Ecosistemas

22 de mayo, un día al año para celebrar la biodiversidad

Cada 22 de mayo la celebración del Día Internacional de la Biodiversidad es una oportunidad única para tomar conciencia de lo importantes que son para el buen funcionamiento del planeta los diferentes ecosistemas y animales que lo pueblan. Proteger y salvaguardar esta riqueza natural es la principal tarea que tiene el ser humano para protegerse del cambio climático.

La biodiversidad y el cuidado de nuestro planeta es fundamental para la supervivencia de todas las especies con las que lo compartimos. 

Foto: iStock

Con el objetivo de fomentar la importancia de la biodiversidad, e incidir en la necesidad de cuidarla y preservarla para las futuras generaciones, en 2000 la ONU (Organización de las Naciones Unidas) decidió dedicar un día a la conmemoración de la biodiversidad. Y el día escogido fue el 22 de mayo para que coincidiera con el aniversario de la aprobación del Convenio sobre la Diversidad Biológica, firmado en 1992. Pero ¿qué entendemos por biodiversidad? Este término hace referencia a la amplia variedad de plantas, animales y microorganismos que viven en la Tierra, así como los diferentes ecosistemas (lagos, bosques, desiertos, campos de cultivo) que albergan múltiples organismos como plantas, animales y su entorno (agua, aire, suelo).

Sabiendo de la importancia que la biodiversidad tiene para los seres humanos, los expertos han intentado, desde hace años, conocer el número de especies de plantas y animales que alberga nuestro planeta. Aunque es difícil calcularlo (no ha podido llegarse a una conclusión al respecto), la mayoría de investigadores cree que la Tierra es el hogar de, al menos, 8 millones de especies, tanto de plantas como de animales, aunque la ciencia solo ha podido describir hasta el momento menos de 2 millones, lo que quiere decir que muchas de ellas siguen siendo desconocidas o que tal vez incluso hayan desaparecido sin que jamás hayamos llegado a saber de su existencia.

La biodiversidad marina es imprescindible para la buena salud de nuestros mares.

Foto: iStock

La importancia de la biodiversidad

Pero de lo que no existe ninguna duda es del importante papel que todas las especies juegan en el buen funcionamiento de nuestro planeta y en nuestro propio bienestar. Por ejemplo, los peces son los encargados de proporcionar el 20% de las proteínas animales a 3.000 millones de personas. Asimismo, más del 80% de la dieta humana está basada en el consumo de plantas y, aproximadamente, el 80% de las personas que viven en las zonas rurales de los países en vías de desarrollo depende de los medicamentos obtenidos gracias a la vegetación que prolifera en su entorno. De hecho, los bosques, amenazados actualmente por la deforestación, así como otros ecosistemas, son vitales para sustentar la vida en la Tierra y claves en la lucha contra el cambio climático. Como hemos visto, la buena salud de nuestro planeta es de suma importancia para nosotros ya que también juega un papel decisivo en la aparición de enfermedades zoonóticas, es decir, las que se transmiten entre animales y seres humanos. Con la invasión de los ecosistemas más frágiles, el contacto con la fauna silvestre es cada vez mayor, lo que facilita que los patógenos se extiendan al ganado y, por ende, a las personas.

Los peces son los encargados de proporcionar el 20% de las proteínas animales a 3.000 millones de personas.

La polinización de las abejas es un aspecto básico en la biodiversidad.

Foto: iStock

Los pájaros son un motor en la biodiversidad de la Tierra.

Foto: iStock

Pero aunque cada vez seamos más conscientes de que la diversidad biológica es un don de enorme valor para las generaciones presentes y futuras, el número de especies y de ecosistemas que desaparecen lo hacen a un ritmo exagerado, principalmente a causa de la actividad humana. Y de ello se ha hecho eco el Índice Planeta Vivo, publicación que elabora la organización conservacionista WWF, que ha registrado una caída del 68% en las poblaciones de mamíferos, aves, anfibios, reptiles y peces entre los años 1970 y 2016. Según los datos del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, a día de hoy, más de un millón de especies en todo el mundo se hallan en peligro de extinción. En nuestras manos está la posibilidad de seguir disponiendo de alimentos, agua, suelos fértiles, medicamentos y otros recursos que cubran nuestras necesidades básicas, pero todo depende de que seamos conscientes de que hay que mantener en buen estado la preciada biodiversidad del planeta.

Un edén de biodiversidad en el Delta del Ebro

Más información

Un edén de biodiversidad en el Delta del Ebro