Islas

51 / 292

51 / 292

Marina Corricella, Procidia, Italia

Enclave único por su patrimonio cultural que se remonta al siglo XVII, el colorido pueblo de pescadores de Marina Corricella es uno de los asentamientos más antiguos de la isla. Gracias a sus agradables temperaturas incluso en invierno, es un destino perfecto para disfrutar de la gastronomía marinera y de gran tranquilidad pues tanto el puerto como el centro de la villa están vetados al tráfico.

Foto: AgeFotostock

52 / 292

Hamnoy, islas Lofoten, Noruega

Las cases coloreadas de los pescadores rodean el pequeño puerto situado muy cerca de la población de Moskenesoy. El pescado secándose al sol, las redes alineadas al lado de las barcas que se mecen al ritmo de las olas forman un paisaje de postal inolvidable. Una de las actividades más  frecuentes en este rincón de Noruega es alquilar una de esas barcas para adentrase en el frío mar y compartir con los pescadores un emocionante día de pesca.

Foto: AgeFotostock

53 / 292

Pomena, Isla de Mljet, Croacia

Con apenas cincuenta habitantes este pueblo situado en el extremo oeste de la isla sorprende por su delicada belleza. Su puerto resguardado en el interior de la bahía tiene además como bastión la isla de Pomestak que se halla en la entrada y es un destino de playa maravilloso. 

Foto: AgeFotostock

54 / 292

Mandrakia, isla de Milos, Grecia

Como un sueño de los dioses este pequeño pueblo de la isla de Milos en el archipiélago de las Cícladas, desciende por los riscos volcánicos para ir a tocar el mar donde se halla un minúsculo puerto en el que se mecen las pequeñas barcas y las casas penetran en la roca. Se halla a solo 4 kilómetros de Plaka, la capital de la isla.

Foto: AgeFotostock

55 / 292

Portree, isla de Skye, Escocia

La isla de Skye presenta algunos de los paisajes más auténticos de Escocia y Portree, su capital, no podía ser menos.  Con poco más de dos mil habitantes, ostenta un encantador puerto resguardado por impresionantes acantilados en el que se alinean las casas de colores, muchas de la cuales hoy se han convertido en restaurantes o locales donde adquirir un delicioso fish&chips para degustarlo frente al mar junto a las barcas amarradas.

Foto: AgeFotostock

56 / 292

La Cotiniere, Isla de Oleron, Francia

Un largo espigón protege de los embates del Atlántico a este pequeño puerto en el que amarran unas cien embarcaciones y en cuyo extremo se levanta un magnífico faro que parece sacado de un libro de historias marineras. Cada día las barcas llegan cargadas de lenguados, lubinas y langostinos que son subastados en la lonja en un bonito ritual de gritos e intercambios. Es una delicia sentarse en una de las terrazas del puerto a contemplar las subidas y bajadas de la marea.

Foto: AgeFotostock

57 / 292

Islas Bazaruto

Este edén de playas de arena blanca y arrecifes de coral se localiza en el sur de Mozambique. 

 

Joel Segal

58 / 292

Islas Quirimbas

De las 31 islas de este archipiélago del norte de Mozambique, las de Ibo, Medjumbe y Matemo forman parte de un parque nacional que incluye islotes y arrecifes de coral. En la imagen, uno de los dos pueblos de la isla de Matemo.

 

Oliver Gerhard / AGE Fotostock

59 / 292

Islas Bazaruto

Las dunas crean un paisaje onírico en este archipiélago situado frente a la costa de Inhambane. Lo componen cinco islas.

 

Jody Macdonald / Getty Images

60 / 292

Finlandia - Isla de los Leñadores

Jani Ylinampa

61 / 292

Cala Goloritze, en el golfo de Orosei

Una aguja rocosa de 148 metros de alto despunta en esta playa a la que se llega en barco o a pie tras una caminata de 1,5 horas aproximadamente

Foto: Daniele Macis

62 / 292

Tuvalu (antiguas Islas Ellice)

Este es uno de los lugares más remotos del mundo y también es uno de los más bellos. Tuvalu (o como se conocía antes, Islas Ellice) es un archipiélago situado al este de las Islas Solomon y posee una superficie, desperdigada entre pequeñas islas, arrecifes de coral y atolones, de 26 km2. Para imaginar lo remoto que está basta conocer cuáles son los países más próximos: Kiribati, Samoa y Fiyi, que ya de por sí, pueden entrar en esta lista con todos los honores. No es sólo uno de los países más inaccesibles; lamentablemente, con una altura máxima de 5 metros sobre el nivel del mar, también es uno de los lugares del planeta más amenazados por el cambio climático. La catástrofe para este pequeño paraíso parece ser inevitable.

Foto: AgeFotostock

63 / 292

Cayo Chachauate (Honduras)

Desde Sambo Creek, un pequeño núcleo garífuna a 15 kilómetros de La Ceiba, salen algunas lanchas hacia Cayos Cochinos, el último Edén del Caribe. Los garífuna están considerados como el único grupo étnico descendiente de africanos que nunca fueron esclavos, ya que antes de llegar a serlo naufragaron (y paradójicamente, liberados)  y acabaron mezclados con indígenas del Caribe. Desde entonces, son los habitantes de estos mares. Cayos Cochinos forma parte de la Islas de la Bahía, de Honduras; pero no reciben tantos viajeros como Roatán o Utila (auténticos paraísos del buceo). Entre otras cosas porque cayo Chachauate está a una hora en lancha y apenas cuenta con cuatro cabañas muy básicas donde dormir. Eso sí, no hace falta mucho más para disfrutar de este auténtico paraíso de aguas turquesas.

Foto: José Alejandro Adamuz

64 / 292

Rapa Nui (Chile)

No sólo uno de los lugares más remotos del planeta, también uno de los más misteriosos. Cierto que el turismo ha hecho más fácil llegar a esta pequeña isla de la Polinesia; pero no por nada la isla era conocida como Te pito o te henua: “el ombligo del mundo”. Está a siete horas de vuelo desde Santiago de Chile y dada su singularidad histórica se considera “territorio especial” de Chile. El punto continental más próximo a la isla está a más de 3.500 kilómetros de distancia. Los moais son su símbolo más importante: la fascinante manifestación cultural de una antigua cultura y hoy Patrimonio de la Humanidad.

Foto: José Alejandro Adamuz

65 / 292

Isla Alejandro Selkirk (Chile)

El nombre oficial de esta pequeña isla ubicada en el archipiélago Juan Fernández se debe al marino escocés cuya vida solitaria en la isla principal del archipiélago inspiró la novela Robinson Crusoe, de Daniel Defoe. Pero todavía hoy se le conoce por su otro nombre: Masafuera, que dice mucho más acerca de su inaccesibilidad. La isla Alejandro Selkirk se halla a unos ochocientos kilómetros de la costa central de Chile. Tiene una historia oscura como presidio político. Afortunadamente, esos tiempos terribles ya pasaron. A Alejandro Selkirk solo viaja un barco unas pocas veces al año con provisiones para los pescadores y familias que se asientan allí durante temporadas de unos siete meses para la pesca de la langosta. En la isla hay 26 casa y, más apartado, un refugio de la Corporación Nacional Forestal (CONAF). En este refugio pasó unos días el escritor americano Jonathan Franzen. Aprovechó para esparcir las cenizas de su amigo, el también escritor David Foster Wallace, suicidado en 2006.

 

Foto: AgeFotostock

66 / 292

Isla Macquarie (Australia)

En mitad de la nada, o mejor, entre Nueva Zelanda y la Antártida, se encuentra esta diminuta isla. Apenas un punto de tierra en el mapa, en la esquina suroeste del Océano Pacífico. Tal vez sea el Patrimonio de la Humanidad más inaccesible de todos. Recibió la mención en 1997 en reconocimiento a su importancia geológica. La isla está deshabitada. Sólo la ocupan los pocos científicos de la base ubicada al pie de la colina Wireless. Bueno, y, por supuesto, tambiém alrededor de 3,5 millones de aves (según datos de BirdLife International) con una colonia importante de pingüinos. 

Foto: AgeFotostock

67 / 292

Tristán de Acuña

Este archipiélago británico está considerado como la isla habitada más remota del mundo. Está a 2.173 kilómetros al norte de Santa Elena, otra isla que a su vez está a 1.800 kilómetros de distancia de la costa occidental de Angola. Así que imaginad que además de remoto, el lugar es uno de los más inaccesibles del mundo. ¿Y que hay aquí? Pues una única ciudad llamada Edimburgo de los Siete Mares, donde viven las 302 personas que habitan la isla. Un lugar así esconde varias curiosidades: sólo hay ocho apellidos diferentes; debido a la endogamia son habituales algunas enfermedades genéticas como el glaucoma (eso sí, no hay resfriados); tienen un consumo medio por persona y año de 50 litros de whisky.

Foto: AgeFotostock

68 / 292

Svalbard (Noruega)

A medio camino entre Noruega y el Polo Norte, encontramos este lugar que pese a lo remoto, ha atraído a muchos viajeros durante años. Y no es para menos teniendo en cuenta la extraordinaria belleza de los paisajes de este archipiélago en el que viven unas 3.000 personas. Su capital es Longyearbyen y se enorgullecen de ser los habitantes situados más al norte del mundo. La ciudad se asienta sobre suelo permanentemente helado y más de la mitad de su territorio son glaciares, con lo cual las infraestructuras necesarias para vivir aquí son complejas. Aún así, Svalbard es un "Destino Sostenible Certificado" al que es fácil de llegar, ya que cuenta con aeropuerto internacional.  Aquí el único peligro son los osos polares, los verdaderos reyes del lugar. Una curiosidad: es el enclave del Banco Mundial de Semillas, algo así como un gigantesco almacén en el que se guardan semillas de miles de plantas de todo el mundo por si hay que usarlas en caso de hecatombe mundial.

Foto: AgeFotostock

69 / 292

Scala dei Turchi (Sicilia)

¡Es espectacular! Esta insólita playa de Sicilia te forzará a usar tus gafas de sol por el blanco cegador que se gasta. Su nombre significa “Escalera de los turcos” y se trata de una cala rodeada de acantilados blancos. Está ubicada muy próxima a Agrigento, famosa por su yacimiento arqueológico. La roca calcárea sedimentaria de intenso color blanco se ha convertido en sucesivas pasarelas que nos dejan un Mediterráneo cristalino a nuestros pies. Entre las playas que se encuentran en la zona están Le Pergole y Punta Grande, Giallonardo y Rosello.

Foto: AgeFotostock

70 / 292

Playa de Simos (Grecia)

El Peloponeso ha sido escogido como el mejor destino de playa de Europa en los World Travel Awards. La playa de Simos, en la pequeña isla de Elafonisos, es un buen ejemplo del merecido galardón. Su fina arena blanca salpicada de vegetación endémica y el intenso azul del mar la han convertido en una de las más famosas del Peloponeso.

Foto: AgeFotostock

71 / 292

Playa del Benijo, Tenerife (Islas Canarias)

 Es el arenal más fotogénico de las playas de las Islas Canarias. Se encuentra al norte de la isla de Tenerife y es una maravilla de origen volcánico que permite desconectar al contacto con la naturaleza, y disfrutar de uno de los mejores atardeceres de las Islas Canarias.

 

 

Foto: Turismo Canarias

72 / 292

Playa Ses Illetes (Formentera)

Este paraíso de arena blanca y aguas turquesas, en el parque natural de ses Salines, en la isla de Formentera, es del todo excepcional: aparece siempre entre las playas favoritas de Europa por la calidad de sus aguas (gracias a la esencial posidonia) y por la belleza de los paisajes de la zona.

Foto: Jaume Capellà | Fundació Formentera

73 / 292

Playa de Benagil (Portugal)

Sin duda, se trata de uno de los rincones más bellos del sur de Portugal. Estos acantilados de Benagil, en la costa del Algarve, esconden un tesoro en forma de gruta circular con una breve playa a la que solo se llega a nado o a remo. Esta playa se ubica junto a Benagil, la aldea de pescadores que le da nombre.

Foto: Getty images | Westend61

74 / 292

Sarakiniko. Isla de Milo. Grecia

En el norte de la isla de Milo, en el archipiélago de las Cícladas, encontramos uno de esos caprichos de la naturaleza que sólo podemos definir como paraíso natural. La playa de Sarakiniko debe su fama mundial a las formas de sus rocas volcánicas erosionadas durante siglos por el viento y el agua y que dan sentido a su apodo de «playa lunar». ¡Pero además es que la isla de Milo es solo una de las más de 200 islas Cícladas, en pleno mar Egeo, que hay! ¿Imagináis qué otras maravillas podemos encontrar si viajamos de isla en isla?

Foto: Fototeca 9x12

75 / 292

Las Dunas de Corralejo La Oliva Fuerteventura

Las Dunas de Corralejo engloban en realidad el conjunto de diferentes playas de arena blanca y aguas cristalinas de la costa noroeste de Fuerteventura. Se encuentran en la zona protegida de 9 kilómetros de costa del Parque Natural Dunas de Corralejo. Los arenales de la zona norte (Médano, El Viejo y el Bajo Negro) son extensos y están equipados; pero a medida que nos dirigimos hacia el sur, las playas son más pequeñas y salvajes. 

Foto: Turismo Canarias

76 / 292

Cala del Naufragio, Isla de Zakynthos (Grecia)

Desearías no haber visto nunca esta playa. Lo decimos en serio, porque ahora no dejarás en pensar en ella hasta que logres ir (a no ser que seas una de las personas afortunadas que han pisado ya su arena). En el siglo XV, cuando los venecianos llegaron a la isla jónica de Zante (Zakynthos), la llamaron «flor de Oriente» por sus bellos paisajes, y no se equivocaron, ¿verdad? Esta bella isla griega tiene en la playa de Navaghio, o Naufragio (se la conoce así desde que en 1980 embarrancó un barco que sigue varado), su imagen más icónica y a una de las mejores playas de Europa que puedes visitar.

77 / 292

Playa de la isla Chañaral

La isla Chañaral se caracteriza por su alta biodiversidad. En ella habitan numerosas especies endémicas, tanto marinas como terrestres. Sin embargo, las corrientes marinas arrastran hacia sus costas grandes cantidades de residuos plásticos.

Foto: César Villarroel

78 / 292

Pingüinos de Humboldt

Un grupo de pingüinos de Humboldt (Spheniscus humboldti) recorre unla ladera de la isla Chañaral, donde la ONG Sustentabla tiene previsto realizar próximamente una batida de recogida residuos.

Foto: César Villarroel

79 / 292

Playa de Kian Giang

Es uno de los palmerales más idílicos de la isla de Nam Du.

Shutterstock

80 / 292

Playa de Sao

En la isla de Phu Quoc aún quedan rincones sin masificar, a pesar de la proliferación de los resorts a pie de playa.

Fototeca 9x12

81 / 292

Mercado Duong Dong

El mercado de la capital de la isla de Phu Quoc, en la costa oriental de Vietnam, preserva su ambiente tradicional. Las vendedoras de frutas, hortalizas y pescado esperan pacientemente sentadas en taburetes y cubiertas por sus sombreros nón lá.

ACI

82 / 292

Islote Monito

El islote Monito es una isla pequeña y deshabitada de 66 metros de altura sobre el nivel del mar. Todavía quedan restos de proyectiles de artillería y bombas de cuando fue usado por las Fuerzas Aéreas del Ejército de los Estados Unidos para realizar prácticas de tiro y de bombardeo.

Foto: USFWS

83 / 292

Attack of the Zombie Mouse

Fotografía finalista en la categoría: Environment

Un albatros juvenil de cabeza gris en la Isla Marion, Territorio Antártico Sudafricano, resulta lesionado después de un ataque de ratones de una especie invasora que comenzó a alimentarse de polluelos y juveniles de albatros vivos.

Foto: Thomas P. Peschak / World Press Photo 2018

84 / 292

Lofoten Islands, Norway

Fotografía de la serie ganadora del gran premio: Mobile Photographer of the Year 2018

Foto: Nan Deng / Mobile Photography Awards 2018

85 / 292

Fairy Isles

Fotografía ganadora en la categoría Travel/Adventure

Foto: Nan Deng / Mobile Photography Awards 2018

86 / 292

Febrero en Bali

La isla de Bali, ubicada en Indonesia, es un oasis hinduista dentro de uno de los países con más musulmanes del mundo. Su sobrenombre es el de “la isla de los dioses”. Aunque parezca una exageración, no lo es: templos, arrozales, el Gunung Agung, el volcán sagrado que domina el horizonte de la isla, la oportunidad de bucear o de relajar en playas paradisíacas, convierten a Bali en un destino perfecto para los viajeros que quieren escapar por unos días del invierno en hemisferio norte.

Foto: Gtres

87 / 292

Noviembre en Madagascar

Madagascar, en el océano Índico, es una de las maravillas naturales de África. La isla más grande del continente, fue la escogida por los piratas para fundar un país utópico al que llamaron Libertalia en el S. XVII. Y sin duda escogieron bien; un recorrido por Madagascar nos mostrará todo un paraíso natural con playas perfectas y especies sorprendentes como el baobab o los lémures. 

Foto: Gtres

88 / 292

Terrazas escalonadas

Terrazas escalonadas excavadas en el islote de Daskalio.

Foto: Ministry of Culture and Sports, Greece

89 / 292

Archipiélago de las Seychelles

Es probable que si imaginas alguna isla paradisíaca se asemeje mucho a algunas de las islas que forman el archipiélago de la República de las Seychelles. Un grupo de 115 islas en el océano Índico que parecen un tesoro. Aquí se encuentra la playa más fotografiada del mundo, la Source d'Argent. Su clima perfecto, que oscila entre los 24 y 32ºC, sus aguas turquesas y cristalinas, la fauna y flora, hacen de este lugar uno de los destinos más prestigiosos del mundo.

Foto: Gtres

90 / 292

Lago Winnipeg en la provincia de Manitoba, Canadá

Foto: ESA / Copernicus Sentinel

91 / 292

Jamaica, Mejor Destino de Bodas del Mundo

Si te quieres casar, el mejor destino es Jamaica. Lo fue también el año pasado y en el 2014. El dominio en el sector bodas sólo se lo ha discutido las Bahamas. En todo caso, el mar Caribe parece ser el favorito para poner en remojo el matrimonio. Además, Jamaica se lleva un doblete este año, puesto que ha sido galardonada también como mejor destino del mundo para cruceros.

Foto: Gtres

92 / 292

Madeira, Mejor Isla del Mundo como Destino Turístico

Los “World Travel Awards” reconocen desde el 2015 al archipiélago de Madeira como el mejor destino entre las islas para viajar. Sus acantilados, sus bellos paisajes del litoral, la gastronomía y su cultura han colocado a Madeira por encima de Cerdeña, Sicilia, Mauricio o las Seychelles.

Foto: Gtres

93 / 292

Maldivas, Mejor Destino de buceo del Mundo

Hay destinos que dan lo mejor de sí sumergidos. Es el caso de la categoría de los mejores destinos para bucear de de los "World Travel Awards". Si miras en un mapa, la ubicación de las Maldivas nos da una pista sobre por qué es el mejor destino del mundo para bucear: el archipiélago, constituido por más de 1.200 islas, está en mitad del Océano Índico. Otros destinos nominados este año en la categoría fueron: Belice, las Islas Caimán, o las Fiji.

Foto: Gtres

94 / 292

Fotografía aérea

Fotografía aérea de la costa de Sardinera, un asentamiento precolombino de la isla de Mona.

Foto: Project El Corazón del Caribe

95 / 292

Isla de Mona

La isla de Mona está situada entre la República Dominicana y Puerto Rico.

Imagen: Project El Corazón del Caribe

96 / 292

Manhatthan

Puede no parecerlo por la densidad de rascacielos; pero Manhattan es una isla en la desembocadura del río Hudson en el norte del Puerto de Nueva York. Es uno de los cinco distritos de Nueva York, y para muchos el corazón de la ciudad más famosa del mundo.

Foto: NYCGO

97 / 292

Liberty island

Esta pequeña isla en la bahía de Nueva York es muy conocida por tratarse del lugar donde se encuentra la Estatua de la Libertad. Se llega a ella mediante un ferry que parte desde Battery Park City en Manhattan o desde Liberty State Park en la ciudad de Jersey. 

Foto: NYCGO

98 / 292

Ellis Island

Esta isla forma parte del Monumento Nacional de la Estatua de la Libertad, Isla Ellis e Isla de la Libertad. La pequeña isla de Ellis, en el puerto de Nueva York, fue el primer lugar de Estado Unidos que pisaron millones de inmigrantes a principios del siglo XX. La visita al Museo de la Inmigración es un imprescindible. Se llega mediante el servicio de cruceros que parte desde Battery Park, en Manhattan. 

Foto: NYCGO

99 / 292

Roosevelt Island

La extraordinaria posibilidad de alcanzar una isla en teleférico, ese es uno de los atractivos de esta pequeña isla, ubicada en el estrecho del East River de Nueva York. El viaje en teleférico dura sólo unos cinco minutos; pero sobrevuela Manhattan brindando unas vistas singulares. En verano, puede ser un buen plan pasear por alguno de los cuatro parques de la isla, los Four Freedoms Park, situados en el extremo sur de la isla.

Foto: NYCGO

100 / 292

Governors Island

Entre Manhattan y Brooklyn, otra Nueva York sorprendente. Su nombre se remonta a 1698, cuando Nueva York era colonia inglesa, y la isla servía de refugio para los gobernadores. La isla está declarada como monumento nacional y proporciona un bello paseo por un parque con construcciones defensivas históricas. Atención, porque solo se puede visitar en primavera y verano. Su visita vale la pena porque tiene las mejores vistas del sur de Manhattan.

Foto: NYCGO