Cretácico

3 / 53
Tyrannosaurus rex

1 / 53

Tyrannosaurus rex

Foto: iStock

2 / 53

Representación artística de Kamuysaurus japonicus

Con alrededor de 8 metros de largo, el espécimen de 72 millones de años es un hadrosaurio de tamaño mediano y completamente desarrollado. Los autores informan una serie de características únicas, que incluyen una pequeña cresta en el cráneo y una corta hilera de espinas neurales que apuntan hacia adelante.

Foto: Kobayashi et al

3 / 53

Dinosaurios costeros

Su descubrimiento en un entorno con influencia marina es raro para los hadrosaurios y contribuye a comprender la diversidad de este grupo en todo tipo de entornos y su evolución durante el Cretácico Tardío, hace entre 100,5 y 66 millones de años. 

Foto: Kobayashi et al

4 / 53

Kamuysaurus japonicus

Esquema de la reconstrucción del esqueleto mostrando las piezas halladas del espécimen.

Foto: Kobayashi et al

5 / 53

Dinosaurios

Foto: AgeFotoStock

6 / 53

Peces fosilizados apilados uno encima de otro

La escena sugiere que fueron arrojados a tierra y murieron varados en una barra de arena después de la retirada del seiche.

Foto: Cortesía de Robert DePalma

7 / 53

La catástrofe perfecta

Un yacimiento fósil hallado en Dakota del Norte, que contiene animales y plantas muertas y enterradas tan solo una hora después del impacto del meteorito que acabó con los dinosaurios, hace 66 millones de años. El mismo, es el más rico y abundante en especímenes que jamas se haya encontrado, ya que alberga los fósiles de insectos, peces, mamíferos, dinosaurios y plantas que poblaron la Tierra al final del Cretácico.

Foto: Cortesía de Robert DePalma

8 / 53

Fósil de un ave extinta

El fósil de Avimaia schweitzerae es un esqueleto parcial semiarticulado que incluye fragmentos pélvicos y las patas casi completas. El espécimen está aplastado y por eso no se distingue claramente el huevo: la región marrón-anaranjada del centro.

Foto: Gao Wei

9 / 53

Muerte de una enantiornita

La enantiornita hembra del Cretácico aparece muerte en el agua con un huevo retenido en el interior de su abdomen, en una ilustración de Michael Rothman.

Ilustración: Michael Rothman

10 / 53

Los plesiosaurios

Los plesiosaurios, erróneamente considerados dinosaurios, habitaron todos los mares hace entre 200 millones y 65 millones de años. En la Península, solo se habían encontrado hasta el momento escasos restos de estos cuellilargos reptiles marinos. Ahora un grupo de paleontólogos ha hallado la colección más abundante de fósiles en Morella, Castellón. Entre ellos, destaca una vértebra que pertenecía a un tipo de plesiosaurio nunca antes descubierto en nuestro país, el leptocléidido.

Foto: AgeFotoStock

11 / 53

Los leptocléididos

Estos animales cuyos restos se han encontrado por primera vez en la península ibérica, eran plesiosaurios más pequeños, no medían más de 3 metros de longitud y de cuello más corto,  vivían en aguas poco profundas. 

Foto: José Antonio Peñas / SINC

12 / 53

Diferencias de tamaños entre los reptiles marinos del Cretácico y el Jurásico

Foto: José Antonio Peñas

13 / 53

La anatomía de un Plesiosaurus

Ilustración de la anatomía del esqueleto de un Plesiosaurus dolichodeirus del artículo de Conybeare de 1824 que describe restos de plesiosaurio casi completos hallados por Mary Anning en 1823

Foto: William Conybeare / Transactions of the Geological Society of London, 1824

14 / 53

Carta firmada sobre el descubrimiento de Plesiosaurus, de Mary Anning

Mary Anning (1799-1824) fue la primera paleontóloga reconocida conocida en todo el mundo por los numerosos hallazgos de importancia que realizó en los lechos marinos del período Jurásico en la localidad británica de Lyme Regis. Entre sus hallazgos más destacados se encuentran el primer esqueleto de ictiosauro en ser identificado correctamente, los primeros dos esqueletos de plesiosauros en ser encontrados, el primer esqueleto de pterosaurio encontrado fuera de Alemania entre otros fósiles de importantes de peces.

Foto: Cc

15 / 53

La extinción de los dinosaurios

La del asteroide, no es la única causa en la que se apoyan los científicos para basar sus explicaciones de porqué se extinguieron los dinosuarios. Al mismo tiempo, parece ser que durante aquel periodo de la historia geológica de nuestro planeta, la Tierra se encontraba en un periodo muy activo en lo que a la actividad volcánica se refiere. Y este pudo haber sido el motivo por el que, en lo que es la zona de la India, se abrieron en el suelo una gran cantidad de vetas volcánicas con un tamaño aproximado al de Francia.

Foto: AgeFotostock

16 / 53

Moros intrepidus

Un ejemplar de Moros intrepidus adulto podía pesar una media 78 kilogramos y alcanzar una longitud aproximada de 1,2 metros. El análisis de los autores tanto de esta especie como de sus parientes cercanos en Asia, parece indicar que los tiranosauridos contaron con tamaños relativamente pequeños al menos durante unos 15 millones de años, pero que se convirtieron en gigantes como T. rex durante un período de no más de 16 millones de años más.

Foto: Jorge Gonzalez / Lindsay Zanno

17 / 53

Ave del Cretácico

Ilustración que representa a una enantiornita del Cretácico posada en la rama de un árbol.

Ilustración: Cheung Chung Tat

18 / 53

Detalle de las patas

Ilustración: Cheung Chung Tat

19 / 53

Escena del Cretácico Superior

Representación artística de un tiburón Cretoxyrhina mantelli mordiendo el cuello de un Pteranodon longiceps, una escena inspirada por el fósil LACM 50926.

Imagen: Mark Witton, PeerJ

20 / 53

Diente de tiburón (indicado por una flecha roja)

Fósil que conserva un diente de Cretoxyrhina mantelli atascado entre los bordes de las vértebras del cuello de un pterosaurio del género Pteranodon.

Imágenes: (A) Stephanie Abramowicz, courtesy Dinosaur Institute, Natural History Museum of Los Angeles County, (B) David Hone

21 / 53

Diente de 'Cretoxyrhina mantelli'

Imagen detallada del diente de tiburón incrustado (abajo a la izquierda: st).

Imágenes: David Hone, PeerJ

22 / 53

Escena del Cretácico

Reconstrucción de una escena de mediados del Cretácico: unos escarabajos de la especie Cretoparacucujus cycadophilus sobre unas cícadas.

Imagen: Chenyang Cai

23 / 53

2 crías de serpiente a mediados del Cretácico

Ilustración de Cheung Chung Tat en la que aparecen dos serpientes de la nueva especie Xiaophis myanmarensis recién salidas del cascarón, en el suelo de un bosque de la actual Birmania a mediados del Cretácico, cuando quedaron atrapadas en la resina de un árbol.

Ilustración: Cheung Chung Tat

24 / 53

Mansourasaurus shahinae

Reconstrucción del nuevo dinosaurio titanosaurio Mansourasaurus shahinae en la costa, hace aproximadamente 80 millones de años, en lo que hoy es el desierto occidental de Egipto.

Foto: Andrew McAfee / Carnegie Museum of Natural History

25 / 53

Reconstrucción esquelética del nuevo dinosaurio

Los huesos que se muestran en color son aquellos que se conservan en el fósil original.

Foto: Andrew McAfee / Carnegie Museum of Natural History

26 / 53

El pájaro conservado en ámbar más completo

Hace 99 millones de años, durante el Cretácico medio, un pajarillo recién salido del cascarón quedó atrapado en la resina de una conífera, como un ciprés o una araucaria, y su cuerpo se conservó en un trozo de ámbar que fue descubierto hace unos años en el norte de Birmania. El espécimen, denominado Belone, es el pájaro encerrado en ámbar más completo que se ha descubierto hasta la fecha. La pieza de ámbar ofrece unos detalles increíbles de los enantiornites, un grupo de antiguas aves voladoras, algunas con dientes, que se extinguieron con los dinosaurios. "A diferencia de la mayoría de aves modernas ya poseía un conjunto completo de plumas de vuelo en las alas, pero gran parte del plumaje de cualquier parte del cuerpo era pálido y escaso", observan los paleontólogos, cuyo estudio fue publicado en junio en Gondwana Research. Más información aquí.

Foto: Ming Bai, Chinese Academy of Sciences (CAS) / Chung-Tat Cheung

27 / 53

Una escena del Cretácico tardío

Ilustración de Zhao Chuang en la que aparecen tres individuos de la nueva especie Corythoraptor jacobsi. La cresta de este dinosaurio ovirraptórido era multifuncional: la usaba para comunicarse y probablemente como un elemento de expresión en la época de apareamiento.

Ilustración: Zhao Chuang

28 / 53

Mukawaryu

Ilustración de Masato Hattori en la que aparece representado Mukawaryu, un dinosaurio herbívoro del Cretácico tardío.

Ilustración: Masato Hattori

29 / 53

Fósil de Vegavis iaai

Las figuras b,c,f,g, en color, corresponden a las fotografias del fósil encontrado de Vegavis iaai. Las figuras a, d, e, h, en blanco y negro, a una magen de tomografía computarizada de rayos X.

Foto: UT Austin

30 / 53

Un órgano exclusivo de las aves

El fósil de siringe encontrado pertenece a finales del Cretácico. Dentro de los dinosaurios hubo una transición entre el órgano vocal presente en la laringe (que se encuentra en los cocodrilos) y el desarrollado exclusivamente en el pecho en las aves.

Foto: J. Clarke / UT Austin

31 / 53

Siringe

El descubrimiento del órgano vocal de la era mesozoica, llamado siringe, y su aparente ausencia en los fósiles de dinosaurios del mismo período, indican que el este puede haberse originado tarde en la evolución de las aves.

Foto: J. Clarke/UT Austin

32 / 53

La Antártida en el Cretácico: representación artística

En un bosque de Nothofagus, en la costa de la isla de Vega, la Antártida, se muestra un dinosaurio de tamaño mediano de la familia de los raptores, mientras un ejemplar de Vegavis iaai surca el cielo.

Foto: Nicole Fuller / Sayo Art for UT Austin

33 / 53

Gondwana

Antiguamente formaba parte del supercontinente Gondwana y se comenzó a separar en el Cretácico tardío.

Imagen: Nick Mortimer

34 / 53

Contrahuella del Titanosaurio hallada en el desierto de Gobi

El investigador Shinobu Ishigaki posa junto al excepcional hallazgo

Foto: Universidad de Okinawa/ Instituto de Paleontología y Geología de la Academia de Ciencias de Mongolia

35 / 53

Un sembrado de información

Shinobu Ishigaki trabaja en otras huellas encontradas en las inmediaciones del lugar.

Foto: Universidad de Okinawa/ Instituto de Paleontología y Geología de la Academia de Ciencias de Mongolia

36 / 53

Representación artística de un ejemplar de Titanosaurio

La contrahuella encontrada correspondería a la extremidad señalada por la fecha.

Foto: Universidad de Okinawa/ Instituto de Paleontología y Geología de la Academia de Ciencias de Mongolia

37 / 53

Pájaro prehistórico

Recreación del pájaro prehistórico parcialmente cubierto de resina. Según los análisis microscópicos, era de color marrón oscuro con las plumas de cobertura de un marrón más pálido con tonos plateados o blancos.

Ilustración: Chung-tat Cheung

38 / 53

Camuflaje animal

De izquierda a derecha y de arriba a abajo: larva de crisopa de mediados del Cretácico procedente de un ámbar de Birmania; crisopa con una carga protectora completa, formada por un pseudoescorpión, otros insectos y materia vegetal; y, por último, larva de crisopa con filamentos verticales de origen vegetal.

Foto: Bo Wang, Nanjing

39 / 53

Armadura de granos de arena

Camuflaje de una larva de mosca búho. Las larvas viven camufladas entre la hojarasca o debajo de las piedras, mediante una especie de armadura de granos de arena.

Foto: Bo Wang, Nanjing

40 / 53

Carga protectora completa

Crisopa con una carga protectora completa, formada por un pseudoescorpión, otros insectos y materia vegetal.

Foto: Bo Wang, Nanjing

41 / 53

Filamentos verticales

Larva de crisopa con filamentos verticales de origen vegetal.

Foto: Bo Wang, Nanjing

42 / 53

'Sarmientosaurus musacchioi'

Ilustración que recrea el Sarmientosaurus musacchioi, un titanosaurio que vivió en la actual Patagonia.

Foto: Ohio University

43 / 53

Excavación de los fósiles

Excavación de los fósiles años atrás en Laguna Palacios, en la Provincia del Chubut, en el corazón de la Patagonia argentina.

Foto: Ruben Martínez, Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco / Plos One

44 / 53

Craneo casi completo

El cráneo artículado se encontraba prácticamente completo. Se pueden distinguir los dientes afilados como lápices.

Foto: Ruben Martínez, Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco / Plos One

45 / 53

Cráneo en 3D

Reconstrucción en 3D del cráneo. Los científicos han comprobado que, a pesar del tamaño reducido del cerebro con respecto al cuerpo, su capacidad sensorial era superior a la de otros saurópodos. Tenía unos globos oculares grandes, una buena visión y un oído interno muy bien afinado para captar los sonidos aéreos de baja frecuencia, es decir, una capacidad auditiva superior a la de otros titanosaurios.

Foto: Ohio University

46 / 53

Cráneo T.rex

Cráneo perteneciente a un Tyrannosaurus rex adulto.

AMNH

47 / 53

Hans Sues

Hans Sues, presidente del departamento de paleobiología de Museo Nacional de Historia Natural Smithsonian, sostiene en su mano derecha el molde de un diente de Tiranosaurio rex. En comparación, podemos apreciar en su mano izquierda uno de los dientes pertenecientes al nuevo fósil encontrado de Timurlengia euotica encontrado en el desierto de Kyzylkum, Uzbekistan

James Di Loreto, Smithsonian

48 / 53

Reconstrucción de un esqueleto de Timurlengia euotica

Los huesos marcados en rojo corresponden a los restos fosilizados encontrados en el desierto de Kyzylkum, Uzbekistan. Las piezas en blanco corresponden a otros huesos aún por encontrar; pertenecen a otras especies de tiranosaurio relacionadas.

Proceedings of the National Academy of Sciences

49 / 53

Recreación de Timurlengia euotica en su hábitat

Acompañado de dos reptiles voladores de la especie Azhdarcho longicollis, la ilustración recrea la vida del nuevo tiranosaurio descubierto, Timurlengia euotica, en su ambiente hace 90 millones de años.

Original painting by Todd Marshall

50 / 53

El leviatán del cretácico

Spinosaurus, el único dinosaurio conocido adaptado a la vida acuática, nadaba en los ríos del norte de África hace 100 millones de años. El gigantesco depredador vivía en una región apenas habitada por grandes herbívoros terrestres y se alimentaba sobre todo de peces enormes.

Ilustración: Davide Bonadonna
Fuentes: Nizar Ibrahim, Universidad de Chicago; Cristiano Dal Sasso y Simone Maganuco, Museo de Historia Natural de Milán

 

Ilustración: Davide Bonadonna