Evolución

1 / 61
Cambaytherium; representación artística

1 / 61

Cambaytherium; representación artística

Foto: Elaine Kasmer

Las secuelas de un impacto cataclísmico

2 / 61

Las secuelas de un impacto cataclísmico

Después de que un asteroide gigante golpeara la Tierra hace 66 millones de años, el 76% de las especies del mundo, incluidos los dinosaurios, desaparecieron. Sin embargo, tanto cómo y cuándo murieron, como cuán rápido se recuperaron los ecosistemas en la Tierra había sido un misterio hasta el momento. Ahora,el núcleo de sedimento extraído del lugar del impacto del asteroide en la península de Yucatán en México, junto con varios ricos hallazgos de fósiles en los Estados Unidos, están enfocando el cataclismo y sus consecuencias. El análisis de polen, fósiles de plantas, cráneos de mamíferos y otros huesos en diferentes lugares, parece indicar que la vida se impuso mucho más rápido de lo esperado. 

Foto: iStock

Un eslabón microbiano perdido

3 / 61

Un eslabón microbiano perdido

2019 ha sido un gran año para la microbiología. Y es que este año se ha producido una revelación que arroja luz a la controversia sobre el origen de los eucariotas, el grupo que abarca todas las plantas y animales, incluidos los humanos. Se trata de una cepa llamada MK-D1 de un organismo conocido como Prometheoarchaeum syntrophicum: un miembro del recientemente reconocido grupo de microbios Asgard, que no son bacterias sino unos organismos que conforman una rama de la vida completamente separada llamada arquea. Los Asgard eran conocidos solo por fragmentos de ADN aislados de sedimentos de aguas profundas y otros ambientes extremos. Sorprendentemente, esos fragmentos contienen genes que anteriormente se pensaba que solo se encontraban en eucariotas, organismos con células que tienen núcleos y orgánulos como las mitocondrias. Los análisis comparativos de ADN indicaron que los Asgards, o alguno de sus parientes antiguos, podrían haber dado lugar a las células eucariotas. Esa idea radical reduciría los dominios de la vida de tres -arqueas, eucariotas y bacterias-  a dos: bacterias y arqueas, relegando a los eucariotas a un subconjunto de arqueas. Sin embargo dadas las escasas evidencias aún disponibles, muchos investigadores se han mostrado escépticos hacia esta nueva hipótesis. 

Foto: Imachi and Nubo et al.

Cara a cara con los denisovanos

4 / 61

Cara a cara con los denisovanos

Por los numerosos fósiles encontrados en Europa y Asia bien sabemos de la historia de otros seres del genero Homo con los que un día compartimos la Tierra como son los Neandertales. Sin embargo, hasta ahora y debido a la ausencia de restos fósiles y arqueológicos, poco sabíamos de otros de nuestros primos más cercanos, los denisovanos, con los que coincidimos hace unos 50.000 años. Esto ha cambiado este 2019 gracias al estudio genómico de la falange de un dedo meñique de estos homínidos, a partir del cual los científicos han podido reconstruir su aspecto. 

Foto: Maayan Harel / Science

5 / 61

Mandíbula de la niña de la Cueva de Scladina

Foto: J. Eloy / Awem / Archéologie Andennaise

6 / 61

Fémur del neandertal de la Cueva de Hohlenstein-Stadel

Foto: Oleg Kuchar, Museum Ulm

7 / 61

Mandíbula de Xiahe

La mandíbula Xiahe, representada solo por la mitad derecha, fue encontrada en 1980 en la cueva Baishiya Karst.

Foto: Dongju Zhang, Lanzhou University

8 / 61

Reconstrucción virtual de la mandíbula

Reconstrucción virtual de la mandíbula Xiahe después de la extracción digital de la corteza de carbonato adherida. La mandíbula está tan bien conservada que permite una reconstrucción virtual de los dos lados de la mandíbula.

Foto: Jean-Jacques Hublin, MPI-EVA, Leipzig

9 / 61

Parientes lejanos

Los científicos llevaban años considerando que las medusas peine y medusas estaban estrechamente relacionadas, una hipótesis que ahora ha sido cuestionada por nuevos estudios genéticos, que sugieren que las medusas peine podrían ser en realidad un pariente lejano, anterior incluso a las esponjas. 

Ilustración: Xiaodong Wang/Universidad de Yunnan

10 / 61

Ancestro de las medusas peine

"Daihua sanqiong", una criatura marina recién descubierta en China, tenía 18 tentáculos y una apariencia similar a las medusas peine actuales. Los científicos sospechan que podría ser un ancestro común de esponjas, medusas y medusas peine.

Foto: Yang Zhao

11 / 61

Un monstruo marino

Conocido anteriormente como 'monstruo marino', "Daihua saiqiong", vivió hace unos 518 millones de años en lo que hoy es China. El animal extinto tiene un asombroso parecido anatómico con las medusas peine actuales.

Ilustración: Xiaodong Wang

12 / 61

Los plesiosaurios

Los plesiosaurios, erróneamente considerados dinosaurios, habitaron todos los mares hace entre 200 millones y 65 millones de años. En la Península, solo se habían encontrado hasta el momento escasos restos de estos cuellilargos reptiles marinos. Ahora un grupo de paleontólogos ha hallado la colección más abundante de fósiles en Morella, Castellón. Entre ellos, destaca una vértebra que pertenecía a un tipo de plesiosaurio nunca antes descubierto en nuestro país, el leptocléidido.

Foto: AgeFotoStock

13 / 61

Moros intrepidus

Un ejemplar de Moros intrepidus adulto podía pesar una media 78 kilogramos y alcanzar una longitud aproximada de 1,2 metros. El análisis de los autores tanto de esta especie como de sus parientes cercanos en Asia, parece indicar que los tiranosauridos contaron con tamaños relativamente pequeños al menos durante unos 15 millones de años, pero que se convirtieron en gigantes como T. rex durante un período de no más de 16 millones de años más.

Foto: Jorge Gonzalez / Lindsay Zanno

14 / 61

Museo Steinhardt de Historia Natural de Tel Aviv, en Israel

Foto: AP

15 / 61

Viviane Slon, Historiadora de la Humanidad

Viviane Slon estaba segura de que había cometido un error hace 3 años cuando las pruebas de ADN que analizó en un fragmento de hueso antiguo apuntaban a una unión de dos grupos humanos extintos. La mitad del genoma se veía como el de un neandertal; la otra mitad correspondía a la secuencia de ADN de un hombre de Denisova, una especie de homo encontrada en Siberia. "Tenía claro que esto era imposible", declara Slon, Paleogenetista en el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, en Leigzip. Slon no se lo contó a nadie durante varios días preguntándose si había cometido algún error. Cuando no pudo encontrar error alguno, compartió los resultados con el mundo. Pruebas adicionales posteriores determinaron que los huesos analizados por la científica pertenecieron a una joven adulta cariñosamente llamada Denny que fue hija de una mujer neanderthal y un denisovano que vivió hace aproximadamente 90,000 años.

Foto: Nature

16 / 61

Megachirella watchleri

Los restos fósiles del ancestro de todos los saurios y ofidios, Megachirella watchleri fueron encontrados en los Alpes italianos hace 20 años atrás y descritos en 2003. Se estima que este reptil no excedía los 15 centímetros de longitud.

Ilustración: Davide Bonadonna/AFP/Getty Images

17 / 61

Aparición de los genes NOTCH2NL

Diagrama que muestra como aparecieron los genes NOTCH2NL a través de la duplicación en un ancestro común a los humanos, chimpancés y gorilas, pero sólo se convirtieron en genes funcionales en el linaje humano.

Foto: courtesy of Sofie Salama / UC Santa Cruz

18 / 61

Ichthyornis dispar

Este ave se habría visto muy similar a las aves marinas de hoy, probablemente muy parecido a una gaviota o una golondrina de mar.

Foto: Foto: Yale University

19 / 61

El pico primordial

Ichthyornis dispar nos muestra cómo fue el pico de un ave cuando apareció por primera vez en la naturaleza. En su origen, fue un mecanismo de agarre de precisión que servía como una mano sustituta cuando las manos se transformaron en alas. El resto de la mandíbula estaba llena de dientes.

Foto: Yale University

20 / 61

Evolución de la forma cerebral

Evolución de la forma del cerebro en el Homo sapiens: la forma cerebral de uno de los miembros conocidos más antiguos de nuestra especie, de un cráneo de 300.000 años de antigüedad de Jebel Irhoud (izquierda). La forma cerebral y posiblemente la función cerebral han evolucionado gradualmente hasta alcanzar la típica forma globular presente en los humanos actuales (derecha).

Imagen: MPI EVA / S. Neubauer, Ph. Gunz (License: CC-BY-SA 4.0)

21 / 61

Cerebro de un humano y de un neandertal

Comparación de un cerebro humano con uno de neandertal, con su típica cavidad craneal alargada.

Imagen: MPI EVA / S. Neubauer, Ph. Gunz (License: CC-BY-SA 4.0)

22 / 61

Tras los pasos del Homo Sapiens

Foto: Jessica E. Tierney / Arizona University

23 / 61

Esqueleto del niño neandertal recuperado en la cueva de El Sidrón

El protagonista de este estudio tenía 7,7 años en el momento de su muerte, pesaba 26 kilos y medía 111 centímetros. Del individuo, identificado como El Sidrón J1, se han recuperado 138 piezas, 30 de ellas dientes -algunos de ellos de leche- y parte del esqueleto, incluidos algunos fragmentos del cráneo.

Foto: Grupo de Paleoantropología MNCN-CSIC

24 / 61

Columna vertebral

Selam posee la columna vertebral más completa que se ha visto en un fósil de un antepasado humano; y su cuello, huesos vertebrales y caja torácica están prácticamente intactos.

Foto: courtesy of Zeray Alemseged, University of Chicago

25 / 61

Cráneo de Selam

Cráneo de Selam, una hembra de 2,5 años de edad de la especie Australopithecus afarensis.

Foto: courtesy of Zeray Alemseged, University of Chicago

26 / 61

Esqueleto de Selam

Esqueleto de Selam, de 3,3 millones de años de antigüedad, descubierto en el año 2000 por Zeresenay Alemseged.

Foto: courtesy of Zeray Alemseged, University of Chicago

27 / 61

Pruebas de fracturación

Las imágenes corresponden al experimento realizado con huesos de elefante, cuya finalidad fue determinar los patrones de fractura de los huesos, al utilizar para su rotura las piedras encontradas en el yacimiento de Cerutti Mastodon.

Foto: Kate Johnson / San Diego Natural History Museum

28 / 61

Detalle de las cabezas de fémur

Vista de dos cabezas del fémur del mastodonte, una boca arriba y otra boca abajo.

Foto: San Diego Natural History Museum

29 / 61

Yacimiento de Cerutti Mastodon

El paleontólogo del Museo de Historia Natural de San Diego, Don Swanson, apunta a un fragmento de roca cerca de una gran pieza horizontal de colmillo de mastodonte.

Foto: San Diego Natural History Museum

30 / 61

Huesos intactos

Costillas y vértebras de mastodonte intactas entre las que se incluyen una vértebra con una gran espina neural bien conservada.

Foto: San Diego Natural History Museum

31 / 61

Concentración de huesos fósiles y rocas

Las posición de las cabezas del fémur, quebradas de la misma manera y una al lado de la otra, son inusuales en los yacimientos arqueológicos. Los molares del mastodonte se encuentran en la esquina inferior derecha junto a una gran roca compuesta de andesita que está en contacto con una vértebra rota. En la parte superior izquierda se aprecia una costilla inclinada hacia arriba descansando sobre un fragmento de pegmatita granítica.

Foto: San Diego Natural History Museum

32 / 61

Aethiocarenus burmanicus

Visión lateral de la especie descubierta. La barra se corresponde con una de escala de 1 mm.

Foto: George Poinar Jr. / Universidad de Oregon

33 / 61

Novedades taxonómicas

Este extraño insecto, encontrado y preservado en ámbar, representa una nueva especie, género, familia y orden de insectos.

Foto: George Poinar Jr. / Universidad Estatal de Oregon

34 / 61

Defensas químicas

Las llamadas “glándulas de Nick” de este extinto insecto conservado en ámbar parecen liberar una sustancia que puede haber sido usada para repeler a los depredadores.

Foto: George Poinar Jr. / Universidad Estatal de Oregon

35 / 61

Una cabeza de alienígena

Su cabeza, la cual según los investigadores se asemeja a la de la forma en que se retratan los alienígenas, es tan inusual ha requerido que el insecto extinto se clasifique en un orden taxonómico completamente nuevo.

Foto: George Poinar Jr. / Universidad Estatal de Oregon

36 / 61

Viaje a bordo del Beagle

El Diario de investigaciones de Charles Darwin, conocido como "Viaje del Beagle", fue su primer libro. Darwin recordaría años más tarde en su autobiografía: "el viaje del Beagle ha sido el evento más importante de mi vida y ha determinado toda mi carrera".

Foto: Ap / Biblioteca de Cataluña

37 / 61

Cuaderno "B"

Una copia del cuaderno "B" de Charles Darwin, en el que escribió las palabras "Creo" y dibujó un árbol evolutivo simple.

Foto: AP / Mary Altaffer

38 / 61

Charles Robert Darwin

Charles Darwin posa en una silla de mimbre en 1875 en un lugar desconocido

Foto: AP

39 / 61

"A Venerable Orang-outang"

Caricatura de Darwin en la revista satírica "The Hornet", en la cual es representado, a modo de burla por su teoría evolutiva, con las características propias de un primate.

Foto: University College London Digital Collections

40 / 61

Darwin en su juventud

Charles Darwin, con 31 años, en un retrato en acuarela realizado por George Richmond hacia finales de 1830.

Foto: Richard Leakey / Roger Lewin

41 / 61

Charles Darwin

Charles Darwin (1809-1882) en Down House, su vivienda en Kent, alrededor de 1880.

Foto: © EFFIGIE / GTRES

42 / 61

Cráneo T.rex

Cráneo perteneciente a un Tyrannosaurus rex adulto.

AMNH

43 / 61

Hans Sues

Hans Sues, presidente del departamento de paleobiología de Museo Nacional de Historia Natural Smithsonian, sostiene en su mano derecha el molde de un diente de Tiranosaurio rex. En comparación, podemos apreciar en su mano izquierda uno de los dientes pertenecientes al nuevo fósil encontrado de Timurlengia euotica encontrado en el desierto de Kyzylkum, Uzbekistan

James Di Loreto, Smithsonian

44 / 61

Reconstrucción de un esqueleto de Timurlengia euotica

Los huesos marcados en rojo corresponden a los restos fosilizados encontrados en el desierto de Kyzylkum, Uzbekistan. Las piezas en blanco corresponden a otros huesos aún por encontrar; pertenecen a otras especies de tiranosaurio relacionadas.

Proceedings of the National Academy of Sciences

45 / 61

Recreación de Timurlengia euotica en su hábitat

Acompañado de dos reptiles voladores de la especie Azhdarcho longicollis, la ilustración recrea la vida del nuevo tiranosaurio descubierto, Timurlengia euotica, en su ambiente hace 90 millones de años.

Original painting by Todd Marshall

46 / 61

Reproducción de Lucy

Se han realizado varias reproducciones del cuerpo y la cabeza de este Australopithecus afarensis. En la imagen se muestra la que está expuesta en el Museo de Ciencias Naturales de Houston, en Estados Unidos.

Gtres

47 / 61

Plumas de quebrantahuesos, paloma torcaz y chova piquigualda

Así como una piel de zorro y una garra de águila, han sido incorporadas a esta reconstrucción científica de un neandertal realizada por el paleoartista italiano Fabio Fogliazza.

Foto: Giorgio Bardelli, Museo de Historia Natural, Milán

48 / 61

Reconstrucción científica de un neandertal

Una reconstrucción científica de un neandertal muestra el uso ornamental que estos hacían de plumas de ave y pieles de mamífero.

Foto: Giorgio Bardelli, Museo de Historia Natural, Milán

49 / 61

El aspecto de un neandertal

El paleoartista Fabio Fogliazza los ha imaginado con el rostro pintado y con adornos de plumas, garras y pieles.

Foto: Giorgio Bardelli, Museo de Historia Natural, Milán

50 / 61

Gran Boyero Suizo

Esta raza es descendiente del Dogo del Tíbet. Se cree que fueron navegantes griegos y fenicios los que introdujeron estos perros en el Mediterráneo como perros de guerra. También usados en la batalla por los romanos, se cree que llego a los valles suizos acompañando a sus legiones. En suiza han sido utilizados durante siglos como perros de tiro y para guiar rebaños.

Perros que participaron en la Exposición Canina del Westminster Kennel Club 2011. Tras el nombre de la raza se indica el puesto en el ranking de popularidad del American Kennel Club de 2010.

Gran Boyero Suizo, 88

www.robertclark.com

Foto: Robert Clark