Radiografía de la pérdida de bosques en el mundo

Los bosques son cruciales para nuestra supervivencia, pero la pérdida de masa forestal se está acelerando a un ritmo sin precedentes. A los estragos provocados como consecuencia del cambio climático -como la sequía o las olas de calor- se añaden las consecuencias de las actividades humanas, como la deforestación, la contaminación de los suelos o los incendios.

Pérdida de masa forestal

Pérdida de masa forestal

Foto: Istock

Desde principios de este siglo el mundo ha perdido un total de 411 millones de hectáreas de masa forestal, lo que equivale a cerca del 10% de la cobertura que había en 2001. Aunque cada región del planeta se enfrenta a problemas específicos, la pérdida de bosques es un problema mundial, con la deforestación, la tala, la agricultura intensiva, los incendios forestales y la transformación del suelo agrícola como principales causas. Los árboles están experimentando una mortandad sin precedentes en todo el mundo, un fenómeno que podría multiplicarse a medida que aumenten las olas de calor y las sequías.

Las causas de la pérdida de bosques

Los bosques cubren casi una tercera parte de la Tierra, lo que equivale aproximadamente a unos 4.060 millones de hectáreas. En otras palabras, hay alrededor de 0,52 hectáreas de bosque por cada persona en el planeta. Sin embargo, la reducción de la masa forestal se está acelerando en todo el mundo, principalmente debido al cambio climático. Y es que los árboles pueden soportar una cierta horquilla climática, pero cuando las precipitaciones descienden y aumenta la temperatura, empiezan a sufrir y pueden llegar a morir. A este factor externo hay que añadir la pérdida provocada por la acción del hombre: la acción combinada de la silvicultura, la deforestación, los incendios forestales y la agricultura de roza y quema se cuentan entre las principales causas de esa deforestación acelerada. Estas son las principales causas de la pérdida de masa forestal en el planeta:

  • Se calcula que la silvicultura está asociada a la pérdida de 119 millones de hectáreas (Mha) de cobertura forestal en todo el mundo. Operaciones forestales a gran escala realizadas en bosques gestionados o en plantaciones de árboles suelen traducirse en una importante pérdida de biomasa.
  • La deforestación impulsada por la extracción de recursos y la fabricación de productos básicos se estima que está detrás de la pérdida de 103 Mha en todo el mundo. En esta categoría se incluyen la minería, la agricultura o las explotaciones de petróleo y gas. La expansión de las explotaciones agrícolas y ganaderas para la producción de materias primas (como la soja, el aceite de palma, el caucho, el papel o la madera), es uno de los principales responsables. A ello habría que sumar la construcción de minas, explotaciones de petróleo, presas o explotaciones mineras y petrolíferas.
  • Los incendios forestales son responsables de un total de 89 Mha. Algunos de estos fuegos se producen de forma natural, pero otros son provocados por el hombre. En muchas zonas tropicales, por ejemplo, se provocan incendios para despejar terrenos destinados a explotaciones agrícolas.
  • La agricultura de roza y quema está asociada con la pérdida de 87 Mha. Algunas prácticas agrícolas, como la roza y quema, muy extendida en pequeños agricultores, implica tala de grandes zonas boscosas para despejar terrenos destinados a la agricultura.
  • La urbanización ha acabado con 4 Mha de cobertura arbórea en todo el mundo. Como queda reflejado el informe Global Land Cover-SHARE de la Organización para la Alimentación y la Agricultura de Naciones Unidas (FAO), el crecimiento de la superficie urbanizada en todo el mundo es directamente proporcional a la pérdida de masa forestal, por lo que queda patente la relación de causa-efecto.

Aunque la pérdida de bosques es un problema mundial, no afecta por igual a todas las regiones del mundo. Por ejemplo, las regiones tropicales se enfrentan a mayores ratios de deforestación relacionada con la agricultura, mientras que las zonas boreales y templadas sufren mayores pérdidas achacadas a la silvicultura y los incendios forestales.

Reparar los bosques

Más información

Soluciones para recuperar los bosques

¿Cuánta pérdida de cobertura arbórea es permanente y cuánta temporal?

Se calcula que aproximadamente un tercio de la pérdida de cobertura forestal acontecida desde el año 2000 se debe a la deforestación, provocada sobre todo por nuevos usos del suelo, ya sea para dejar paso a terrenos agrícolas o para el establecimiento de asentamientos humanos.

Los dos tercios restantes fueron teóricamente temporales, pues se debieron a eventos como incendios. En estas zonas, los bosques pueden volver a crecer, pero esta regeneración lenta y costosa, en muchas ocasiones no acaba de producirse, produciéndose una pérdida permanente de esos bosques.

El futuro de los bosques

Más información

Los bosques más amenazados del planeta

Bosques tropicales frente a los templados y boreales

No en todos sitios se pierde la misma cantidad de masa arbórea ni por las mismas razones. Aunque solo la mitad de la pérdida de cobertura forestal mundial (unos 204 millones de hectáreas) ocurrida a lo largo de este siglo se produjo en los trópicos, estas regiones sufrieron más del 96% de la deforestación mundial. En las zonas tropicales, la tasa anual de pérdida de cobertura forestal casi se duplicó, pasando de 6,7 Mha en 2001 a 12,2 Mha en 2020. Brasil e Indonesia experimentaron la mayor pérdida en ese período y además, la pérdida de árboles en todos los demás países tropicales combinados ha aumentado en un 145% desde 2001

Bosques protegidos

Pero no todo son malas noticias. Se calcula que actualmente más de 700 millones de hectáreas de bosque se encuentran en áreas protegidas establecidas legalmente, una categoría que ha aumentado en unos 191 millones de hectáreas desde la década de 1990.

Estos refugios forestales constituyen una herramienta perfecta para la preservación de los bosques en todo el mundo, aunque no es el único. Los trasplantes, la ingeniería genética o la simple no intervención son algunas de las soluciones para salvar esos grandes sumideros de carbono. Tratamos sobre estos temas en la edición de mayo de 2022 de National Geographic España.

National Geographic Mayo 2022

Más información

National Geographic Mayo 2022

-----

Los datos de la cobertura forestal utilizados en este informe están extraídos de la organización World Resurces Institute y definen la cubierta forestal como la vegetación leñosa con una altura de al menos 5 metros y una densidad del dosel arbóreo de al menos un 30%, con una resolución de 30 m. Por lo tanto, los datos de la cobertura forestal incluyen las plantaciones y cultivos de árboles, que no constituyen un "bosque" según la mayoría de las definiciones. En este sentido, se excluyen las zonas con escasa vegetación, como en el Sahel o el Cerrado, así como los árboles individuales plantados en espacios agrícolas, suburbanos o urbanos.

La pérdida de cobertura forestal se define como la desaparición completa de la masa forestal por cualquier razón, incluyendo la pérdida causada por el hombre y por causas naturales. Dicha pérdida puede ser permanente o temporal. La pérdida temporal puede producirse cuando se talan los árboles para la producción de madera y posteriormente se replanta el terreno o se deja que se regenere de forma natural. La deforestación, por otro lado, suele referirse a la eliminación permanente de la cobertura forestal natural causada por el hombre. En informe de World Resurces Institute utiliza datos sobre la pérdida de bosques porque esta variable puede medirse de forma coherente a escala mundial, pero también intenta estimar la pérdida de bosques y la deforestación cuando los datos lo permiten.