Por qué el agua del mar es salada

Quizá no te lo hayas preguntado nunca pero... ¿sabes de dónde procede la sal de los océanos? ¿Por qué el agua del mar es salada mientras que la de lagos y ríos es dulce? ¿Son todos los océanos igual de salados? Conoce algunos datos interesantes sobre la naturaleza química del agua del mar.

Salinas de Janubio en el sur de Lanzarote, Islas Canarias

Salinas de Janubio en el sur de Lanzarote, Islas Canarias

Foto: iStock

Los océanos cubren cerca del 70% de la superficie de la Tierra y alrededor del 97% de todo el agua presente en nuestro planeta es agua salada. La salinidad media del agua del mar es del 3,5%, lo que significa que por cada 100 gramos de agua marina, 3,5 corresponderían a los numerosos elementos disueltos que se encuentran en ella, entre los que destacan el cloro y el sodio: los componentes del cloruro sódico, es decir, la sal común.

De este modo, encontramos que en el mar hay mucha sal. De hecho hay tanta sal que algunas estimaciones calculan que si pudiéramos extraer toda esta del agua del mar y esparcirla sobre los continentes de la Tierra formaría una capa de más de 160 metros de espesor. Pero ¿de dónde procede la sal de los océanos?¿Por qué el agua del mar es salada mientras que la de lagos y ríos es dulce?

El primero en exponer la teoría más aceptada en la actualidad de por qué el agua del mar es salada fue el astrónomo, matemático y físico inglés, Edmund Halley, el mismo que descubrió el célebre cometa que lleva su nombre y que visita nuestro planeta cada 75 años en promedio. Para hallar una explicación a este fenómeno es importante saber que el agua de las nubes, al caer y atravesar la atmósfera, interacciona con el dióxido de carbono presente en esta. Esta interacción provoca una reacción química y la formación de pequeñas cantidades de ácido carbónico que hacen que el agua de lluvia sea ligeramente ácida. Durante millones de años, esta lluvia ha erosionado físicamente a la vez que descompuesto químicamente las rocas, dando lugar a sales y minerales en un estado disuelto, es decir en forma de iones, los cuales a causa de la escorrentía a través de arroyos y ríos han acabado -recordemos, durante miles de millones de años- irremediablemente en el mar, aumentando muy paulatinamente pero de manera muy efectiva la salinidad de los océanos.

El agua determinará el futuro de los humanos

Más información

¿Cómo determinará el agua nuestro futuro?

El origen de la sal del mar

Sin embargo, según la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) de los Estados Unidos, otras dos fuentes importantes de sales disueltas en los océanos son las erupciones volcánicas submarinas, los fluidos hidrotermales procedentes de los respiraderos en el lecho marino, y las llamadas cúpulas de sal, es decir, vastos depósitos o domos de sal subterráneos que se forman en escalas de tiempo geológicas y que se encuentran bajo la superficie de la corteza terrestre, ya sea en continentes u océanos.

También encontramos que la salinidad del océano no es la misma en todas partes del mundo. Así, por ejemplo, mientras que las aguas del mar Rojo pueden alcanzar una concentración de entre 42 y 46 gramos por litro, las aguas del mar Mediterráneo rondan los 36-39 gramos por litro y las del océano Atlántico se sitúan entre los 33 y los 36. Esto es debido a la que la salinidad de las diferentes masas de agua de nuestro planeta depende de varios factores como la cantidad de agua que se evapora, el aporte de ríos o de las precipitaciones o incluso la temperatura, la cual modifica la solubilidad del agua.

Sin embargo, no todas las sales presentes en el agua son sal común, si no que en los mares y océanos del mundo podemos encontrar pequeñas cantidades disueltas de hasta 80 de los elementos de la tabla periódica. De entre ellos, aparte del cloro y el sodio, los más comunes son el magnesio, el azufre, el calcio y el potasio. De hecho, en el agua del mar puede hallarse incluso oro disuelto, cuya extracción a comienzos del siglo XX, fue objeto de los intentos infructuosos del científico alemán Fritz Haber.

Las propiedades que hacen que el agua sea tan especial

Más información

Qué hace que el agua sea tan especial