Imperio Otomano

1 / 24
04 batalla Bender Armand Dumaresq. La caza del león

1 / 24

La caza del león

Los soldados suecos de Carlos XII se defienden en 1713 en su campamento de Bender del asalto de los jenízaros del sultán en este óleo de Armand-Dumaresq.

FOTO: Album

16-508935. Imperio Otomano

2 / 24

Imperio Otomano

El harén era una institución de vital importancia y estaba regido por el jefe de los eunucos. Las mujeres vivían allí bajo unas rígidas normas y una estricta jerarquía. En primer lugar estaba la sultana valida, madre del sultán; tras ella, la primera esposa del soberano o la madre de su primogénito, y después venían sus esposas secundarias y favoritas. En último lugar estaban las concubinas. En total, el harén podía estar formado por más de mil personas, entre esclavas, eunucos y los hijos de todas las mujeres.

album alb3364566. Odalisca

3 / 24

Odalisca

Portando una bandeja en un harén otomano. Óleo por Jules Joseph Lefebvre. Siglo XIX. Museo Pera, Estambul.

Captura de pantalla 2017-05-29 a las 12.54.47. Arqueros jenízaros

4 / 24

Arqueros jenízaros

Ataviados con sus característicos turbantes cónicos blancos. Miniatura turca del siglo XVI.

Foto: GRANGER / AGE FOTOSTOCK

album akg101722. Jenízaros durante la revuelta griega de 1821

5 / 24

Jenízaros durante la revuelta griega de 1821

Los pretorianos del sultán

Además de una fuerza temible para sus enemigos, los jenízaros eran la guardia personal del sultán y tuvieron mucho poder dentro de las fronteras otomanas. Maquiavelo lo resumió en El Príncipe: "El sultán está todo entero en poder de los soldados" y para conservar el trono "es menester que este soberano, que no hace caso ninguno del pueblo, mantenga a sus guardias en la inclinación de su persona".

Foto: AKG / ALBUM

B007925D. El inconfundible uniforme jenízaro

6 / 24

El inconfundible uniforme jenízaro

Los jenízaros llevaban una pintoresca vestimenta que los distinguía del resto de tropas otomanas. Sus sombreros, en particular, eran un alarde de extravagancia; no en vano se decía que tenían sesenta maneras de liarse el turbante. El börk, el sombrero, está adornado con una cuchara delante, signo de camaradería, así como con larga una pluma de avestruz. En cuanto al uniforme, sus ropas lucían los colores del sultán, en señal de fidelidad. El caftán abotonado y el calzado de piel eran piezas características del cuerpo. 

Foto: BPK / SCALA, FIRENZE

album akg1702414. El sultán Mahmut II (1808-1839)

7 / 24

El sultán Mahmut II (1808-1839)

La comida del viernes

La alimentación era un símbolo del estatus de los jenízaros; de ahí que tuvieran cargos como "sopero mayor",  "gran cocinero", "pinche negro" o "aguador mayor". Cada viernes se les servía comida de las cocinas del sultán en su caldero, objeto sagrado para los jenízaros.

Foto: Akg / Album

Mary Wortley Montagueng. La viajera romántica

8 / 24

La viajera romántica

Mary Wortley Montagu es la mujer que estuvo en un harén y lo contó. La que parecía una vida de aristócrata al uso en Londres dio un giro radical en 1716, cuando su marido fue nombrado embajador ante el Imperio otomano de Constantinopla. Ese viaje fue el revulsivo para afrontar una depresión de la que Mary no lograba deshacerse del todo. Desde el primer momento no se limitó a ejercer de embajadora consorte y se lanzó a descubrir todo lo que le rodeaba con una determinación absoluta que la llevó incluso a disfrazarse de hombre para entrar en lugares prohibidos para las mujeres, como en Santa Sofía. Ella fue el primer occidental en entrar en los harenes del sultán. Todas sus experiencias las relataba, con exactas y bellas descripciones, en cartas que enviaba a amigos. Al morir fueron publicadas y alimentaron la imaginación de los viajeros románticos que soñaban con conocer Turquía.

Foto: CC

marnegro4. Naufragio otomano

9 / 24

Naufragio otomano

Naufragio del Imperio otomano, descubierto a 300 metros de profundidad.

Modelo creado por Rodrigo Pacheco-Ruiz

marnegro5. Explorando el naufragio otomano

10 / 24

Explorando el naufragio otomano

El vehículo operado a distancia (ROV) explora el naufragio de época otomana.

Foto: Rodrigo Pacheco-Ruiz

139 IndependenciaGrecia 1. Asedio de Missolonghi

11 / 24

Asedio de Missolonghi

Extenuados por largos meses de sitio en 1826, los combatientes griegos realizan una salida a la desesperada para sacar de la ciudad a las mujeres y los niños. Óleo por Theodoros Vryzakis. 1853. Galería Nacional, Atenas.

Foto: AKG / ALBUM

139 IndependenciaGrecia 2. La batalla marítima

12 / 24

La batalla marítima

Pese a la ferocidad de los combates terrestres, el destino de la revolución griega se resolvió en el mar. Inicialmente, la flota de los mercaderes griegos de Hidra y Spetses fue decisiva para impedir que los turcos enviaran fuerzas al Peloponeso. Luego, en 1827, la armada inglesa, francesa y rusa, gracias a su superioridad artillera, destruyó la flota turca en la bahía de Navarino, matando a 6.000 combatientes otomanos.

Stapleton Collection / Corbis / CORDON PRESS

139 IndependenciaGrecia 3. Castillo de Bourtzi

13 / 24

Castillo de Bourtzi

Conquistado por los rebeldes griegos en 1822, les sirvió como trampolín para asaltar la base de Nauplia.

RICHARD T. NOWITZ / AGE FOTOSTOCK

CHT 225201. El sultán más temido

14 / 24

El sultán más temido

Retrato de Solimán conservado en la Biblioteca Nacional de París. Su turbante se componía de varias capas de muselina sobre las que se prendían tres plumas de garza real.

BRIDGEMAN / INDEX

YL2-1684130. La residencia de los sultanes

15 / 24

La residencia de los sultanes

Situado entre el Cuerno de Oro y el mar de Mármara, el palacio de Topkapi se asoma al Bósforo. Fue residencia y centro adminsitrativo del Imperio otomano desde el siglo XV hasta el siglo XIX.

FUNKYSTOCK / AGE FOTOSTOCK

DAE-11176430. El serrallo del sultán

16 / 24

El serrallo del sultán

El harén del palacio de Topkapi era una zona privada a la que sólo tenía acceso el sultán. Lo componían estacias bellamente decoradas como este comedor construido en época del sultán Ahmed III, en el siglo XVIII.

DEA / AGE FOTOSTOCK

Z71-1478411. Mezquitas imperiales

17 / 24

Mezquitas imperiales

A la derecha, en primer término, la cúpula de la mezquita de Rustem Pasha, yerno y gran visir de Solimán, cuya mezquita se ve al fondo. Ambas fueron erigidas por Mimar Sinan.

Tibor Bognár / Age Fotostock

DGA 512746. En guerra contra Hungría

18 / 24

En guerra contra Hungría

Arriba, Solimán en la batalla de Mohacs, en 1526. Miniatura de Historia de las conquistas de Solimán el Magnífico en Europa. Biblioteca del Palacio de Topkapi.

BRIDGEMAN / INDEX

Palacio de Yildiz

19 / 24

Palacio de Yildiz

El complejo palaciego de Yildiz cubre un área de 500.000 m2.

AHMET ERKASAP

Palacio de Yildiz

20 / 24

Palacio de Yildiz

El Palacio de Yildiz, en Estambul, fue utilizado como residencia por el sultán y su corte a finales del siglo XIX.

AHMET ERKASAP

La disputada Bizerta

21 / 24

La disputada Bizerta

Fortaleza de Bizerta, en Túnez. La plaza se sometió a Barbarroja en 1534, pero se rindió a los españoles al año siguiente.

REINHARD SCHMID / FOTOTECA 9x12

Una presa para el harén

22 / 24

Una presa para el harén

En 1534, Barbarroja asaltó Fondi, cerca de Nápoles, con un objetivo en mente: capturar a Julia Gonzaga, joven viuda de belleza legendaria, y entregarla al harén de Solimán. Un renegado guió a los dos mil turcos enviados por Hayreddín hasta la casa de Julia, pero ésta, según la leyenda, logró escapar por muy poco cabalgando en la noche y «medio desnuda» a lomos de un caballo. En la imagen, Julia Gonzaga retratada por un pintor del círculo de Sebastiano del Piombo. siglo XVI.

ART ARCHIVE

Recibimiento en Tolón

23 / 24

Recibimiento en Tolón

La flota de barbarroja es acogida en el puerto francés de Tolón en 1543. Miniatura por Matrakçi Nasuh. Museo de Topkapi, Estambul.

ART ARCHIVE

Cruel, avariento y lujurioso. Cruel, avaro y lujurioso

24 / 24

Cruel, avaro y lujurioso

Un cronista español de la época, López de Gómara, describía así a Barbarroja: «Era de buena disposición, si no engordara mucho; tenía las pestañas muy largas y perdió mucha vista. Ceceaba, sabía muchas lenguas y preciábase de hablar castellano [...]. Fue muy cruel, avariento sobremanera y muy lujurioso en dos maneras».

AKG / ALBUM

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?