Conquistadores

1 / 76

1 / 76

Los grandes soberanos

Esta genealogía del siglo XVIII muestra a los Incas desde el primero, Manco Capac, hasta Atahualpa, vencido por los españoles. 

FOTO: Christie's Images / Scala, Firenze

2 / 76

Francisco Pizarro

El conquistador del Perú, en un grabado holandés fechado en 1673.

FOTO: AKG / Album

3 / 76

El Centro del poder

En la plaza de Armas de Cuzco fueron ejecutados Atahualpa (en 1533, muerto a garrote), y Tupac Amaru (decapitado en 1572). 

FOTO: Franck Guiziou / Gtres

4 / 76

Sacsahuaman

Esta fortaleza inca defendía Cuzco, y desde aquí pusieron sitio los rebeldes incas a los españoles en 1536. 

FOTO: Fotosearch / AGE Fotostock

5 / 76

Retrato de Catalina de Erauso, la Monja Alférez

Según el escritor Pedro del Valle, el Peregrino, en 1626, Catalina de Erauso (de 34 años) era «alta y recia, de apariencia más bien masculina, no tiene más pecho que una niña [...]. De cara no es muy fea, pero bastante ajada por los años. Su aspecto es más bien el de un eunuco que el de una mujer [...]. Viste de hombre, a la española; lleva la espada tan bravamente como la vida». El retrato de Juan van der Hamen, con golilla, alzacuello de hierro y coletillo de ante muestra a una mujer de melena corta, mirada adusta, gesto serio y un tanto ausente. Fundación Kutxa, San Sebastián.

FOTO: Colección Kutxa

6 / 76

Protegida por la Iglesia

Tras descubrirse su secreto y convertirse en una celebridad en América, Catalina de Erauso vivió dos años enclaustrada en un convento de Lima protegida por el obispo de la ciudad. Al descubrirse que nunca había profesado en San Sebastián, fue exclaustrada y regresó a la península ibérica. En la imagen, la fachada del palacio episcopal de Lima. 

FOTO: Juan Manuel Borrero / Album

7 / 76

Arma de capa y espada

La espada ropera o estoque fue un arma blanca muy popular en el Siglo de Oro, usada como una pieza más de la vestimenta (de ahí el término ropera) y para la defensa personal y los duelos. Sobre estas líneas un estoque español del siglo XVII. Museo de Arte, Cleveland.

FOTO: Bridgeman / ACI

8 / 76

Permiso papal para ser un hombre

La fama de la Monja Alférez cruzó el Atlántico y fue recibida por el mismo rey de España, Felipe IV, y se entrevistó con el papa Urbano VIII, que le otorgó permiso para vestir y firmar como hombre. Medalla con la efigie de Urbano VIII. Museo Bottacin, Padua.

FOTO: DEA / Album

9 / 76

La muerte de Atahualpa

Dibujo de Felipe Guamán Poma de Ayala. Pese a que fue estrangulado, una versión indígena afirmaba que el inca había sido decapitado y descuartizado.

Foto: CC

10 / 76

Los funerales del inca

Pintura de Luis Montero (1828-1869) que representa a Atahualpa muerto.

Foto: Museo de arte de Lima

11 / 76

La captura de Atahualpa

Óleo de Juan B. Lepiani, pintor peruano (1864-1932), que representa la captura de Atahualpa en Cajamarca.

Foto: Museo de Arte de Lima

12 / 76

Solicitud de audiencia

Pizarro envió al campamento de Atahualpa una embajada compuesta por Hernando Pizarro, su hermano, y Hernando de Soto, que solicitaron al inca una audiencia con el gobernador. Atahualpa, infravalorando la fuerza de los españoles, aceptó, y el encuentro tuvo lugar el día siguiente, el 16 de noviembre.

WERNER FORMAN ARCHIVE / N.J. SAUNDERS / GTRES

13 / 76

Guardamonte

Guardamonte o protector del gatillo de una antigua pistola española, descubierto en Redoubt Site, en el oeste de Colorado.

Foto: David Bailey, Museums of Western Colorado

14 / 76

Llave de rueda

Mecanismo de fricción conocido como llave de rueda.

Imagen: David Bailey, Museums of Western Colorado

15 / 76

Can

Can (brazo accionado por un muelle) de una pistola española del siglo XVI o XVII, una pieza descubierta en Redoubt Site.

Foto: David Bailey, Museums of Western Colorado

16 / 76

Grabado en roca

Inscripciones realizadas por el explorador portugués Diogo Cão cerca del río Congo, 1483. Museo de la Armada, Lisboa.

Foto: Dea / Album

17 / 76

Vasco de Gama

Miniatura del navegante y explorador portugués Vasco de Gama extraída del "Livro De Lisuarte De Abreu", 1524. Morgan Library, Nueva York.

Foto: Akg / Album

18 / 76

Las Montañas de la Luna

Mencionadas por Ptolomeo como la fuente del Nilo, estas legendarias montañas que aquí se ubican se encuentran en realidad considerablemente más al sur.

Foto: Oronoz / Album

19 / 76

África

Fundado en la década de 1480, el Castillo de São Jorge da Mina, que aún hoy se encuentra en Ghana, desempeñó un papel importante en la trata transatlántica de esclavos.

Foto: Oronoz / Album

20 / 76

Las islas del Caribe

Las "Antillas del Rey de Castilla". Una bandera de Castilla ondea anclada cerca de Santo Domingo, capital de la moderna República Dominicana.

Foto: Oronoz / Album

21 / 76

La Línea Tordesillas

La línea de demarcación se estableció en 1494 en Tordesillas, España, a través del tratado de nombre homónimo. Delimitó en el Nuevo Mundo, respectivamente de oeste a este, las fronteras entre la Monarquía Hispánica y el Reino de Portugal.

Foto: Oronoz / Albu

22 / 76

La línea de costa brasileña

Descubierta por el explorador portugués Pedro Álvares Cabral en 1500, puede apreciarse representada en el mapa por loros y la selva tropical.

 

Foto: Oronoz / Album

23 / 76

El Planisferio de Cantino

Elaborado en 1502, el Planisferio de Cantino presentó nuevos datos sobre el Nuevo Mundo a tiempo que incorporó algunos rasgos clave de la cosmovisión medieval. Jerusalén aparece en el centro mismo del mundo. Lugares legendarios, como el Reino Cristiano Africano gobernado por el Preste Juan o las Montañas de la Luna, se representan junto a lugares confirmados.

Foto: Oronoz / Album

24 / 76

Piedra esférica

Piedra esférica hallada por los arqueólogos y estudiantes de la Universidad de Florida Oeste.

Foto: University of West Florida

25 / 76

Piezas halladas

Los arqueólogos han hallado piedras esféricas utilizadas como lastre, concreciones de hierro, restos de cerámica y otras piezas.

Foto: University of West Florida

26 / 76

Piedra esférica

Piedra esférica utilizada como bolaño o bola de cañón por los conquistadores españoles.

Foto: University of West Florida

27 / 76

Cuchara y cucharón

Cuchara y cucharón de madera de la expedición de Tristán de Luna y Arellano.

Foto: University of West Florida

28 / 76

Plataforma flotante

Plataforma flotante utilizada por los arqueólogos subacuáticos.

Foto: University of West Florida

29 / 76

Conquistador español

Representación de un conquistador español con capa, traje rayado y pantalones abombados. Parece portar una espada y un arma de fuego.

Foto: INAH

30 / 76

Conquistador español

Conquistador español junto a un caballo, burro o mula.

Foto: INAH

31 / 76

Individuo con armas

Representación de un individuo ataviado con pantalones abombados y portando armas.

Foto: INAH

32 / 76

Individuo montado a caballo

Individuo montado a caballo y otros dibujos.

Foto: INAH

33 / 76

Trujillo, Tierra de descubridores

Levantada sobre un batolito de piedra, Trujillo ya era conocida con el nombre de Turgalium en tiempos romanos. Tras los visigodos, llegaron los árabes que trajeron un periodo de esplendor durante el cuál la ciudad queda amurallada. Su Plaza Mayor, de estilo renacentista, está rodeada de soportales y en ella se ubica la estatua ecuestre de Francisco Pizarro. Allí se reunían comerciantes y artesanos hasta que se levantaron durante el siglo XVI las casas de los linajes más importantes de la nobleza castellano-leonesa, como la Casa de la Cadena, la de los Orellana, o la de los Chaves-Cárdenas. También destaca el Palacio de la Conquista, cuya construcción comienza Hernando Pizarro, hermano del descubridor.

Foto: Turismo Extremadura

34 / 76

Medellín

En la margen izquierda del Guadiana, entre Don Benito y Mérida, se encuentra resguardada la población de Medellín. Uno de los grandes atractivos de la que fuera patria de Hernán Cortés son sus monumentos y restos arqueológicos. En su magnifico castillo medieval se encuentra uno de los enclaves arqueológicos más completos de Europa occidental. La arquitectura religiosa dota a Medellín de tres fantásticas iglesias. Dos son del siglo XIII; la iglesias de Santiago y de San Martín, construida sobre los restos de un templo romano. La tercera es iglesia de Santa Cecilia, datada en el siglo XVI. Junto a todo ello, Medellín ostenta una gran riqueza arquitectónica popular como el magnífico puente de los Austrias; las ruinas de Porta Caeli, la muralla almohade, el puente sobre el arroyo Cagánchez, el puente sobre el río Ortigas o el Molino junto al río Guadiana.

Foto: Turismo Extremadura

35 / 76

Fuerte de San Marcos I

En el asentamiento de Santa Elena había dos fuertes denominados San Marcos. El Fuerte San Marcos I, construido en 1577, se levantó con postes prefabricados de madera y tablas ensambladas. El edificio central era un arsenal para guardar la munición, también había una iglesia y en el lado este destacaba una plataforma triangular. El fuerte estaba protegido por once cañones. En 1576, el asentamiento de Santa Elena había sido abandonado tras un ataque de los pobladores nativos.

Imagen: Archivo General de Indias, Sevilla / Hoffman

36 / 76

Investigación sobre el terreno

Chester DePratter (izquierda) y Victor Thompson (derecha) utilizando un georradar en Santa Elena.

Foto: University of Georgia

37 / 76

Mediciones magnéticas

Mediciones magnéticas en Santa Elena, un antiguo asentamiento colonial español que se encuentra bajo un campo de golf militar que, por suerte para los arqueólogos, no presenta ningún tipo de construcción.

Foto: University of Georgia

38 / 76

Antiguo pozo

Antigo pozo colonial español, hoy cubierto de tierra, perteneciente al Fuerte San Marcos.

Foto: Chester DePratter / Victor Thompson

39 / 76

Colón en la corte de Fernando el Católico. Xilografía según un óleo de Wenzel Von Brozik. Siglo XIX.

Gracias a su seguridad en sí mismo y su entusiasmo visionario, Colón persuadió a los Reyes Católicos de aceptar su proyecto, aunque nada habría logrado sin el apoyo decidido de varios personajes clave de la corte castellana. En la negociación final, Colón exigió que se le concediera el título hereditario de Almirante del Mar Océano, el cargo de virrey y gobernador y el diez por ciento de las ganancias del descubrimiento. Cuando los consejeros de Isabel consideraron que eran condiciones desorbitadas, Colón partió airado a Córdoba, pero la reina lo volvió a llamar y el 17 de abril de 1492 se firmaron las capitulaciones.

 

40 / 76

Colón al final de su vida. Óleo por Claude Jacquand. 1870. Museo de Le Havre

Al enterarse de la muerte de la reina, Colón le dedicó un sentido elogio en una carta a su hijo Diego: «Su vida siempre fue católica y santa [...] y por esto se debe creer que está en su santa gloria». En cartas posteriores al mismo Diego le pedía que se informara sobre si la soberana había dejado estipulado en su testamento algo relacionado con él, pero no había nada.

Foto: Bridgeman / ACI

41 / 76

La Torre del Oro

En Sevilla, de vuelta de su último viaje, Colón se lamentaba: «Poco me han aprovechado veinte años de servicio, pues no tengo techo que me cubra».

Foto: Juan Carlos Muñoz / Fototeca 9x12

42 / 76

Los Reyes reciben a Colón en Barcelona

Un cronista explica que, a la llegada de Colón a Barcelona a mediados de abril de 1493, «los Reyes Católicos le esperaban públicamente, con toda la majestad y grandeza, en un riquísimo trono bajo un dosel de brocado de oro, y cuando fue a besarles las manos se levantaron como si fuera un su lado». Así recrea la escena este óleo de Francisco García Ibáñez (Museo del Ejército, Madrid). Sin embargo, los diarios de la ciudad no registran una recepción pública. Parece que el encuentro se produjo en alguna sala de palacio, repleta, eso sí, de curiosos y admiradores.

Foto: Prisma Archivo

43 / 76

Carta náutica atribuida a Cristóbal Colón

Los sabios portugueses y castellanos que estudiaron el proyecto de Colón tenían motivos para rechazarlo. Basándose en diversos autores, el genovés creía que Asia era mucho más extensa de lo que es en realidad y erraba en la magnitud de la milla náutica, con lo que suponía que Japón estaba a 2.400 millas de las Canarias, cuando de hecho son 10.600.

Foto: Biblioteca Nacional de París

44 / 76

Catedral de Santo Domingo

En 1495 Colón fundó en La Española la ciudad de La Isabela, llamada así en honor de la reina. Pero pronto fue abandonada en favor de un nuevo núcleo en el sur de la isla, Santo Domingo.

Foto: Maremagnum/ Getty Images

45 / 76

El Tratado Colombino

Las Capitulaciones de Santa Fe fueron pactadas y firmadas por fray Juan Pérez, representante de Colón, y Juan de Coloma, secretario de Fernando el Católico.

Foto: DEA / Album

46 / 76

Desembarco de Colón el 12 de Octubre de 1492 en Guanhani. Óleo por Dióscoro de la Puebla.

La carta que Colón escribió a los Reyes Católicos desde Lisboa, en marzo de 1493, fue impresa enseguida y se difundió por toda Europa. Antes de finales de siglo se hicieron hasta catorce ediciones, en latín (nueve), castellano, italiano, catalán y alemán. El texto, sin embargo,  tenía algunas variaciones. La traducción latina realizada el 20 de abril de 1493 por Leandro de Cosco, un humanista aragonés probablemente de origen judío, destacaba islas reportaba a Fernando el Católico y el papel que había tenido en la empresa el tesorero general de Aragón, Gabriel Sánchez, un judeoconverso. Tan sólo las versiones castellanas mencionaban a Isabel a la par de su esposo. Sin duda, era Fernando quien controlaba los hilos de la propaganda regia.

Foto: Art Archive

47 / 76

Los hermanos Colón arrestados por el corregidor Bobadilla en La Española. Grabado de Theodor de Bry. Siglo XVI

Al llegar el corregidor Bobadilla a Santo Domingo, la capital de La Española, en mayo de 1500, los pobladores españoles le comunicaron toda clase de agravios contra el Almirante. Incluso se difundió el rumor de que, al saber la llegada del corregidor y cómo éste había arrestado a su hermano Diego, Colón quiso organizar una resistencia armada contra el representante de la Corona. En realidad, la conducta del Almirante muestra su obediencia ciega a cualquier orden emanada del poder real. Acudió de inmediato a Santo Domingo y aceptó resignadamente que lo encadenaran y lo metieran en una fortaleza. Desde allí instó a su otro hermano, Bartolomé, a que también se entregara, como así hizo éste. En una ocasión, al ver entrar en la celda a un oficial llamado Villejo, pensó que venían a ejecutarlo

Foto: AKG / Album

48 / 76

El descubridor humillado.Óleo por Lorenzo Delleani.

En 1500, Colón fue arrestado en La Española por un delegado de los Reyes Católicos y enviado a España en una carabela.  Las casas reproduce el diálogo entre Cristóbal Colón y general Villejo, quien fue a arrestarle: 

«Villejo, ¿adónde me lleváis?»
 «Al buque, Señor Excelentísimo, a embarcarse»
«¡A embarcarse! Villejo, ¿me decís la verdad?»
 «Por la vida de Vuesencia, que es cierto»

 El Almirante debió de suspirar con alivio y dejó que lo llevaran al navío que debía devolverlo a España. Cuando le ofrecieron quitarle las cadenas, Colón declaró que «los reyes me mandaron por escrito que me sometiese a lo que Bobadilla ordenase en su nombre; por su  autoridad me ha puesto estas cadenas; yo las llevaré hasta que ellos me las manden quitar».

Foto: Culture-Images / Album

49 / 76

Moctezuma es apresado por Hernán Cortés

En los días posteriores a su llegada a Tenochtitlán, Cortés se dedicó a pasear por las calles para elaborar su estrategia de conquista. Con su objetivo presente, supo aprovechar la excusa de un confuso complot indígena para apresar al emperador y convertirlo en su rehén.

Museo de América, Madrid

50 / 76

Cortés hace prisionero a Pánfilo de Narváez

Cortés hubo de abandonar apresuradamente la ciudad a comienzos de 1520 para hacer frente a una expedición de castigo enviada desde Cuba por Diego Velázquez. El encargado de parar los pies a Cortés seria Pánfilo de Narváez, al que el conquistador extremeño hizo prisionero.

Museo de América, Madrid