años y con epilepsia severa. A pesar de haber pasado por dos intervenciones quirúrgicas cerebrales, Caden jamás pasó un día sin convulsiones hasta que empezó a tomar aceite de CBD.

Foto: Lynn Johnson

15 / 15

Para algunos, la marihuana alivia el dolor y mejora la vida de muchas personas enfermas

Un operario de una empresa productora de cannabis sostiene un cogollo de la variedad Blueberry Cheesecake impregnado de resina.

Foto: Lynn Johnson