La curiosa vida oculta de los tejones

Las cámaras ocultas de un fotógrafo que ha pasado 5 años escondido entre tejones descubren un comportamiento y unos hábitos hasta ahora desconocidos.

Las cámaras de Gonçalo Rosa documentan a un animal más complejo de lo que hasta ahora se creía.

En 1758, Carlos Linneo describió al tejón europeo según los criterios de la época y asumió que había una única especie para Eurasia. Sin embargo, a medida que pasó el tiempo y aumentó nuestro conocimiento sobre este animal se descubrió que en realidad había cuatro. Puesto que ni era una amenaza ni tampoco tenía una utilidad especial para el ser humano, nunca se ha investigado a fondo sobre ellos.

Y esta fue una de las principales motivaciones del autor de este trabajo visual y científico. Gracias la labor de Gonçalo Rosa hoy en día conocemos a los tejones mucho mejor. De hecho, después de pasar los últimos 5 años observándolos mediante cámaras trampa ocultas sus imágenes han desvelado una gran cantidad de información nueva sobre ellos.

Puedes leer un completo reportaje sobre este fascinante proyecto gráfico aquí.