Cuándo se convirtieron los mamíferos en animales de sangre caliente

Una investigación basada ​​en el estudio de los oídos internos fosilizados de los ancestros de los mamíferos sugiere que la endotermia en este tipo de vertebrados podría haberse originado en el Triásico tardío, hace unos 233 millones de años

Representación artística de un mamaliomorfo

Representación artística de un mamaliomorfo

Foto: Luzia Soares

Decía el poeta Jesús Lizano en uno de sus poemas más populares que, mirara donde mirara, solo veía mamíferos. Los mamíferos, clase animal a la que pertenecemos los Homo sapiens, responden a la descripción de ser animales vertebrados; amniotas, es decir, en cuyo desarrollo embrionario se desarrollan 4 envolturas que protegen al embrión; poseer glándulas mamarias productoras de leche con las que alimentar a las crías; y quizá aquella característica que ha garantizado a los mamíferos grandes tasas de éxito evolutivo: la endotermia.

En términos simples, la endotermia es la capacidad de algunos animales para mantener su temperatura corporal sin tener que recurrir a una fuente de calor exterior. Es decir, los animales endotermos pueden mantener una temperatura corporal alta, de entre 31°C y 45 °C, como producto de su metabolismo.

Por el contrario, los ectotermos o animales de sangre fría, dependen de las temperaturas ambientales para regular su temperatura. Así, en comparación con los animales ectotermos, la endotermia a permitido a los mamíferos tener un comportamiento más activo, además de una mayor capacidad aeróbica, de viajar mayores distancias o alcanzan velocidades más altas, eso si, a expensas de mayores costes de energía.

La endotermia a permitido a los mamíferos tener un comportamiento más activo, y proporcionado mayor capacidad aeróbica, de viajar mayores distancias o alcanzan velocidades más altas.

En consecuencia, los mamíferos y las aves han sido capaces de ocupar una amplia variedad de nichos ecológicos por los cuales otros vertebrados no tienen la capacidad de competir, por lo que en cierto modo, la endotermia ha sido uno de los garantes del éxito evolutivo de los mamíferos tras las extinción de los dinosaurios. Sin embargo, tanto el surgimiento y como la evolución de la endotermia sigue siendo, a día de hoy, uno de los grandes misterios sin resolver de la paleontología.

Ahora, no obstante, para tratar de averiguar cuando se produjo el salto en el que los mamíferos comenzaron a regular su temperatura corporal de manera autónoma, el equipo de científicos liderado por el investigador de la Universidad de Lisboa, Ricardo Araújo, ha estudiado el oído interno de varios ancestros de los mamíferos modernos.

Hallada la evidencia más temprana de mamíferos terrestres costeros

Más información

Hallada la evidencia más temprana de mamíferos terrestres costeros

Los conductos auditivos contienen un líquido llamado endolinfa, cuya viscosidad cambia según la temperatura del animal, y que resulta esencial para la coordinación motora, la navegación y la conciencia espacial. Según explican los autores, el aumento de la temperatura corporal durante la transición ectotérmica-endotérmica de los ancestros de los mamíferos habría hecho disminuir la viscosidad de la endolinfa, lo que afectaría negativamente la biomecánica de los conductos semicirculares, provocando que para que este mecanismo hubiese mantenido un rendimiento similar, dichos conductos habrían de aumentar en tamaño. En palabras de Araújo "para mantener una funcionalidad óptima durante esta transición, habrían sido necesarios cambios morfológicos en los conductos membranosos y los canales óseos circundantes".

Así, para rastrear estos cambios los autores desarrollaron un indicador basado en la morfología del canal óseo al que se refieren como índice de termomotilidad, y que estudiaron en 56 especies extintas de sipnápsidos, el grupo de reptiles del que evolucionarían los primeros mamíferos. Los resultados sugieren que la endotermia evolucionó abruptamente durante el período Triásico tardío en los primeros reptiles mamalimorfos, acompañada de un fuerte aumento en la temperatura corporal de entre 5°C y 9 °C, así como con una mejora de las capacidades aeróbica y anaeróbica.

Los ornitorrincos desvelan secretos sobre la evolución de los mamíferos

Más información

Los ornitorrincos desvelan secretos sobre la evolución de los mamíferos

  • ¿Te gusta la historia? ¿Eres un amante de la fotografía? ¿Quieres estar al día de los últimos avances científicos? ¿Te encanta viajar? ¡Apúntate gratis a nuestras newsletter National Geographic!