Por qué algunos animales brillan y cambian de color

La iridiscencia, una llamativa forma de coloración en la que el tono y la intensidad de los colores varían según el ángulo de visión actúa como camuflaje, pero también defiende a los animales de ataques una vez han sido detectado por los depredadores.

Exoesqueleto iridiscente de un escarabajo japonés

Exoesqueleto iridiscente de un escarabajo japonés

Foto: iStock

¿Quién no se ha maravillado alguna vez con la variada y variable gama de colores metálicos de algunos animales como los escarabajos? Esta coloración tan característica es producida por un fenómeno óptico conocido como iridiscencia en el que debido a las propiedades de una superficie, la luz se refleja de manera distinta según el ángulo en que incida, dando lugar, como su nombre deja intuir, a los más variados colores del arcoíris.

La iridiscencia es un fenómeno que ha evolucionado independientemente en numerosas clases de animales: desde insectos como los escarabajos y las libélulas, hasta aves como los estorninos, las urracas o los colibrís. Este mismo camino evolutivo tomado por especies de animales tan diferentes, siempre ha hecho pensar a los científicos como la doctora Karin Kjernsmo, de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Bristol, que debe existir una poderosa razón que motive esta coloración.

Plumas arcoíris, el secreto del color de los colibríes

Más información

El secreto del color de los colibrís

De hecho, el equipo de Kjersmo ya había descubierto hace unos años que la iridiscencia puede actuar como una forma de camuflaje altamente eficiente. Sin embargo, ahora, su más reciente investigación acaba de arrojar nueva luz sobre por qué esta llamativa forma de coloración animal puede resultar una estrategia anti-depredadores tan exitosa.

Los resultados del estudio titulado Beetle iridescence induces an avoidance response in naïve avian predators publicados en la revista Animal Behavior, el equipo de Kjersmo demostró por primera vez que tanto la iridiscencia como el brillo de algunos animales puede tener una función protectora al actuar como una forma de coloración de advertencia engañosa. Algo parecido a lo que ocurre con la coloración de algunos animales con la que muestran a otros que son tóxicos: un fenómeno conocido como aposematismo.

Escarabajo joya - Sternocera sp.

Escarabajo joya - Sternocera sp.

Foto: Dr. Karin Kjernsmo

Mejorar la supervivencia

Así, para probar que más allá del simple camuflaje la iridiscencia podría proporcionar un beneficio de supervivencia para las presas después de la detección, expusieron a diferentes escarabajos, iridiscentes y no iridiscentes, brillantes y de color mate, a sus depredadores, en este caso aves que no tenían experiencia con tales presas. Posteriormente observaron la voluntad de las aves para atacar a cada tipo de presa y descubrieron que tanto la iridiscencia como el brillo reducía significativamente la predisposición al ataque de las aves.

"Uno de los desafíos al estudiar las funciones de una coloración estructural tan altamente reflectante ha sido separar los efectos de la variabilidad de los colores, el sello distintivo de la iridiscencia, de los efectos de simplemente tener múltiples colores al mismo tiempo", explica Kjersmo. "También separar los efectos del brillo de los efectos de la iridiscencia”, añade. “Sin embargo, por primera vez hemos logrado comprobar de manera efectiva y por separado la influencia de cada uno de estos efectos a la hora de proteger a las presas incluso después de la detección, proporcionando otra explicación adaptativa para la evolución y la existencia generalizada de la iridiscencia”, sentencia.

Iridiscencia, el lenguaje secreto, y engañoso, de los animales

Más información

Iridiscencia, el lenguaje secreto de los animales