Contaminación

1 / 84
Paraguari, Paraguay

1 / 84

Paraguari, Paraguay

Foto: AP

Toxic Desing

2 / 84

Toxic Desing

FOto: Gheorghe Popa / / Wildlife Photographer of the Year / Natural History Museum of London

Gwithian, Inglaterra

3 / 84

Gwithian, Inglaterra

Foto: Cordon Press

Colombo, Sri Lanka

4 / 84

Colombo, Sri Lanka

Foto: Cordon Press

Sign of the Tides

5 / 84

Sign of the Tides

Fotografía ganadora en la categoría: Human/Nature

Aunque un mundo post-pandemia asoma a la vuelta de la equina, las cicatrices de la COVID-19 seguirá curando durante los próximos años, incluidas las de nuestro medio ambiente. Desde el inicio de la pandemia, la producción de plásticos de un solo uso se ha disparado, impulsada en gran medida por el aumento de la necesidad de equipos de protección personal, epidemiológicamente necesarios pero ecológicamente devastadores. Según un estudio, 129.000 millones de mascarillas y 65.000 millones de guantes se usaron en todo el mundo cada mes durante la pandemia, hasta un 75% de los cuales es probable que terminen en vertederos o en el océano. Gran parte de ese equipo, incluida esta mascarilla que está siendo investigada por un curioso lobo marino de California -Zalophus californianus- está fabricado de plásticos duraderos que tardan cientos de años en descomponerse. Sin embargo, si el año pasado nos ha demostrado algo, es que todo se puede lograr con recursos y resolución. Quizás pronto surja una nueva imagen de nuestro enfoque de los productos de un solo uso.

Esta imágen apareció originalmente en bioGraphic, una revista online sobre ciencia y sostenibilidad y patrocinador oficial del concurso de fotografía Big Picture Natural World de la Academia de Ciencias de California.

Foto: Ralph Pace / The Big Picture 2021 / CalAcademy / bioGraphic

Floración de algas y contaminación en el lago Kochelsee, Bavaria. Alemania

6 / 84

Floración de algas y contaminación en el lago Kochelsee, Bavaria. Alemania

Foto: iStock

In hostile territory

7 / 84

In hostile territory

Foto: Jose Luis Rodriguez / Earth Photo 2019

La cantidad de objetos fabricados por el ser humano es cada vez mayor. Por ejemplo, actualmente existen en el mundo alrededor de 1.400 millones de coches y 500 millones de camiones.

8 / 84

La cantidad de objetos fabricados por el ser humano es cada vez mayor. Por ejemplo, actualmente existen en el mundo alrededor de 1.400 millones de coches y 500 millones de camiones. De media, por cada persona se produce semanalmente una masa antropogénica igual o superior a su peso.

Foto: Abstract Aerial Art / Gettyimages

California Sea Lion Plays with Mask

9 / 84

California Sea Lion Plays with Mask

Fotografía finalista en la categoría: Environment / Singles

Los leones marinos de California -Zalophus californianus- son animales juguetones nativos del oeste de América del Norte. Con los confinamientos a causa de la Covid-19 en todo California, los lugares naturales y al aire libre con mucha vida silvestre se convirtieron en un destino popular para los viajes locales. Destinos similares en todo el mundo se llenaron de mascarillass abandonadas. La BBC informó que cada mes se utilizaron durante la pandemia aproximadamente 129.000 millones de mascarillas desechables y 65.000  millones de guantes. Los pájaros, peces, mamíferos marinos y otros animales pueden confundir este equipo de protección personal con alimentos. Según World Animal Protection, cada año se estima que 136.000 focas, leones marinos y ballenas mueren a causa del plástico. Las máscaras quirúrgicas se descomponen en millones de partículas microplásticas con el tiempo, que son consumidas por peces y otros animales y, por lo tanto, transportan la contaminación de regreso a la cadena alimentaria, afectando potencialmente también a los humanos.

 

Foto: Raplh Pace / World Press Photo 2021

How Much Plastic are you Eating?

10 / 84

How Much Plastic are you Eating?

¿Qué hay para cenar? ¿Sushi Lego, hamburguesas con tarjeta de crédito o un tubo de PVC bien hecho? Estos ejemplos suenan extremos, pero pueden representar la cantidad acumulada de piezas microscópicas de plástico que consumimos a lo largo del tiempo. Un estudio de 2019 realizado por World Wildlife Fund International concluyó que podríamos estar ingiriendo el equivalente al plástico de una tarjeta de crédito a la semana, principalmente en el agua potable, pero también a través de alimentos como los mariscos. Reuters utilizó los hallazgos del estudio para ilustrar cómo se ve realmente esta cantidad de plástico durante un período de tiempo determinado. En un mes, ingerimos el peso de estos ladrillos Lego en plástico, y en un año, la cantidad de plástico del casco de un bombero. A este ritmo, en una década, podríamos haber comido 2,5 kilogramos de plástico, el equivalente a más de dos piezas considerables de tubería. Y durante toda la vida, se cree que consumimos alrededor de 20 kilogramos de microplástico.

Foto: Kyung-Hoon Kim / Professional, Creative, 2021 Sony World Photography Awards

A City Under Dust Clouds

11 / 84

A City Under Dust Clouds

Debido a la contaminación del aire, Ahvaz ha sido catalogada constantemente como una de las peores ciudades del mundo para vivir según la Organización Mundial de la Salud, encabezando la lista en numerosas ocasiones durante la última década. Las fuentes industriales, entre las que destacan las refinerías y otros componentes de la vasta industria petroquímica en la provincia de Juzestán, así como las tormentas de polvo masivas, son los principales contribuyentes a la contaminación. La mala calidad del aire tiene un impacto significativo en la vida de los residentes de Ahvaz. Cada año, miles de personas buscan tratamiento médico para diversos problemas respiratorios. La contaminación del aire también ha aumentado la inmigración a las afueras de la ciudad, las inversiones y el turismo se han visto limitados en los últimos años, y la infraestructura dañada por la propia contaminación y se suma al ya alto consumo de electricidad y agua de la ciudad.

Foto: Mohammad / Professional, Environment, 2021 Sony World Photography Awards

Playing with Plastic

12 / 84

Playing with Plastic

Fotografía galardonada con el segundo premio en la categoría: Underwater Conservation

Islas Coronado, México

"Los leones marinos de California son muy curiosos y juguetones. Todo en su entorno es un juguete potencial. Cuando estaba buceando en las Islas Coronado este otoño fotografiando su desarrollo no era raro observarlos jugando con rocas, palos y algas. Trágicamente, cada vez es más común verlos jugar con otro tipo de juguete. La basura humana está entrando en el océano y llegando a su isla deshabitada arrastrada por las corrientes oceánicas. Pude agarrar este "juguete" cuando surgió la oportunidad y sacarlo del agua. Desafortunadamente, queda mucha más basura en los océanos de todo el mundo. Es extremadamente triste observar los efectos de nuestros desechos . Esta imagen es un recordatorio de que debemos hacerlo mejor".

Nikon D500 Camera, Tokina 10-17mm Fisheye Lens, Nauticam NA-D500 Housing, Dual Sea & Sea YS-D3 Strobes; 1/250, F11, ISO 320

Foto: Celia Kujala/ Ocean Art Photographer of the Year 2020

French Riviera Corona Mask

13 / 84

French Riviera Corona Mask

Fotografía galardonada con el primer premio en la categoría: Underwater Conservation

La Sallis, Antibes, Francia

"Esta foto fue tomada en Antibes, en la Riviera francesa, durante el verano de 2020. Cada semana, el activista Laurent Lombard de la ONG "Operation Mer Propre" organiza reuniones con ambientalistas locales en un esfuerzo por limpiar la costa. Mucha gente no se da cuenta de que el Mediterráneo es trágicamente uno de los mares más contaminados y donde los residuos plásticos que se desplazan a la deriva y se descomponen en microplásticos se han convertido lamentablemente en la norma. Antes de la pandemia de COVID-19, creía que vivíamos en un mundo en el que los jóvenes no se conformaban con la carga del daño ambiental que las generaciones anteriores les habían creado. Pero justo en el momento en que un movimiento parecía decidido a actuar, el COVID-19 golpeó y las prioridades de muchas personas cambiaron. Lamentablemente, estas mascarillas, un símbolo de nuestro menosprecio por el medio ambiente, permanecerán en el océano mucho después del final de la pandemia de COVID-19, lo que dañará aún más un medio ya frágil de por si, y que resultará en una carga aún más pesada para la próxima generación. Cuando capturé esta foto, quería representar que las acciones más simples, como desechar en la naturaleza una mascarilla por pura ignorancia, están provocando una gran devastación justo bajo la superficie. De manera similar se requieren las acciones más simples para ayudar a corregir nuestras fallas. Invito a todos los que vean esta imagen a tomar la iniciativa como puedan, y a ser conscientes de sus propios actos".

Nikon D500 Camera, Nikon 12-24mm Lens, Nauticam Housing, Howshot 230mm Glass Dome Port, Dual Inon Z240 Strobes; 1/60, F5, ISO 250

Foto: Christophe Chellapermal / Ocean Art Photographer of the Year 2020

Nerodia erithrogaster

14 / 84

Nerodia erithrogaster

Foto: Anton Sorokin / The Big Picture 2018 / Academia de las Ciencias de California

© Garth Lenz, Wildlife Photographer of the Year

15 / 84

© Garth Lenz, Wildlife Photographer of the Year

Fotografía galardonada con una mención de honor en la categoría: Wildlife Photojournalism: Single Image

A medida que cae el crepúsculo sobre las arenas bituminosas de Alberta, el paisaje despoblado adquiere un tinte azul aceitoso. Esta vasta extensión que alguna vez fue un bosque boreal ahora es tan solo una sección de la mina de alquitrán de Mildred Lake, una de las muchas minas de alquitrán de la región que juntas forman la tercera reserva de petróleo más grande del mundo. Los camiones en primer plano tienen la altura de una casa de dos pisos, pero quedan empequeñecidos por el gigantesco pozo abierto de detrás. Las franjas en terrazas conducen a una refinería. Alrededor del pozo hay estanques de lixiviados que contienen un subproducto tan tóxico que debe evitarse que las aves se posen en ellos. Actualmente, la mayor parte del betún se envía, diluido, por tuberías a refinerías en los Estados Unidos para su procesamiento. El impacto medioambiental de toda la operación es triple. Primero, las minas se crean mediante la tala de bosques boreales, un ecosistema rico y un sumidero de carbono terrestre de vital importancia. En segundo lugar, el proceso de extracción del petróleo de baja calidad consume mucha energía y, según los pueblos indígenas de la región sigue contaminando. En tercer lugar, la explotación plena de esta enorme fuente de combustible de alto volumen de emisiones dará lugar a una mayor liberación de enormes cantidades de carbono que, según los científicos del clima, contribuirán de manera desproporcionada a las emisiones globales y harán imposible mantenerse por debajo del umbral de calentamiento global de 2° C para  evitar cambio climático catastrófico.

Nikon D3 + 24–70mm lens; 1/250 sec at f2.8; ISO 1250.

Foto: Garth Lenz / Wildlife Photographer of the Year 2020 / Natural History Museum, London

Pointe d'Esny, Parque Marino Blue Bay. Isla de Mauricio

16 / 84

Pointe d'Esny, Parque Marino Blue Bay. Isla de Mauricio

Foto: AP

Líneas de alarma

17 / 84

Líneas de alarma

Fotografía premiada en la categoría: Alimentación y Nutrición

La fotografía, tomada con luz fluorescente, muestra el cortejo de dos crustáceos marinos del género Artemia. Lo más llamativo de la imagen es la iluminación naranja de los tractos digestivos, producida por micropartículas de plástico. Estos crustáceos son la base de la alimentación de muchas especies marinas en acuicultura y se usan como organismos modelo en estudios ambientales. Al igual que ellas, la mayor parte del plancton ingerido por peces está contaminado con microplásticos, que son transferidos en la cadena trófica hasta que llegan a los consumidores finales: los humanos. No sabemos cuál es el efecto a largo plazo, pero sí que llegan a nosotros como contaminantes ambientales.

Foto: David Talens Perales

Plastic Soup

18 / 84

Plastic Soup

Fotografía galardonada con el tercer premio en la categoría: Underwater Conservation

Este día en Manta Bay se convertiría en uno que nunca olvidaría. Era el final de la estación húmeda, así que estaba acostumbrado a ver flotar las nubes de basura arrastradas desde los ríos de alrededor de Indonesia hacia el mar. Pero esto era algo completamente diferente a lo que había visto antes. Las mantas en esta inmersión intentaban filtrar el alimento en medio de la sopa de plástico que flotaba cerca de la superficie. Fue un momento inmensamente revelador para todos con los que estaba buceando en ese momento. El contenido de la sopa de plástico contenía elementos como envases de alimentos, vasos de plástico, cucharas, pajitas, pañales y productos sanitarios. Lo más preocupante, y que tal vez no se puede ver tan fácilmente en esta foto, fue la gran cantidad de microplásticos que pululaban en el ambiente;  pequeñas partículas de plástico que imitan el zooplancton, y que las mantas filtraban con mucha facilidad. En un gesto desesperado, todos comenzamos a llenar nuestros bolsillos con tanta basura como pudimos recoger. Había tanta que nos dejó sintiéndonos impotentes y con el corazón roto. Sabía que este era un momento importante que documentar ya que las palabras no pueden describir lo que presenciamos con precisión. Solo espero que mis imágenes se puedan compartir para que más personas puedan darse cuenta de este fantasma mortal que actualmente está flotando alrededor del océano.

Olympus TG5 Camera, Olympus PT-058 Housing, Dyron Wide Angle Lens,;  1/200 sec, f/2.8, ISO 100

Foto: Lori Pyke / Ocean Art Photo Competition 2019

Ursus maritimus

19 / 84

Ursus maritimus

Foto: IStock

20 / 84

Smog fotoquímico en Los Angeles

Foto: iStock

21 / 84

Trash

Limpieza submarina en el Bósforo.

Foto: EPOTY 2019 / Sebnem Coskun

22 / 84

Polluted New Year

Fotografía ganadora en la categoría: Sustainable Cities

El 1 de enero de 2018, Mexicali era una de las ciudades más contaminadas del mundo debido a la pirotecnia de la última noche del año, el Cambio Climático, la ubicación geográfica de la ciudad, la industria y los automóviles.

Foto: EPOTY2019 /Eliud Gil Samaniego,

23 / 84

Water Scarcity

Fotografía ganadora en la categoría: Water, Equality and Sustainability

Un niño sacia su sed en un charco de agua sucia debido a la falta de puntos de agua limpia en el área donde vive por culpa de la deforestación. La falta de agua limpia aumenta en gran medida el riesgo de enfermedades diarreicas como el cólera, la fiebre tifoidea y la disentería, y otras enfermedades tropicales transmitidas por el agua.

 

Foto: EPOTY2019 / Frederick Dharshie

24 / 84

Las consecuencias de la "pesca fantasma"

Según muestra una investigación reciente , cientos de tiburones y rayas quedan enredados en desechos plásticos, generalmente útiles de pesca abandonados, en los océanos de todo el mundo.

Foto: Martin Stelfox

25 / 84

Isurus oxyrinchus

Un tiburón mako o marrajo común de aleta corta adulto enredado en una cuerda de pesca a la que se ha adherido una colonia de percebes en el Océano Pacífico causándole escoliosis de la espalda.

Foto: Daniel Cartamil

26 / 84

Isla Dirección, islas Cocos

Desde hace más de 60 años, nuestros océanos han sido un reservorio para la acumulación exponencial de residuos plásticos. Este creciente acopio se ha documentado en todos los niveles de la redes tróficas marinas, desde las fosas oceánicas más profundas hasta las playas más remotas.

Foto: Silke Stuckenbrock

27 / 84

Isla Home, Islas Cocos

De los más de 414 millones de piezas que se acumulan en el área estudiada, unos 338 millones pueden estar enterrados a una profundidad de entre 1 y 10 centímetros por debajo de la superficie de la playa, lo que supone una cantidad 26 veces mayor que residuos visibles en la superficie.

Foto: Silke Stuckenbrock

28 / 84

Isla Sur, Islas Cocos

Los autores encontraron del mismo modo que los pequeños fragmentos descompuestos de artículos más grandes constituían más del 60% de todos los escombros presentes en las playas de las islas Cocos.

Foto: Jeniffer Lavers

29 / 84

Viviendo entre lo que queda atrás

Fotografía finalista en la categoría: Environment

Un niño que recolecta material reciclable yace en un colchón rodeado de basura flotando en el río Pasig, en Manila, Filipinas. El río Pasig fue declarado biológicamente muerto en la década de 1990, debido a una combinación de contaminación industrial y desechos que son arrojados por comunidades cercanas que viven sin la infraestructura de saneamiento adecuada. Un informe de 2017 de Nature Communications cita a Pasig como uno de los 20 ríos más contaminados del mundo, con hasta 63.700 toneladas de plástico depositadas en el océano cada año. Se están realizando considerables esfuerzos para limpiar el Pasig, que fue reconocido por un premio internacional en 2018, pero en algunas partes del río los desechos siguen siendo tan densos que es posible caminar sobre la basura.
 

Foto: Mário Cruz / World Press Photo 2019

30 / 84

Un pólipo de coral engulle un trozo de plástico

Una nueva investigación encuentra que los alimentos no nutritivos como los microplásticos pueden simplemente 'saber bien' a los corales.

 

Foto: Alex Seymour / Duke University

31 / 84

Bolsas de plástico de un solo uso

Foto: National Retail Association

32 / 84

Un flotador con forma de tubo

El sistema consiste en un gran flotador en forma de tubo de unos 600 metros de longitud que recoge la basura plástica que encuentra a su paso.

Foto: The Ocean Cleanup

33 / 84

Acumulación de plástico

Se calcula que en océano existen 5 grandes acumulaciones de residuos. El más grande de ellos, llamado el "gran basurero del Pacífico", flota a la deriva en en el Pacífico Norte, en un punto entre California y Hawai. Una investigación publicada a principios de año en la revista Nature concluyó que alcanza una superficie de 1,6 millones de kilómetros cuadrados.

Foto: The Ocean Cleanup

34 / 84

Restos de basura

Selección de restos de residuos recogidos en el océano. Se estima que cada año se lanzan al océano unos 8 millones de toneladas de plástico.

Foto: The Ocean Cleanup

35 / 84

Faldón de tela

Un faldón de tela instalado en la parte inferior del flotador ayuda a recoger los residuos plásticos sumergidos por debajo de la línea de flotación. La estructura aprovecha la acción del viento y las olas para ganar impulso, facilitando la recogida de desperdicios.

Foto: The Ocean Cleanup

36 / 84

Ensamblaje


Unos operarios ensamblan varias piezas del gran flotador de 600 metros de longitud que compone el llamado System 001, el prototipo de The Ocean Cleanup para recoger los restos de residuos de los océanos.

Foto: The Ocean Cleanup

37 / 84

Contaminación de playas por plástico

Foto: AgeFotostock

38 / 84

Los 10 productos plásticos más comunes en las playas europeas

Foto: Comisión Europea para el Medio Ambiente

39 / 84

Envases y embalajes

En 2015 se produjeron cerca de 146 toneladas de envases y embalajes de plástico, cuyo promedio de utilización es de menos de 6 meses.

Foto: Gtres

40 / 84

Residuos no recicables

Este tarro contiene los únicos residuos no reciclables o no compostables que Kathryn Kellogg ha generado en dos años. Kellogg publica un blog sobre cómo vivir según la filosofía basura cero desde la vivienda de 30 metros cuadrados que comparte con su marido en Vallejo, California. Los desechos del tarro son suyos exclusivamente.

Foto: Timothy Archibald

41 / 84

Pulga de mar

Los microplásticos ingeridos por esta pulga de mar de tres milímetros de largo son visibles por su brillo verdoso. En un laboratorio, las pulgas fueron expuestas a esferas y fragmentos irregulares en cantidades superiores a las presentes en la naturaleza. Los trozos irregulares entrañan más peligro porque pueden atascarse en el intestino.

Foto: Martin Ogonowski y Christoph Schür, Departamento de Ciencias Medioambientales y Química Analítica (ACES) Universidad de Estocolmo

42 / 84

Ecosistema contaminado

Los peces capturados por los niños cerca de una piscifactoría de la bahía de Manila, en Filipinas, viven en un ecosistema contaminado por los residuos domésticos, plásticos y otras basuras. Se ignora si los microplásticos ingeridos por los peces afectan a los humanos que los consumen, pero los científicos buscan las respuestas.

Foto: Randy Olson

43 / 84

Cigüeña atrapada en una bolsa

El fotógrafo liberó a esta cigüeña de la bolsa de plástico en un vertedero de España. Una bolsa puede matar más de una vez: los cadáveres se pudren, pero el plástico perdura, y puede volver a asfixiar o a atrapar.

Foto: John Cancalosi

44 / 84

Tortuga atrapada en una red

En el Mediterráneo español, una vieja red de pesca de plástico se convierte en una trampa para una tortuga boba. Aunque lograba estirar el cuello para sacar la cabeza del agua y respirar, habría muerto si el fotógrafo no la hubiese liberado. La «pesca fantasma» (captura de animales en redes abandonadas) es una grave amenaza para las tortugas marinas.

Foto: Jordi Chias

45 / 84

Cangrejo ermitaño en el interior de un tapón de botella

En Okinawa, Japón, un cangrejo ermitaño recurre a un tapón de botella para proteger su blando abdomen. Los humanos se llevan las conchas que suelen usar los cangrejos y a cambio dejan su basura.

Foto: Shawn Miller

46 / 84

Hienas en un vertedero

Algunos animales ya viven en un mundo de plásticos, como estas hienas en un vertedero de Harar, Etiopía. Están atentas a los camiones de la basura, de la que obtienen la mayor parte de su alimento.

Foto: Brian Lehmann

47 / 84

Reciclaje insuficiente

Cuando estas láminas de plástico procedentes de la basura alcanzan el río Buriganga, en Dacca, capital de Bangladesh, Noorjahan las extiende para que se sequen, volteándolas de vez en cuando mientras cuida de su hijo Momo. El plástico lo comprará luego una recicladora. En el mundo se recicla menos de una quinta parte del plástico. En Estados Unidos, menos del 10%.

Foto: Rahdy Olson

48 / 84

Un caballito de mar se aferra a un bastoncillo

Para desplazarse con las corrientes, los caballitos de mar se aferran a algas u otros detritos naturales. En las aguas contaminadas de la isla indonesia de Sumbawa, este ejemplar se agarró a un bastoncillo de plástico. «Ojalá esta foto no existiese», dice el fotógrafo Justin Hofman.

 

Foto: Justin Hofman

49 / 84

Reducción de plástico en la fabricación de botellas

Nestlé Waters, que produce el 11 % del agua embotellada del mundo, afirma haber reducido un 62 % el plástico utilizado en sus botellas de medio litro desde 1994. La planta de Poland Spring en Hollis, Maine, es la mayor de América del Norte.

Foto: Randy Olson

50 / 84

Aviones más eficientes

El casco de un Boeing 787 Dreamliner se inspecciona antes de agregar componentes electrónicos. Casi la mitad del fuselaje está hecho de plástico reforzado con fibra de carbono y otros compuestos, lo que lo hace más ligero que los fuselajes de aluminio, y con ello, más eficiente desde el punto de vista energético.

 


 

 

Foto: Randy Olson