Desiertos

1 / 141
Gobi Desert, Mongolia

1 / 141

Gobi Desert, Mongolia

Segundo premio en la categoría: Travel Art

Amanecer en las dunas del desierto de Gobi, en Mongolia

Nikon D810, 70-200mm ens, f11, 1/80s, ISO 400

Foto: Ignacio Palacios / www.tpoty.com

2 / 141

Traveling to the Edge

Fotografía Finalista en la categoría Terrestrial WildLife

Desierto de Namib-Naukluft, Namibia

En el desierto de Namib-Naukluft de Namibia, un Órice del Cabo -Oryx gazella- envía una ráfaga de arena fina que cae en cascada por el escarpado flanco de una duna de color rojo óxido. Aunque el ascenso es extenuante y el sol ardiente, el alivio espera en la cima. A lo largo de la cresta, el antílope encontrará una brisa fresca y húmeda que sopla desde el cercano Océano Atlántico. Simplemente inhalando este aire más frío a través de sus enrevesadas fosas nasales, el animal puede reducir la temperatura de la sangre destinada a su cerebro, ayudando a este habitante del desierto a evitar el sobrecalentamiento en este ambiente implacable.

Foto: Buddy Eleazer/ BigPicture Competition / Academia de las Ciencias de California

3 / 141

Depresión de Danakil

La parte norte de la depresión de Danakil está dominada por la llanura de sal de Assale, una acumulación de depósitos de evaporita marina -rocas formadas por la evaporación en este caso del agua del mar- y alberga al volcán Dallol. Aquí, la interacción entre el depósito evaporítico y el vulcanismo han dado lugar a las exclusivas aguas termales de Dallol, que se caracterizan por tener una alta acidez, una elevada salinidad, y temperaturas máximas que oscilan entre 90 y 109 ° C.

Foto: Foto: iStock

4 / 141

Volcán Dallol

El área geotérmica de Dallol, la cual se hunde hasta los 155 metros por debajo del nivel del mar, se considera uno de los entornos más extremos de la Tierra. El área forma parte de la conocida como Depresión de Afar, ubicada sobre la triple intersección de las placas tectónicas nubia, somalí y árabe, y está caracterizada por alojar algunas de las condiciones físicas y químicas naturales más extremas de nuestro planeta.

Foto: iStock

5 / 141

Pequeña chimenea hidrotermal en Danakil

El hallazgo de la nanohaloarquea descrita en la investigación ha sido realizado en una de las pequeñas chimeneas hidrotermales de Dallol, lo que proporciona una pequeña pista que refuerza la teoría de que la vida en la Tierra podría haber surgido en las fuentes hidrotermales de los océanos primitivos de la Tierra.

Foto: iStock

6 / 141

Dunas al atardecer

Foto: Sergio Basi

7 / 141

"El cielo protector", Paul Bowles

No es un libro de viajes. Pero es un libro para viajar. Además, lo escribe uno de los referentes entre los escritores nómadas, amigo de intelectutales y escritores como William Burroughs, Jack Kerouac o Truman Capote, y mítico personaje del Tánger más contracultural del S.XX. Paul Bowles hizo del desplazamiento su tema más recurrente y ahí están sus muchas crónicas viajeras para demostrarlo. La necesidad del desplazamiento nace en él por la conciencia que tiene de que el mundo es variado y diverso: “Si las gentes y su modo de vivir fueran iguales en todas partes no tendría mucho sentido desplazarse de un lugar a otro”. Y es, precisamente, esa perspectiva vital, la que mueve a sus personajes literarios, como a Kit y Port, la pareja protagonista de El cielo protector que viaja al desierto norteafricano del Sahara, y a sus propios desiertos interiores.

8 / 141

Thunderbird in the Dust / Un Thunderbird bajo el Polvo

Fotografía ganadora del segundo premio en la categoría: Lugares

 

Un Ford Thunderbird oxidado descansa cubierto por el polvo rojo de una supertormenta de arena en Ralls, Texas. Los campos secos y arados del Panhandle de Texas fueron una presa fácil para la tormenta, que con vientos de más de 90 kilómetros por hora, es capaz de rasgar con suma facilidad la capa superior del suelo y depositarla a cientos de kilómetros al sur.

Foto: Nicholar Moir / National Geographic Photo Contest

9 / 141

Formación de arenisca de Ah-Shi-Sle-Pah, Nuevo México

Foto: Harry Hayashi/ Getty Images

10 / 141

Desierto de Néguev

A menos de 30 kilómetros de Eilat se encuentra el impresionante desierto del Néguev. Recorrerlo en camello, en caballo, a pie o en segway es una experiencia única en la que reencontrarse con la naturaleza es el premio.

Foto: Turismo de Israel

11 / 141

Barrido de viento

Fotografía ganadora en la categoría: Earth´s Environment

En la cima de la duna, el autor de la fotografía se enfrentó a un trío de elementos climáticos: un fuerte viento del noreste, un cálido sol de tarde y una densa niebla marina. Utilizando la cresta de arena afilada frente a él como punto focal, mantuvo el barrido de dunas a su derecha en el  foco, dejando el lejano paisaje costero escondido detrás de una cortina de niebla: un misterio. Una mezcla de niebla y sol no es inusual en la Costa de los Esqueletos. Los vientos frescos de la corriente de Benguela, una corriente oceánica que fluye hacia el norte, se mezclan con el clima árido del desierto de Namib para crear una espesa niebla. La humedad de esta niebla se derrama tierra adentro y es vital para la supervivencia de muchas plantas e insectos.

Canon EOS 5D Mark III + 70–200mm f2.8 lens at 110mm; 1/500 sec at f11; ISO 100

Foto: Orlando Fernandez Miranda / Wildlife Photographer of the Year 2018

12 / 141

Solas en la carretera

Shirin Khodadadi, de 26 años, prepara el té con su hijo. La familia hizo noche al borde de la carretera cuando el chófer que habían contratado les dijo que no podía seguir y los echó del vehículo.

Foto: Newsha Tavakolian

13 / 141

"Chauntel in the Desert" "Chauntel en el Desierto"

Fotografía ganadora de una mención de honor en la categoría: People

El desierto como lienzo para este retrato desnudo de Chauntel. Quería que fuera pequeña en la imagen, como si formara parte del inmenso paisaje del desierto.

Foto: Raf Willems / Drone Awards 2018

14 / 141

"Silk Road" (Carretera de Seda)

Fotografía ganadora del primer premio en la categoría: Travel

Esta foto fue tomada el primer día de mi partida al desierto de Gobi hacia la Ruta de la Seda. En el camino me perdí con mis dos hombres, conductor y guía mongoles, y nos encontramos en esta zona conocida por haberse encontrado en ella algunos de los primeros rastros de dinosaurios. La atmósfera era mágica, en el vasto desierto con llanuras y montañas.

Desierto de Gobi, Mongolia

Fotografía tomada con un iPhone 6S

Foto: Anna Aiko / iPhone Photography Awards 2018

15 / 141

"Human vs. Nature" (Humano contra Naturaleza)

Fotografía ganadora del primer premio en la categoría: Landscape

Siempre me ha fascinado la vista desde la ventana de un avión. En esta tarde, tuve la suerte de conseguir un asiento junto a la ventana en un viaje de regreso desde Las Vegas. Observé cómo el paisaje se transformaba lentamente del paisaje urbano de hileras de casas idénticas, al paisaje surrealista del desierto.

Entre Nevada y Arizona

Fotografía tomada con un iPhone 8 Plus

Foto: Charles Thomas / iPhone Photography Awards 2018

16 / 141

Asuán, Egipto

Foto: AP

17 / 141

El Sahara es toda una aventura

El joven piloto cumplió con su formación militar en Casablanca, Marruecos. Pero cuando parecía que su carrera como aviador estaba encarada, Saint-Exupéry se enamoró de una brillante y aristocrática joven, Louise de Vilmorina, por quien dejó la aviación. A la postre, la joven rompió con él por carta desde Biarritz. Siguieron años de aquí para allí sin saber muy bien cómo ganarse la vida, hasta que fue contratado por la Compañía Latécoère como piloto del correo junto a otras leyendas de la aviación. Cubrió la línea de Toulouse a Dakar, lo que le llevó a hacer escala varias veces en la ciudad de Alicante. Pero sin duda, el destinó que más le marcó fue el de jefe de la base aérea de Cabo Juby, en la zona meridional del protectorado español en Marruecos. Allí pasó 18 meses en contacto con la naturaleza del desierto, cumpliendo peligrosas misiones de rescate. De aquel tiempo dejó escrito que allí, “ni siquiera un silencio se parece a otro”. El cielo estrellado y la soledad del lugar le fascinaron.

18 / 141

Desierto de Tenere

Foto: AP

19 / 141

Desde el Sahara hasta Sierra Nevada

 Los científicos han comprobado que los virus y bacterias que se depositan en las cumbres de Sierra Nevada viajan miles de kilómetros desde el océano Atlántico o desde el desierto del Sahara.

20 / 141

Marathon des Sables

Fotografía finalista en la categoría: Sports

Corredores en el Maratón de Sables -Maratón de las Arenas- en el Desierto del Sahara, Marruecos.

Foto: Erik Sampers / World Press Photo 2018

21 / 141

Erg Chebbi, Marruecos

Imagina recorrer en camello las altas dunas, dormir en el desierto rodeado de kilómetros y kilómetros de silencio y bajo las estrellas. Imagina despertar y ver cómo con el sol la fina arena se va tiñendo de colores. En algunos lugares, las dunas del desierto de Erg Chebbi alcanzan hasta 150 metros de altura. Forma parte del Sáhara y se extiende desde Marruecos hasta Argelia. De forma sorprendente, en los inviernos lluviosos se forman algunos lagos en los que se concentran diferentes especies de aves migratorias.

Foto: Gtres

22 / 141

Parque Nacional Namib-Naukluft, en Namibia

Que un desierto tenga fama de ser el más antiguo del mundo, dice mucho de lo especial del lugar. Así ocurre con el desierto de Namibia, que se calcula ya existía hace unos 65 millones de años. Todo él es asombroso; pero la zona más conocida es en la que se encuentran las lagunas desecadas. Allí es tan intensa la deshidratación que los pocos árboles del lugar se fueron petrificando y se convirtieron en fantasmagóricas sombras.

Foto: Gtres

23 / 141

A ritmo de camélido

Todos los camélidos caminan de una manera particular debido a su sistema de locomoción; en marcha, las dos extremidades del mismo lado se mueven simultáneamente. Se trata de una manera de caminar diferente a la de los caballos por ejemplo, que tienen un galope intercalado.

24 / 141

Bolivia es el planeta blanco de Crait

No podía haber mejor localización para el lugar donde se ubica la base de la Alianza Rebelde que el bello salar de Uyuni, uno de los cinco desiertos de sal más grandes del mundo. Este salar, en el extremo sur del Altiplano boliviano es uno de los paisajes más bellos de América del Sur. Sus características lo acercan al planeta Crait de la saga Star Wars: un planeta mineral cubierto en su totalidad por sal blanca. 

Foto: Gtres

25 / 141

Un desierto en Utah escenario para la batalla más espectacular

El Salar de Bonneville con sus 260 Km2 se convirtió en el escenario ideal para rodar una de las escenas de batalla más espectacular de “Los últimos Jedi”. El planeta deshabitado de Crait se convirtió en refugio para los grupos de Resistencia liderados por Leia Organa. Este salar en realidad es lo que queda del Lago Bonneville que se encontraba durante el Pleistoceno.

Foto: Bob Wick-BLM

26 / 141

Parque Nacional Ethosa, Namibia

Foto: David Allemand / MontPhoto 2017

27 / 141

El lugar sagrado de los aborígenes australianos

El Uluru es un lugar de un profundo significado espiritual para el pueblo aborigen de los anangu, uno de los colectivos humanos más antiguos del mundo. Los aborígenes lo consideran un lugar sagrado, el corazón de Australia, cuyo origen se remonta al tiempo mítico de la Creación. Es por ello que desde que el Uluru fue devuelto a sus propietarios tradicionales, reivindicaron la prohibición de escalarlo.

Foto: Gtres

28 / 141

Salar de Uyuni, en Bolivia

Foto: ESA / / Prova V / Belspo

29 / 141

Saguaro twist

Una banda de antiguos gigantes domina el extenso y árido paisaje del Monumento Nacional del desierto de Sonora, en Arizona, Estados Unidos. Aunque crecen muy lentamente, estos emblemáticos cactus de saguaro, de hasta 200 años de edad, pueden alcanzar más de 12 metros de altura. Las raíces tejen un laberinto debajo de la superficie que irradia tan lejos como la planta es de alta para absorber al máximo las escasas y preciadas precipitaciones del desierto. La mayor parte del agua se almacena en un tejido parecido a una esponja, que se encuentra defendido por una serie de espinas externas y duras. Una piel recubierta de cera reduce del mismo modo las pérdidas de agua. Los pliegues superficiales se expanden como acordeones a medida que el cactus se hincha mientras que su creciente peso se apoya en una especie de costillas leñosas que soportan los pliegues. Pero sus extremidades saturadas de agua son vulnerables a las duras heladas del desierto; su carne puede congelarse y agrietarse y sus poderosos brazos retorcerse ante su propio peso. Toda una vida en el desierto llevó a Jack a conocer varios saguaros que prometían interesantes composiciones tras el enfoque de una cámara. "Este me permitió entrar en sus extremidades", dice. Cuando la suave luz del amanecer bañó la forma contorsionada del saguaro, el gran ángulo de Jack reveló sus brazos surcados, perfectamente enmarcados junto a sus vecinos ante las lejanas Montañas del Tanque de Arena.

Nikon D810 + 14–24mm f2.8 lens at 14mm; 1/3 sec at f20; ISO 64; Really Right Stuff tripod.

Foto: Jack Dykinga - Wildlife Photographer of the Year

30 / 141

Lago MacKay, Australia

Foto: Foto: Copernicus Sentinel 2B / ESA

31 / 141

Reserva de la Biosfera de Altyn Emel, Kazajistán

Esta reserva de biosfera engloba el Parque Nacional Estatal de Altyn Emel, una de las zonas protegidas del país que tiene una gran importancia para la preservación de la diversidad biológica de la región.

Foto: UNESCO/Roman Jashenko

32 / 141

Reserva de la Biosfera de Altyn Emel, Kazajistán

El sitio posee un gran número de plantas endémicas y los paisajes de su territorio comprenden zonas desérticas, bosques ribereños de la llanura inundable del río Ili, bosques frondosos, bosques de coníferas y pantanos salobres.

Foto: UNESCO/Roman Jashenko

33 / 141

Alrededores de la ciudad de Bikaner, en La India

Foto: Copernicus Sentinel 2A / ESA

34 / 141

Salar de Uyuni, Bolivia

Lo difícil de decidir con esta maravilla natural en Bolivia es cuándo visitarlo. El Salar de Uyuni no es lo mismo en época de lluvias que en época seca: mientras en la primera se forma un espejo perfecto en el que se refleja el cielo y el horizonte se confunde; en la época seca, admiramos un espacio de infinito blanco propicio para el juego de perspectivas. Es el mayor desierto de sal continuo y alto del mundo. Y en él no solo se puede extraer sal, también litio, el mineral del futuro, aunque en un proceso complicado. Desde la población de Uyuni salen tours para visitar toda la zona, que incluye la Laguna Colorada o el Desierto Siloli y Árbol de Piedra, verdaderas maravillas naturales.

Foto: José Alejandro Adamuz

35 / 141

Desierto de Atacama, Chile

Un paisaje que parece salido de Marte. El desierto de Atacama, en el norte de Chile, es el desierto no-polar más árido de la Tierra. Es un espacio geográfico delimitado por un lado por el Pacífico y por el otro por los Andes. Es una zona rica en minería; pero que atrae al turismo mundial por los paisajes, por cierto misticismo relacionado con las culturas ancestrales que lo habitaron, y, también, por el cielo: es el mejor sitio del planeta para observar el firmamento. Es la meca del turismo astronómico y lugar de ubicación de algunos de los complejos astronómicos más importantes del mundo.

Foto: Gtres

36 / 141

Lençóis Maranhenses, Brasil

¿Puede estar un desierto inundado? Sí, si se trata del Parque Nacional de los Lençois Maranhenses, en Brasil, en la región nordeste del estado de Maranhão. Su belleza es de las que dejan sin palabras. Más en la época húmeda. Entonces es cuando se forman centenares de lagunas de todos los tamaños de color azulado o verdoso, cercadas por dunas de arena blanca. Aparecen y desaparecen de forma cíclica cada año, constituyendo un espectáculo de una belleza asombrosa.

Foto: Gtres

37 / 141

Desierto de Tatacoa, Colombia

Si cierras los ojos y te trasladan a este lugar, al abrirlos te parecerá imposible seguir en la tierra. En el departamento del Huila, Colombia, se encuentra una de las zonas áridas más espectaculares del mundo. El lugar constituye un horizonte de ocre y gris que parece un laberinto natural. Cuando Jiménez de Quesada llegó aquí, le pareció alcanzar un espacio deteriorado y por ello lo bautizó como Valle de las Tristezas. No le faltó razón, los científicos, más recientemente, revelaron que en el lugar, durante el Periodo Terciario, existió un jardín poblado de vegetación . Solo las estrellas guardan el recuerdo de aquellos siglos pasados; pero el viajero puede mirar al cielo preguntándoles, porque se trata de una estupenda zona para la observación celeste.

Foto: Gtres

38 / 141

Laguna Colorada, Bolivia

Podría ser que el agua de esta laguna sea de un color tan especial porque a los miles de flamenco andinos que acuden allí a criar se les destiñe las plumas. Pero no, no se trata de eso. La explicación tiene más que ver con los sedimentos de un tipo de alga que hay en las agua de esta laguna, de tipo alto andina-salina que se encuentra en la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Abaroa, Bolivia, en el altiplano potosino.

Foto: Gtres

39 / 141

Salinas de Rann de Kutch, India

Foto: Copernicus Sentinel 2A / ESA

40 / 141

Desierto de Tatacoa

Con su característica tierra rojiza y 330 kilómetros cuadrados de extensión, el desierto de Tatacoa es la segunda zona árida más grande del país después de la península de Guajira.

Foto: Age Fotostock

41 / 141

Timanfaya, Lanzarote

En la isla canaria de Lanzarote se encuentra este espectacular paisaje volcánico surgido tras las violentas erupciones acaecidas durante los siglos XVIII y XIX. Timanfaya, parque nacional desde 1974, es un territorio formado por ríos de lava solidificados, coladas y cráteres. Aquí la precipitación anual no sobrepasa los 200 milímetros y suele caer de forma torrencial. La temperatura media anual es alta, de unos 20 ºC, aunque hay una variación térmica entre el día y la noche que puede superar los 9 ºC.

Foto: Andoni Canela

42 / 141

Desierto de Tabernas

El desierto de Tabernas es, junto con las Bardenas Reales y los Monegros, nuestro tercer desierto natural. Se extiende sobre una superficie de 11.625 hectáreas y a una altitud de entre 260 y 1.000 metros sobre el nivel del mar. Arcillas, margas, conglomerados, arenas y limos conforman este paraje, uno de los más desérticos de Europa. Las lluvias son inferiores a los 250 milímetros anuales. La temperatura media anual es de 18 ºC. Un paraje extraño que ha sido escenario de muchos rodajes cinematográficos.

Foto: Andoni Canela

43 / 141

Bardenas reales

Situadas en el sudeste de Navarra, las Bardenas Reales constituyen uno de los tres desiertos cuasi naturales existentes en nuestro país. En este paraje, que se encuentra entre 280 y 659 metros sobre el nivel del mar, la precipitación media anual oscila entre los 410 y 550 litros por metro cuadrado. Ver la escasa vegetación cubierta de escarcha es una imagen insólita que a veces ofrece este desierto, donde hiela de 40 a 65 días al año. Las temperaturas mínimas se sitúan alrededor de los 5 ºC y las máximas alcanzan los 44 ºC.

Foto: Andoni Canela

44 / 141

Cabo de Gata

En el cabo de Gata, el lugar más seco de la Europa continental, las precipitaciones no alcanzan los 150 milímetros al año. Por su proximidad al mar, las temperaturas son suaves: oscilan entre los 12 y 22 ºC. De origen volcánico, el cabo de Gata se formó hace entre 12 y 8 millones de años aproximadamente. En este paisaje abundan las bombas y coladas volcánicas, y también las rocas sedimentarias. El suelo está sometido a un proceso de erosión continuo y a una insolación elevadísima. Pura aridez.

Foto: Andoni Canela

45 / 141

La fuerza de la erosión

La erosión ha configurado el paisaje de las Bardenas reales de Navarra, uno de los tres desiertos cuasi naturales de España.

Foto: Andoni Canela

46 / 141

Monegros

En el valle central del Ebro se encuentra la comarca de los Monegros. Antaño cubierta de pinares y carrascales, una brutal tala iniciada en tiempos de la Armada Invencible contribuyó a convertir este paraje en una inmensa estepa subdesértica atravesada por la sierra de Alcubierre. Las temperaturas son aquí extremas, con mínimas de –10 ºC y máximas de más de 40 ºC. Es un paisaje constituido por yesos y calizas que alberga un importante sistema endorreico generador de lagunas y salares.

Foto: Andoni Canela

47 / 141

Bardenas Reales

El cerro testigo llamado cabezo de Castildetierra es uno de los elementos más característicos de las Bardenas Reales. El territorio es aquí un inmenso malpaís, una vasta zona de badlands o cárcavas. O lo que es lo mismo: un territorio constituido por materiales blandos, abarrancado por la acción del agua. Ésta cae en pequeñas cantidades pero de forma torrencial sobre una superficie carente de cubierta vegetal, lo que causa que en las pendientes se excaven surcos más o menos profundos.

Foto: Andoni Canela

48 / 141

Dubai, Emiratos Árabes Unidos

Dubai es una ciudad moderna robada al desierto. Parece inconcebible que una urbe así se haya levantado tan rápidamente como se ha hecho: enormes rascacielos, algunos son icono de la arquitectura más contemporánea, exhibición de lujo, de excentricidades, de poder. Es sorprendente encontrar el Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo, proyectándose hacia el cielo, o ver de cerca el Burj Al Arab, el único hotel del mundo con 7 estrellas. Pero también se conserva algo de tradición, como los abras, las barcas tradicionales que recorren el Creek de Dubai, en cuyas orillas se encuentra el zoco de espacias o el del oro. Para conocer su historia es imprescindible pasar por el Centro para el Entendimiento Cultural Jeque Mohammed.

Foto: Gtres

49 / 141

La Pisquerra

Sus suelos se componen de arcillas, yesos y areniscas que han sido erosionados por el agua y el viento, creando formas sorprendentes entre las que destacan los barrancos, las mesetas de estructura tabular y los cerros solitarios, llamados cabezos. 

Foto: Comunidad de Bardenas

50 / 141

El Rallón

Los cabezos y cortados son los elementos paisajísticos más llamativos de todo el Parque Natural. Estos elementos tienen un gran interés ecológico, ya que es un biótopo utilizado por muchas especies de aves,  especialmente rapaces, para nidificar.

Foto: Comunidad de Bardenas