Hallan vida en uno de los lugares más extremos de la Tierra

El organismo encontrado es una nanohaloarquea, que con un nombre tan extraño y tan solo 50 nanómetros, es capaz de sobrevivir a condiciones de salinidad, acidez y temperatura extremas

4 / 4
Depresión de Danakil

1 / 4

Depresión de Danakil

La parte norte de la depresión de Danakil está dominada por la llanura de sal de Assale, una acumulación de depósitos de evaporita marina -rocas formadas por la evaporación en este caso del agua del mar- y alberga al volcán Dallol. Aquí, la interacción entre el depósito evaporítico y el vulcanismo han dado lugar a las exclusivas aguas termales de Dallol, que se caracterizan por tener una alta acidez, una elevada salinidad, y temperaturas máximas que oscilan entre 90 y 109 ° C.

Foto: Foto: iStock

Volcán Dallol

2 / 4

Volcán Dallol

El área geotérmica de Dallol, la cual se hunde hasta los 155 metros por debajo del nivel del mar, se considera uno de los entornos más extremos de la Tierra. El área forma parte de la conocida como Depresión de Afar, ubicada sobre la triple intersección de las placas tectónicas nubia, somalí y árabe, y está caracterizada por alojar algunas de las condiciones físicas y químicas naturales más extremas de nuestro planeta.

Foto: iStock

Pequeña chimenea hidrotermal en Danakil

3 / 4

Pequeña chimenea hidrotermal en Danakil

El hallazgo de la nanohaloarquea descrita en la investigación ha sido realizado en una de las pequeñas chimeneas hidrotermales de Dallol, lo que proporciona una pequeña pista que refuerza la teoría de que la vida en la Tierra podría haber surgido en las fuentes hidrotermales de los océanos primitivos de la Tierra.

Foto: iStock

4 / 4

A- Vista general del lugar de muestreo

B- Pequeñas chimeneas donde fueron tomadas la muestras y donde la temperatura del agua era de 90 °C.

C- Muestra de una chimenea pequeña en A

D-L Imágenes de microscopía electrónica de barrido

M-O Imágenes de microscopía de transmisión por electrones que muestran las morfologías de los microorganismos ultra pequeños sepultados en las capas minerales.

Foto: Felipe Gómez

Volcán Dallol

Hallan vida en uno de los lugares más extremos de la Tierra

Existe un lugar en la Tierra que se parece mucho a como era esta hace algunos millones de años, cuando la corteza de nuestro planeta se estaba enfriando sobre el océano incandescente de magma que aún lo recubría. La corteza terrestre tiene una anchura que se sitúa entre los 7 kilómetros en las zonas más delgadas de la corteza oceánica, y los 70 kilómetros de las zonas montañosas de los continentes. Sin embargo, en este lugar, la corteza es mucho más delgada que la media; tiene apenas unos 15 kilómetros, y bajo ella se encuentra una enorme cámara de magma ardiente. Estamos hablando de la depresión de Dallol en el desierto de Danakil, uno de los lugares más calurosos de la Tierra.

La desierto de Danakill, un infierno singular

El área geotérmica de Dallol, la cual se hunde hasta los 155 metros por debajo del nivel del mar, se considera uno de los entornos más extremos de la Tierra. El área forma parte de la conocida como Depresión de Afar, ubicada sobre la triple intersección de las placas tectónicas nubia, somalí y árabe, y está caracterizada por alojar algunas de las condiciones físicas y químicas naturales más extremas de nuestro planeta.

La sal y la tierra en la depresión de Afar: el corazón ardiente de Etiopía

Más información

La sal y la tierra en la depresión de Afar: el corazón ardiente de Etiopía

13

Fotografías

De hecho, la parte norte de la depresión de Danakil está dominada por la llanura de sal de Assale, una acumulación de depósitos de evaporita marina -rocas formadas por la evaporación en este caso del agua del mar- y alberga al volcán Dallol. Aquí, la interacción entre el depósito evaporítico y el vulcanismo han dado lugar a las exclusivas aguas termales de Dallol, que se caracterizan por tener una alta acidez, una elevada salinidad, y temperaturas máximas que oscilan entre 90 y 109 ° C. La combinación de estos extraordinarios parámetros químicos y físicos de temperatura, pH, salinidad y concentración de metales pesados ha dado como resultado un entorno de extremos único. El infierno en la Tierra.

La vida en el infierno

Descritas las condiciones del lugar, cabria esperar que nada en absoluto pudiese medrar en un entorno de tales características. Sin embargo ahora un equipo de científicos liderado por Felipe Gómez, Centro de Astrobiología INTA-CSIC situado en Torrejón de Ardoz, utilizando una combinación de análisis morfológicos y moleculares acaba de informar de la evidencia de vida en las aguas termales de Dallol. Los resultados recogidos en el artículo Ultra-small microorganisms in the polyextreme conditions of the Dallol volcano, Northern Afar, Ethiopia, se publican esta semana en la revista especializada Scientific Reports.

El estudio de los límites para el desarrollo de la vida proporciona una información útil para evaluar los límites de habitabilidad tanto en la Tierra como en otras partes del Sistema Solar. Comprender y definir estos límites, utilizando entornos terrestres extremos y sitios análogos de la Tierra es un paso crucial en la selección de sitios para futuras misiones de detección de vida. Ya en 1970 se describió por primera vez el primer organismo procariota termoacidófilo, capaz de sobrevivir en condiciones de temperatura y acidez extrema. También en 1995, se informó por primera vez sobre dos especies de una arquea termófila capaz de sobrevivir alrededor de un pH 0. Sin embargo el descubrimiento del equipo de Gómez ha ido un paso más allá describiendo por primera vez un nanomicroorganismo termohaloacidofílico, es decir, que además de resistir a la acidez y a la temperatura, es capaz de sobrevivir en las condiciones de extrema salininidad de las aguas de Dallol.

Las nanohaloarqueas son unos organismos unas 3 veces más pequeños que otras bacterias y que con tan solo unos 50 nanómetros

Esta especie corresponde al grupo de las nanohaloarqueas, descritas por primera vez en Australia durante el año 2012. Se trata de unos organismos unas 3 veces más pequeños que otras bacterias y que con tan solo unos 50 nanómetros de longitud se recubren de una capa de minerales, lo que les da un aspecto de estar fosilizadas.

El hallazgo ha sido realizado en una de las pequeñas chimeneas hidrotermales de Dallol, lo que proporciona una pequeña pista que refuerza la teoría de que la vida en la Tierra podría haber surgido en las fuentes hidrotermales de los océanos primitivos de la Tierra. Dallol por su parte proporciona el ambiente ideal para el estudio de entornos hidrotermales marcianos, como la caldera de Nili Patera, donde se encuentran depósitos de minerales en asociación directa con la actividad hidrotermal y volcánica, o el cráter Gusev, el lugar de aterrizaje del Rover de exploración Spirit de la NASA.

Bacterias, la clave del olor y el sabor del queso

Más información

El secreto del olor (y el sabor) del queso

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?