El reciclaje del plástico, una asignatura pendiente a nivel global

Un nuevo informe de la OCDE ha puesto de manifiesto que la contaminación producida por el plástico está creciendo vertiginosamente debido a la inadecuada gestión y reciclaje de los residuos, que tan solo es del 9%.

Foto: iStock.

07 de marzo de 2022, 18:00 | Actualizado a

8.000 millones. Ese es el número de bolsas plásticas que cada año acaban en el medio natural. Un objeto cotidiano tan simple en el día a día que está consiguiendo ocasionar riesgos a largo plazo para la humanidad. Y, aunque durante la segunda mitad del siglo XX el plástico se convirtió en un material innovador que permitió dar un gran salto tecnológico, su reciclaje a día de hoy es una asignatura pendiente.

Según un nuevo informe publicado el pasado martes por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), menos del 10 % de los desechos plásticos generados a nivel mundial se reciclan cada año. En este estudio titulado Global Plastics Outlook: Economic Drivers, Environmental Impacts and Policy Options, se ofrece por primera vez una visión global de la producción, el uso y la generación de residuos de los plásticos, junto con una evaluación de los factores económicos latentes.

Fundada en 1961 para estimular el progreso económico y el comercio mundial, la OCDE es una organización intergubernamental con 38 países miembros.

El informe traza un mapa de algunos de los impactos medioambientales que asolan al planeta, como los desechos de plásticos a nivel mundial o las emisiones de gases de efecto invernadero, cuestiones que han sido abordadas en la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente en Nairobi la pasada semana.

Un planeta asfixiado por el plástico

Según la OCDE, la producción mundial de plástico se ha cuadruplicado en los últimos 30 años y los residuos generados por este material se han duplicado ampliamente entre 2000 y 2019, pasando de 234 millones de toneladas (Mt) en 2000 a 460 Mt en 2019.

Durante el 2019, la producción mundial de plástico provocó más de 353 millones de toneladas de residuos ocasionando el 3,4 % de las emisiones de gases de efecto invernadero

La organización advierte que hoy en día se están llevando a cabo políticas defectuosas para prevenir la contaminación de este material. En la actualidad, aunque el 15% se recoge para ser reciclado, el porcentaje efectivo se limita al 9%. Además, estas cifras varían en función de la región que se analice. Los países de la Unión Europea (25%), China (20%) o India (20%) tienen las mayores tasas de reciclaje del planeta, frente a los países de Oriente Medio (8%) y África (8%) y los países eurasiáticos (8%) que tienen los datos más bajos del planeta.

Una gestión inadecuada

Casi un cuarto (22%) de los residuos no se gestiona correctamente y termina en vertederos incontrolados, se quema en fosas o acaba en el medio acuático, «especialmente en los países más pobres». En 2019, 6,1 millones de toneladas de desechos plásticos se filtraron al medio acuático y 1,7 millones de toneladas ingresaron al océano. Se estima que actualmente se han acumulado 30 millones de toneladas en los mares y hasta 109 millones en los ríos, lo que significa que, aunque se reduzca la mala gestión de residuos, estos seguirán en vertiéndose a los océanos en las próximas décadas.

La Covid-19 y los residuos plásticos de un solo uso

Aunque durante el último par de años la producción de plástico cayó en general debido a la pandemia de la covid-19, durante ese tiempo aumentaron los residuos de plástico de un solo uso. El cierre y el descenso de la actividad económica durante 2020 provocó un descenso del uso de plástico en un 2,2% en peso respecto a los niveles de 2019, según afirma la OCDE. Sin embargo, el aumento del uso de equipos de protección personal y plásticos de un solo uso ha intensificado este sector de la basura plástica.

Si bien la COVID-19 redujo temporalmente este crecimiento, es probable que se recupere nuevamente, aunque con un ligero cambio en las tendencias de uso y desperdicio.

Según las simulaciones, el uso de plásticos en el sector de la salud humana y el trabajo social, que incluye el ámbito médico, aumentó un 33% por encima de la proyección de referencia anterior a la pandemia para 2020 y un 37% por encima de los niveles de 2019. Esto puede atribuirse casi en su totalidad al efecto directo del uso de EPIs en el sector sanitario, así como el gran empleo de mascarillas y guantes, que se calcula aproximadamente en unas 300 kilotoneladas. Sin embargo, aunque esto es grande a nivel sectorial, en términos absolutos su porcentaje es pequeño en comparación con otros sectores que producen este material.

La necesidad vital de reciclar el plástico

El reciclaje es esencial de cara a la reducción de la huella ambiental de los plásticos, desviando los materiales de las prácticas de gestión de residuos más dañinas y ayudando a reducir la necesidad de equivalentes primarios. El plástico reciclado, es decir, aquel que es producido a partir de productos de plástico reciclado al final de su vida útil, actualmente representa solo el 6% de la nueva materia prima plástica producida a nivel mundial. Pese a que la producción se ha cuadriplicado en 20 años (de 6,8 Mt en 2000 a 29,1 Mt en 2019) sigue siendo un porcentaje muy pobre.

Los esfuerzos nacionales para abordar los desafíos relacionados con el uso de los plásticos deben complementarse con la cooperación internacional. Para hacer frente a los retos medioambientales que plantea este material, tanto en sus fases iniciales como en las posteriores, se requiere innovación e inversión a gran escala, así como la necesidad de proporcionar un aprendizaje por parte de los gobiernos, para así acelerar este problema global.