Árboles

1 / 143
Abeto noruego muy afectado por Chrysomyxa rhododendri

1 / 143

Abeto noruego muy afectado por Chrysomyxa rhododendri

Foto: Carlos Trujillo-Moya

Síntomas de la roya en Picea Abies

2 / 143

Síntomas de la roya en Picea Abies

Foto: Carlos Trujillo-Moya

El árbol serbal

3 / 143

El árbol serbal

Especie: Serbal, Sorbus domestica

Edad: 250 años

Región: Uzosvska Panica, Rimavska, Sobota, Eslovaquia

Este precioso Serbal fue plantado durante el reinado medieval de Maria Theresia. Debido a su robustez, la gente lo usó como un árbol fronterizo entre las aldeas. El árbol todavía tiene grandes frutos en forma de pera de color rosa-amarillo. Los serbales son misteriosos y raros en esta región de Eslovaquia. Hoy en día, este árbol solitario es solo un recuerdo del antiguo período próspero de fructificación en la región. Por lo tanto, es un desafío para las generaciones futuras salvar los árboles más preciosos que aún existen y descubrir los que casi se han olvidado.

Foto: Martin Babarík

El árbol de las brujas

4 / 143

El árbol de las brujas

Especie: Haya, Fagus silvatica

Edad: 130 años

Región: Bladel. North Brabant, Holanda

La apariencia de este árbol, con sus tortuosas ramas y raíces que parecen incapaces de crecer en el suelo, proporciona el escenario perfecto como el último lugar de descanso de Black Kate, una mujer siniestra que una vez dirigió una infame pandilla de ladrones y contrabandistas. Muchos creían que era bruja. Este extraordinario árbol con su emocionante historia ha atraído a niños y adultos por igual, cerca y lejos del bosque, manteniendo viva la leyenda. Este nominado es un ejemplo claro de un árbol impresionante con una historia legendaria.

Foto: Rob Visser

El castaño de Vales

5 / 143

El castaño de Vales

Especie: Castaño, Castanea sativa

Edad: 1000 años

Región: Tresminas, Vila Pouca de Aguiar, Vila Real, Portugal

aEntre paisajes agrícolas y bosques encantadores llegamos al pueblo de Vales donde encontramos un magnífico castaño. Con un tronco de 4.5 metros de ancho, es uno de los árboles más grandes de nuestro país. La cavidad de su tronco contiene muchas historias de una época en que el árbol era el lugar de los juegos infantiles y se convirtió en un recuerdo para generaciones de adultos. Se supone que este castaño tiene más de mil años y fue cultivado por los romanos cuando exploraban las minas de oro.

Foto: Raquel Lopes

Árbol de sauco

6 / 143

Árbol de sauco

Especie: Sauco, Sambucus nigra

Edad: 200 años

Región: Rzeszów, Podkarpackie, Polonia

A veces hay cosas peculiares en nuestro mundo. Una de ellas es este árbol de saúco de 200 años que crece en el centro de Rzeszów. Por lo general, el saúco es un arbusto, por lo que su forma de árbol es un fenómeno único. Hace siglos, las naciones eslavas y germánicas consideraban al saúco como un regalo sagrado de la naturaleza. A pesar de que nuestra relación con la naturaleza ya no es tan fuerte como solía ser, los residentes pasaron mucho tiempo luchando para proteger y preservar la belleza de este árbol inusual.

Foto: Halina Sikora

El roble de Vallonea de Tricase

7 / 143

El roble de Vallonea de Tricase

Especie: Roble, Quercus ithaburensis macrolepis

Edad: 700 años

Región: Tricase, Puglia, Italia

El roble de Vallonea de Tricase es el árbol más antiguo de Salento: con 700 años, 700 metros cuadrados de follaje muy grueso y un tronco de 4,25 metros. Es candidato a convertirse en patrimonio nacional de la UNESCO y en el 2000 WWF lo identificó como  el "árbol simbólico" de Puglia. Como suele suceder, hay muchas leyendas que se transmiten en las tradiciones locales sobre grandes árboles, por lo que el roble de Vallonea de Tricase también se conoce como " el roble de los 100 caballeros".

Foto: Daniela Radovan

El tejo de las brujas

8 / 143

El tejo de las brujas

Especie: Tejo, Taxus Baccata

Edad: 600 años

Región: Blarney, Cork, Irlanda

Los expertos estiman que el antiguo tejo de las brujas, situado en el Mythical Rock Close, en los terrenos de Blarney Castle Estate en el sur de Irlanda, tiene más de 600 años. Este espécimen majestuoso e impresionante se asienta sobre un afloramiento natural de roca caliza, que albergaba la cocina de una bruja. Desde el siglo XVIII la historia cuenta que es el hogar de la bruja Blarney, quien primero les contó a los mortales los poderes mágicos de la piedra Blarney y su capacidad para otorgar el don de la elocuencia.

Foto: Blarney Castle Estate

El árbol de la libertad de Kaposvár

9 / 143

El árbol de la libertad de Kaposvár

Especie: Roble Común, Quercus robur

Foto: 93 años

Región: Kaspovár, Somogy, Hungria

Este roble común, conocido entre los lugareños como el árbol de la libertad, se encuentra en el patio de una escuela en Kaposvár. Fue plantado en 1929 para marcar los principales hitos en la historia húngara. Durante 90 años, este gran roble ha visto a miles de escolares jugando a su sombra a medida que crecen. Se convirtió no solo en parte de su experiencia escolar, sino también de su vida cotidiana en Kaposvár. Todos tienen buenos recuerdos del roble y tienen un vínculo especial con él, al igual que toda la comunidad.

Foto: Dr. Pinter Romeo

El guardián del pueblo inundado

10 / 143

El guardián del pueblo inundado

Especie: Pino silvestre, Pinus silvestris

Edad: 350 años

Región: Chudobin, Vysocina, República Checa

Este pino de Chudobín crece en el promontorio rocoso de la presa de Vír. El nombre del pino está relacionado con el pueblo inundado de Chudobín, que dejó de existir debido a la construcción de una presa. Según una leyenda narrada por los lugareños, un demonio se sentó debajo del pino en la noche y tocó el violín. Sin embargo, sería mucho más probable que estuvieran escuchando los fuertes vientos que soplan sobre el valle. Este pino no solo es un ser vivo importante, sino también un testimonio impresionante de su alta resistencia al cambio climático y al impacto humano.

Foto: Marek Olbrzymek

El Ginkgo de Daruvar

11 / 143

El Ginkgo de Daruvar

Especie: Ginkgo, Ginkgo biloba

Edad: 242 años

Región: Daruvar, Ciudad de Bjelovar-Bilogora, Croacia

Soy el Ginkgo de Daruvar. Durante siglos he estado creciendo junto al castillo de mi ciudad. Animo a la gente a que abra los brazos y abrace todo el tronco de mi árbol. Me acerco a los niños para que jueguen y suban a mi copa. Me llamo Adán, déjame contarte mi secreto: no estoy solo. A mi lado está Eva. Durante siglos hemos estado celebrando el amor y la vida en Daruvar.

Foto: Davor Kirin

El venerable roble del pueblo de Novo Selo

12 / 143

El venerable roble del pueblo de Novo Selo

Especie: Roble pedunculado, Quercus robur

Edad: Alrededor de 500 años

Región: Novo Selo, Ayuntamiento de Veliko Tarnovo, Bulgaria

Este roble de cinco siglos de antigüedad, que actualmente se encuentra en el centro del pueblo, ha sido testigo silencioso de la construcción un nuevo asentamiento en la ladera de las montañas de los Balcanes. El pueblo de Novo Selo nació en un antiguo bosque de robles y pantanos. La corteza del roble ha mantenido y conservado a través de los siglos la historia de este pueblo, construido en 1750. En 2010, para la celebración de su 260 aniversario, la gente local plantó un pequeño roble cerca del viejo árbol. Querían asegurarse de que el "anciano", mientras aún está vivo, transmitirá la historia de Novo Selo a su heredero más joven.

Foto: Oh, si el roble pudiera contar su historia hoy ...

El árbol de la libertad, Bélgica

13 / 143

El árbol de la libertad

Especie: Castaño de Indias ,Aesculus Hippocastanum

Edad: 223 años

Región: Waret-La Chaussée, Wallonia, Bélgica

Un árbol es un verdadero símbolo de libertad. Una libertad está arraigada en el corazón de la gente como un árbol que empuja sus raíces al corazón de la tierra. El castaño de los ciudadanos de Waret simboliza la defensa de su carácter rural. Fue plantado en 1796 según lo ordenado por el Directorio ejecutivo del Cantón de Eghezée para celebrar la caída del "tirano" Luis XVI. En 1807 se erigió un nicho de piedra a sus pies dotándolo de un carácter sagrado y un aura de tranquilidad.

Foto: Quentin Noêl

Avenue of the Baobabs, Morondava, Madagascar

14 / 143

Avenue of the Baobabs, Morondava, Madagascar

Travel Photographer of the Year 2019 / Ganador absoluto

La silueta de los ancestrales baobabs se recortan contra la puesta de sol cerca de Morondava en Madagascar. Pasear aquí en bicicleta aquí se convierte en una postal del paraíso.

Fujifilm XT-1, 10-24mm lens, f11, 1/210s, ISO 200

Foto: Katy Gomez Catalina / www.tpoty.com

Región de Kimberley, Australia Occidental

15 / 143

Región de Kimberley, Australia Occidental

Foto: iStock

16 / 143

Un paraíso natural

En el extremo sur del Gran Rift Valley africano, los 4.000 kilómetros cuadrados del Parque Nacional de Gorongosa albergan laderas, bosques de meseta, cañones verticales, sabanas de palmas y humedales. Puntean el bosque los inselbergs de Bunga, antiguos relieves de roca volcánica que afloran aislados debido a la erosión de los materiales más blandos que los rodean.

Foto: Charlie Hamilton James

17 / 143

Grapefruit

Fotografía finalista en la categoría: Natural World & Wildlife 

Pomelo colgando en un patio iluminado, ciudad de Oaxaca

Foto: Maela Ohana / Sony World Photography Awards 2019

18 / 143

Haidong North Mountain Forest Park construction site, Dali, China, 2017

Fotografía finalista en la categoría: Landscape

Un grupo de árboles trasplantados envueltos en plástico verde y blanco, de pie en silencio sobre un nuevo estanque ahora forman parte del Parque Forestal de la Montaña Haidong North.

Foto: Yan Wang Preston / Sony World Photography Awards 2019

19 / 143

General Sherman, el árbol más grande del mundo

El Sequoya National Park es el hogar de estos árboles de medidas superlativas y gran longevidad. Junto al aledaño parque de Kings Canyon albergan 67 de los 75 oquedales de secuoyas que quedan en el mundo. Uno de los más espectaculares es el Giant Forest donde se halla el Sherman Trail, un sendero de un kilómetro que conduce hasta el bosque de secuoyas gigantes más grande del mundo y hogar del gran General Sherman. 

Foto: AgeFotostock

20 / 143

Theobroma cacao

Por la importancia económica y ritual del cacao en las culturas precolombinas de Mesoamérica, siempre se ha estipulado fue aquí donde los primeros árboles de cacao correspondientes a la variedad criolla, fueron domesticados por primera vez  y aislados de sus parientes silvestres. Esta creencia ha sido impulsada por estudios arqueológicos, etnohistóricos e iconográficos. Sin embargo, recientes investigaciones genómicas sobre T. cacao muestran
que su mayor diversidad genética se da en los bosques húmedos de la región tributaria del Amazonas superior, lo que sugiere que su uso más temprano y la domesticación inicial se originó aquí. 

Foto: Gtres

21 / 143

"Dendrites" (Dendritas)

Fotografía ganadora de una mención de honor en la categoría: Abstract

Vista aérea de un árbol en invierno que recuerda a una estructura neuronal. "Dendros" significa "árbol" en griego antiguo ¿coincidencia?

Foto: Branko Markovic / Drone Awards 2018

22 / 143

Adansonia Grandidieri

Foto: AgePhotoStock

23 / 143

El árbol más antiguo de Europa

Italus, un ejemplar de la especie arbórea Pinus heldreichii o pino de los Balcanes, es el árbol fechado más antiguo de Europa.

Foto: Gianluca Piovesan

24 / 143

Método de datación

La antigüedad del árbol ha sido determinada mediante un método innovador que combina la dendrocronología y la datación por radiocarbono: faltaba la parte interior del tronco, por lo que se efectuó una datación por radiocarbono de varios pasos, basada en muestras de madera extraídas de las raíces.

Foto: Gianluca Piovesan

25 / 143

Parque Nacional del Pollino

Italus comenzó a crecer hace 1.230 años en el sitio conocido hoy como Parque Nacional del Pollino, situado en las regiones de Basilicata y Calabria, en el sur de Italia.

Foto: Gianluca Piovesan

26 / 143

Italus

"Hemos decidido llamarlo Italus en honor al rey de los enotrios, quien gobernó en esta región a finales de la Edad del Bronce, un periodo de transición clave, de las actividades pastorales a los asentamientos agrícolas y permanentes", explica Gianluca Piovesan, de la Universidad de la Tuscia.

Foto: Gianluca Piovesan

27 / 143

´Dinizia juerana-facao´

Pese a medir más de 40 metros de altura y sobrepasar el dosel de las masas arbóreas donde habita, en los bosques semicaducifolios atlánticos de Brasi, este gigante acaba de ser descrito. Pertenece al género de leguminosas Dinizia, del que hasta ahora solo se conocía la especie D. excelsa, descubierta hace casi 100 años en los bosques amazónicos. Actualmente solo se han localizado 25 ejemplares en la Reserva Natural Vale de este gigante, cuyo peso se estima que puede llegar a las 60 toneladas.

Tiene frutos leñosos de medio metro de longitud y forma parte de los bosques atlánticos que dan refugio a más de 2.000 especies de vertebrados, entre los que se incluyen más de la mitad de las especies amenazadas de Brasil. La superficie de este tipo de bosques se ha visto reducida en más del 15%. Este hecho y la fragmentación que sufre pone en peligro a D. jueirana-facao y a cientos de especies más.

Foto: Gwilym P. Lewis

28 / 143

Baobabs

Los baobabs crecen en las praderas del interior del país. Este árbol mítico en el continente africano es el símbolo de Senegal. Todo en él se aprovecha, desde la madera del tronco hasta las hojas, los frutos y las semillas. 

 

Fototeca 9x12

29 / 143

Ceibas gigantes

En las montañas del sudeste de Senegal las ceibas (Ceiba pentandra) pueden alcanzar 15 m de circunferencia y 23 m de altura.

 

Danita Delimont / AWL Images

30 / 143

Manto otoñal

En esta fotografía podemos observar uno de los infinitos rincones de Campoo, antaño morada de urogallos, engalanado con los colores del otoño antes de la llegada de las nieves.

Foto: Roberto González García

31 / 143

El ciclo de la vida

España es uno de los países más forestales de Europa y, a su vez, uno de los más diversos en sus masas de árboles. Con cerca de 25.000 hectáreas en las que abundan los hayedos y robledales, y conformado en casi su totalidad por montes de utilidad pública, en el Parque Natural de Saja-Besaya encontramos una de las mejores representaciones de bosque caducifolio de la península Ibérica.

Foto: Roberto González García

32 / 143

Parque Nacional de las Montañas Ciucas, Rumanía

Fotografía ganadora en la categoría: Snow

Foto: Cosmin Stan

33 / 143

Ace Hill, Hirafu Village, Niseko, Hokkaido, Japón

Fotografía ganadora en la categoría: Trees

Foto: Stephen King

34 / 143

Fairy Lake, Port Renfrew, Vancouver Island, Columbia Británica, Canadá.

Fotografía de la serie ganadora del segundo premio en el International Landscape Photographer of the year 2018

Foto: Adam Gibbs

35 / 143

Olmos centenarios de Cabeza del Buey, España

Especie: Ulmus minor.
Edad: Más de 150 años.

Vota a los olmos de Cabeza del Buey aquí

Este conjunto de olmos centenarios han formado parte de la historia de Cabeza del Buey al situarse en el recinto de la ermita de Nuestra Señora de Belén, enclave emblemático, por su valor histórico y artístico para cabeza del buey y para la comarca de la serena. Estos olmos han formado parte de la vida de la localidad desde el momento en que han servido de zona de sombra para los asistentes a la romería de nuestra señora de Belén, una de las más antiguas que se viene realizando en La Serena, y de cuya celebración se tiene constancia desde 1650. Situado a 11 kilómetros de Cabeza del buey, el santuario de Nuestra Señora de Belén es un monumento de gran interés por la fusión de distintos estilos, desde el medieval al barroco. La documentación de la que se dispone indica que la creación del templo sucedió de la mano de los templarios en el siglo XIII, cuando esta comarca fue conquistada por los musulmanes. La ermita constituye un conjunto de edificaciones de distintas épocas. La parte delantera corresponde al convento templario, constituyendo el núcleo inicial del actual complejo. Adosado al bello claustro, el cual reviste de extraordinario interés, se aneja la iglesia del siglo XVII.

Foto: Árbol Europeo 2018

36 / 143

El roble llamado "El Viejo de los Bosques de Belgorod", Rusia

Especie: Quercus robur L.
Edad: 188 años

Este roble crece en un área de especial protección ambiental. Es un Monumento Nacional de Patrimonio Natural que ha sido testigo de muchos eventos históricos, bajo su copa. Este árbol es un objeto de admiración especial para los niños. Para ellos, el roble es un símbolo de amistad, buena salud y memoria de sus antepasados.

Foto: Árbol Europeo del año 2018

37 / 143

El Manzano de Bošáca, Eslovaquia

Especie: Malus domestica, Borkh.
Edad: 120 años

El viejo manzano es un monumento de árbol frutal, cuyos árboles crecen y dan fruto durante más de cien años. Es una variedad regional poco conocida, rara y hoy casi olvidada. Hoy, el árbol tiene un hermoso tronco con cicatrices. Pero a pesar de su daño, tiene una vitalidad interna increíble. Siempre florece abundantemente en la primavera y ofrece una cosecha de manzanas extremadamente rica en otoño, que dura hasta el próximo verano. Cuando nos sentamos a su sombra, podemos aprender de él cómo nunca se ha rendido y se ha enfrentado a los desafíos de la vida.

Foto: Árbol Europeo del año 2018

38 / 143

El Roble de Gilwell, Reino Unido

Especie: Quercus robur L.
Edad: 450-550 años

El Gilwell Oak es sinónimo de exploración. Se encuentra en el corazón del Parque Gilwell en Epping, el hogar del movimiento de exploración concebido por Robert Baden Powell. El imponente roble fue adoptado por Powell como una clara analogía en 1929 no solo por el crecimiento del movimiento scout en todo el mundo, que comenzó con un pequeño campo de prueba unos 21 años antes, sino como un mensaje a los jóvenes exploradores de que las cosas grandes son posibles siempre que las más modestas empiezan.

Foto: Árbol Europeo del año 2018

39 / 143

El Roble de Cajvana, Rumanía

Especie: Quercus robur L.
Edad: 750 años

Los habitantes locales creen que este árbol data de la época de la gran invasión tártara (1241), cuando todas las personas de la zona murieron en la batalla y fueron enterrados en un pozo común, en el sitio donde se plantó este roble. Según otra leyenda, en 1476 el príncipe moldavo Stefan cel Mare, acompañado por sus soldados, descansaba a la sombra de este árbol, donde se les servía un queso fresco, como en rumano, de ahí el nombre Cajvana.

Foto: Árbol Europeo del año 2018

40 / 143

El Alcornoque Silbador, Portugal

Especie: Quercus suber
Edad: 234 años

El Silbador debe su nombre al sonido de innumerables pájaros que yacen en sus ramas. Plantado en 1783 en Águas de Moura, este alcornoque ya ha sido descorchado más de veinte veces. Además de la contribución a la industria del corcho, tiene una gran relevancia para los servicios ecosistémicos y la lucha contra el cambio climático. Con 234 años, el Silbador ha sido clasificado como "Árbol de interés público" desde 1988 y está registrado en el Libro Guinness de los Récords: "el alcornoque más grande del mundo".

Foto: Árbol Europeo del año 2018

41 / 143

Chopo Helena, Polonia

Especie: Populus nigra
Edad: 220 años

Helena, un monumento natural, se encuentra en la parte más hermosa de Polonia. El nombre del álamo no fue elegido al azar. Enfatiza la identidad del lugar donde crece. El árbol ha sido testigo de muchos eventos y transformaciones en la comunidad de Helena. Su vida está relacionada con el drama de la guerra y la heroica defensa de Helena. Al igual que la reina del paisaje circundante, el álamo se eleva majestuosamente a lo largo del camino que conduce al promontorio.

Foto: Árbol Europeo del año 2018

42 / 143

La Picea de las Brujas, Lituania

Especie: Picea abies L.
Edad: Aproximadamente 170 años

La Picea de las Brujas tiene 34 metros de altura, sus 18 troncos (uno de los cuales se rompió en una tormenta en 2007) se ramifica a 80 centímetros, dando la apariencia del cabello de una bruja enredado. Una leyenda dice que la escoba de la bruja se convirtió en el árbol porque conoció a un hombre local que le gustaba, y se olvidó de buscar su escoba hasta la medianoche. Otra historia cuenta que Napoleón cortó la parte superior de una pequeña picea mientras montaba a caballo, y como resultado, volvió a su extraña forma. 

Foto: Árbol Europeo del año 2018

43 / 143

El superviviente de Zengővárkony, el dulce castaño, Hungría

Especie: Castanea sativa
Edad: 300 años

Zengővárkony es famoso por su viejo castaño dulce. Los castaños han sido la vida para los lugareños; por lo tanto, cuidan amorosamente los árboles. A medida que han pasado los siglos, el árbol se ha curado del cáncer de la corteza, ha sobrevivido a la guerra e incluso a un incendio durante un invierno frío. Para los lugareños, el castaño de 300 años es el símbolo de la continuidad y su deseo de vivir les da fuerza.

Foto: Árbol Europeo del año 2018

44 / 143

El Tilo de la Vieja Nación, Bélgica

Especie: Tilia cordata
Edad: 400 años

El tilo de Vî Payîs ('Old Country') en Bioul, es el tilo de hoja pequeña más grande del país y uno de los árboles más destacados de Valonia. Las historias que se le han atribuido han desaparecido con el tiempo. El hecho de que este árbol haya resistido todos los asaltos y amenazas solo puede entenderse como un deseo colectivo de preservarlo como un símbolo de la memoria. Sigue siendo el tema de atención y admiración de la población.

Foto: Árbol Europeo del año 2018

45 / 143

El Nogal Negro de Kvasice, República Checa

Especie: Juglans nigra
Edad: 230 años

En 1790, Jan Nepomuk, conde de Lamberg fundó un parque donde se plantó un nogal negro entre otros árboles. Leopoldina Thun, condesa nacida en Lamberg, tenía una capilla de madera construida bajo el árbol en memoria de su padre, que se ahogó en el río Morava. Después de que el parque se abrió al público, el lugar se convirtió en un destino de frecuentes visitas espirituales. El árbol estuvo en muy mal estado debido a las inundaciones en 1997, cuando el parque llego a estar bajo el agua. Gracias a la intervención de profesionales el nogal consiguió recuperarse y sigue siendo la joya del parque.

Foto: Árbol Europeo del año 2018

46 / 143

Sequoias de Yuchbunar, Bulgaria

Especie: Sequoia gigantea
Edad: 130 años

3 magníficas secuoyas gigantes se encuentran cerca de la aldea de Bogoslov en Kyustendil. Son parte de un bosque de secuoyas formadas naturalmente y son un fenómeno natural. Las semillas de Sequoia fueron traídas a Bulgaria por el famoso forestal Yordan Mitrev a finales del siglo XIX. Estas son las secuoyas más antiguas y más altas de Bulgaria y tienen un lugar importante en la historia de la silvicultura. Muchas personas de la región y del país visitan todo los años el sitio para abrazar a los árboles y beneficiarse de su energía.

Foto: Árbol Europeo del año 2018

47 / 143

El plátano de sombra, el símbolo de Tristeno, Croacia

Especie: Platanus orientalis L.
Edad: Cerca de 500 años

El plátano, el símbolo de Tristeno, es un monumento protegido del parque. Su belleza, tamaño y edad lo convierten en una atracción turística popular. A principios del siglo XV, el árbol fue traído de Constantinopla por el capitán Florio Jakob Antunov, quien lo plantó junto a un manantial. El árbol ha sobrevivido a los invasores turcos, el ejército de Napoleón y las tropas rusas, gracias al clima templado, la primavera vivificante y el cuidado de los lugareños a los que se les confió su supervivencia.

Foto: Árbol Europeo del año 2018

48 / 143

Avenida de los Baobabs, Madagascar

Antoine de Saint-Exupéry no viajó a Madagascar; pero al ver este paisaje de baobabs, uno no puede dejar de pensar en el asteroide B612, el hogar del principito. Este paraje, entre Morondava y Belon’i Tsiribihina, en la región de Menabe, se conoce como “La avenida de los baobabs” porque concentra una treintena de ejemplares de este asombroso árbol que es, junto a los lémures, símbolo de Madagascar. Los baobabs son árboles que pueden llegar a más de ochocientos años de edad y alcanzan alturas de treinta metros.  

Foto: AP

49 / 143

Temperate Breeze

Tercer puesto: Premio Caroline Mitchum

El abeto de Fairy Lake es como un viejo amigo. Cada vez que conduzco hasta Port Renfrew siempre hago un alto en detenerme en Fairy Lake para ver si mi viejo amigo aún está allí.

La primera vez que descubrí este pequeño abeto de Douglas fue en mi primer viaje de fotografía a la costa suroeste de la isla de Vancouver en 2009. Al principio, no podía ver cómo un árbol podía sobrevivir en el medio de un lago. Después me di cuenta de que el abeto había echado raíces en el enorme tocón de un pino. Al principio pensé que tal vez era un árbol joven que había echado raíces recientemente. Sin embargo, resulta que el abeto Fairy Lake tiene al menos treinta años y se conoce bien en la comunidad de Port Renfrew.

A lo largo de los años, he tomado muchas imágenes del bonsái del lago Fairy. Cada foto es a menudo completamente diferente, pero debido a su simplicidad, cada imagen lleva un mensaje similar. El abeto del lago Fairy vive en un hilo, una vida difícil que para muchos retrata su lucha de resistencia. Todo el mundo está alentando a este pequeño árbol para que siga sobreviviendo, al menos un año más. Con cada marea y fuerte lluvia, Fairy Lake sube y baja, a veces casi sumergiendo completamente el árbol bajo el agua. Pero una y otra vez, el abeto emerge desafiante desde estas profundidades como el último superviviente. El desierto que rodea Fairy Lake y las tierras salvajes que se encuentran más allá han perdido gran parte de sus antiguos bosques. Tal vez de alguna manera, el abeto de Fairy Lake simboliza la capacidad tenaz de la naturaleza para sobrevivir incluso en las condiciones más duras. Me gusta pensar que tal vez esta imagen retrata la esperanza, la supervivencia y el conocimiento de que, aunque la vida termina en un sentido físico, siempre perdurará para aquellos que han sido tocados por su existencia pasada.

Foto: Adam Gibbs / The EPSON International Pano Awards 2017

50 / 143

El Encino de las tres patas

Especie: Quercus ílex
Altura: 15,50 metros.
Perímetro del tronco: 7,70 metros.
Edad: 1200 años aproximadamente.

Se trata de una de las encinas más antiguas de la Península.Constituye además para los vecinos de la zona un emblema, un orgullo para todos y cada uno de nosotros. Somos muchos los que todas las semanas subimos al monte y no dejamos un solo día sin acercarnos a “saludar” al Tres Patas. Al fin y al cabo, no deja de el más anciano del pueblo. 

Se trata además de una encina espectacular, porque toda ella se apoya sobre tres grandes pies o patas y es completamente hueca por su interior, cabiendo en su interior unas 7 personas. En los últimos años se han celebrado incluso bodas junto a ella, respetando siempre su conservación, y todos los niños del pueblo tienen plantado un bosque con retoños de la encina, cada uno con su nombre. Ellos se encargan de cuidar sus árboles.

Foto: Árbol Europeo 2018