Física

51 / 58

51 / 58

"Estructuras vivas"

Johannes Overvelde/SEAS

52 / 58

Asteroides en el Sistema Solar

El punto blanco central representa el sol; los demás, Mercurio, Venus, la Tierra, Marte y  Júpiter respectivamente. Los puntos azules son asteroides cuyas órbitas no interferirían con la terrestre; al contrario que los puntos amarillos, los cuales representan asteroides cuya trayectoria se cruzaría con la de la Tierra.

 

Pan-STARRS / Nick Kaiser

53 / 58

El andamiaje invisible del espacio

No podemos detectar la materia oscura, pero su gravedad modela lo que vemos desde nuestro punto de observación en el interior de la Vía Láctea. Esta simulación de nuestro vecindario cósmico visto desde fuera reconstruye la red de materia oscura que ha conducido a las galaxias hasta sus posiciones actuales. En los puntos donde se entrecruzan filamentos de materia oscura, se agrupan las galaxias. El cúmulo de Virgo, por sí solo, contiene miles de ellas.


 

Simulación y reconstrucción: Steffen Hess y Francisco-Shu Kitaura, Instituto Leibniz de Astrofísica de Postdam. Visualización: Tom Abel y Ralf Kaehler

54 / 58

¿El primero en captar materia oscura en la Tierra?

El DEAP-3600, quizás el detector de materia oscura más sensible existente hasta ahora, fue instalado el año pasado a más de 1.500 metros de profundidad en una mina de níquel de Ontario. Su conjunto esférico de sensores de luz apunta hacia dentro, en dirección al núcleo de argón líquido. Se espera que las partículas de materia oscura que choquen con los átomos de argón produzcan diminutos destellos de luz.

Foto: Robert Clark

55 / 58

Estudio de la repulsión cósmica

Se prevé que la cámara de 570 megapíxeles del Estudio de la Energía Oscura (Dark Energy Survey) capte imágenes de 300 millones de galaxias en cinco años. Al captar objetos situados a 8.000 millones de años luz, se verá con qué ritmo se expandía el universo hace miles de millones de años, cuando se cree comenzó la aceleración causada por la energía oscura.

 

Foto: Reidar Hahn, Fermilab

56 / 58

Estudio de la repulsión cósmica

El Estudio de la Energía Oscura (Dark Energy Survey) cartografiará una octava parte del cielo en alta resolución. Una de las galaxias captadas es NGC 1365, o Gran Galaxia Espiral Barrada, situada en el cúmulo de Fornax, a 56 millones de años luz de distancia.
 

Foto: Dark Energy Survey

57 / 58

Muerte de una estrella primitiva

Una de las primeras estrellas del universo estalla, se expande a través de su halo invisible de materia oscura y siembra el espacio de carbono, oxígeno y otros elementos. Esta simulación por ordenador indica que las estrellas quizá no se habrían formado, ni menos aún lo habrían hecho tan pronto (100 millones de años después del big bang), de no haber sido por la fuerza gravitatoria generada por abundante materia oscura, cuya naturaleza se ignora.


 

Foto: Tom Abel y Ralf Kaehler, Instituto Kavli de Astrofísica de Partículas y Cosmología, Universidad Stanford

58 / 58

Detectar lo (casi) indetectable

En una sala estéril de la Universidad Stanford, John Mark Kreikebaum inspecciona discos de silicona que quizás algún día registren la sutil señal energética de las partículas de materia oscura, que pese a considerarse ubicuas, aún no se han observado. Para protegerlos del ruido de los rayos cósmicos, los discos se instalarán en una mina profunda. «Cuando fabricas un detector muy sensible, es normal que detecte muchas cosas», dice Matt Cherry, de Stanford.

Foto: Robert Clark