Hallado el fósil del primer animal con simetría bilateral

Su nombre es Ikaria wariootia; una criatura parecida a un gusano que vivió hace más de 555 millones de años

Representación artística de Ikaria wariootia

Representación artística de Ikaria wariootia

Foto: Sohail Wasif / UCR

Sohail WasifUCR

Un equipo dirigido por geólogos de la Universidad de California Riverside ha descubierto el fósil que a día de hoy es el ancestro más antiguo conocido en el árbol genealógico de los animales con simetría bilateral. El hallazgo, descrito en el artículo Discovery of the oldest bilaterian from the Ediacaran of South Australia ha sido publicado esta semana en PNAS. La pequeña criatura parecida a un gusano y bautizada como Ikaria wariootia, es el organismo más antiguo con una parte delantera y una trasera, dos lados simétricos y una abertura en cada extremo conectadas por un intestino.

La "domesticación" de las bacterias

Más información

Una arquea proporciona nuevas pistas del origen de la vida

Los primeros organismos multicelulares como las esponjas o las cyclomedusas tenían formas variables. Conocidos colectivamente como la biota del periodo Ediacárico, en este grupo podemos encontrar los fósiles más antiguos de organismos complejos y multicelulares que han habitado la Tierra. Sin embargo, la mayoría de estos no están directamente relacionados con los animales actuales, ya que carecen de características tan básicas como la boca o el intestino.

El desarrollo de la simetría bilateral fue un paso crítico en la evolución de la vida animal, dando a los organismos la capacidad de moverse con determinación y una forma común -y aunque variable- muy exitosa a la hora de organizar sus cuerpos. Una multitud de animales, desde gusanos o insectos, pasando por los extintos dinosaurios hasta llegar a los humanos, se organizan alrededor de este esquema básico, un cuerpo con 2 lados.

Lokiarchaeota, la hipótesis del hidrógeno y el surgimiento de la célula eucariota

Más información

La hipótesis del hidrógeno y el surgimiento de la célula eucariota

Los biólogos evolutivos que han estudiado la genética de los animales modernos predecían que el ancestro más antiguo de todos animales bilaterales tendría que haber sido un ser simple y pequeño, con órganos sensoriales rudimentarios, y cuya preservación el registro fósil y posterior identificación, se presentaría una tarea si no difícil, prácticamente imposible.

Durante 15 años, los científicos especularon con que las cavidades fosilizadas halladas en los depósitos del período Ediacárico - hace 555 millones de años- en Nilpena, Australia del Sur, fueron realizadas por algunos de los animales con simetría bilateral más primitivos del mundo. Sin embargo hasta el momento no se había encontrado señal alguna de las criaturas autoras de dichas madrigueras, dejando a los científicos con nada más que dichas especulaciones. Ahora Ikaria wariootia aparece para llenar ese vacío.

Surcos del desplazamiento de Ikaria wariootia

Surcos del desplazamiento de Ikaria wariootia

Foto: Droser Lab / UCR

El descubrimiento ha de agradecerse a Scott Evans, astrobiólogo de la Universidad de California Riverside y Mary Droser del departamento de Paleoecología Evolutiva de la misma universidad, quienes se percataron de la existencia de unas impresiones minúsculas y ovales cerca de algunas de estas cavidades. Con la ayuda de un escáner láser tridimensional revelaron la forma regular y consistente que correspondería a la de un animal con un cuerpo cilíndrico, una cabeza y cola diferenciadas y una musculatura levemente acanalada. Ikaria wariootia, tenía la forma de un grano de arroz, y midió entre entre 2 y 7 milímetros de largo y aproximadamente 1 y 2,5 milímetros de ancho. "Pensábamos que estos animales deberían haber existido durante este intervalo, pero siempre entendimos que serían difíciles de reconocer", declara Evans. "Pero una vez realizadas las pruebas con los escáneres 3D, supimos que habíamos hecho un descubrimiento importante".

Ian Hughes de la Universidad de San Diego y James Gehling del Museo del Sur de Australia, quienes también participaron en la identificación de Ikaria wariootia, explican que el nombre de la criatura precede de las palabras Ikara, que en el idioma Adnyamathanha significa "lugar de encuentro" y Warioota Creek una región que se extiende desde la cordillera de Flinders hasta la estación de Nilpena, donde los fósiles fueron identificados.

Ikaria wariootia, escaneado láser 3D

Ikaria wariootia, escaneado láser 3D

"El fósil de Ikaria es el más antiguo que tenemos con este tipo de complejidad", declara Droser. "Dickinsonia -otro de los fósiles encontrados de este periodo cuya identidad es aún tema de controversia- y otros organismos ediacaranos probablemente fueron callejones sin salida evolutivos, añade el autor. A pesar de su forma relativamente simple, Ikaria era un ser bastante complejo en comparación con otros fósiles de este período. Se enterró en delgadas capas de arena bien oxigenada en el fondo del océano en busca de materia orgánica, lo que indica también que ya poseía capacidades sensoriales rudimentarias.

Rudapithecus: un camino alternativo al bipedalismo

Más información

Rudapithecus: un camino alternativo al bipedalismo

3

Fotografías

Las madrigueras también conservan las crestas transversales en forma de "V", lo que sugiere que Ikaria se movía al contraer los músculos de su cuerpo del mismo modo en que lo hacen los gusanos, un método de locomoción conocido como peristáltica. También esta evidencia de desplazamiento de sedimentos en las madrigueras y los signos de que se alimentaba con materia orgánica enterrada, revelan que Ikaria probablemente tenía boca, ano e intestino. "Esto es lo que predijeron los biólogos evolutivos", añade Droser. "Es realmente emocionante que lo que hemos encontrado se alinee tan claramente con su predicción", concluye.

ETIQUETAS

Evolución

Compártelo