Estas luciérnagas cuentan con una "armadura musical"

Un nuevo estudio de la Universidad de Tel Aviv plantea una peculiar hipótesis: la de un mecanismo que permite a las luciérnagas defenderse de los murciélagos gracias a ultrasonidos

Las luciérnagas producen ultrasonidos que potencialmente podrían disuadir a los murciélagos

Las luciérnagas producen ultrasonidos que potencialmente podrían disuadir a los murciélagos

Foto: Brandon Alm

08 de abril de 2021, 11:57 | Actualizado a

Desde que la vida es vida, asistimos, aunque a veces sin darnos cuenta, a la mayor carrera armamentística que jamás pasará delante de nuestros ojos. Puede resultar una visión un tanto particular de la biología, pero en la naturaleza nada es casualidad, y como si de una guerra que se viene librando desde el principio de los tiempos se tratara, a mi a veces me gusta imaginarme el mundo natural como un inmenso y eterno campo de batalla donde el enemigo acecha en cualquier esquina, y las alianzas se tejen en los lugares más inesperados.

Allá donde miremos podemos encontrar multitud ejemplos de ello: algunos tan evidentes como el veneno desarrollado por diversas especies de plantas y animales, o la coloración críptica y la habilidad para camuflarse de otras. Y es que bien hablemos de sofisticados sistemas de comunicación o de estrategias de caza especializadas hasta la perfección, se trata tan solo de las diferentes formas que tiene la vida de adaptarse a un mundo en constante pie de guerra. Un mundo en el que la máxima imperante es la de matar o morir; sobrevivir o perecer; comer o ser comido, y en el que para ello vale todo, desde la fuerza más bruta, hasta la más sutil seducción.

Como vemos, los ejemplos son innumerables. En otras ocasiones, sin embargo, como si fuéramos incapaces de entender una tecnología que en secreto se desarrolla en los búnkeres subterráneos en los que la evolución planea su próximo golpe, estos sofisticados mecanismos destinados a la supervivencia pueden pasar desapercibidos a nuestros ojos, o como en el caso que veremos a continuación, a nuestros oídos.

Iridiscencia, el lenguaje secreto, y engañoso, de los animales

Más información

Iridiscencia, el lenguaje secreto de los animales

Para tratar de ilustrar estas palabras vamos a hablar de las luciérnagas. Las luciérnagas son conocidas por su brillo único y la luz que emiten gracias a una reacción química mediada por una encima llamada lucíferasa. La luz en las luciérnagas tiene un papel central en la vida de estos insectos, ya que pueden utilizarla con diferentes fines como el apareamiento o para atraer a sus presas. Y dado que sus cuerpos contienen veneno, otros investigadores también han barajado la posibilidad de que estos destellos de luz también sirvan a las luciérnagas como una señal aposemática, es decir, una advertencia a los depredadores potenciales.

Sin embargo, entre los depredadores más habituales de las luciérnagas se encuentran los murciélagos, animales de sobra conocidos por su desarrollado sentido del oído, más también por su deficiente visión, lo que motiva que la señal luminosa e intermitente de las luciérnagas resulte un tanto ineficaz a la hora de disuadir a los murciélagos de acabar entre sus fauces. Esto precisamente fue lo que llevó a un equipo de investigadores de la Universidad Tel Aviv a preguntarse si además de la luz, las luciérnagas podían disponer de otros mecanismos de defensa ante los murciélagos.

Contramedidas sonoras para un insecto que emite luz

"La idea de este trabajo surgió accidentalmente durante una investigación sobre la ecolocalización de los murciélagos" cuentaYossi Yoveldirector de la Escuela de Neurociencia de Sagol, miembro de las Escuelas de Ingeniería Mecánica y de Zoología de la Facultad de Ciencias de la Vida George S. Wise y autor principal de un estudio que se publica esta semana en la revista iScience. "Estábamos deambulando por un bosque tropical con micrófonos capaces de grabar las altas frecuencias de los murciélagos, cuando de repente detectamos unos sonidos desconocidos en frecuencias similares procedentes de luciérnagas”, recuerda.

"Una mirada en profundidad utilizando vídeo de alta velocidad reveló que eran las luciérnagas las que producían estos sonidos mediante el movimiento de sus alas", continúa explicando Ksenia Krivoruchko, la estudiante de doctorado que codirigió el estudio. Un ultrasonido que ni los seres humanos ni las propias luciérnagas pueden escuchar según se recoge en el trabajo títulado Fireflies produce ultrasonic clicks during flight as a potential aposematic anti-bat signal. Esto llevó a los investigadores a plantear la hipótesis de que estos sonidos están destinados a los oídos de los murciélagos; concretamente a mantenerlos alejados de las luciérnagas venenosas, y por lo que les sirven como una especie de "armadura musical". "Las mismas luciérnagas no podían detectar sus propios sonidos, lo que nos hizo descartar que este mecanismo estuviera destinado a la comunicación interna dentro de la especie", aclara Krivoruchku.

Plantas carnívoras, plantas asesinas

Más información

Plantas carnívoras, plantas asesinas

22

Fotografías

Tras el descubrimiento accidental, el equipo del laboratorio del profesor Yovel examinó tres géneros diferentes de luciérnagas comunes en Vietnam (Curtos Luciola y Sclerotia), además de una especie israelí del género Lampyroidea , y así constataron que todas ellas producen estos tipos de ultrasónicos únicos, pero que en ninguno de los casos podían escucharlos. Entonces, ¿se puede concluir que las luciérnagas han desarrollado un mecanismo de defensa especial específicamente para murciélagos?, plantean los investigadores.

Los investigadores hipotetizan que estos sonidos están destinados a los oídos de los murciélagos; concretamente a mantenerlos alejados de las luciérnagas

Yovel enfatiza que esta afirmación no fue probada en el estudio, pero varias características apuntan a esta conclusión. En primer lugar, el hecho de que las luciérnagas no puedan escuchar el sonido, mientras que los murciélagos si que pueden hacerlo, y lo que es más, emplearlo para encontrar a las luciérnagas, hace intuir a los investigadores que es más que probable que estos ultrasonidos sirvan a los insectos como una especie de señal de advertencia o medida disuasoria.

Krivoruochku añade que el descubrimiento de ultrasónidos en las luciérnagas es en sí mismo una contribución importante al estudio de las relaciones depredador-presa: "la idea de señales de advertencia que el propio remitente no puede detectar es conocida en el mundo de las plantas, pero es bastante rara entre los animales", cuenta la investigadora. "Encontrarnos con esta 'batalla musical' entre luciérnagas y murciélagos puede allanar el camino para futuras investigaciones y posiblemente dar pie al descubrimiento de toda una gama de mecanismos de defensa basados en el sonido y desarrollados por animales contra posibles depredadores", añade sobre un hallazgo que podría asemejarse al descubrimiento de la pólvora. La investigación sobre los límites de este nuevo tipo de escalada tecnológica que escapaba a nuestros sentidos, promete ser apasionante.

Como las plantas convirtieron a las hormigas en sus esclavas

Más información

Como las plantas convirtieron a las hormigas en sus esclavas

3

Fotografías