El vencejo común, ave del año 2021

Esta ave, frecuente en entornos urbanos, se encuentra en claro declive según los últimos datos, con un descenso poblacional de cerca del 27% durante los últimos 22 años. La destrucción de los lugares de cría y la pérdida de hábitat se cuentan entre sus principales amenazas.

El vencejo común es un ave habituada a entornos urbanos por lo que su declive está directamente ligado a la actividad humana. Se estima que en los últimos 22 años su población ha decrecido casi un 30%.

El vencejo común es un ave habituada a entornos urbanos por lo que su declive está directamente ligado a la actividad humana. Se estima que en los últimos 22 años su población ha decrecido casi un 30%.

Foto: Istock

El vencejo común (Apus apus) ha sido elegido por votación popular ‘ave del año’ del 2021, un título otorgado por la la entidad conservacionistas Seo/BirdLife para concienciar a la población sobre la riqueza avícola del país y la importancia de la preservación de la avifauna. Esta ave, habitual en entornos urbanos, ha recibido casi la mitad de todas las votaciones (49,58%), siendo los otros dos finalistas el alcaudón real (Lanius excubitor) que obtuvo el 27,15% de los votos y el aguilucho cenizo (Circus pygargus) con el 23% de los votos. El certamen, llevado a cabo cada año por la organización conservacionista, tiene como objetivo llamar la atención sobre la situación que atraviesan algunas de las especies de aves más amenazadas del país y el deterioro al que año tras año se someten sus hábitats.

Los vencejos, aseguran desde la ONG, se suman a la larga lista de aves comunes, como gorriones o golondrinas, en declive poblacional, una clara señal de que nos enfrentamos a una crisis ecológica sin precedentes agravada por el cambio climático.

Ver cada vez menos aves es una poderosa señal de alarma clara de que afrontamos una crisis ecológica sin precedentes.

Estas aves cuentan con una extrema capacidad de adaptación a la vida aérea, y pueden desarrollar todo su ciclo vital en pleno vuelo, excepto la nidificación: incluso pueden pasar hasta un año sin posarse en ningún momento. Es la única especie europea que habita zonas relativamente frías, y es capaz de superar fenómenos meteorológicos adversos sin necesidad de alimentarse. En ocasiones solo se posan en el momento de la nidificación, algo que suelen hacer en edificios altos, pues tienen serios problemas para remontar el vuelo en el caso de caer accidentalmente al suelo. Es, pues un ave migratoria muy ligada al medio urbano, muy habitual en pueblos y ciudades.

Que veamos menos gorriones, menos golondrinas o menos vencejos no es anecdótico sino una poderosa señal de alarma clara de que afrontamos una crisis ecológica sin precedentes que nos debe obligar a repensar nuestra relación con la naturaleza" explica Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife, en un comunicado de la entidad, quien alega el declive de estas aves al actual modelo de desarrollo urbanístico,

Tal y como indican los datos de SEO/BirdLife, su población ha caído un 27,2% en los últimos 22 años.

Según los datos del programa de seguimiento de aves comunes en primavera realizado por la organización, estas aves han experimentado en España un declive del 27,2% en los últimos 22 años (1998-2020), a pesar de ser una especie protegida, incluida en el Listado de Especies en Régimen de Protección Especial. También está protegida a escala internacional, por la Directiva de Aves y el convenio de Berna.

Mapa migratorio del vencejo común entre África y Europa.

Mapa migratorio del vencejo común entre África y Europa.

Mapa: SEO-BirdLife

Actuación urbanística

Una de las principales amenazas de estas aves es la destrucción de sus lugares de cría. Tanto los vencejos comunes como los pálidos vuelven año tras año a criar en los mismos edificios. En ocasiones, al llegar desde África, estas aves se encuentran con sus zonas de cría destruidas por obras de rehabilitación, o incluso sucede que las obras comienzan con los vencejos en el interior de sus nidos. En estas situaciones se observa la desesperación de los vencejos adultos por encontrar la desaparecida entrada a sus nidos.

Esta amenaza para la especie se puede evitar fácilmente con un buen conocimiento de los lugares de cría y el establecimiento de directrices de actuación al respecto para los propietarios de los edificios, arquitectos y aparejadores, administradores de fincas, que permitan evitar obras durante el periodo reproductor y conservarlos huecos que utilizan para la cría. Además, desde la organización proponen la instalación de nidales artificiales que ofrezcan una alternativa a los lugares de cría desaparecidos en las instalaciones que se estén rehabilitando.

En algunos países, aseguran desde SEO/BirdLife, ya existen requerimientos legales que deben cumplirse en cualquier obra que pueda afectar a la biodiversidad urbana. En España también existen algunos ejemplos, como la guía “Conservación y fomento de la biodiversidad en obras de rehabilitación y reforma” llevada a cabo por el ayuntamiento de Segovia".

Actuaciones en zonas pobladas

Para proteger a estas aves, señalan desde la organización conservacionista, es preciso actuar en barrios, zonas residenciales urbanas y rurales, donde las que encuentran cobijo. A tal efecto, la biodiversidad urbana, aseguran, debe ser un eje vertebrador de las políticas municipales que trabajen en pos de espacios urbanos más respetuosos con el medio ambiente y con las especies que en ella habitan. La organización ha pedido igualmente que se reduzcan los plaguicidas y fertilizantes, causantes de una elevada mortalidad en insectos que forman parte de la dieta habitual de vencejos y otras aves insectívoras.

A tal efecto, SEO/BirdLife se ha propuesto realizar un seguimiento detallado de las rutas migratorias y los cambios ecológicos que afectan a estas aves, y ha hecho un llamamiento a los aficionados a la ornitología para que participen en estos estudios a través de las distintas apps de seguimiento de la avifauna.

Elaborado el primer censo nacional del cernícalo primilla en España

Más información

Elaborado el primer censo nacional del cernícalo primilla