Puercoespines: micción afrodisíaca

El apareamiento del puercoespín norteamericano no es tarea fácil: el período fértil de las hembras es muy breve, solo 24 horas. En el resto del tiempo, su vagina queda sellada por una membrana.

Puersoespín norteamericano

Puersoespín norteamericano

Esta especie de puercoespín, que no se considera amenazada, tiene el cuerpo cubierto por miles de púas afiladas que eriza o aplasta según su voluntad y que utiliza para defenderse y para aislarse del frío. En situación de peligro, emite un fuerte olor que disuade a los depredadores.

Foto: Joel Sartore

Puersoespín norteamericano

Sucede con los machos de muchas especies, también con los puercoespines norteamericanos: aparearse con éxito no es tarea fácil. En el caso que nos ocupa, además, el período fértil de las hembras es muy breve. Suele acontecer una vez al año (aunque si no se queda embarazada, repetirá un mes después) y dura unas 24 horas. El resto del año, su vagina se halla sellada por una membrana. Para el biólogo Uldis Roze, profesor emérito del Queens College de la Universidad de la Ciudad de Nueva York y un experto en la especie, esa membrana las protege de enfermedades.

«Estos puercoespines se alimentan de hojas y frutos en lo alto de los árboles. Al trepar, arrastran la barriga por el tronco. Si la vagina quedara abierta, estaría expuesta a contraer una infección», explica Roze. Los machos, añade, hacen gala de una estrategia similar: su pene permanece oculto en una cavidad del cuerpo, aunque pueden enderezarlo súbitamente como si se tratara de una navaja automática.

«Estos puercoespines se alimentan de hojas y frutos en lo alto de los árboles. Al trepar, arrastran la barriga por el tronco. Si la vagina quedara abierta, estaría expuesta a contraer una infección»

Días antes de que la hembra ovule, la membrana se disuelve y la vagina segrega un moco acre que, mezclado con la orina, es un señuelo irresistible para los machos. El proceso dura unos cuantos días, durante los cuales varios machos se reúnen alrededor del árbol y se pelean entre sí. El vencedor se aposentará en una rama inferior a la que se halla la hembra e impedirá el acceso a cualquier competidor. Entonces miccionará en dirección a su pretendida, y su orina, cargada de albúmina, sorteará la distancia que los separa. Cuando ella reciba esa proteica lluvia dorada, se inducirá el proceso de ovulación. Mostrará entonces sus cuartos traseros, mantendrá sus púas aplastadas contra el cuerpo y, al fin, la cópula estará servida.

Garcilla bueyera, la conquistadora de las ciudades

Más información

Garcilla bueyera, la conquistadora de las ciudades

7

Fotografías

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?