Destinos

1 / 14
Plaza de Wenceslao

1 / 14

Plaza de Wenceslao

Lugar de manifestaciones, celebraciones y cualquier reivindicación de la población de Praga, esta plaza es una de las importantes de la urbe junto con la Plaza de la Ciudad Vieja. Tanto es así que fue el lugar elegido por el historiador checo Alois Jirásek para leer la Declaración de Independencia de Checoslovaquia en 1918. Levantada sobre un antiguo mercado de caballos del siglo XV, la plaza de Wenceslao toma su nombre en honor al patrón de Bohemia. En uno de sus extremos se encuentra el Museo Nacional Checo y de ella llama la atención su forma de bulevar, con 750 metros de largo por apenas 60 de largo. Aquí, en el Pasaje de Lucerna, una galería comercial, se hace de imprescindible visita la escultura de Wenceslao montado sobre el caballo al revés. 

Foto: Czech Tourism

Torre de la Pólvora

2 / 14

Torre de la Pólvora

A poco más de 400 metros de la plaza de la Ciudad Vieja, la Torre de la Pólvora es uno de los edificios más significativos de Praga. Construida durante el siglo XV como una de las 13 puertas de la ciudad es, en realidad, una torre gótica que toma su nombre de su uso como almacén de pólvora durante el siglo XVII. El aspecto actual de la torre data de 1880, pues sufrió importantes daños durante la Batalla de Praga, que enfrentó al ejército prusiano contra el ejército del Sacro Imperio Romano Germánico en 1757.

Foto: Pavel Hroch / Czech Tourism

Biblioteca Klementinum. Biblioteca Clementina

3 / 14

Biblioteca Clementina

Considerada como una de las bibliotecas más bonitas del mundo, el Clementinum de Praga es en realidad un conjunto de edificios construidos como colegio jesuita en el siglo XVI. Hasta 2009, albergaba las Bibliotecas Nacional, Universitaria y Técnica, pero hoy sólo contiene la Biblioteca Nacional. Este conjunto de edificios se puede visitar a través de visitas guiadas que dan comienzo a las 10:00 de la mañana y finalizan entre las 16:30 y las 18:00, en función de la época del año. En la visita se puede admirar la Torre Astronómica, la Capilla de los Espejos y la Biblioteca Barroca.

Foto: Czech Tourism

San Nicolas. Iglesia de San Nicolás

4 / 14

Iglesia de San Nicolás

Ubicada en el barrio de Malá Strana, esta iglesia es una de las más importantes de la ciudad. Joya del barroco europeo, fue levantada por los jesuitas en el siglo XVIII sobre un templo gótico del siglo XIII. Si hay algo que llama poderosamente la atención de ella es, sin duda, su gran cúpula dorada, que sobresale por encima de los tejados que la rodean. Pero esta cúpula no es solo bella en el exterior, sino que en su interior está decorada por impresionantes frescos que representan a San Nicolás y a la Santísima Trinidad.

Foto: Martin Marak / Czech Tourism

 Synagoga. Cementerio Judío

5 / 14

Cementerio Judío

En el barrio judío de Praga, Josefov, el cementerio judío es una visita obligada, no por su belleza, que la tiene y mucho, sino por su historia. Se estima que este cementerio acoge hasta 100.000 cuerpos enterrados en 12 niveles y es que, durante siglos, este fue el único lugar en el que los judíos tenían permitido enterrar a sus seres queridos. La tumba más antigua data de 1439 y la más moderna de 1787.

Foto: Irena Brozova / Czech Tourism

Chorros David-Cerny. La Praga de David Černý

6 / 14

La Praga de David Černý

Paseando por la ciudad no será raro encontrarse con la obra del escultor checo David Černý. Sus provocativas y llamativas esculturas son en realidad una denuncia contra el poder establecido y llaman la atención poderosamente. Ejemplo de ello es “La Cabeza de Franz Kafka”, una escultura de 11 metros frente al centro de negocios Quadrio realizada con 42 placas que están en continuo movimiento. También llaman la atención “El Colgado”, que representa a Sigmund Freud y que está literalmente colgada de un edificio de la calle Husova; así como “Chorros”, frente al Museo de Franz Kafka y que consiste en dos hombres de más de dos metros orinando.

Foto: Czech Tourism

Bali, Indonesia

7 / 14

Bali, Indonesia

La isla de Bali, en Indonesia, es la número uno. ¿Por qué será? Es posible que sean las playas de arena blanca como Lovina Beach, el verde intenso de sus selvas en el Parque Nacional de Bali Occidental, los antiguos templos (más de 10.000) o los diferentes senderos para hacer excursionismo. Alquila una moto para moverte por la isla: no dejes de ir al templo Tanah Lot para ver atardecer, piérdete por los arrozales de Jatiluwih o en Tegalalang, escoge playa o lago, visita algún volcán o, incluso, aprovecha para casarte ¡Bali es la isla de los dioses!

Foto: Gtres

Lanikai, Hawai

8 / 14

Lanikai, Hawai

Esta playa de arena dorada regala al viajero una de las mejores vistas a las islas Nā Mokulua, dos atolones vírgenes que se erigen del mar cual pirámides. Es la imagen más característica de Lanikai, desde donde los más atrevidos intentan llegar a ellas en un longboard. La vegetación que rodea su costa hace que sea de difícil acceso, convirtiéndola en una playa tranquila y mágica. 

Foto: Associated Press

La Sainte Chapelle

9 / 14

La Sainte Chapelle

Aunque la visita a esta magnífica capilla gótica sale en todas las guías como imprescindible, a veces por la abrumadora cantidad de cosas por ver, acaba quedando en la recámara. ¡Pues no debería ser así! La Sainte Chapelle es una de las joyas de París, la visión de los más de 500 metros cuadrados de vitrales con la luz tamizada es conmovedora.

Foto: GTRES

Le Cafe des Deux Moulins

10 / 14

Le Cafe des Deux Moulins

Un café con terraza para cinéfilos. Este local de Montmartre se utilizó para rodar la película Amélie (Jean-Pierre Jeunet, 2001), con Audrey Taotou. En un paseo por las calles de este barrio de artistas merece la pena detenerse en el lugar donde trabajaba Amélie Poulain.

Foto: Gtres

Bois de Vincennes

11 / 14

Bois de Vincennes

Se puede dar un romántico paseo en su lago, deambular por sus senderos flanqueados por un tupido bosque, o dejar vagar la imaginación contemplando los jardines tropicales o el templo budista que hay en su interior. Una gran propuesta para pasar un día alejados del centro de París en este oasis verde.

Foto: Gtres

Barbés

12 / 14

Barbés

Es uno de los barrios más de moda de la capital francesa, paraíso de bicicletas, con su mercado bajo las vías, restaurantes "bio" y tiendas cool. No perderse la Brasserie Barbés, ni el recién reinaugurado Cine Luxor que recoge la más pura herencia de la nouvelle vague.

Foto: Gtres

Marché des Enfants Rouges

13 / 14

Marché des Enfants Rouges

Aunque el barrio de Marais, con la magnífica Place des Vosgues como epicentro, es una de las zonas más concurridas de París, existe otro Marais situado más al norte por donde pasear sin prisas entre edificios señoriales e históricos y pararse en uno de los mercados más recomendables de la ciudad, el colorista Marché des Enfants Rouges.

Foto: Gtres

HEMIS 0477612. Museo Cluny

14 / 14

Museo Cluny

Un solo museo en esta lista pero que merece ser visitado, por su interesantísima colección de objetos de la Edad Media  y por el bellísimo edificio en el que se encuentra, una mansión medieval situada junto a las ruinas de las termas galorromanas de Lutecia del siglo I.

Foto: Gtres

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?