Arte

1 / 669

1 / 669

Van Gogh pintó la fantástica "Noche Estrellada" en 1889

2 / 669

Vincent van Gogh pintó más de 30 autorretratos entre 1886 y 1889

Gtres

3 / 669

Arte malayo

Una estatuilla de madera de Sarawak de finales del siglo XIX.

FOTO: Luca Tettoni / Bridgeman / ACI

4 / 669

Los triunfos de Julio César

Al regresar a Roma en el año 46 a.C., Julio César celebró todos los triunfos obtenidos en la última década: las Galias, Egipto, Zela y Numidia. Esté óleo, obra de Andrea Mantegna, forma parte de una serie de pinturas que recrean esas celebraciones. En él, una procesión de músicos precede el carro triunfal de César, que aparece en otro panel. Hampton Court, Londres.

FOTO: Bridgeman / ACI

5 / 669

Perro negro

Bota de patinaje / Casco militar / Polainas / Deposito de moto / Patas de silla / Pala / Recogedor de grano / Cencerro de madera / Herraduras de vaca / Molde de zapato / 2017

Foto: Manu da Costa

6 / 669

Miquel Aparici junto una de sus obras icónicas, un rinoceronte tamaño real

Sillas de tractor / Cadenas de hierro / Piezas de tractor / Cuerno de cerámica / Cuerno de vaca / Hierros recuperados / Herradura de vaca / Hierros usados como monedas africanas / Pala de hierro / 2016

Foto: Manu Da Costa

7 / 669

Guepardo

Palas de frontón / garras de latón para embellecer muebles / maderas de tonel / deposito de gasolina de moto / rejilla de sumidero de terraza / molde industrial / herraduras de vaca / olla de hierro / arado de agricultura / azada /  refuerzos de puntera de zapato / pata de bañera.

Foto: Manu Da Costa

8 / 669

Ballena

Funda de piedra de afilar / Gancho para pozo / Grifo de bota de vino / Pieza agrícola / 2019

Foto: Miquel Aparici

9 / 669

Joe, el gorila

Camaras de neumáticos de tractor, avioneta, carretilla de paleta / Bolas de pilates / Bolas de espuma / Sillín de tractor / Cazo de cobre / Herradura de vaca / Cono de hilatura / Asa de mueble / Azada agrícola / Cazo / 2017

Foto: Manu Da Costa

10 / 669

Comida basura

Platos / Cubiertos de plata / Saleros / Bisagras de maleta / Llave de cerradura / Punteras para zapato / Botón metálico / Arandelas / Pieza metálica de maleta / 2019

Foto: Manu da Costa

11 / 669

Rinoceronte en la exposición organizada por la Fundación Cristina Enea

Foto: Fundación Cristina Enea

12 / 669

El hoplita

El ejército griego estaba formado por ciudadanos-soldado (hoplitas) que defendían su libertad y se basaba en una formación de falange en la que era muy importante la solidaridad de sus miembros para protegerse unos a otros. Esta cerámica del siglo VI a.C. muestra a un hoplita bien armado, como los que lucharon en las Termópilas contra los persas.

FOTO: H. Lewandowski / RMN-Grand Palais

13 / 669

El califa en su palacio

Este óleo orientalista de Dionís Buixeras, pintado en 1885, muestra a Abderamán III en el salón rico de Medina Azahara. Tras años de luchas contra sus rivales internos y contra los reinos cristianos de la península, el califa de Córdoba decidió retirarse a Medina Azahara, el palacio-fortaleza donde instaló su corte y donde se dedicó a recibir y agasajar a embajadas extranjeras hasta su muerte, en 961. Paraninfo de la Universidad de Barcelona.

FOTO: Photoaisa

14 / 669

La dinastía Omeya

Los omeyas dominaron el Islam desde Damasco entre 661 y 750, año en el que perdieron el poder en favor de los abasíes. Los supervivientes de la dinastía derrocada se refugiaron en la península ibérica, que gobernaron como emires (jefes políticos pero no religiosos) hasta que Abderramán III se proclamó califa en el año 929. En la imagen, Abderramán III junto a unos sirvientes en un relieve de la arqueta de Leyre. Museo de Navarra, Pamplona.

FOTO: Bassler / AGE Fotostock

15 / 669

La mezquita de los omeyas

La Mezquita de Córdoba fue erigida por Abderramán I en 786. Dos siglos más tarde, Abderramán III mandó construir el alminar y amplió el patio de los Naranjos. La imagen muestra la sala de la Oración, ampliada por Almanzor en 987. 

FOTO: Nuria Puentes

16 / 669

Guerra de frontera

Abderramán III comandó personalmente muchas expediciones contra los reinos cristianos de la península ibérica y mantuvo firmes las fronteras de su estado. La imagen muestra dos miniaturas de la cantiga 165 de santa María (siglo XIII), que relata el intento de toma de Tortosa (Tarragona) por parte de un sultán musulmán. Biblioteca del Escorial.

FOTO: Oronoz

17 / 669

Arquitectura destinada a impresionar

Abderramán III pasó la última parte de su reinado en el suntuoso palacio capital que había mandado construir a las afueras de Córdoba, Medina Azahara. Allí recibía a las embajadas extranjeras rodeado de lujo para impresionar a los diplomáticos. En la imagen, el salón rico, dedicado a las audiencias reales. El delicado ataurique de los muros toma como base el Árbol de la Vida, tema frecuete en el arte islámico.

FOTO: Juan José Pascual / AGE Fotostock

18 / 669

Lujo palaciego

Esta cierva de bronce hacía de surtidor de agua en Medina Azahara. Museo Arqueológico Nacional, Madrid.

FOTO: Photoaisa

19 / 669

El caballo de Leonardo en el hipódromo de San Siro, Milán.

El enorme caballo de bronce imaginado por Leonardo da Vinci entre 1482 y 1493 y realizado posteriormente por la escultora Nina Akamu se encuentra en el hipódromo de Milán, en Italia.

Foto: agefotostock

20 / 669

Los esbozos de Leonardo da Vinci

Leonardo (1452–1519) dejó esbozado lo que debía ser la escultura ecuestre más grande del mundo. Sin embargo no llegó a verla erigida en vida. Estos diseños sirvieron, unos 500 años más tarde, para hacer realidad el sueño del artista italiano.

Foto: CC

21 / 669

Cruz de la Victoria de Alfonso III

Realizada en madera, cubierta de oro y piedras semipreciosas, es un rico trabajo de orfebrería donado por Alfonso III y su esposa Jimena a la catedral de Oviedo en 908, y custodiado actualmente en la Cámara Santa ovetense.

FOTO: Oronoz / Album

22 / 669

El suicidio

Este grabado inglés del siglo XVIII es una alegoría del suicidio.

23 / 669

¿Autorretrato de Leonado?

Este dibujo de un hombre de edad avanzada es reconocido universalmente como un autorretrato de Leonardo da Vinci. La obra fue descubierta en el sigo XIX y, según estudios actuales, habría sido realizada en fechas en torno a la partida del artista a Francia. Aunque no hay dudas sobre su autoría, también se ha identificado la imagen como el estudio de un personaje, un filósofo antiguo o su padre, Piero. Biblioteca Real, Turín.

24 / 669

La muerte del genio

Leonardo da Vinci murió el 2 de mayo de 1519 a los 67 años. Según el relato transmitido por Giorgio Vasari, el artista falleció en su cama en brazos del rey Francisco I, quien le profesaba una gran admiración y que fue su protector y mecenas en los últimos años de vida del florentino. La escena, una leyenda inventada por el biógrafo italiano, fue reproducida en 1818 por Ingres en este óleo. Petit Palais, París.

25 / 669

Una obra de arte viajera

La Mona Lisa es, tal vez, el mayor icono mundial del arte. Leonardo comenzó el retrato de Lisa Gherardini hacia 1503 en Florencia, se lo llevó consigo en su traslado a Francia en 1516 y nunca dejó de trabajar en él. El rey Francisco I lo adquirió poco antes de la muerte del artista y lo incluyó en las colecciones reales. Museo del Louvre, París.

26 / 669

En la corte de Milán

Leonardo da Vinci residió en Milán en dos etapas de su vida. Entre 1482 y 1499 estuvo al servicio de la familia Sforza, para la que trabajó como pintor, organizador de fiestas e ingeniero. Más tarde, Durante la dominación francesa, fue el pintor e ingeniero de Luis XII en la ciudad entre 1508 y 1512. En la imagen, el castillo de los Sforza.

27 / 669

Un mural codiciado

Leonardo pintó La última cena en el refrectorio de Santa Maria delle Grazie, en Milán, entre 1494 y 1498. Cuando Luis XII invadió la ciudad quedó tan admirado de la obra que pensó en descolgarla de la pared y llevársela a Francia.

28 / 669

Luis XII, rey de Francia

Cuando Luis XII, cuya figura está representada en este sello de oro del siglo XVI, conquistó Milán en 1499 se inició un periodo de dominación francesa en la ciudad que se prolongaría más de una década. El monarca francés, al igual que su antecesor Carlos VIII, quedó admirado por el talento de Leonardo da Vinci, hasta el punto de tentarlo en diversas ocasiones para que se pusiera a su servicio. 

29 / 669

Florencia, la ciudad de Leonardo

El salón de los Quinientos del palazzo Vecchio de Florencia, sede del gobierno de la República. En 1503, Leonardo comenzó a pintar un mural monumental para decorar una de sus paredes, aunque la técnica experimental que utilizó no dio buenos resultados y se vio obligado a abandonar el proyecto. La reforma de la sala emprendida por Giorgio Vasari a mediados de siglo ocultó definitivamente la pintura.

30 / 669

Al servicio del Pontífice

En 1513 Leonardo se puso al servicio del papa León X. Leonardo sintió que su arte era poco valorado por el pontífice, que prestaba mayor atención a Miguel Ángel o a Rafael, y pronto abandonó la ciudad. Sobre estas líneas, la basílica de San Pedro.

31 / 669

León X, papa de Roma

Giovanni di Lorenzo de Médicis, que tomó el nombre pontificio de León X, fue papa entre 1513 y 1521. Arriba su efigie en un camafeo del siglo XVI.  

32 / 669

La tumba de Francisco I

Francisco I convenció a Leonardo da Vinci para que se trasladara a su corte en Amboise, donde pasaría sus últimos años de vida. En la imagen sobe estas líneas, un relieve de la tumba del rey francés, en Saint Denis, lo muestra cargando al frente de sus tropas en la batalla de Marignano (1515), decisiva para la reconquista de la Lombardía.

33 / 669

Luisa de Saboya

La madre de Francisco I jugó un papel decisivo en la llegada de Leonardo da Vinci a la corte francesa. Admiradora del artista igual que su hijo, deseaba que el florentino le ayudara a ampliar y renovar el señorío que le había legado su difunto marido, el conde de Angulema. Busto en terracota de Luisa de Saboya. Museo del Louvre, París.

34 / 669

El castillo de Amboise

En lo alto de un promontorio que domina el río Loira se alza este magnífico castillo, una de las residencias reales favoritas de Francisco I. En sus inmediaciones se levanta la mansión de Clos Lucé, donde Leonardo se alojó durante los tres últimos años de su vida.

35 / 669

Cloux, la morada francesa de Leonardo

Leonardo da Vinci vivió en el antiguo castillo de Cloux, hoy Clos Lucé, que Carlos VIII adquirió en 1490 como residencia de verano.

36 / 669

La vida del genio

El arquitecto Giorgio Vasari (1511-1574) se ha hecho célebre por recoger las biografías de los más importantes artistas del Renacimiento en su libro Las vidas de los más excelentes pintores, escultores y arquitectos, entre ellas la de Leonardo da Vinci. Sobre estas líneas, la portada de la biografía de Da Vinci en la segunda edición de la obra (1568), revisada y ampliada.

37 / 669

La tumba de Leonardo

La capilla de Saint- Hubert, en el castillo de Amboise, adonde se trasladaron los restos atribuidos a Leonardo, recuperados en 1874 de la capilla de Saint-Florentin.

38 / 669

La batalla de Anghiari

Pedro Pablo Rubens realizó a principios del siglo XVIIl la copia más conocida de la obra inacabada de Leonardo da Vinci: un dibujo realizado a partir de las copias anteriores y de los diseños del propio Da Vinci. Museo del Louvre, París.

39 / 669

Las Parcas o Athropos

Esta obra, perteneciente a las Pinturas negras, muestra a un hombre maniatado a merced de las Parcas o Moiras, las diosas de la mitología griega en cuyas manos se hallaba el destino humano. 

Foto: ORONOZ / ALBUM

40 / 669

Goya en su vejez

Retrato de Francisco Goya en 1826, cuando tenía 80 años, realizado por Vicente López. 

Foto: DEA / ALBUM

41 / 669

Contra el bien general

Esta estampa Los desastres de la guerra satiriza el retorno de la intolerancia religiosa tras 1814.

ORONOZ / ALBUM

42 / 669

La duquesa De Alba

En 1795, Goya pintó este retrato de su amiga, musa y mecenas, María Teresa de Silva Álvarez de Toledo, duquesa de Alba, con quien algunos le atribuyeron un romance. Palacio de Liria, Madrid. 

Foto: Fine Art / ALBUM

43 / 669

Duelo a garrotazos

En esta pintura, dos hombres con las piernas semienterradas se pelean con mazas en campo abierto. Francisco Goya. 1819-1823. Museo del Prado, Madrid.

ORONOZ / ALBUM

44 / 669

Aquelarre o el gran cabrón

El pintor representa en esta pintura, en primer término, a un oscuro macho cabrío, con un asistente a la derecha y rodeado de brujos y brujas de todas las edades, que se agitan y miran con ansiedad. Francisco Goya. 1819-1823. Museo del Prado, Madrid.

ORONOZ / ALBUM

45 / 669

Saturno devorando a su hijo

Esta célebre pintura representa al titán Cronos o Saturno devorando a uno de los hijos habidos con su esposa Rea. Francisco Goya. 1819-1823. Museo del Prado, Madrid.

ORONOZ / ALBUM

46 / 669

La Quinta del Sordo

Fotografía de la finca de Goya tomada hacia 1873 por el fotógrafo francés Jean Laurent.

ORONOZ / ALBUM

47 / 669

El suicidio de Werther

En 1774, Wolfgang Goethe publicó Las penas del joven Werther, una novela que se convirtió en un gran éxito editorial pero que creó una gran polémica ya que su protagonista terminaba quitándose la vida al ser rechazado por su amada, Lotte. Varios casos de suicidios por amor a imitación del de la obra llevaron a su prohibición en algunos países. Esta placa autocroma de François-Charles Baude recrea la muerte del protagonista de la obra.

FOTO: Roger-Viollet / Aurimages

48 / 669

El suicdio de Thomas Chatterton

En 1770, el joven poeta Thomas Chatterton se suicidó en su buardilla de Londres a los 17 años cansado de las miserables condiciones en las que vivía. Chatterton, de mano de  Henry Wallis. 1856. Centro de Arte Británico de Yale, New Haven.

FOTO: Bridgeman / ACI

49 / 669

Fresco de Narciso

Paisaje idílico en el que aparecen el joven Narciso, Eros con un arco y un perro a los pies del cazador Narciso.

Foto: Parco Archeologico di Pompei

50 / 669

En una de las paredes del atrio

Foto: Parco Archeologico di Pompei

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?