Una década de constatación del calentamiento global

2019 pone punto final a una década marcada por registros de temperatura excepcionales, el retroceso de los hielos y subidas del nivel del mar sin precedentes a nivel mundial; cambios exacerbados por las emisiones de gases de efecto invernadero fruto de la actividad humana. Y ya no cabe duda sobre ello.

Glaciar Gray. Patagonia, Argentina

Glaciar Gray. Patagonia, Argentina

Foto: iStock

Glaciar Gray. Patagonia, Argentina

Casi con toda certeza, las temperaturas medias del quinquenio 2015-2019 y de la década 2010-2019 serán las más elevadas de las que se tiene constancia. Según la Organización Meteorológica Mundial -OMM- todo apunta a que 2019 será el segundo o tercer año más cálido del que se tienen datos.

Tal y como se explica en la versión provisional de la Declaración de la OMM sobre el estado del clima mundial, en 2019 la temperatura media mundial -en el período de enero a octubre- estuvo aproximadamente 1,1 °C por encima de los niveles preindustriales. Del mismo modo, las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera alcanzaron un nuevo máximo histórico de 407,8 partes por millón en 2018, y en 2019 no dejaron de aumentar.

Subida del nivel del mar

Según el informe, se ha constatado que, desde 1993, cuando se empezaron a realizar mediciones por satélite, la subida del nivel del mar se ha acelerado a causa de la fusión de los mantos de hielo de Groenlandia y la Antártida. El valor mínimo de extensión diaria del hielo marino en el Ártico de septiembre de 2019 fue el segundo más bajo desde que se tienen registros, y en el mes de octubre también se establecieron récords de extensión mínima. Por su parte, en la Antártida, las extensiones de hielo registraron valores mínimos sin precedentes en algunos meses de 2019.

El océano hace las veces de amortiguador al absorber calor y dióxido de carbono, pero ello acarrea graves consecuencias. El calor acumulado en las aguas oceánicas ha alcanzado niveles sin precedentes y se han producido olas de calor marinas generalizadas. La acidez del agua del mar ha aumentado un 26 % desde el inicio de la era industrial. Como resultado, muchos ecosistemas marinos de vital importancia se están degradando.

Récord absoluto de gases de efecto invernadero

Más información

Últimos datos: récord absoluto de gases de efecto invernadero

Medidas urgentes contra la crisis climática

“Si no adoptamos medidas urgentes para combatir el cambio climático ahora, todo apunta a un aumento de la temperatura de más de 3 °C de aquí a finales de siglo, y sus consecuencias para el bienestar de la humanidad serán todavía más perjudiciales”, afirmó el Secretario General de la OMM,Petteri Taalas. “Estamos muy lejos de cumplir el objetivo del Acuerdo de París”.

“Los efectos del cambio climático se manifiestan a diario en forma de fenómenos meteorológicos extremos y "anómalos". Las olas de calor y las inundaciones que solían producirse "una vez cada 100 años" son cada vez más frecuentes. Los efectos de ciclones tropicales de intensidad devastadora se sintieron desde Bahamas hasta Japón, pasando por Mozambique, y los incendios forestales arrasaron grandes zonas del Ártico y Australia”, añade Taalas.

"Otra de las principales consecuencias del cambio climático es que la configuración de las precipitaciones es más irregular, lo que pone en peligro el rendimiento de las cosechas y, si además se tiene en cuenta el crecimiento demográfico, en el futuro los países vulnerables deberán afrontar considerables desafíos para velar por su seguridad alimentaria”, explicó.

El tiempo está loco: meteorología extrema

Más información

Los secretos de la meteorología extrema

19

Fotografías

Olas de calor

Cabe destacar también que las condiciones de calor extremo afectan cada vez más a la salud de las personas y, por ende, a los sistemas sanitarios, y las repercusiones más significativas se dejan sentir con fuerza allí donde el envejecimiento de la población y los problemas relacionados con la urbanización y las desigualdades en materia de salud son más importantes. En 2018, la cantidad de personas vulnerables de más 65 años expuestas a olas de calor aumentó en 220 millones con respecto a la media del período de referencia comprendido entre 1986 y 2005.

La variabilidad del clima y los fenómenos meteorológicos extremos son algunos de los principales factores que explican el reciente aumento del hambre en el mundo y una de las causas principales de crisis graves. Tras una década de reducción constante, el hambre experimenta un repunte, dado que en 2018 la padecieron más de 820 millones de personas.

Y estas son solamente algunas de las conclusiones que podemos encontrar en, como hemos señalado al principio de estas líneas, una versión provisional sobre el estado del clima. En marzo de 2020 se publicará la versión definitiva de la Declaración de la OMM sobre el estado del clima mundial con los datos del conjunto de 2019, y en el que desgraciada y probablemente no podremos esperar una mejora significativa de la situación expuesta en el borrador.

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?