El salvaje apareamiento del águila calva

El de los también conocidos como pigargos americanos es uno de los rituales de apareamiento más salvajes del mundo animal

1 / 3
Ritual de apareamienro de Haliaeetus leucocephalus

1 / 3

Ritual de apareamienro de Haliaeetus leucocephalus

Sin embargo, en lo que se refiere al cortejo, esta ave rapaz bien merece el calificativo de salvaje. La maniobra que se intuye en esta fotografía, una especie de pirueta mortal en tirabuzón, es «el más espectacular de los rituales de cortejo», afirma el ecólogo David Buehler,

Foto: iStock

Un baile arriesgado

2 / 3

Un baile arriesgado

Las dos aves ascienden a gran altura, entrelazan las garras y luego se dejan caer, haciendo piruetas, hacia el suelo. Antes de tocar tierra se sueltan, aunque no siempre lo consiguen. En 2014 dos ejemplares adultos con las garras enredadas aparecieron entre las ramas de un árbol en Portland, Oregón. Al rato se liberaron y huyeron volando.

Foto: iStock

Una sólida relación de pareja

3 / 3

Una sólida relación de pareja

Las águilas calvas son ave monógamas por naturaleza y se emparejan para siempre, a no ser que la pareja muera demasiado pronto. Año tras año, la mayoría regresa al mismo nido. Otras aves también clasificadas como monógamas pueden tener otras parejas, pero no es el caso del pigargo americano.

Foto: iStock

Un baile arriesgado

El salvaje apareamiento del águila calva

Los pigargos americanos -Haliaeetus leucocephalus- son un ejemplo de decoro. Son monógamos por naturaleza y se emparejan para siempre, a no ser que la pareja muera demasiado pronto. Año tras año, la mayoría regresa al mismo nido. Otras aves también clasificadas como monógamas pueden tener otras parejas, pero no es el caso del pigargo americano.

El águila pescadora alza el vuelo: un futuro esperanzador

Más información

El águila pescadora alza el vuelo: un futuro esperanzador

4

Fotografías

Sin embargo, en lo que se refiere al cortejo, esta ave rapaz bien merece el calificativo de salvaje. La maniobra que muestra esta fotografía, una especie de pirueta mortal en tirabuzón, es «el más espectacular de los rituales de cortejo», afirma el ecólogo David Buehler, de la Universidad de Tennessee.

«Las dos aves ascienden a gran altura, entrelazan las garras y luego se dejan caer, haciendo piruetas, hacia el suelo.» Antes de tocar tierra se sueltan, aunque no siempre lo consiguen. En 2014 dos ejemplares adultos con las garras enredadas aparecieron entre las ramas de un árbol en Portland, Oregón. Al rato se liberaron y huyeron volando.

El águila calva, símbolo nacional de Estados Unidos

Más información

El águila calva, símbolo nacional de Estados Unidos

5

Fotografías

Esta exhibición de cortejo podría ser un modo de «evaluar la condición física de tu pareja» y despertar en ella el deseo de apareamiento, explica Buehler. «Es como salir a la pista de baile cuando uno baila muy bien.» Existe un cierto riesgo, ya que la pirueta puede acabar en una colisión fatal. «Se trata de un interesante dilema –apunta Buehler– entre tener éxito con una pareja y garantizar tu propia supervivencia.»

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?