Cretácico

51 / 56

51 / 56

Reconstrucción de un esqueleto de Timurlengia euotica

Los huesos marcados en rojo corresponden a los restos fosilizados encontrados en el desierto de Kyzylkum, Uzbekistan. Las piezas en blanco corresponden a otros huesos aún por encontrar; pertenecen a otras especies de tiranosaurio relacionadas.

Proceedings of the National Academy of Sciences

52 / 56

Recreación de Timurlengia euotica en su hábitat

Acompañado de dos reptiles voladores de la especie Azhdarcho longicollis, la ilustración recrea la vida del nuevo tiranosaurio descubierto, Timurlengia euotica, en su ambiente hace 90 millones de años.

Original painting by Todd Marshall

53 / 56

El leviatán del cretácico

Spinosaurus, el único dinosaurio conocido adaptado a la vida acuática, nadaba en los ríos del norte de África hace 100 millones de años. El gigantesco depredador vivía en una región apenas habitada por grandes herbívoros terrestres y se alimentaba sobre todo de peces enormes.

Ilustración: Davide Bonadonna
Fuentes: Nizar Ibrahim, Universidad de Chicago; Cristiano Dal Sasso y Simone Maganuco, Museo de Historia Natural de Milán

 

Ilustración: Davide Bonadonna

54 / 56

Buscadores de fósiles

Nizar Ibrahim examina el cráneo de un cocodrilo del Cretácico, puesto a la venta por dos cazadores de fósiles que excavaron en el Kem Kem. Sus mercancías incluyen los restos de criaturas acuáticas de hace 100 millones de años, cuando este desierto estaba atravesado por grandes ríos: dientes de peces pulmonados y de peces sierra, fragmentos de caparazón de tortuga y una variedad de dientes y garras de dinosaurio.

Foto: Mike Hettwer

55 / 56

La maqueta del Spinosaurus

Para fotografiar esta maqueta de Spinosaurus, se ha dado al depredador del Cretácico el mismo tratamiento que a una estrella del rock.

Fotografía de Mike Hettwer, con la colaboración de Mark Thiessen, NGM; dinosaurio facilitado por GeoMode

Foto: Mike Hettwer

56 / 56

Un esqueleto creado con un modelo informático

Los operarios pulen los bordes de un esqueleto de Spinosaurus, producido a tamaño natural con una gran precisión anatómica a partir de datos digitales. Los científicos generaron un modelo informático ensamblando tomografías computarizadas de fósiles, imágenes de huesos perdidos y extrapolaciones de especies emparentadas, y a continuación lo materializaron en poliestireno, resina y acero.

Foto: Mike Hettwer