La evolución de los osos pardos y polares fue similar a la de Homo sapiens y neandertales

La biodiversidad que puebla el planeta se ha formado a lo largo de miles de años, a base de cambios en el ambiente y en el ADN de los animales pero, ¿cómo llegan a ser las especies como son? El proceso no es lineal, como se ha podido comprobar en las historias entrelazadas de los osos pardos y polares. Al igual que sucedió con los humanos, estas especies no solo se separaron, sino que pasaron por periodos convergencia y mestizaje.

Oso polar - Ursus arctos maritimus

Oso polar - Ursus arctos maritimus

Foto: iStock

¿Has escuchado alguna vez hablar del grolar? Cuando se trata de osos, como es el caso, no es difícil imaginar que pueda tratarse de un híbrido. Un híbrido entre un oso pardo, concretamente un oso grizzly, y un oso polar, del que se tuvo conocimiento por primera vez en el año 2006, cuando un cazador canadiense abatió a uno de ellos cerca de Sachs Harbour, en la isla de Banks.

Los posteriores análisis de ADN de la criatura certificaron el hallazgo: se trataba de un ejemplar cuya madre era un oso polar -Ursus maritumus- y cuyo padre era un oso pardo (Ursus arctos). Se trataba del primer caso de hibridación entre estas especies reconocido por la ciencia. Sin embargo, la historia de ambas se remontaba mucho más en el tiempo y era mucho compleja de lo que nadie podía entonces imaginar; una historia que revela complejidades similares a las que complican la historia evolutiva humana.

El Grolar, un híbrido entre oso grizzly y oso polar

El Grolar, un híbrido entre oso grizzly y oso polar

Foto: iStock

“Lo que sucedió con los osos polares y los osos pardos es un claro análogo a lo que estamos aprendiendo sobre la evolución humana: que la división de especies puede ser incompleta", explica Charlotte Lindqvist, profesora asociada de ciencias biológicas en la facultad de artes y ciencias de la Universidad de Buffalo y experta en genética de osos. "Según se han recuperado los genomas de poblaciones humanas antiguas, incluidos los de neandertales y denisovanos, se ha comprobado que se produjo una mezcla genética multidireccional a medida que estos se aparearon entre ellos. Los osos polares y los osos pardos son dos especies en las que esto ha ocurrido de manera similar", añade.

"Encontramos evidencia de mestizaje entre osos polares y pardos anterior a un antiguo oso polar que estudiamos", explica la que es autora principal de un artículo que se publica esta semana en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences​ PNAS. “Además, nuestros resultados demuestran una historia evolutiva complicada y entrelazada entre los osos pardos y polares".

A medida que el mundo se calienta y el hielo marino del Ártico disminuye, los osos polares y los osos pardos pueden encontrarse con más frecuencia en lugares donde sus áreas de distribución se superponen.

Así, el concepto de osos polares adaptados al Ártico que capturan material genético de osos pardos, adaptados a la vida en latitudes más bajas, es un hallazgo de posible interés para los científicos preocupados por los impactos del cambio climático en las especies amenazadas. A medida que el mundo se calienta y el hielo marino del Ártico disminuye, los osos polares y los osos pardos pueden encontrarse con más frecuencia en lugares donde sus áreas de distribución se superponen. "Esto hace que su historia evolutiva compartida sea un tema de estudio particularmente intrigante", explica la investigadora.

X neandertal, Y sapiens: la hibridación de dos especies humanas

Más información

La hibridación de dos especies humanas

El complicado proceso de la división de especies

Como cuenta la experta en osos, los científicos pensaron una vez que los humanos modernos y los neandertales simplemente se dividieron en especies separadas después de evolucionar a partir de un ancestro común. Luego, los investigadores encontraron ADN neandertal en personas euroasiáticas modernas, lo que implica que las poblaciones humanas modernas recibieron una afluencia de genes de los neandertales en algún momento de su historia evolutiva compartida.

Solo más tarde los científicos se dieron cuenta de que esta mezcla genética también complementaba a las poblaciones neandertales con genes de humanos modernos. En otras palabras, el mestizaje puede ser complejo, no necesariamente una carretera de sentido único. El nuevo estudio sobre osos revela una historia notablemente similar: el análisis encuentra evidencia de hibridación tanto en el genoma del oso polar como en el del oso pardo, y que los osos polares en particular tienen una fuerte afluencia del ADN de los osos pardos. "Investigaciones anteriores propusieron solo el patrón inverso", detalla Lindqvist.

El análisis encuentra evidencia de hibridación tanto en el genoma del oso polar como en el del oso pardo, y que los osos polares en particular tienen una fuerte afluencia del ADN de los osos pardos.

“Es emocionante cómo el ADN puede ayudar a revelar detalles las historias antiguas de algunas especies. La dirección del flujo de genes es difícil de determinar, pero estos patrones son vitales para comprender cómo las adaptaciones pasadas se han transferido entre las especies para dar lugar a los animales modernos sus características actuales”, cuenta el coautor del estudio, Kalle Leppälä, investigador postdoctoral en la unidad de investigación de ciencias matemáticas en la Universidad de Oulu.

"La genómica de poblaciones es una caja de herramientas cada vez más poderosa para estudiar la evolución de las plantas y los animales y los efectos de la actividad humana y el cambio climático en las especies en peligro de extinción", añade por su parte Luis Herrera-Estrella, profesor de genómica de plantas y director del Instituto de Genómica para Cultivos yTolerancia al Estrés Abiótico del departamento de ciencias de plantas y suelos de Texas Tech. “Los osos no proporcionan historias más simples de especiación de lo que lo ha hecho la evolución humana. Esta nueva investigación genómica sugiere que grupos de especies de mamíferos pueden ocultar historias evolutivas complicadas”.

Un oso pardo de color claro

Un oso pardo de color claro

Entre los genomas analizados en el nuevo estudio se incluye el de este oso, fotografiado en 1995 en North Slope, Alaska. Los científicos se habían preguntado si este oso podría ser un híbrido de oso pardo y polar, pero la nueva investigación encontró que este oso no es un híbrido, sino simplemente un oso pardo de color claro. 

Foto: Richard Shideler / Division of Wildlife Conservation / Alaska Department of Fish and Game

¿Cuándo se separaron los osos pardos y los osos polares?

El estudio analizó los genomas de 64 osos polares y pardos modernos, incluidos varios genomas de osos de Alaska, un estado donde se encuentran ambas especies. El equipo también secuenció un genoma nuevo y más completo para un oso polar que vivió hace entre 115.000 y 130.000 años en el archipiélago noruego de Svalbard. El ADN del antiguo oso polar se extrajo de un diente adherido a una mandíbula subfósil, que ahora se encuentra en el Museo de Historia Natural de la Universidad de Oslo.

Usando este conjunto de datos, los investigadores estiman que los osos polares y los osos pardos comenzaron a convertirse en especies distintas entre hace aproximadamente 1,3 y 1,6 millones de años, actualizando las evaluaciones anteriores realizadas por algunos de los mismos científicos. "La edad de la división ha sido y sigue siendo un tema de debate científico, con cruces pasados ​​y evidencia fósil limitada de antiguos osos polares entre los factores que hacen que el momento sea difícil de precisar", detalla Lindqvist. En cualquier caso, después de convertirse en una especie única, los osos polares sufrieron una disminución dramática de la población y un cuello de botella genético prolongado, lo que dejó a estos osos con mucha menos diversidad genética que a los osos pardos, concluye el nuevo estudio. Un hallazgo que confirma investigaciones anteriores que apuntan en la misma dirección.

El oso grizzly, el rey de los bosques de Alaska

Más información

El oso grizzly, el rey de los bosques de Alaska

  • ¿Te gusta la historia? ¿Eres un amante de la fotografía? ¿Quieres estar al día de los últimos avances científicos? ¿Te encanta viajar? ¡Apúntate gratis a nuestras newsletter National Geographic!