Botánica

1 / 195
Tricoma (blancos), estomas (púrpura) y vasos (cian) en una hoja de Quercus virginiana

1 / 195

Tricoma (blancos), estomas (púrpura) y vasos (cian) en una hoja de Quercus virginiana

Fotografía galardonada con el primer premio.

Obtenida mediante apilamiento de imágenes. 60X

Foto: Jason Kirk / Nikon Small World 2021

The nurturing wetland

2 / 195

The nurturing wetland

Foto: Rakesh Pulapa / Wildlife Photographer of the Year / Natural History Museum of London

Sosteniendo el Universo  - Echium pininana

3 / 195

Sosteniendo el Universo - Echium pininana

Foto: Juan Méndez Quesada

Nutritional Supplement

4 / 195

Nutritional Supplement

Fotografía finalista en la categoría: Landscapes, Waterscapes, and Flora

A pesar de sus modestas proporciones y su rareza en la naturaleza, la venus atrapamoscas -Dionaea muscipula- es una de las plantas más reconocibles del mundo. Ya solo su forma icónica es una sugerencia del potencial carnívoro del que hace gala la especie. Esa inversión de roles, una planta que come animales, se ha convertido en una novedad popular para muchas personas, impulsando un lucrativo mercado de plantas cultivadas y, lamentablemente, también la captura furtiva de plantas silvestres. En sus bosques nativos de pinos de hoja larga -Pinus palustris- de las Carolinas, sin embargo, el carnivorismo, más que una opción, es un modo de supervivencia. Allí, la especie se gana la vida como otras plantas, aprovechando la energía de la luz solar para fabricar su alimento. Pero en contraste con muchos otros vegetales, la venus atrapamoscas también debe obtener los nutrientes vitales que escasean en los suelos en los que crece. Con hojas abisagradas que se cierran al menor toque unos resortes en forma de pelos superficiales, está altamente especializada para atrapar insectos como esta mosca flotante -Toxomerus sp.- que aprendió donde no debía posarse de la manera más difícil.

Esta imágen apareció originalmente en bioGraphic, una revista online sobre ciencia y sostenibilidad y patrocinador oficial del concurso de fotografía Big Picture Natural World de la Academia de Ciencias de California.

Foto: Nick Kanakis / The Big Picture 2021 / CalAcademy / bioGraphic

Melòn sudanés de Kordofán -Citrullus lanatus cordophanus-

5 / 195

Melòn sudanés de Kordofán -Citrullus lanatus cordophanus-

Foto: Shang Wu

Las Lagunillas, Islote de los lobos. Fuerteventura, Islas Canarias. Limonium bollei

6 / 195

Las Lagunillas, Islote de los lobos. Fuerteventura, Islas Canarias. Limonium bollei

Foto: Juanmi Alemany

Nassella tenuissima

7 / 195

Nassella tenuissima

Foto: iStock

Agalla producidas por los áfidos Hormaphis cornu en las hojas de un hamamelis. Agallas producidas por los áfidos Hormaphis cornu en las hojas de un hamamelis

8 / 195

Agallas producidas por los áfidos Hormaphis cornu en las hojas de un hamamelis

Foto: David Stern

Seraya Duan Kasar / The Hidden Beauty of Seeds and Fruits II

9 / 195

Seraya Duan Kasar / The Hidden Beauty of Seeds and Fruits II

Cultivos, plantas venenosas, plantas de jardín, plantas medicinales, pequeñas hierbas, árboles gigantes de la selva tropical, todo tipo de plantas y hongos están representados. Herbarios como el RBGE actúan como "bibliotecas" de material vegetal y son cruciales para ayudarnos a determinar qué plantas crecen, dónde y cómo podemos diferenciarlas. Las imágenes presentadas permiten a la audiencia apreciar y estudiar estos diminutos especímenes con niveles de detalle que normalmente solo están disponibles con el uso de microscopios. Utilizando técnicas de apilamiento de fotografías y un sistema de cámara a medida, las imágenes muestran niveles de detalle sin precedentes a partir de muestras demasiado pequeñas para verlas a simple vista, lo que nos proporciona una visión de un mundo invisible

Foto: Levon Biss / Professional, Wildlife & Nature, 2021 Sony World Photography Awards

Birthwort / The Hidden Beauty of Seeds and Fruits I

10 / 195

Birthwort / The Hidden Beauty of Seeds and Fruits I

Esta serie muestra la colección histórica de carpología del Real Jardín Botánico de Edimburgo. Después de examinar minuciosamente más de 3500 especímenes históricos, se seleccionaron 121 para su inclusión, concentrándose en aquellos con las adaptaciones e historias evolutivas más sorprendentes. Muchos de los especímenes datan de principios del siglo XIX y fueron recolectados por los botánicos pioneros de su tiempo, incluidos los de la expedición Challenger de 1872 a 1876. A lo largo de su larga historia, los científicos han utilizado la colección del herbario RBGE para ayudarlos e interpretar la diversidad de plantas y hongos.

Foto: Levon Biss / Professional, Wildlife & Nature, 2021 Sony World Photography Awards

Coloración de Fritillaria delavay sin presión de recolección

11 / 195

Coloración de Fritillaria delavay sin presión de recolección

Foto: Yang Niu

Gradación en la coloración de Fritillaria delavay

12 / 195

Gradación en la coloración de Fritillaria delavay

Foto: Sun et al.

Coloración de Fritillaria delavay con presión de recolección

13 / 195

Coloración de Fritillaria delavay con presión de recolección

Foto: Yang Niu

Bejewelled Water of Lily Leaf

14 / 195

Bejewelled Water of Lily Leaf

Fotografía galardonada con un premio de plata en la categoría: Revealing Nature

Vía: [p] Photo Publicity

Foto: Better Photography Magazine Photo of the Year 2020 / Polly Fenton

The forest born of fire

15 / 195

The forest born of fire

Fotografía galardonada con una mención de honor en la categoría: Plants and Fungi

La región de la Araucanía, en Chile, lleva el nombre de sus árboles de araucaria, aquí erguidos sobre un fondo de bosque de hayas del sur de finales de otoño. Andrea había quedado encantada con esta vista un año antes y había programado su regreso para capturarla con la cámara. Caminó durante horas hasta una cresta con vistas al bosque y esperó la luz adecuada, justo después del atardecer, para enfatizar los colores. Los árboles relucían como alfileres esparcidos por el paisaje, y enmarcó la composición para crear la sensación de que el mundo entero estaba vestido con esta extraña tela de bosque.

Originaria del centro-sur de Chile y el oeste de Argentina, esta especie de araucaria fue introducida en Europa a finales del siglo XVIII, donde se cultivó como curiosidad y con fines ornamentales. Muy apreciado por su apariencia distintiva, con espirales de hojas puntiagudas alrededor de las ramas angulares y el tronco, el árbol adquirió el nombre en inglés de rompecabezas. En su hábitat natural, la Araucaria forma extensos bosques, a menudo en asociación con hayas del sur. La ecología de estas regiones está determinada por perturbaciones dramáticas, incluidas erupciones volcánicas e incendios. La araucaria resiste los incendios al tener una corteza gruesa y protectora y cogollos especialmente adaptados, mientras que el haya del sur, un pionero, se regenera vigorosamente después de los incendios. En tales entornos, la araucaria puede crecer hasta 50 metros de altura, y puede vivir más de 1.000 años.

Canon 6D + 100–400mm f4.5–5.6 lens; 20 sec at f8; ISO 640; Leofoto tripod + ball head.

Foto: Andrea Pozzi / Wildlife Photographer of the Year 2020 / Natural History Museum, London

StephenDavis AncientOaks. Ancient Oaks

16 / 195

Ancient Oaks

Fotografía finalista en la categoría: Changing Forests

Stephen Davis es un ecologista jubilado con una larga carrera trabajando para organizaciones de conservación de la naturaleza tanto en el Reino Unido como en Europa. Sus intereses radican en los procesos ecológicos dinámicos de crecimiento, declive y descomposición que exhiben los árboles, y los múltiples nichos ecológicos que persisten durante la vida (y muerte) del árbol. Estas imágenes forman parte de una serie documental de fotografías que ilustran los antiguos robles de Savernake Forest en Wiltshire.

Estos robles crecen entre hayas mucho más jóvenes -plantadas en el siglo XX- y también se caracterizan por una tener una corteza profundamente agrietada, ramas rotas, heridas y fracturas, agujeros de podredumbre o ramas desnudas: son baúles huecos que cuentan una gran historia. Los árboles no son altos ni rectos, sino que tienen troncos relativamente cortos y rechonchos; el más antiguo tiene más de catorce metros de circunferencia. Sus magníficas copas extendidas, algunas con múltiples ramas ascendentes, ilustran la práctica histórica del desmochado.

Foto: Stephen Davis / Earth Photo 2020

StephenDavis OakPollard. Oak Pollard

17 / 195

Oak Pollard

Fotografía finalista en la categoría: Changing Forests

El diámetro de las ramas ascendentes de algunos de estos árbols son muchas veces más grandes que los robles y hayas más jóvenes que se encuentran en el bosque. Estas extremidades desarrollan su propio ecosistema de plantas, helechos y líquenes.

Este es un bosque que cambia dinámicamente y está sujeto a ciclos de crecimiento y descomposición a corto y largo plazo. Es el hábitat con muchos insectos raros, moscas y escarabajos que son especialistas y que se alimentan de madera muerta. El bosque también alberga más de cien especies de líquenes y más de quinientas especies de hongos.

Foto: Stephen Davis/ Earth Photo 2020

Physalis alkekengi

18 / 195

Physalis alkekengi

Foto: AP

Síntomas de la roya en Picea Abies

19 / 195

Síntomas de la roya en Picea Abies

Foto: Carlos Trujillo-Moya

A Sticky Situation

20 / 195

A Sticky Situation

Fotografía ganadora en la categoría: Landscapes, Waterscapes & Flora

Inocentemente posadas en las delgadas espinas rojas de Drosera intermedia, las gotas de néctar atraen a los insectos hacia un cóctel dulce y letal. Cuando un insecto aterriza para tomar del néctar, esta planta retuerce lentamente sus hojas a su alrededor, liberando enzimas digestivas que licúan a sus presas desprevenidas, convirtiéndolas en una frugal y fácilmente digerible comida. Si una drosera atrapa por el contrario algo no comestible o poco nutritivo, lo libera rápidamente.

El nitrógeno y el fósforo de los insectos que comen permiten que estas plantas prosperen en lugares donde la mayoría no pueden sobrevivir, como en los suelos ácidos y pobres en nutrientes de los pantanos y las ciénagas. Estas adaptaciones fascinaron a Charles Darwin, quien escribió en 1860 que se preocupaba "más por Drosera que por el origen de todas las especies". No obstante, Darwin esperaría 15 años antes de publicar sus controvertidas sospechas de que, de hecho, algunas plantas comen animales.

 

Estas imágenes fueron originalmente publicadas en en bioGraphic, una revista en línea sobre ciencia y sostenibilidad y el patrocinador oficial de los medios para el concurso BigPicture: Natural World Photography Competition de la Academia de Ciencias de California.

Foto: Edwin Giesbers / The Big Picture 2020

Coco-postal

21 / 195

Coco-postal

Foto: Mark Thiessen

Región de Kimberley, Australia Occidental

22 / 195

Región de Kimberley, Australia Occidental

Foto: iStock

23 / 195

The Freshwater Forest

Los delgados tallos de un molino de agua euroasiático, con su espirales de hojas suaves y plumosas, se elevan hacia el cielo desde el lecho del lago Neuchâtel, en Suiza. Michel ha fotografiado regiones de agua dulce en todo el mundo, pero esta fue la primera vez que se zambulló en el lago más cercano a su casa. Estaba nadando cerca de la superficie, absorto en la belleza de las plantas y sus pequeñas flores rojizas, cuando vio como un enorme lucio desaparecía entre la masa de vegetación. Muy lentamente, se hundió para mirar más de cerca. Cuando llegó al fondo, se encontró inmerso en una "jungla submarina con una vista infinita". Esta hierba acuática de la familia de las haloragáceas es una planta originaria de Europa, Asia y África del Norte, pero se ha extendido por todo el mundo. Puede crecer a partir de fragmentos colonizando rápidamente estanques, lagos y aguas de movimiento lento, con un crecimiento denso que puede privar de luz a las especies nativas. Cuando Michel inspeccionó los tallos, extendiéndose varios metros, notó que algunos sostenían gruesos racimos de mejillones cebra. Originarios de Rusia y Ucrania, estos pequeños moluscos, con patrones de bandas característicos, son reproductores prolíficos que han invadido la mayor parte de Europa occidental y América del Norte. Su alimentación por filtración reduce significativamente las densidades de plancton, aumenta la claridad del agua y altera los ecosistemas. Maniobrando cuidadosamente su voluminoso equipo de buceo en la maraña de vegetación, Michel compuso su imagen con un gran angular para transmitir la sensación de estar mirando desde el suelo de un bosque entre una multitud de árboles altísimos.

Sony α7R + 16–35mm f4 lens at 16mm; 1/40 sec at f8; ISO 200; Nauticam housing.

Foto: Michel Roggo / Wildlife Photographer of the Year 2019

24 / 195

Café de la variedades Ambongo -izquierda- y Arábica

Según un nuevo estudio alrededor del 60% de las especies de café silvestres, las cuales podrían contribuir a la resistencia de las especies de café comerciales, están en alto riesgo de extinción.

Foto: RBG, Kew

25 / 195

Café de la variedades Ambongo -primer plano- y Arábica

La variedad Ambongo, nativa de Madagascar es es una de las 74 especies de café en peligro de extinción. 

Foto: RBG, Kew

26 / 195

Frutos de una planta de café arábica

El comercio mundial de café se basa principalmente en dos especies: Arábica -Coffea arabica- que comprende el 60% del café comercializado y la variedad Robusta -Coffea canephora- que comprende el 40% restante

Foto: Aaron Davis, RBG, Kew

27 / 195

Coffea pterocarpa

El mantenimiento de las colecciones de germoplasma -conjuntos de semillas que se mantienen fuera de sus hábitats naturales para el fitomejoramiento, conservación y otros fines de investigación- es importante para el futuro del café.

Foto: Aaron Davis, RBG, Kew

28 / 195

Coffea ambongensis

Es muy probable que se necesiten otras especies de café silvestre en el futuro para la supervivencia del sector cafetero dado el creciente número de amenazas a las que se enfrentan las dos especies comerciales principales de café.

Foto: Aaron Davis, RBG, Kew

29 / 195

Coffea namorokensis

Se conocen 124 especies de café silvestre, y cada una tiene rasgos útiles para el desarrollo del café, entre otras la tolerancia climática y la resistencia a las plagas. Y aunque su importancia es evidente, el riesgo de extinción de las especies de café silvestres no se conocía hasta el momento.

Foto: Aaron Davis, RBG, Kew

30 / 195

Caladenia sp y Drosera menziesii (Planta carnivora)

31 / 195

Nepeta cataria

La hierba gatera tiene un efecto tóxico bien conocido y causado por la nepetalactona, un tipo de sustancia química de la familia de los terpenos.

Foto: John Innes Centre

32 / 195

Miconia rheophytica

Esto es una planta con flores luchando por un punto de apoyo. A lo largo del río Samaná Norte, en los Andes colombianos, donde las paredes del cañón se inclinan de manera tan pronunciada que los humanos rara vez frecuentan la región, una planta con flores produce bayas azul cielo cada año. Como reófita, esta especie nueva a la ciencia prospera cerca de ríos de rápido movimiento que experimentan inundaciones frecuentes. Cómo se poliniza la planta y se dispersa su fruto sigue siendo un misterio, pero los descubridores sospechan que la baya madura, que es esponjosa, puede caer al agua, flotar río abajo y alojarse en una nueva grieta rocosa para brotar en forma de una nueva planta. Descrita este año por el experto emérito en botánica, el Dr. Frank Almeda, Miconia rheophytica ya está en peligro de extinción debido a su pequeño y fragmentado rango de distribución. Además, la construcción de una presa hidroeléctrica también amenaza con inundar la región y sumergir completamente una de las pocas localidades donde crece esta especie.

Foto: Saúl E.Hoyos Gómez / Academia de las Ciencias de California

33 / 195

Relación de conveniencia

Las plantas han desarrollado características específicas para atraer a las hormigas, como el néctar que colma de sus flores y tallos, o espinas huecas para que estas se refugien. A cambio, las plantas usan a las hormigas para propagar sus semillas o incluso como guardaespaldas ante la amenaza de otros insectos.

Foto: Field Museum / Corrie Moreau

34 / 195

Defensa mutua

La espina hueca de esta planta evolucionó para que las hormigas se refugiaran; a cambio las hormigas protegen a la planta del ataque de otros insectos.

Foto: Field Museum / Corrie Moreau

35 / 195

Theobroma cacao

Por la importancia económica y ritual del cacao en las culturas precolombinas de Mesoamérica, siempre se ha estipulado fue aquí donde los primeros árboles de cacao correspondientes a la variedad criolla, fueron domesticados por primera vez  y aislados de sus parientes silvestres. Esta creencia ha sido impulsada por estudios arqueológicos, etnohistóricos e iconográficos. Sin embargo, recientes investigaciones genómicas sobre T. cacao muestran
que su mayor diversidad genética se da en los bosques húmedos de la región tributaria del Amazonas superior, lo que sugiere que su uso más temprano y la domesticación inicial se originó aquí. 

Foto: Gtres

36 / 195

Tallos con granos de polen

Taraxacum-officinale

 

Enfoque de apilamiento

3x

Foto: Dr. Csaba Pintér

37 / 195

Soro de un helecho (estructura portadora de esporas)

Autofluorescencia
10x

Foto: Rogelio Moreno

38 / 195

Reliquia del desierto

Fotografía ganadora en la categoría: Plants and Fungi

Jen había caminado todo el día por el desierto de Namib buscando la planta perfecta para fotografiar antes de finalmente detectar a este sujeto de hojas irregulares. Adoptando un ángulo bajo y amplio, captó la arquitectura y los tonos vibrantes de la planta contra el paisaje justo cuando el sol se ponía. "Es como algo salido de un libro del Dr. Seuss", comenta Jen. La extraña y maravillosa planta de welwitschia puede vivir hasta 1.000 años. Al crecer desde la base, se compone de solo dos hojas de crecimiento lento que se arrastran sobre el desierto durante toda la vida útil de la planta. A medida que los siglos pasan factura, las hojas se deshilachan y se parten tomando la apariencia de múltiples hojas.


Canon EOS 7D + Sigma 10–20 mm f4–5.6 lente a 10 mm; 1/100 seg a f22; ISO 400; Venus Laowa flash; Trípode manfrotto

Foto: Jen Guyton / Wildlife Photographer of the Year 2018

39 / 195

Un bosque en el árbol

Fotografía ganadora de una mención de honor en la categoría: Plants & Fungi

Enormes ramas colgaban inquietantemente en la niebla del bosque, y de entre ellas había una que colgaba de un árbol de tilo. "Con helechos creciendo", dice Antonio, "era como un bosque dentro de un bosque". La brisa agitó la niebla, frustrando el deseo de Antonio por un fondo uniformemente intenso. Pero luego cayó, y su composición, simple, destacó contra el blanco puro. El poderoso tilo puede alcanzar más de 40 metros de altura, y solo crece en Madeira y las Islas Canarias. La mayor parte del bosque en miniatura en esta rama corresponde con un helecho que al igual que otras plantas epífitas, toma agua y nutrientes del aire, la lluvia o restos de plantas, y depende de la rama como apoyo. 

Nikon D810 + Nikon 70–200mm f2.8 lens at 185mm; 1/20 sec at f10; ISO 250; Benro tripod + Arca-Swiss head

Foto: Antonio-Fernandez / Wildlife Photographer of the Year 2018

40 / 195

Adansonia Grandidieri

Foto: AgePhotoStock

41 / 195

Piscina de chiles

Foto: AP

42 / 195

´Sciaphila sugimotoi´

Tiene una altura que ronda los 10 centímetros y unas hermosas flores con tiempos cortos de floración entre los meses de septiembre y octubre. Descubrir una nueva planta en Japón siempre genera mucha expectación ya que es un área muy bien documentada. La mayor particularidad de S. sugimotoi es su condición de heterótrofa, es decir, que no se alimenta por medio de la fotosíntesis, sino que logra su sustento a partir de otros organismos.

En este caso mantiene una relación simbiótica con un hongo a partir del cual consigue alimentarse, pero sin dañarlo. La especie, cuya supervivencia depende de un ecosistema estable, se considera que está en peligro crítico de extinción, ya que se ha encontrado en solo dos lugares de la isla con una representación total de unas 50 plantas.

Foto: Takaomi Sugimoto

43 / 195

´Dinizia juerana-facao´

Pese a medir más de 40 metros de altura y sobrepasar el dosel de las masas arbóreas donde habita, en los bosques semicaducifolios atlánticos de Brasi, este gigante acaba de ser descrito. Pertenece al género de leguminosas Dinizia, del que hasta ahora solo se conocía la especie D. excelsa, descubierta hace casi 100 años en los bosques amazónicos. Actualmente solo se han localizado 25 ejemplares en la Reserva Natural Vale de este gigante, cuyo peso se estima que puede llegar a las 60 toneladas.

Tiene frutos leñosos de medio metro de longitud y forma parte de los bosques atlánticos que dan refugio a más de 2.000 especies de vertebrados, entre los que se incluyen más de la mitad de las especies amenazadas de Brasil. La superficie de este tipo de bosques se ha visto reducida en más del 15%. Este hecho y la fragmentación que sufre pone en peligro a D. jueirana-facao y a cientos de especies más.

Foto: Gwilym P. Lewis

44 / 195

Sueño primaveral

De marzo a junio, en aquellos terrenos menos removidos como pastizales, prados de siega, claros en matorrales, bordes de bosques y pistas forestales, aparece esta joya botánica, la orquídea Orchis mascula.

Foto: Roberto González García

45 / 195

El roble llamado "El Viejo de los Bosques de Belgorod", Rusia

Especie: Quercus robur L.
Edad: 188 años

Este roble crece en un área de especial protección ambiental. Es un Monumento Nacional de Patrimonio Natural que ha sido testigo de muchos eventos históricos, bajo su copa. Este árbol es un objeto de admiración especial para los niños. Para ellos, el roble es un símbolo de amistad, buena salud y memoria de sus antepasados.

Foto: Árbol Europeo del año 2018

46 / 195

El Manzano de Bošáca, Eslovaquia

Especie: Malus domestica, Borkh.
Edad: 120 años

El viejo manzano es un monumento de árbol frutal, cuyos árboles crecen y dan fruto durante más de cien años. Es una variedad regional poco conocida, rara y hoy casi olvidada. Hoy, el árbol tiene un hermoso tronco con cicatrices. Pero a pesar de su daño, tiene una vitalidad interna increíble. Siempre florece abundantemente en la primavera y ofrece una cosecha de manzanas extremadamente rica en otoño, que dura hasta el próximo verano. Cuando nos sentamos a su sombra, podemos aprender de él cómo nunca se ha rendido y se ha enfrentado a los desafíos de la vida.

Foto: Árbol Europeo del año 2018

47 / 195

El Roble de Gilwell, Reino Unido

Especie: Quercus robur L.
Edad: 450-550 años

El Gilwell Oak es sinónimo de exploración. Se encuentra en el corazón del Parque Gilwell en Epping, el hogar del movimiento de exploración concebido por Robert Baden Powell. El imponente roble fue adoptado por Powell como una clara analogía en 1929 no solo por el crecimiento del movimiento scout en todo el mundo, que comenzó con un pequeño campo de prueba unos 21 años antes, sino como un mensaje a los jóvenes exploradores de que las cosas grandes son posibles siempre que las más modestas empiezan.

Foto: Árbol Europeo del año 2018

48 / 195

El Roble de Cajvana, Rumanía

Especie: Quercus robur L.
Edad: 750 años

Los habitantes locales creen que este árbol data de la época de la gran invasión tártara (1241), cuando todas las personas de la zona murieron en la batalla y fueron enterrados en un pozo común, en el sitio donde se plantó este roble. Según otra leyenda, en 1476 el príncipe moldavo Stefan cel Mare, acompañado por sus soldados, descansaba a la sombra de este árbol, donde se les servía un queso fresco, como en rumano, de ahí el nombre Cajvana.

Foto: Árbol Europeo del año 2018

49 / 195

El Alcornoque Silbador, Portugal

Especie: Quercus suber
Edad: 234 años

El Silbador debe su nombre al sonido de innumerables pájaros que yacen en sus ramas. Plantado en 1783 en Águas de Moura, este alcornoque ya ha sido descorchado más de veinte veces. Además de la contribución a la industria del corcho, tiene una gran relevancia para los servicios ecosistémicos y la lucha contra el cambio climático. Con 234 años, el Silbador ha sido clasificado como "Árbol de interés público" desde 1988 y está registrado en el Libro Guinness de los Récords: "el alcornoque más grande del mundo".

Foto: Árbol Europeo del año 2018

50 / 195

Chopo Helena, Polonia

Especie: Populus nigra
Edad: 220 años

Helena, un monumento natural, se encuentra en la parte más hermosa de Polonia. El nombre del álamo no fue elegido al azar. Enfatiza la identidad del lugar donde crece. El árbol ha sido testigo de muchos eventos y transformaciones en la comunidad de Helena. Su vida está relacionada con el drama de la guerra y la heroica defensa de Helena. Al igual que la reina del paisaje circundante, el álamo se eleva majestuosamente a lo largo del camino que conduce al promontorio.

Foto: Árbol Europeo del año 2018