En España hay más de un millón de jabalíes, un número que podría duplicarse en 2025

La población de jabalíes se ha duplicado en las últimas dos décadas, y podría volver a hacerlo en los próximos tres años si no se toman medidas adecuadas para controlar sus poblaciones.

Los jabalíes se introducen cada vez más en los núcleos urbanos

Los jabalíes se introducen cada vez más en los núcleos urbanos

En muchas ciudades europeas los jabalíes se han convertido en una plaga, a veces peligrosa. En la foto, un perro intenta ahuyentar a un jabalí en el bosque.

Foto: Istock

Cada año se cazan unos 400.000 jabalíes, pero eso no es suficiente para controlar las poblaciones de unos animales que se introducen cada vez con más frecuencia en los núcleos urbanos. Según datos del Instituto de Investigación de Recursos Cinegéticos, actualmente hay más de un millón de ejemplares en España, un número que podría duplicarse en 2025, lo que deja patente el crecimiento exponencial de esta especie, considerada invasora en España.

“La expansión del jabalí ha sido increíble, en España, en Europa y en otros lugares del mundo -explica la bióloga experta en gestión de fauna Carme Rosell en este reportaje publicado en el último número de National Geographic España. Han accedido a una despensa gigantesca: nuestros campos de cultivo y los residuos orgánicos de las ciudades. Nada limita su aumento poblacional de manera efectiva: no tienen depredadores; la superficie de su hábitat natural, el bosque, es cada vez mayor y los inviernos son menos fríos. Pero hay otro factor esencial: han perdido el miedo al ser humano”, recalca la experta, autora de una guía de medidas disuasorias publicada por la Diputación de Barcelona y la Generalitat de Catalunya destinada a limitar los daños causados por unos animales que, según la experta, “nos han ganado la batalla por goleada”.

"Los jabalíes nos han ganado la batalla por goleada", Carme Rosell, bióloga experta en gestión de fauna.

Y es que estos mamíferos son muy listos y adaptables, lo que les permite voltear las papeleras, rebuscar entre contenedores y adentrarse en entornos urbanos. Y lo peor de todo es precisamente que no tienen ningún miedo al ser humano, al que de hecho relacionan con la comida, en parte porque muchos vecinos les proporcionan alimento a pesar de que los jabalíes son animales silvestres, no domésticos. Con lo que, como se deja claro en el reportaje: deberíamos hacer todo lo posible para que vuelvan a los bosques.

Jabalíes: su lugar es el bosque

Más información

Jabalíes: su lugar es el bosque