Los "puntos fríos" y la nueva paradoja de la biodiversidad

Lugares como los desiertos y las cimas de las montañas brindan más oportunidades para una rápida diversificación de especies que los exuberantes puntos calientes como la selva amazónica..

Desierto de arena en los Andes bolivianos

Desierto de arena en los Andes bolivianos

Foto: iStock

Hace tan solo unas semanas publicábamos en National Geographic la noticia de la creación del primer mapa de la distribución de las abejas a nivel global. Entre las conclusiones de este estudio, llamaba poderosamente la atención que, al contrario que pensaban los investigadores, estos pudieron encontrar muchas más especies de abejas en ecosistemas de climas extremos como los desiertos que en áreas ricas en vegetación como las selvas y los trópicos.

Científicos elaboran el primer mapa de la biodiversidad de las abejas

Más información

El primer mapa de la biodiversidad de las abejas

Ahora, y en un estudio que se orienta en la misma dirección, investigadores de la universidad estatal de Luisiana -LSU- informan de que dicho patrón se reproduce globalmente para otras especies. Las selvas como la amazónica, pueden ser lugares ricos en biodiversidad, sin embargo según este nuevo estudio titulado "The evolution of a tropical biodiversity hotspot" , los lugares como los desiertos y las cimas de las montañas, escasos en especies, brindan más oportunidades para una rápida diversificación. La nueva paradoja de la diversidad, en la que las nuevas especies se forman a un ritmo más rápido en "puntos fríos" que en puntos calientes, se explica en la revista Science.

Los lugares como los desiertos y las cimas de las montañas, escasos en especies, brindan más oportunidades para una rápida diversificación

Así, el equipo dirigido por el profesor Roy Paul Daniels, jefe del departamento de recursos genéticos del Museo de Ciencias Naturales de la LSU, descubrió a través del estudio de decenas de especies de aves tropicales que, aunque los "puntos fríos" -lugares parcos en especies- coinciden con ecosistemas extremos con ambientes secos e inestables y relativamente vacíos, son precisamente los lugares idóneos que ofrecen a las nuevas especies un espacio para evolucionar. Por el contrario, los puntos críticos de biodiversidad como la selva amazónica, también conocidos como "hot spots", son el resultado de la acumulación gradual de especies a lo largo del tiempo. "Nuestros resultados revelan un modelo en el que las especies se forman más rápido en condiciones ambientales extremas, pero se han acumulado en ambientes moderados para formar puntos calientes de biodiversidad tropical", declara por su parte Robb Brumfield, del Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad Estatal de Luisiana.

La paradoja al descubierto

Según informan los autores, esta paradoja se puso de manifiesto gracias a las muestras de las vastas colecciones que se mantienen en los museos de historia natural de todo el mundo. Por ejemplo el Museo de Ciencias Naturales de la LSU, contribuyó con su colección de tejidos congelados, la más antigua y más grande de su tipo en el mundo, a la caracterización de 747 de las 1.287 especies de aves que formaron parte de la investigación.

"La cantidad de muestras estudiadas, procedentes de 24 países distintos fue notable, y son el resultado de 40 años de trabajo de campo por parte de investigadores, estudiantes e instituciones que emplearon una gran cantidad de tiempo y dinero, y en ocasiones hasta arriesgaron su salud personal, en aras de recolectar las muestras de todo el mundo que hoy nos proporcionan este conocimiento", explica el coautor Fred Sheldon, también del Departamento de Ciencias Biológicas de la LSU. Por ejemplo, el equipo de Daniels pasó meses cargando con las esenciales y pesadas unidades de almacenamiento criogénico llenas de nitrógeno líquido para preservar muestras de tejido, tomadas tanto en los arroyos más remotos de la Amazonia como en las escarpadas cordilleras de los Andes.

Devolverles la vida: la era de la desextinción

Más información

Devolverles la vida: la era de la desextinción

6

Fotografías

Posteriormente, al analizar el ADN de estas muestras los autores pudieron mapear las relaciones genéticas de un grupo predominante de aves tropicales del grupo de los paseriformes suboscinos, que representan aproximadamente una de cada tres especies de aves en los trópicos estadounidenses. Los suboscinos varían ampliamente en características y hábitats, desde la cota de nieve andina, hasta las tierras bajas de la Amazonia y desde los bosques nubosos hasta los desiertos. "Esto muestra que los esfuerzos de conservación deben enfocarse no solo en la Amazonia, rica en especies, si no también en regiones que son menos diversas pero que contribuyen desproporcionadamente a la generación de nuevas especies, como la fría y azotada por el viento Puna, en la Cordillera de los Andes", concluye Brumfield.