Furtivismo

1 / 32

1 / 32

Desperate Measures

Fotografía ganadora en la categoría: Young Environmental Photographer of the Year

 

Este rinoceronte está siendo descornado en un intento de protegerlo de la caza furtiva. Con el nivel de la actual de caza furtiva, los expertos recomiendan que los rinocerontes se descornen de cada 12 a 24 meses para disuadir a los cazadores. "Esta no fue una visión agradable" comenta el fotógrafo.

Foto: EPOTY 2019 / Neville Ngomane

2 / 32

Birupes simoroxigorum

Foto: Chien Lee / Science Magazine

3 / 32

Akashinga, las valientes

Fotografía finalista en las categorías: World Press Photo of the Year y Environment

Petronella Chigumbur, de 30 años, y miembro de una unidad femenina contra la caza furtiva llamada Akashinga, participa en entrenamiento de ocultación y camuflaje en el Parque de Vida Silvestre de Phundundu, Zimbabwe. Akashinga , "Los Valientes", es una fuerza de guardabosques establecida como un modelo alternativo de conservación. Su objetivo es trabajar para los beneficios a largo plazo de sus comunidades y el medio ambiente. Akashinga engloba a mujeres de entornos desfavorecidos, empoderándolas, ofreciendo puestos de trabajo y ayudando a las personas locales a beneficiarse directamente de la preservación de la vida silvestre. Otras estrategias, como el uso de tarifas para los trofeos de caza para financiar la conservación de los parques naturales, se han criticado por imponer soluciones desde el exterior y excluir las necesidades de la población local.

Foto: Brent Stirton / Getty Images / World Press Photo 2019

4 / 32

Las 8 especies de pangolín que existen están en peligro de extinción

Foto: Neil D'Cruze

5 / 32

Ceratotherium simum simum

En esta fotografía podemos apreciar a una pareja de rinocerontes blancos del sur -Ceratotherium simum simum- en su hábitat natural ,en Sudáfrica.  Ya incluso antes de entrado el siglo XIX,  las poblaciones de rinoceronte blanco del sur habían sufrido tal declive que solo llegaron a quedar entre 100 y 200 individuos de la especie restringidos a la zona de confluencia de los ríos Umfolozi en Zululand.

Foto: Gtres

6 / 32

Najin

En esta fotografía tomada el 30 de marzo de 2018 podemos ver a Najin, una de las últimas dos hembras de rinoceronte blanco del norte -Ceratotherium simum cottoni- que quedan en el mundo, en Ol Pejeta Conservancy Park, en el condado de Laikipia, en el norte de Kenia. Los últimos ejemplares que vivían en libertad fueron literalmente erradicados en toda su zonas de distribución: Uganda en 1980, en Sudán en 1984 y finalmente en el Parque Nacional de Garamba, en República Democrática del Congo, declarándose su extinción en libertad en el año 2008.

 

Foto: Agephostock

7 / 32

Waiting for Freedom

Fotografía finalista en la categoría: Environment

Un joven rinoceronte blanco, drogado y con los ojos vendados, a punto de ser liberado en el delta del Okavango, Botswana, después de su traslado desde Sudáfrica para protegerlo de los cazadores furtivos.

 

 

 

Foto: Neil Aldridge / World Press Photo 2018

8 / 32

Memorial to a species

Fotografía ganadora en la categoría: Fotógrafo del año

Tomada como parte de una investigación encubierta sobre el comercio ilegal del cuerno de rinoceronte, la imagen ganadora de Brent cuenta la evocadora historia de una de las últimas víctimas del comercio de especies salvajes: un rinoceronte negro del parque Hluhluwe Imfolozi de Sudáfrica. Se cree que los cazadores furtivos provienen de una comunidad local, y realizan su atroz trabajo por encargo. Después de ingresar ilegalmente en la reserva, tendieron una emboscada al rinoceronte en un pozo de agua y lo mataron antes de huir de su la parte tan supersticiosamente apreciada de cuerpo mutilado.

La conmovedora imagen de Brent es un símbolo del impacto devastador de la demanda de cuerno de rinoceronte. Los rinocerontes negros fueron una vez la especie de rinoceronte más numerosa del mundo. Sin embargo, se estimó en 2015 que tan solo 5,000 ejemplares permanecieron en la naturaleza viviendo en libertad; una cantidad la cual los conservacionistas creen que ha caído desde entonces debido a la creciente caza furtiva en estos dos últimos años. Estos animales en peligro crítico se extinguirán muy pronto a menos que se tomen medidas efectivas y convincentes.

Foto: Brent Stirton / Wildlife Photographer of the Year 2017

9 / 32

A la búsqueda de mascota

Primer premio en la categoría: Denuncia Ecológica

"Los Pasar Burung son mercados de animales de las calles de Jakarta. Allí, cientos de animales viven hacinados en condiciones deplorables esperando a ser vendidos a alguna familia. No es difícil encontrar especies amenazadas en venta en las paradas del mercado. En la fotografía, unos compradores eligen el pájaro que se llevarán a casa".

Foto: Joan de la Malla / MontPhoto 2017

10 / 32

"Big Life Foundation Dog Security Team Blooghound Bone"

Categoría: Sustanaible Travel

 

Cada año ofrezco mis servicios como fotógrafo a alguna organización que aborde los retos que enfrentamos como raza humana. Este año me asocié con la Fundación Big Life para ayudar a concienciar sobre su causa. El objetivo principal de la Fundación Big Life es proteger la vida silvestre de los cazadores furtivos.

 

Esta es la imagen de Bonnie y su cuidador, Mutinda, durante una de sus caminatas mañaneras. Bonnie es uno de los tres perros adiestrados que ayudan a los guardabosques en el seguimiento de los cazadores furtivos. En 2016, uno de los perros de la unidad anti-caza furtiva desempeñó un papel clave en la detención de un presunto cazador furtivo siguiendo el olor de este hasta su aldea, donde los guardabosques descubrieron marfil en su casa.

Foto: Mattie Simas / Smithsonian Photo Contest

11 / 32

Alijo confiscado

La policía forestal china examina los artículos de marfil y de cuerno de rinoceronte aprehendidos tras desarticular una red de trafico de marfil en ciudad de Xuchang el 12 de septiembre de 2016.

 

Foto: Imaginechina/ AP

12 / 32

Marfil por valor de casi 2 millones de dólares

La policía arrestó a 21 sospechosos y también incautó 207,4 kilogramos de productos de marfil y 17,07 productos de cuerno de rinoceronte, que tenían un valor de mercado de 1,9 millones de dólares.

Foto: Imaginechina/ AP

13 / 32

Lucha contra el comercio ilegal

Varios funcionarios chinos observan cómo los trabajadores preparan productos de marfil para su destrucción durante una ceremonia en Beijing el viernes 29 de mayo de 2015. La Administración Estatal de Silvicultura y Administración General de Aduanas de China presidió una ceremonia para destruir más de 660 kilogramos de marfil que fue confiscado tras ser introducido de contrabando en el país.

Foto: AP / Ng Han Guan

14 / 32

En la frontera

La policía de la provincia de Guangdong, en el sur de China, evalúa algunas piezas de los 450 kilogramos de marfil de contrabando incautados en los controles fronterizos a principios de marzo de 2016.

Foto: Imaginechina/ AP

15 / 32

Tsavo National Park, Kenia,

Restos de huesos de elefantes africanos sacrificados por el marfil de sus colmillos.

Foto: Naturepl.com / Bruce Davidson / WWF-Canon

16 / 32

40.000 colmillos

Más de 20.000 elefantes africanos son sacrificados por su marfil cada año, principalmente para alimentar la demanda en Asia, particularmente en China.

Foto: Martin Harvey / WWF

17 / 32

Cazando cazadores

Con la ayuda de un sabueso, un guardabosque trata de rastrear a los cazadores furtivos que mataron a este elefante y cortaron parte de su cabeza para escapar rápidamente con sus colmillos de marfil. Aquí puedes ver el reportaje sobre la caza furtiva de rinocerontes

Foto: Ben Stirton / National Geographic

18 / 32

Criaderos de cuernos

Estos rinocerontes de un rancho sudafricano han sido recientemente despojados de sus cuernos . A diferencia del marfil de elefante, el cuerno de rinoceronte vuelve a crecer cuando se corta correctamente. El ranchero está almacenando el cuerno con la esperanza de que venderlo pronto será legal.Aquí puedes ver el reportaje sobre la caza furtiva de rinocerontes.

Foto: Ben Stirton / National Geographic

19 / 32

Parque Hluhluwe-Imfolozi, Sudáfrica

Unos cazadores furtivos abatieron a este rinoceronte negro por su cuerno con balas de alto calibre en el parque Hluhluwe-Imfolozi de Sudáfrica. Hoy en día tan solo quedan unos 5.000 ejemplares de la especie en todo el mundo.

Foto: B

20 / 32

Tras el rastro del marfil

El guarda Dieudonné Kumboyo Kobango, junto a su hijo, Genekpio, huido del LRA al poco de su secuestro, dice: «ahora busco al LRA en cada patrulla».

Foto: Brent Stirton

21 / 32

Tras el rastro del marfil

El veterano guarda Jean Claude Mambo Marindo posa junto a los cerca de cien colmillos confiscados a los furtivos en el Parque Nacional de Garamba, en la República Democrática del Congo. En el parque ya no quedan rinocerontes, aniquilados por los furtivos para hacerse con sus cuernos. Ahora el asedio es sobre el marfil, expoliado por soldados corruptos de ejércitos nacionales y por el grupo terrorista Ejército de Resistencia del Señor (LRA).

Foto: Brent Stirton

22 / 32

Tras el rastro del marfil

Los soldados ugandeses asignados a la Fuerza Operativa Regional de la Unión Africana se sirven de cuerdas para atravesar los ríos en su búsqueda del cabecilla del LRA, Joseph Kony, en la República Centroafricana (RCA). Los hombres de Kony cruzan constantemente las fronteras y se ocultan en países cuyos Gobiernos son débiles.

Foto: Brent Stirton

23 / 32

Pumas

Este puma fue abatido por el propietario de una vivienda y luego confiscado por la agencia de caza de Dakota del Sur. En respuesta a las quejas de que los felinos están reduciendo la cantidad de uapitíes y de ciervos, el año pasado el estado permitió que se cazaran hasta 100 pumas de una población estimada de 300 ejemplares.

http://stevewinterphoto.com

Foto: Steve Winter

24 / 32

Pucallpa, Perú

Una escultura de caoba en un parque de Pucallpa simboliza la importancia de este árbol. 

Foto: Alex Webb

25 / 32

Cientos de años talados

Un agente del servicio de parques de Perú mide el diámetro del tronco de una caoba talada ilegalmente. Un leñador armado con una sierra mecánica puede derribar un árbol multicentenario como este en menos de media hora.  

Foto: Alex Webb

26 / 32

Capirona de estraperlo

Unos hombres descargan de las embarcaciones un cargamento de capirona, una madera muy densa utilizada en la construcción, en las afueras de Pucallpa. Gran parte de la madera peruana se obtiene sin los permisos reglamentarios y luego se vende con documentación falsa 

Foto: Alex Webb

27 / 32

La cuenta atrás

Un guarda del servicio de parques (a la izquierda) y un guía ashéninka miden esta vieja caoba, muy valiosa para los leñadores furtivos. Ante la dificultad de proteger árboles de forma individual, este gigante tiene los días contados.  

Foto: Alex Webb

28 / 32

Caoba, el oro rojo

Una troza de ceiba cuelga de una grúa sobre el río Ucayali, en las afueras de Pucallpa. Las ceibas ofrecen un rico hábitat para primates, aves, anfibios e insectos. Además están muy buscadas para fabricar pulpa y madera contrachapada. 

Foto: Alex Webb

29 / 32

Marfil de contrabando

Los contrabandistas no lograron pasar la frontera de Kenya con su mercancía, pero eso no remedia la muerte de los animales. Los colmillos pequeños indican que cazaron elefantes jóvenes.

www.brentstirton.com

Foto: Brent Stirton, Reportage by Getty Images

30 / 32

Botines abandonados

El cadáver en descomposición de un rinoceronte yace sin los cuernos en el mismo sitio donde fue estrangulado por una trampa de alambre colocada por los cazadores furtivos en una reserva de caza privada cercana al Parque Nacional Kruger de Sudáfrica. Los guardabosques cercaron el lugar, pero los furtivos no regresaron a por su captura y los oficiales extrajeron los cuernos.

www.brentstirton.com

Foto: Brent Stirton

31 / 32

Cebos caninos

Los furtivos se valen de un cachorro de perro para atraer tigres a una trampa.

Foto: Steve Winter

32 / 32

Chandrapur, India.

Estos hombres fueron detenidos en enero de 2011 mientras intentaban vender una piel de tigre cerca de Chandrapur, en la India. El tráfico ilícito de huesos, ojos, bigotes, pene, dientes y otras partes del tigre para su uso «medicinal» en Asia puede generar hasta 3,5 millones de euros al año.

Foto: Steve Winter

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?