Homínidos

1 / 16

1 / 16

Reconstrucción facial de Australopithecus anamensis

Gracias a que los restos cráneofaciales están casi completos se han podido identificar características que no habían sido observadas anteriormente en esta especie. Algunas eran compartidas con la especie descendiente A. afarensis, mientras que otras eran más propias de grupos ancestrales más primitivos como el Ardipithecus y el Sahelantropus.

Foto: John Gurche

2 / 16

Vista lateral del cráneo MRD-VP-1/1

Australopithecus anamesis es el miembro más antiguo del género australopitecos. Las similitudes con la dentición del cráneo fósil encontrado con los restos previos ya conocidos han permitido identificarlo como miembro de esta especie

Foto: Museo de Historia Natural de Cleveland

3 / 16

Cráneo de 'Australopithecus afarensis

Hasta ahora, los especímenes más antiguos de este género extinto de homínidos, A. anamesis, –que datan de hace entre 4,2 y 3,9 millones de años–, era conocidos principalmente por fósiles de mandíbulas y dientes, mientras que las especies más jóvenes, A. afarensis (en la imágen) , –de hace 3,5 y 2 millones de años– estaban representadas por múltiples calaveras.

Foto: Dale Omori / Cortesía del Museo de Historia Natural de Cleveland

4 / 16

De madre neandertal y de padre denisovano

El fragmento óseo Denisova 11, de unos 2,5 centímetros de longitud, fue hallado hace unos años junto a miles de fragmentos óseos en la Galería Este de la cueva de Denísova, en el sur de Siberia. Perteneció a un individuo de sexo femenino que tenía, al menos, 13 años de edad cuando murió, hace más de 50.000 años, según la datación por radiocarbono, y probablemente hace unos 90.000 años, según el investigador sueco Svante Pääbo. El genoma de este individuo pudo ser secuenciado en el laboratorio, revelando que tenía una madre neandertal y un padre denisovano, según un estudio publicado en Nature a finales de agosto. "Neandertales y denisovanos puede que no tuvieran muchas oportunidades de encontrarse, pero cuando lo hicieron, debieron de mantener relaciones sexuales frecuentemente, más de lo que creíamos hasta ahora", señaló Pääbo. Denny, el individuo femenino del fragmento óseo Denisova 11, constituye la primera evidencia directa de un individuo de madre neandertal y padre denisovano. Más información aquí.

Foto: Thomas Higham, University of Oxford

5 / 16

Little Foot

Esqueleto fosilizado de Little Foot, un Australopithecus de género femenino y de 3,67 millones de años de antigüedad. La fotografía corresponde a la presentación del esqueleto por parte de la Universidad del Witwatersrand.

Foto: University of the Witwatersrand

6 / 16

Prácticamente completo

Little Foot es el único fósil conocido de Australopithecus prácticamente completo.

Foto: University of the Witwatersrand

7 / 16

Cráneo de Little Foot

Ron Clarke junto al cráneo de Little Foot, que en 2013 fue separado del bloque que lo contenía.

Foto: Paul Myburgh

8 / 16

Cuevas de Sterkfontein

El profesor Ron Clarke, de la Wits University, descubrió en los años noventa cuatro pequeños huesos del pie, de ahí el apodo de Little Foot, en el conjunto de cuevas de Sterkfontein, cerca del poblado de Krugersdorp y al noroeste de Johannesburgo.

Foto: Paul Myburgh

9 / 16

Excavación de los restos

Excavación de los restos de Little Foot, el homínido fosilizado más antiguo del sur de África , de 3,67 millones de años de antigüedad.

Foto: Paul Myburgh

10 / 16

Esqueleto del niño neandertal recuperado en la cueva de El Sidrón

El protagonista de este estudio tenía 7,7 años en el momento de su muerte, pesaba 26 kilos y medía 111 centímetros. Del individuo, identificado como El Sidrón J1, se han recuperado 138 piezas, 30 de ellas dientes -algunos de ellos de leche- y parte del esqueleto, incluidos algunos fragmentos del cráneo.

Foto: Grupo de Paleoantropología MNCN-CSIC

11 / 16

El fósil de Ardi

Con el descubrimiento de Ardi, el fósil de Lucy, de 3,2 millones de años de edad, dejó de ser el esqueleto de homínido más antiguo conocido.

Foto: Tim D. White

12 / 16

Los restos de Lucy

Lucy y Ardi vivieron con más de un millón de años de diferencia. Lucy fue hallada en 1974 a unos 60 kilómetros al norte del Awash medio. Su pelvis y sus extremidades indican que era totalmente bípeda, un paso evolutivo que Ardi todavía no había dado.

Foto: David L. Brill

13 / 16

Australopithecus garhi

El fabricante más probable de los útiles es Australopithecus garhi, nombre asignado a un cráneo que fue hallado en 1997.

Foto: David L. Brill

14 / 16

Cuerpo pequeño, manos grandes

La mano de Ardi, reproducida aquí a tamaño natural y recompuesta a partir de huesos de las manos izquierda y derecha, tiene una medida similar a la mano de un humano moderno, pese a su reducido tamaño corporal.

Foto: Tim D. White

15 / 16

Los huesos de Ardi

Los dientes de Ardi, algunos incrustados todavía en los maxilares, son más valiosos que cualquier joya para el paleoantropólogo Berhane Asfaw, que los sostiene en las manos. La delgada capa de esmalte, los patrones de desgaste y la composición química sugieren una dieta de frutos y nueces, propia de un habitante del bosque.
 

Foto: Tim D. White / Museo Nacional de Etiopía, Addis Abeba

16 / 16

Ardipithecus ramidus

Reconstrucción digital de Ardipithecus ramidus modelada con resina.

Foto: Tim D. White

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?