Hallados en China los fósiles de 2 nuevas y primitivas especies de animales excavadores

Las especies descubiertas pertenecen al clado de los mamaliomorfos, antepasados de los actuales mamíferos, y a pesar de ser parientes lejanos muestran adaptaciones convergentes a la vida bajo tierra

Compártelo

Paisaje ilustrativo de la Biota Jehol del Cretácico Temprano con énfasis en los mamaliomorfos

Paisaje ilustrativo de la Biota Jehol del Cretácico Temprano con énfasis en los mamaliomorfos

Foto: Mr. Chuang Zhao

Se conoce como biota de Jehol al conjunto de organismos que habitaron durante el cretácico inferior, hace entre unos 131 y 120 millones de años, en el territorio que hoy ocupa la provincia de Liaoning y sus alrededores, en el noreste de China. En este territorio se encuentran varios yacimientos conocidos como lagerstätte, un término técnico que describe aquellos yacimientos paleontológicos con una gran riqueza de fósiles, ya sea por su abundancia o estado de conservación.

Esta zona de China, así como otras ubicaciones del país, esta siento objeto en los últimos años de un gran número de nuevos descubrimientos. El último de ellos alude al hallazgo de dos fósiles que pertenecieron a dos especies distintas de mamaliomorfos, predecesores de los actuales mamíferos, y las cuales se describen esta semana en un artículo tituladoFossoriality and evolutionary development in two Cretaceous mammaliamorphs.

Adalatherium: la "bestia loca" de Madagascar

Más información

La "bestia loca" de Madagascar

En el trabajo, el cual se publica en la revista Nature, Jin Meng del departamento de Paleontología del Museo Americano de Historia Natural y sus colegas describen los fósiles de dos especies relacionadas lejanamente de la época del Cretácico Inferior, entre hace aproximadamente 145 y 100 millones de años. A pesar de ser parientes lejanos, sendas especies evolucionaron por separado para adaptarse a un estilo de vida subterráneo, y ambas representan las primeras especies excavadoras descubiertas en este ecosistema.

La primera de ellas pertenece a la familia de los tritilodontes, la cual se enmarca dentro del suborden de los cinodontes y estos a su vez en el orden mayor de los terápsidos, unos seres de aspecto intermedio entre los reptiles y los mamíferos de los cuales se considera que descienden los mamíferos modernos. Bautizado con el nombre de Fossiomanus sinensis, este ejemplar tendría unos 31 centímetros de largo y representa el primero de su tipo en ser identificado en esta biota.

 Fossiomanus sinensis. Imagen óptica e imagen compuesta de laminografía computarizada

Fossiomanus sinensis. Imagen óptica e imagen compuesta de laminografía computarizada

Foto: Meng et al.

La otra especie descrita, con unos 18 centímetros de longitud es considerada un primo lejano de los mamíferos placentarios y los marsupiales modernos. Ha sido nombrada como Jueconodon cheni y pertenece a la clase de los eutriconodontos, un conjunto de especies comunes en el ecosistema de Jehol que han sido identificados como algunos de los primeros mamíferos que aparecieron en la Tierra.

Jueconodon cheni. Imagen óptica e imagen compuesta de laminografía computarizada

Jueconodon cheni. Imagen óptica e imagen compuesta de laminografía computarizada

Foto: Meng et al.

Los mamíferos que están adaptados a un estilo de vida subterráneo pueden ser reconocidos por adaptaciones concretas para la excavación y en este sentido los autores encontraron que a pesar de su relación distante, Fossiomanus y Jueconodon mostraban algunas de estas características similares. Por ejemplo, ambas especies poseen extremidades posteriores más cortas en comparación con las anteriores, una cola también corta y extremidades anteriores dotadas de garras anchas y robustas. También tienen un mayor número de vértebras torácicas. Los autores concluyen que las características compartidas por estas dos especies evolucionaron de forma independiente bajo presiones selectivas similares y confían seguir obteniendo nueva información del vergel fósil de Jehol.

Desvelan el verdadero tamaño del tiburón Megalodon

Más información

Desvelan el verdadero tamaño de Megalodon

Compártelo