Bosques

1 / 51
Bosque Barna Woods Irlanda. Barna Woods

1 / 51

Barna Woods

El robledal más antiguo de Irlanda se localiza cerca de la ciudad de Galway. También poblado por hayas, alberga vestigios arqueológicos y está surcado por una red de senderos.

ACI

bosque-lindes-asturias. Bosques brumosos

2 / 51

Bosques brumosos

En Lindes (concejo de Quirós) se inicia una ruta circular de 7 kilómetros por uno de los hayedos más extensos de Asturias, en el P. N. de Las Ubiñas La Mesa. La Peña Ubiña (2.417 m), techo del parque, es la segunda cima más alta de Asturias después de los Picos de Europa.

Manto otoñal

3 / 51

Manto otoñal

En esta fotografía podemos observar uno de los infinitos rincones de Campoo, antaño morada de urogallos, engalanado con los colores del otoño antes de la llegada de las nieves.

Foto: Roberto González García

EL ciclo de la vida. El ciclo de la vida

4 / 51

El ciclo de la vida

España es uno de los países más forestales de Europa y, a su vez, uno de los más diversos en sus masas de árboles. Con cerca de 25.000 hectáreas en las que abundan los hayedos y robledales, y conformado en casi su totalidad por montes de utilidad pública, en el Parque Natural de Saja-Besaya encontramos una de las mejores representaciones de bosque caducifolio de la península Ibérica.

Foto: Roberto González García

Parque Nacional de Ranomafana, en Madagascar

5 / 51

Parque Nacional de Ranomafana, en Madagascar

El Parque nacional de Ranomafana forma parte de la denominación Pluviselvas de Atsinanana elegida como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2007. Desde 2010 también se incluye en la lista Patrimonio de la Humanidad en peligro. Se localiza al sudeste de Madagascar y con más de 41.600 hectáreas de bosque húmedo, es hogar de un bgran número de especies raras de flora y fauna como los lémures. El parque fue establecido en 1991 con el propósito conservar la diversidad única del ecosistema local y reducir la presión humana sobre las áreas protegidas.

Foto: Gtres

gomera-garajonay. Parque Nacional de Garajonay

6 / 51

Parque Nacional de Garajonay

El bosque milenario de laurisilva, reliquia vegetal de la Era Terciara, es la principal atracción de esta reserva protegida por la Unesco. El parque debe su nombre al alto ode Garajonay que, con sus 1487 metros, es el punto más alto de la isla. 

Río Tisza, Hungría

7 / 51

Río Tisza, Hungría

Foto: Csaba Daróczi / MopntPhoto 2017

ve031507. Parque Nacional de Dartmoor, Inglaterra

8 / 51

Parque Nacional de Dartmoor, Inglaterra

papua4. Bosques primarios

9 / 51

Bosques primarios

La exploración de los frondosos bosques primarios de Papúa Nueva Guinea ha abarcado desde la costa hasta las montañas cubiertas de nubes.

Foto: Michelle Venter

qpx-55547692. Bosque lluvioso de Salalah

10 / 51

Bosque lluvioso de Salalah

Este frondoso bosque se beneficia de las precipitaciones monzónicas tres meses al año, de finales de julio a inicios de septiembre. 

Foto: Age Fotostock

shutterstock 255243736. Bosque de piedra

11 / 51

Bosque de piedra

Los caminos que se adentran en este conjunto kárstico de 400 km2 discurren entre agujas de formas curiosas y grutas con ríos subterráneos.

Foto: SJ Travel Photo and Video / Shuterstock

Solos ante el peligro

12 / 51

Solos ante el peligro

“Vamos a los incendios más grandes y más comprometidos, a las zonas más jodidas e inaccesibles”

GettyImages-491496796. Sierra Nevada de Santa Marta

13 / 51

Sierra Nevada de Santa Marta

El trekking hasta la Ciudad Perdida a través del valle alto del río Buritaca discurre por uno de los escenarios más bellos de Colombia. Amaneceres apoteósicos en los que el sol deshace la niebla matutina que se enreda en las copas de los árboles, donde anidan centenares de especies de aves; cascadas que se descuelgan entre los riscos comidos por la selva; rincones donde el bosque húmedo permanece igual que hace miles de años. Este bosque tropical primario posee una humedad del 85% que mantiene empapado al caminante todo el día. 

Foto: Getty Images

"Into The Woods"

14 / 51

"Into The Woods"

Categoría: Mobile

 

Una casa en un árbol entre las ramas de un bosque. Estaba de viaje en Bangalore durante una semana para visitar a unos amigos cuando fuimos a "Nandi Hills" y nos encontramos con esta fantástica visión".

Foto: Vickson Dasan / Smithsonian Photo Contest

PB228862. Montes Cárpatos

15 / 51

Montes Cárpatos

GettyImages-537084321. Boque de Arashiyama, Kioto

16 / 51

Boque de Arashiyama, Kioto

En la parte oeste de la ciudad de Kioto y muy cerca del río Hozu se halla este bosque de bambú, una de la mayores atracciones turísticas de esta zona de Japón. Se dice que un paseo por este santuario vegetal es como una depuración del alma, algo que no se puede transmitir con palabras ni imágenes.

Foto: Getty Images

AP 204900843868. Bosque de Arashiyama, Kioto

17 / 51

Bosque de Arashiyama, Kioto

Un camino iluminado se abre paso entre los imponentes bambús, guiando al viajero por la ruta dentro del bosque. Tener el privilegio de pasear a los pies de estos enormes a la par que esbeltos árboles transporta al visitante a una atmósfera mágica.

Foto: AP Images

shutterstock 408684616. Hayedo de Otzarreta

18 / 51

Hayedo de Otzarreta

Este hayedo de Vizcaya es uno de los tesoros guardados entre las laderas del monte Gorbeia. Sus hayas repartidas junto a un sinuoso arroyo forman un paraje idílico y a menudo misterioso, por el que se camina sobre una alfombra de hojas y musgo. El aspecto singular del bosque, con las ramas creciendo verticales en vez de horizontales, se debe a las podas que en el pasado realizaban los carboneros.

Foto: Shutterstock

The Lost Forest

19 / 51

The Lost Forest

Provincia de Hunan, China

Foto: Cedar-Kraus / Epson International Pano Awards 2016

Artajona, Navarra

20 / 51

Artajona, Navarra

Foto: AP /Alvaro Barrientos

Ouadi Qadisha  y Horsh Arz el-Rab, Líbano. Ouadi Qadisha y Horsh Arz el-Rab, Líbano

21 / 51

Ouadi Qadisha y Horsh Arz el-Rab, Líbano

El Valle Sagrado y el Bosque de los Cedros de Dios: declarado bien del Patrimonio Mundial por la UNESCO en 1998 sus profundos desfiladeros y acantilados modelados durante siglos por el río Qadisha, sirvieron antaño de refugio para los cristianos maronitas. En la antigüedad Líbano albergó grandes bosques de cedros, tan característicos del país que, de hecho, su bandera esta adornada por uno de ellos. Dominando el valle que alimenta el río Qadisha se encuentra el monte Makemel, que da cobijo a uno de los pocos bosques de cedros que aún se conservan en la actualidad. A unos 2.000 metros de altura se encuentra el Bosque de los Cedros de Dios, con cuatro ejemplares de 35 metros de altura y troncos que van desde los 12 hasta los 14 metros de circunferencia.

Foto: AP Photo

GettyImages-566235773. Punta de Garafía

22 / 51

Punta de Garafía

La arcaica laurisilva también tapiza rincones del norte de la isla de La Palma como Garafía, donde se puede visitar la cueva de La Zarza que tiene algunos de los petroglifos más antiguos de las islas Canarias.

Foto: Getty Images

La magia de Berlín en Broceliande en tierras bretonas. . La magia de Merlín en Broceliande en tierras bretonas.

23 / 51

La magia de Merlín en Broceliande en tierras bretonas.

Robles centenarios y menhires pueblan este bosque en la que según dice la leyenda yace el mago Merlín. Su presencia se percibe en cada árbol, arroyo y piedra de esta área forestal de 7.000 hectáreas situada a 30 kilómetros de Rennes, en el corazón de Bretaña. El lugar lleva habitado más de 5.000 años, desde el neolítico, como demuestran los numerosos menhires dispersos por la zona y prodigios naturales que han  sobrevivido al paso del tiempo como el roble de Guillotin (en Concoret), de casi 1.000 años y 9,65 metros de circunferencia, o el roble de Hindrés, a pocos metros de la tumba de Merlín el encantador.

Gtres

Araucaria, la madre de todos los árboles, en Chile.

24 / 51

Araucaria, la madre de todos los árboles, en Chile.

Uno de los parques más bellos y visitados de Chile es el del Conguillio poblado por densos bosques de este árbol ancestral que es la araucaria. El volcán Llaima domina todo el parque que está poblado por bellísimos lagos y lagunas todos ellos rodeados por estos árboles de ramas arqueadas, antiguos y de tronco delgado y sinuoso. En 1983 Conguillio fue nominada por la UNESCO como Reserva de Biosfera para proteger los densos bosques de araucarias y coihues milenarios.

 

Gtres

483184883. Juegos de luz en la Selva de Tailandia

25 / 51

Juegos de luz en la Selva de Tailandia

Salir de Bangkok, la capital tailandesa, y dirigirse hacia la provincia de Kanchanburi, 120 kilómetros al oeste, equivale a penetrar en un paraíso de bosques caducifolios y murmullos de agua. De los siete parques nacionales de Kanchanburi, el de Erawan es sin duda el más espectaular. El 80% de su superficie está tapizada de árboles que en otoño mudan el color de sus hojas del verde al oro. En medio de esta espesura, la cascada Erawan vuelca sus aguas en un lago esmeralda. Ardillas voladoras, monos y numerosas aves habitan este idílico rincón de Tailandia.

PATRICK FOTO / GETTY IMAGES

150934412-3. El bosque mágico de Broceliande

26 / 51

El bosque mágico de Broceliande

El «espejo de las hadas», la «roca de los falsos amantes» y el «árbol de oro» parecen lugares imaginarios y, sin embargo, existen en el bosque de Paimpont, más conocido como de Broceliande. La leyenda del mago Merlín reside en cada árbol, arroyo y piedra de esta área forestal de 7.000 hectáreas situada a 30 kilómetros de Rennes, en el corazón de Bretaña. El lugar lleva habitado más de 5.000 años, desde el neolítico, como demuestran los numerosos menhires dispersos por la zona. Uno de ellos ha acabado siendo considerado la tumba de Merlín, el lugar donde el hada Viviene encantó a su amado mago para que no abandonara nunca Broceliande. El castillo de Comper, que según se cuenta fue la residencia del padre de Viviene, hoy es la sede del Centro Arturiano, una institución dedicada a divulgar las leyendas artúricas y también el valor natural de estos bosques. Las excursiones guiadas conducen entre rocas cubiertas de musgo y hojarasca hasta árboles históricos, como el roble de Guillotin (en Concoret), de casi 1.000 años y 9,65 metros de circunferencia, o el roble de Hindrés, a pocos metros de la tumba de Merlín el encantador.

PHILIPPE MANGUIN / GETTY IMAGES

AWL AR3239000039. Giant Forest, un hogar para gigantes en California

27 / 51

Giant Forest, un hogar para gigantes en California

En el área de Kings Canyon y dentro del bosque Grant Grove vive otra secuoya gigante: el General Grant, de 81 metros de alto. Sobre estos ejemplares colosales se puede aprender mucho en el Giant Forest Museum, una hora al norte de la entrada de Ash Mountain. Por otra parte los centros de visitantes de Foothills, Lodgepole y Kings Canyon cuentan también con excelentes exposiciones sobre fauna y flora. Sequoia & Kings Canyon suele formar parte del viaje que desde la ciudad de San Francisco visita el Parque Nacional Yosemite y el monte Whitney, de 4.418 metros.

AURORA PHOTOS / AWL IMAGES

DSC 1812. Araucanía, la gran floresta chilena

28 / 51

Araucanía, la gran floresta chilena

La araucaria, la conífera que da nombre a toda una región en Chile, caracteriza el paisaje del Parque Nacional de Conguillío, emplazado 800 kilómetros al sur de Santiago. Una red de senderos cruza los bosques en torno al gran lago Conguillío y se acerca hasta la base del volcán Llaima, cuya última erupción fue en enero de 2008. Las rutas guiadas ayudan a observar algunos de los animales más singulares del parque, como la güiña o gato colorado, el cisne de cuello negro, la lagartija café de rayas, el sapo de papilas y el tollo de agua dulce. Además de trekkings, también se hacen excursiones en barco por el lago. Se accede al parque por carretera desde la localidad de Temuco, capital de la provincia de Cautín, a 150 kilómetros.

RICARDO MARTINEZ

AWL JP03514. Pasear entre los bambús de Sagano en Japón

29 / 51

Pasear entre los bambús de Sagano en Japón

Apenas media hora de tren separa la preciosa ciudad de Kioto del magnífico bosque de bambú de Sagano, en el distrito de Arashiyama. Mencionado en La historia de Genji, libro del siglo XI, este parque despliega en otoño una amplia gama de colores que convierten en una delicia pasear a pie o en bicicleta entre bambús de 50 especies y hasta 20 metros de altura. La luz produce efectos distintos según avanza el día, mientras que de noche, los senderos iluminados parecen adentrarse en un escenario mágico donde el viento silba viejas melodías. Antiguo lugar de retiro de la nobleza japonesa, el parque contiene, además, el templo budista Tenryuji (siglo XV), declarado Patrimonio de la Humanidad en 1994.

PETER ADAMS / AWL IMAGES

AWL ENG10601. Savernake Forest, la campiña inglesa

30 / 51

Savernake Forest, la campiña inglesa

El bullicio de las calles londinenses parece un sueño lejano cuando uno se sienta bajo la cúpula dorada de Savernake Forest, en el condado de Wiltshire y cerca de la ciudad de Marlborough. Aquí el rey Enrique VIII conoció durante una de sus salidas de caza a Jane Seymur, madre de su único hijo, Eduardo VI. Este bosque de robles y hayas centenarios –2.600 y 2.400, respectivamente, de entre 400 y 600 años– apenas ha cambiado de aspecto desde aquellos tiempos y sus 1.100 hectáreas son ahora consideradas un lugar de especial interés científico por su excelente conservación. En primavera el suelo queda cubierto por el violeta de los jacintos, mientras que en otoño las hojas caídas forman un manto de tonos ocres.

NEILS VAN GIJN

AWL AR3953000018. Los bosques de otoño patagónicos

31 / 51

Los bosques de otoño patagónicos

El impresionante glaciar Perito Moreno es la estrella del Parque Nacional de los Glaciares, en la provincia argentina de Santa Cruz. Esta reserva cuenta también con el atractivo de sus bosques de lengas y ñires, unas hayas australes que en otoño tiñen progresivamente sus hojas de amarillo, ocre y rojo. Fundado en 1931 y declarado Patrimonio Mundial en 1987, el parque dispone de senderos desde los que se observan algunos de los animales más característicos de la región –puma, carpintero negro patagónico y cóndor– además del calafate, un arbusto cuyo fruto dicen que tiene el poder de hacer regresar a quien lo come. En el extremo norte del parque se halla el monte Fitz Roy, un coloso de granito y 3.359 metros.

AURORA PHOTOS / AWL IMAGES

AWL FVG005505. Parque Nacional de los lagos de Plitvice, Croacia

32 / 51

Parque Nacional de los lagos de Plitvice, Croacia

Visto desde el aire, el Parque Nacional de Plitvice muestra claramente cómo el bosque llega hasta el mismo borde de las cascadas y lagos que lo conforman. Esta invasión vegetal es una agradable evidencia a lo largo del paseo que sube desde la entrada sur hasta la norte o durante el recorrido en barca por el lago Kozjak. Su peculiaridad reside en la variedad de árboles y colores: el inmutable verde de los pinos y abetos se mezcla en otoño con las hojas de las hayas, primero doradas y luego inflamadas de rojo. Esta riqueza vegetal es un hábitat perfecto para la nutria, el oso pardo, el ciervo rojo y cientos de especies de pájaros. La Unesco declaró el parque Plitvice Patrimonio de la Humanidad en 1979.

PHOTO FVG / AWL IMAGES

X6M-2005580 copia. A la sombra de las hayas de Gorbeia, País Vasco

33 / 51

A la sombra de las hayas de Gorbeia, País Vasco

Límite de provincias y símbolo del excursionismo y la cultura vasca, el Parque Natural de Gorbeia es un lugar imprescindible. Los centros de interpretación de Sarria (Álava) y Areatza (Bizkaia) son el primer paso para conocer su paisaje moldeado por la geología y por la línea de cumbres que marcan la divisoria entre las aguas cantábricas y mediterráneas. Con el monte Gorbeia (1.480 m) como máxima altitud, los senderos del parque cruzan zonas calcáreas en las que se practica escalada y espeleología, praderas con rebaños de ovejas y cabañas de pastor, arroyos con molinos y bosques que llevan siglos siendo el escenario de leyendas. La miel, el queso y la sidra local serán el mejor reconstituyente tras una caminata.

MIKEL BILBAO / AGE FOTOSTOCK

AWL NZ02557. Un bosque de jade en Nueva Zelanda

34 / 51

Un bosque de jade en Nueva Zelanda

La localidad de Karamea es, con solo 650 habitantes y asomada al mar de Tasmania, uno de los rincones más remotos de Nueva Zelanda. Uno de sus grandes atractivos es el Heaphy Track, el sendero de largo recorrido que se adentra en el Parque Nacional Kahurangi –el segundo más grande del país– a lo largo de 78,4 kilómetros. No es necesario caminar los 4 o 6 días requeridos para completar el sendero si lo que se busca es disfrutar de la exuberancia del bosque tropical. Durante el camino se pasa junto a helechos arborescentes, coníferas neozelandesas o podocarpos, hayas rojas, palmeras nikau y, en verano, orquídeas que florecen al pie de los árboles. El frondoso sotobosque es un confortable refugio para el kiwi y el weka, dos de las especies de aves no voladoras más singulares de Nueva Zelanda. El Heaphy Track fue abierto en 1860 por los buscadores de oro como vía de comunicación con el mar, pero ya hacía siglos que los maoríes se adentraban por esta senda en busca de pounamu, una variedad de jade con el que elaboraban desde herramientas y armas hasta delicados ornamentos.

DOUG PEARSON / AWL IMAGES

SIM-015054. Ruta por la Selva Negra alemana

35 / 51

Ruta por la Selva Negra alemana

Cerca de 6.000 kilómetros cuadrados de abetales se extienden entre las ciudades de Friburgo y Basilea, en el estado de Baden-Wurtemberg. Es la Selva Negra, cuyo nombre no hace honor a la variedad cromática que la cubre a lo largo de todo el año: del verde intenso veraniego a los ocres otoñales y al blanco del invierno. El sur alberga los paisajes más cálidos de Alemania, además de una naturaleza casi intacta de colinas y bosques que dan paso a prados y cultivos en torno a monasterios, granjas y pueblos; en las tierras bajas aparecen las ciudades de comerciantes, emplazadas a orillas de los grandes ríos navegables. Privilegiada conjunción de bosque y agua, recorrer la Selva Negra es un continuo descubrir de embalses, lagos –los más conocidos son el Titisee y el Schluchsee– y poblaciones termales que aún respiran el aire aristocrático del siglo XIX. Así sucede en Bad Krozingen y Baden-Baden, las estaciones balnearias más antiguas y famosas de Alemania. Entre las paradas ineludibles destaca St Peter por sus entramados de madera y su monasterio benedictino del siglo xi, y Triberg, que sorprende con un enorme reloj de cuco y una preciosa cascada.

GIOVANNI SIMEONE / FOTOTECA 9 X 12

77792964. Plantas prehistóricas en La Gomera

36 / 51

Plantas prehistóricas en La Gomera

El centro de La Gomera es un inmenso manto verde envuelto a menudo por una espesa niebla. Es el bosque de laurisilva de Garajonay, vestigio de la Era Terciaria. Esta «selva de laureles» fue declarada parque nacional en 1981 y, cinco años más tarde, la Unesco la reconocía como Patrimonio de la Humanidad. El nombre de Garajonay procede de la leyenda de dos amantes incomprendidos, la princesa gomera Gara y el guerrero tinerfeño Jonay, que se lanzaron desde el pico más alto de la isla. El Alto de Garajonay (1.487 m) no solo representa el emblema de aquella historia, sino que también es el objetivo de varios senderos que cruzan el parque. La ruta circular que empieza y acaba en el centro de información Laguna Grande es el itinerario más recomendable para admirar vistas increíbles desde lo alto, con las islas de El Hierro, La Palma y el volcán Teide despuntando a lo lejos. Los 9 kilómetros de recorrido se completan en 5 horas y pasan junto al mayor yacimiento de los gomeros primitivos, un recinto ceremonial casi en la misma cumbre. Entre las rutas cortas destaca la de media hora que lleva al mirador del Bailadero.

GUIDO COZZI / FOTOTECA 9 X 12

ACX-acp32658 copia. La explosión otoñal de Ontario

37 / 51

La explosión otoñal de Ontario

La animada Toronto es un estupendo punto de partida para sumergirse en los colores otoñales que tiñen los bosques de Ontario. Poco importa adónde se vaya, cualquiera de los parques de esta provincia propone excursiones de distinta duración a través de bosques que parecen sacados directamente de un cuadro: pinceladas de rojos, naranjas y amarillos sobre una base verde se reflejan en mil lagos y ríos. La explosión de color es tal que esta época del año se ha convertido en todo un acontecimiento para los canadienses. Las oficinas de los diferentes parques incluso realizan un seguimiento de la evolución de los colores de las hojas para recomendar un itinerario u otro. El mayor espectáculo tiene lugar en el parque Algonquin, pero hay más: Awenda, la península de Sleeping Giant, Restoule, Killbear, Charleston Lake y Samuel de Champlain. Los guías de los parques explican el porqué de los brillantes colores de estos bosques: la combinación de días soleados y cálidos con noches frías y secas. Un cóctel natural que, en la década de 1920, inspiró a los pintores paisajistas del «Grupo de los Siete» de Toronto. 

DON JOHNSTON / AGE FOTOSTOCK

ALK-010AD-CT0005D002-H. Bosques del interior

38 / 51

Bosques del interior

Las masas de coníferas que cubren el centro de Alaska son un fantástico entorno para practicar el esquí nórdico y realizar paseos en trineo de perros o en motonieve.

CALVIN W HALL / AGE FOTOSTOCK

MM8029 120111 02975. Yasuní, bosque lluvioso en venta

39 / 51

Yasuní, bosque lluvioso en venta

El Parque Nacional Yasuní, en Ecuador, alberga innumerables especies vegetales y animales, como los jaguares que merodean por el bosque o las bromelias, orquídeas y helechos que tapizan esta ceiba a 50 metros del suelo. Todas están amenazadas por la explotación petrolera. 

www.stevewinterphoto.com

Foto: Steve Winter

MM8209A 120711 06708. Parque Nacional Yasuní, Ecuador

40 / 51

Parque Nacional Yasuní, Ecuador

Periquitos con alas de color cobalto vuelan a una charca. En el parque se han identificado casi 600 especies de aves. 

www.timlaman.com

Foto: Tim Laman

MM8209A 120706 03421. Alouatta seniculus

41 / 51

Alouatta seniculus

En Yasuní viven diez especies de monos. Se ha informado de la presencia de otras dos, pero todavía no hay una confirmación científica.

Mono aullador rojo, Alouatta seniculus, longitud media, cabeza y cuerpo: 48 centímetros.

www.timlaman.com

Foto: Tim Laman

socotora06. Bosques ancianos

42 / 51

Bosques ancianos

En los bosques de dragos apenas hay arbolitos jóvenes. Algunos lo achacan a la falta de agua causada por la merma de la cubierta nubosa estacional, y dicen que en un siglo podrían desaparecer muchas arboledas.

www.doctorbugs.com

Foto: Mark W. Moffett

secuoyas23. Spooner el gigante

43 / 51

Spooner el gigante

La activista Amy Arcuri muestra su entusiasmo por el árbol al que llama Spooner, un gigante que según dice tiene casi 2.000 años. El ejemplar fue marcado para la tala, pero su nuevo propietario, la Humboldt Redwood Company, lo ha declarado intocable. «Creo que las cosas pueden cambiar poco a poco», dice Arcuri.

Foto: Michael Nichols

secuoyas22. Colosos del bosque

44 / 51

Colosos del bosque

A medio camino en el ascenso de un árbol de 106 metros de altura, la botánica Marie Antoine (a la derecha) entrega una fina muestra de madera (750 años de biografía de la secuoya) al ecólogo Giacomo Renzullo. Investigaciones recientes revelan que cuanto más envejecen estos árboles, más madera producen.

Foto: Michael Nichols

secuoyas9. Rutas boscosas

45 / 51

Rutas boscosas

En su recorrido desde las secuoyas más meridionales, en Big Sur, hasta el árbol que crece más al norte, cerca del río Chetco, en Oregón, Mike Fay y Lindsey Holm pasaron casi un año recorriendo a pie el bosque, con frecuentes paradas para tomar nota de las plantas, los animales y las condiciones del entorno. En el camino, pasaron por el lugar donde comenzó la explotación de las secuoyas, en las montañas de Santa Cruz.

 

Foto: Christopher Brown

secuoyas8. En el interior del bosque

46 / 51

En el interior del bosque

Mike Fay, explorador residente de National Geographic, termina un trabajoso recorrido en el que ha seguido el curso del río Little Lost Man, a través del Parque Nacional de las Secuoyas de la Costa. En 2008, Fay y su compañera de expedición, Lindsey Holm, terminaron la primera travesía completa del área de las secuoyas, tras cubrir un total de 2.800 kilómetros por los bosques del litoral del Pacífico.

 

Foto: Christopher Brown

secuoyas7. Parque Estatal de las Secuoyas de la Costa de Humboldt

47 / 51

Parque Estatal de las Secuoyas de la Costa de Humboldt

En el bosque primario protegido del Parque Estatal de las Secuoyas de la Costa de Humboldt, reina el silencio de las catedrales.

Foto: Michael Nichols

secuoyas6. Sequoia sempervirens

48 / 51

Sequoia sempervirens

Una inusual nevada de diciembre ha empolvado un sendero que atraviesa el Parque Estatal de las Secuoyas de la Costa del Norte Coast. Los ejemplares de Sequoia sempervirens (la secuoya de la costa) prosperan en un clima fresco propio del litoral y crecen a una distancia de hasta 50 kilómetros de la costa.

Foto: Michael Nichols

secuoyas5. Parque Estatal de las Secuoyas de la Costa de Prairie Creek

49 / 51

Parque Estatal de las Secuoyas de la Costa de Prairie Creek

En lo que sería el piso 14 de un árbol que mide lo mismo que un edificio de 30 pisos, el investigador Steve Sillett (en el centro) y su equipo, de la Universidad Estatal de Humboldt, miden una cavidad abierta por el fuego en una enorme secuoya del Parque Estatal de las Secuoyas de la Costa de Prairie Creek.

Foto: Michael Nichols

secuoyas4. Bear Creek Watershed, California

50 / 51

Bear Creek Watershed, California

Una secuoya del bosque primario empequeñece a los ejemplares más jóvenes, en el valle californiano de Bear Creek Watershed, al noroeste de los montes Bear Creek. A lo lejos se ven los montes Peavine, en el bosque Rockefeller, la mayor extensión continua del mundo de bosque de secuoya de la costa, con una superficie de más de 4.000 hectáreas.

 

Foto: Michael Nichols

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?